Un embalaje biodegradable y comestible que alarga el buen estado de la comida

La investigadora brasileña Farayde Fakhouri ha creado un embalaje biodegradable para los alimentos que alarga su buen estado. El innovador material ha sido desarrollado en el Centro TECNIO vinculado a la Universitat Politècnica de Catalunya y está hecho de materias primas de origen vegetal combinadas con otros materiales lo cual también lo convierte en comestible.

En la Universitat Politècnica de Catalunya se están dando pasos para conseguir un embalaje zero waste para los alimentos

El embalaje se ha probado con fresas cuya superficie tardó más en recubrirse de hongo. Es un descubrimiento revolucionario dadas las cantidades de alimento que se desechan y los envases de plástico de un solo uso que se emplean. Aludiendo a los datos de Stop Food Waste Day del 2019, la creadora del embalaje dijo que es necesario actuar ante el “gran desperdicio global de alimentos, que se calcula en un 33% de la producción total y un 45% de frutas, verduras y hortalizas”.

España de espaldas y cuesta abajo: medidas escasas y regionales

En verano del 2019 El País reportaba que el desperdicio de alimentos ha crecido entre el 2017 y 2018 un 8,9%, lo que se tradujo en 1.339 millones de kilos de comida no aprovechada adicional. Sin embargo, no hay una ley nacional que ponga medidas en esta materia y la Unión Europea lo incluye como una medida más en su plan impulsor de una economía circular.

A nivel de autonomías se están creando proyectos diversos que podrían frenar el desperdicio de la comida. Uno de los territorios que más pasos dan en esta dirección es Cataluña. Rercientemente, el Parlament aprobó en febrero de 2020 la primera ley de Europa que tiene como objetivo frenar el despilfarro de los alimentos.

Esta ley incluye medidas como la obligación de los supermercados a incentivar la venta de productos que se acercan a su fecha de caducidad o que tienen desperfectos, que sin embargo, siguen siendo aptos para el consumo. A su vez los restaurantes tendrán que ofrecer de forma gratuita a sus clientes envases biodegradables y compostables para que se puedan llevar los restos de la comida a su casa.

A su vez, el gobierno autonómico de Castilla la Mancha apostó por la creación de un Foro de Consumo, algo que dio a conocer José Luis Escudero, el consejero de Desarrollo Sostenible. Este organismo tendrá funciones de asesoramiento que ayuden a trazar las líneas de actuación para dejar de tirar comida.

Iniciativas privadas que ayudan aprovechar mejor la comida

La aplicación móvil originaria de Barcelona Too Good to Go se lanzó en 2016 y se puso como objetivo incentivar la venta, a un precio reducido, de alimentos que los supermercados, los restaurantes o las cafeterías fuesen a tirar pronto.


Ellos mismos indican que España es el séptimo país que más comida tira de la Unión Europea y que cada hogar gasta anualmente de media 250 euros en alimentos que nunca se consumen.

El funcionamiento de Too Good to Go

Las empresas suben a la aplicación paquetes de alimentos que no han podido vender y los usuarios los reservan. Su precio suele ser de unos pocos euros. A la hora programada deben acudir al establecimiento para recogerlo. La Youtuber RoEnLaRed hizo un vídeo en colaboración con Too Good To Go en el que muestra la dinámica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *