Se podrían prever efectos del calentamiento global por ecosistemas antiguos

Hace 5000 años las temperaturas de la tierra eran superiores a las actuales. Si se investigan cómo eran los ecosistemas marinos en esa época, se podrán conocer los efectos del calentamiento global.

El aumento de la temperatura modificará la distribución y la abundancia de peces en todo el mundo. Se verá afectada la estructura y la dinámica de las redes alimentarias. Por eso, contar con perspectiva histórica ayudará a hacer predicciones precisas sobre las consecuencias de este fenómeno global.

El estudio que predice las transformaciones del cambio climático en el medio marino

En el estudio realizado por la UB y el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC-CONICET, Argentina) se han analizado los efectos del calentamiento de las aguas marinas en la distribución de la merluza argentina (Merluccius hubbsi). Para ello, se ha partido de la observación de la estructura de los ecosistemas marinos de hace 6000 años. Los resultados señalan que esta especie se expandiría hacia el sur y se acercará a la costa del extremo meridional de Sudamérica.   

Gran parte de la vida marina sufre porque no es capaz de adaptarse para sobrevivir al calentamiento, sobre todo aquellas especies que viven más cerca del ecuador, lo que como consecuencia, provoca efectos perjudiciales para el ecosistema en general. Según avance el cambio climático, la biodiversidad marina irá disminuyendo a largo plazo. También, se producirán alteraciones con importantes implicaciones ecológicas y económicas.

Los investigadores indican que la metodología que se ha empleado en este caso para al merluza argentina se puede utilizar con otras especies y zonas del mundo. Asimismo, desean conocer los cambios que se han producido en la distribución y el nicho ecológico de la merluza y el bacalao en aguas europeas con el mismo objetivo, conocer los efectos del calentamiento global.

Cómo influiría el cambio climático sobre la merluza argentina

Se recogieron muestras de dos yacimientos arqueológicos fechados en el Holoceno medio en la costa atlántica de la Isla Grande de Tierra del Fuego, situada en el extremo sur de Argentina.

La temperatura del mar en esa zona es de 7 °C, pero durante el Holoceno medio llegó hasta los 12 °C. Así que los datos de esa época pueden informar sobre su distribución en un futuro cercano.  

El análisis demuestra que si las condiciones ambientales de un mundo más cálido coinciden con lo que prevaleció en el Holoceno medio, la merluza argentina será más abundante en la Tierra del Fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *