Slow fashion: nueva alternativa de consumir moda ética

El sector de la moda ya no se corresponde únicamente con lo estético, va más allá de estar arreglada, tener estilo o adquirir prendas de temporada. En esta época, la sociedad ha comenzado a interesarse por la moda ética. Es decir, por indumentaria que sea respetuosa con el medioambiente, con buenas condiciones laborales y con fabricación española, ya que el dónde y el cómo son aspectos que también importan. Asimismo, sus principales competidores, como las franquicias, denominadas fast fashion, propician que este cambio no sea posible, pero la ciudadanía apuesta por una transformación social

Esta tendencia comienza en los años 80 de la mano de los británicos y con grandes referentes como Vivienne Westwood o Stella McCartney. Pero el auge de este movimiento no se propicia hasta el inicio del siglo XXI.

En aras de realizar una respuesta ante la agravante problemática ambiental, son muchos los movimientos activistas que se han sumado para para formar parte de la solución, entre ellas, se encuentra el slow fashion. En los últimos tiempos, es un concepto que está en auge, ya que se ha ganado hueco en el terreno de la industria textil, uno de los sectores que más contamina. No obstante, esta tendencia se compone de la elaboración de prensas de ropa duraderas, de calidad y confeccionadas por medio de condiciones éticas.

Por ello, profesionales y diseñadores de la slow fashion difunden por redes sociales todos los beneficios que conlleva la compra de prendas producidas de manera sostenible. A continuación, te ofrecemos las características de esta corriente novedosa.

¿Qué es la slow fashion?

La slow fashion surge como solución a la fast fashion para reivindicar la producción y el consumo textil más justo, con mayor calidad, revisión y respetuoso con el entorno natural. Se caracteriza porque sus prendas son de origen natural. A esta filosofía se le incluye la compra de ropa de segunda mano y la donación de esta, ya que así se perdura en el ciclo ecológico. Es decir, opta por prendas con gran durabilidad y rechaza la producción masiva.

El objetivo de la moda sostenible no solo se basa en un sistema de producción ético, sino que busca alcanzar que los consumidores tengan un conocimiento adecuado sobre las prendas que adquieren. Además, pretende ser un estilo de vida responsable, tanto a nivel social como ambiental.

Es de vital importancia reconocer que el slow fashion es una filosofía de vida necesaria a estas alturas, sobre todo para combatir la contaminación que genera este sector. Además, pretende dar a conocer que sus trabajadores gozan de todos los derechos que les pertenecen.

Requisitos de la ropa ética

  • Los diseñadores son conscientes de la escasez de los recursos naturales y tienen consideración por el ecosistema
  • No se emplean pesticidas y se apuesta por materiales como el algodón orgánico
  • Cumplen con buenas condiciones salariales
  • Fabricación por preventa, para producir solamente lo que se consume
  • Parte de los artículos son confeccionados con tejidos veganos, por lo que se evitan prendas procedentes de cualquier animal, como por ejemplo la lana
  • Tiene un coste elevado ya que se invierte en conocer sobre las nuevas tendencias, su elaboración se realiza en talleres de la mano de modistas especializadas y se personaliza el packaging

En definitiva, en el ámbito social se exploran nuevas técnicas de producción y reparto justo, lo que se denomina Fair Trade. Desde Naturlii, te invitamos a descubrir 10 marcas con valores y éticas.

Conoce marcas españolas sostenibles

Por si fueran pocos los motivos que amparan la tendencia “eco”, a continuación, te ofrecemos una lista de firmas éticas comprometidas con el planeta que te convencerán para siempre. Es posible que pienses que no necesitas más ropa, pero al ver las siguientes piezas únicas estarás dispuesto a apostar por ellas.

  • Tulle Rouge: Marca fundada en 2015 por Arantxa Cañadas y su madre Araceli. El impulso se dio con la venta de una falda de tul roja para la fiesta de Nochevieja en redes sociales. Tras seis años de idas y venidas, han creado numerosas colecciones inspiradas en París, han inaugurado un atelier y dos rouge camp, en los que se reúnen mujeres de todo el mundo interesadas en la moda y el desarrollo personal.
  • Mon Petit Couer: Marca que surgió en 2020, impulsada por dos hermanas, Soraya y Kamila. Tras meses de tener de mentora a Arantxa Cañadas, dieron el paso junto a su madre de crear una tienda online divulgada por Instagram. Colecciones para llevar en el día a día, como su actual colección Jardín Secret.
  • Carcuí: Su creadora Paloma Sarriá trabaja junto a varios talleres próximos a su ciudad, Albacete. Es la persona encargada de promocionar las prendas, en su mayoría blusas elegantes para fiestas o celebraciones. Su éxito radica por su cercanía en las redes y a sus dedicatorias personalizadas en cada paquete.
  • Laagam: Inés Arroyo es la pionera de este negocio creado en 2017 en Barcelona. La cualidad que destaca de esta empresa es que cada semana producen prendas y complementos nuevos que venden en pre-venta para confeccionar solo aquello que se encomienda. También, es una marca feminista ya que su plantilla consta del 80% de mujeres.
  • It’s Lava: Sara Baceiredo descubrió su pasión después tras 5 largos años de influencer, la creación de una marca de bolsos veganos. Con ayuda de su familia, apostó por talleres ubicados en Alicante, La Rioja y Cataluña y así propagar a sus más de 40.000 seguidores lo que conlleva todo el proceso creativo y el valor de accesorios naturales.
its lava bolsos veganos
  • Avem Barcelona: Formada por dos barcelonesas, Montse Talabán y Ariadna Gracia en 2020. Su nueva colección Renacimiento consta de fases como Delirio, Via Crucis y Avem, en las que las autoras acercan desafíos personales a través de su género textil. Lo más sorprendente es que ambas emprendedoras tienen vocación por el marketing y el derecho, pero juntas conformaron un gran equipo responsable con el medioambiente y con valores éticos.
  • MusBombon: Marca barcelonesa que tuvo visibilidad gracias a la influencer Marta Riumbau. Con tejidos naturales, fabricación local y sostenible, así definen los socios los atuendos actuales de la nueva colección.
  • Sun Soul: Negocio online impulsado Sara, graduada en diseño de moda. Apasionada por todo lo relacionado con el mar, la arena y el verano. Así nacen sus bañadores y bikinis, de su inspiración por colores claros y la naturaleza. Además, incluye detalles veganos, como porciones de jabón vegano para agradecer la confianza a sus fieles compradoras.
  • Mireia Playà: La creadora ha ofrecido su marca personal a su proyecto. Calzado divertido, deportivo y elegante en un mismo producto. Arriesga por zapatos veganos y transpirables producidos en Alicante.
  •  The Playa, proyecto solidario de vestimenta emprendido por Cristina Piña. Todos sus diseños tienen características relacionadas con el mar, como el color azul o personajes que han influido en el arte, como Picasso o Coco Chanel. Conceden un porcentaje de las ganancias a asociaciones sociales.

Todas estas marcas y muchas otras quieren mostrar que en su trabajo no solo es posible diseñar y crear moda por medio de unos valores éticos y sostenibles, sino que también es una moda accesible y, además, incorpora las tendencias de las grandes marcas. Gracias a ellas, el concepto de moda actual ha experimentado un giro de 360º.   

Consejos para adoptar el slow fashion en tu rutina diaria

  • Incluye en tu ropero prendas que estén confeccionadas por medio de procedimientos y materiales éticos y ecológicos.
  • Revisa que las marcas cumplen con los derechos de sus trabajadores.
  • Adquiere artículos atemporales que tengan larga durabilidad. Puedes optar por estampados lisos.
  • Da una segunda vida a prendas con roturas y vintage. Aplica el proceso de las tres erres: reduce, recicla y reutiliza.
  • Apuesta por prendas únicas, es decir fabricadas de manera artesana.
  • No adquieras artículos de manera masiva y compulsiva, es decir, adquiere solo lo que sea necesario.

Tras esta recopilación, te aconsejamos utilizar prendas elaboradas con tejido natural, ya que de este modo se ayuda al I+D y se colabora con el sector ambiental. Por ello, a través del proceso de la preventa no se desperdicia nada y se produce un gran impacto en la industria. Desde Naturlii apostamos por la moda eco. ¿Te animas a minimizar la huella hídrica y medioambiental? ¡Apuesta por el bienestar del planeta! Sé valiente y apuesta por la tendencia que ha venido pisando fuerte y para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *