Tendencias de sostenibilidad para 2021

El 2020 quizá no haya sido el mejor año para las empresas, y puede que algunos cambios que pretendían implantar u objetivos que querían ver cumplidos se hayan visto truncados por la pandemia de la COVID-19. Pero el cambio climático no se detiene, los ecosistemas siguen destruyéndose y cada vez hay más escasez de recursos. Por eso, las organizaciones no dejan de lado la incorporación de soluciones de sostenibilidad, conscientes de que estamos en una década fundamental para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como el consumo de plástico. El cuidado del medio ambiente, del suelo, de la biodiversidad, de los bosques y, en definitiva, de la salud del planeta, son cuestiones que han entrado de lleno en la agenda de las organizaciones, que tienen en su mano la creación de una infraestructura sostenible para minimizar su impacto. Los gobiernos de China, los países de la Unión Europea y Estados Unidos tienen un papel relevante en el apoyo a estos nuevos proyectos.

Tanto los ciudadanos como los inversores, empresarios y dirigentes políticos han tomado conciencia de la magnitud del problema ante el que nos encontramos. Si mantienen una actitud favorable al cambio frente al desafío climático, además de abrir una puerta a la innovación, las empresas se verán beneficiadas, pues el modelo de producción hasta ahora no puede sostenerse mucho más tiempo. Los consumidores, por su parte, también empujan a las compañías a minimizar su impacto, a través del activismo. Además, los líderes más jóvenes son muy conscientes de la necesidad de transformarse y son grandes impulsores de la nueva etapa que se avecina.

Como ejemplo, uno de los sectores que se está reinventando es el de la moda, causante del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Para ello, algunas marcas tratan de hacer cambios en su producción, a la vez que proliferan modelos de negocio de ropa de segunda mano. Otras industrias también se están reinventando ante la situación que vivimos, y para ello siguen algunas tendencias que cada vez están más implantadas.

8 Tendencias de sostenibilidad

  1. Economía circular. En este punto, las compañías se centran en reducir sus emisiones, así como minimizar la contaminación de los plásticos que utilizan. Para ello, pueden apostar por los materiales reutilizables, como sustitutos a los de un solo uso. Otras adoptan estrategias de reciclaje o tratan de aumentar el tiempo de vida útil de los productos que necesitan; minimizan el consumo de productos químicos, de materiales de embalaje, o gestionan sus residuos finales de una forma eficaz.
  2. Tecnología. Las innovaciones digitales son un punto de apoyo a los modelos de cambio en la industria. A través de su implantación, las organizaciones pueden acceder a su información de manera más rápida, y esta, además, es de mejor calidad. La inteligencia artificial, a su vez, tiene un papel relevante para predecir posibles errores antes de que lleguen a producirse, de manera que se logra ahorrar en tiempo, en dinero, y en recursos. La tecnología también puede aplicarse a la industria, por ejemplo en turbinas eólicas, energía fotovoltaica o el uso de vehículos eléctricos. Pero, ¿qué ocurre cuando estos aparatos dejan de servir? Llegado este momento, es importante que las empresas hayan diseñado un plan de eliminación de residuos electrónicos.
  3. Compromiso por el clima. Uno de los enfoques fundamentales de las empresas en 2021 debe ser la actuación contra el cambio climático. Así, pueden marcarse objetivos como lograr que la temperatura media anual no aumente más de 1,5ºC, o el alcance de cero emisiones para el 2050. Compañías como Schneider Electric son ejemplo de puesta en marcha de esta medida. Más allá de dar una buena imagen, las compañías deben tener muy en cuenta el cambio climático, pues pueden verse afectadas por desastres naturales, olas de calor o incendios incontrolados, fenómenos cada vez más frecuentes.
  4. Apuesta por energías renovables. Cada vez más países apoyan la compra de energías renovables, tanto en la Unión Europea como fuera de esta. La incorporación de estas en las organizaciones es clave para la sostenibilidad, por lo que no deben dejarse de lado las inversiones en energías limpias, así como en transportes eléctricos.
  5. Inversiones verdes. No solo las empresas o los países como tal han apostado por invertir en sostenibilidad, sino que en los últimos años, ha aumentado el número de inversores que se interesan por compañías sostenibles o por aquellas que ponen en marcha planes para serlo.
  6. Concienciación sobre la huella hídrica. La crisis del agua es uno de los grandes riesgos para la humanidad a nivel mundial. Las compañías han de poner el foco en el uso y la gestión que hacen del agua, tanto en la producción de sus artículos o servicios, como en la zona de donde la obtienen, que puede estár afectada por la sequía o la contaminación.
  7. Carbono cero. Empresas como Microsoft se han comprometido a eliminar más dióxido de carbono de la atmósfera del que emite, para el año 2030. La reducción de carbono en las cadenas de suministro es un objetivo a tener en cuenta y representa un gran avance en sostenibilidad. Las organizaciones pueden apoyarse en tecnologías no relacionadas con altos contenidos de carbono, o adquirir energías renovables.
  8. Microrredes. Asia y la zona del Pacífico son ejemplo en la instalación de microrredes que proporcionan acceso a energía a sus población. Se trata de un sistema de distribución de electricidad a partir de fuentes de energía renovables de distintos tipos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *