Reciclado químico: todo lo que debes saber sobre él

reciclado químico

El reciclado químico es el encargado de dar marcha atrás al proceso de producción de los plásticos y de devolverlos a lo que eran al principio, a sus primeras materias.

¿Qué es el reciclado químico?

El reciclado químico consiste en la despolimerización de los plásticos en monómeros o en materias primas de bajo peso molecular. Lo monómeros se pueden volver a utilizar para la polimerización y las materias primas se pueden utilizar para distintos tipos de reacciones químicas como por ejemplo la producción de polímeros.

El mundo apuesta por una economía circular y de reciclaje, y a parte de eso, se propone el reto de gestionar de forma adecuada los residuos. El objetivo de aquí a 30 años es alcanzar una neutralidad climática aprovechando más y mejor los residuos para obtener una buena economía circular.

El invento del reciclado químico resulta muy favorable ya que es una tecnología que complementa a las que ya existen y se encarga de ayudar a cumplir los objetivos que se tienen en mente.

Procesos de reciclado químico

Hay distintos procesos del reciclado químico. Se clasifican en dos grupos:  despolimerización (por tratamiento térmico) o craqueo (por pirólisis o gasificación).

Existen dos dependiendo de lo más o menos adecuado que sea según la naturaleza del polímero y la capacidad que tenga para descomponerse en sus primeras materias.

  • Despolimerización

Se realiza a través de la adición de distintos agentes químicos, temperatura o presión, obteniendo así moléculas simples o moléculas formadas por varias unidades. Se obtienen distintos productos dependiendo del agente químico y de las condiciones de reacción empleadas.

  • Craqueo

Este proceso se encarga de romper las cadenas poliméricas constitutivas de los residuos plásticos mediante calor cuando falta el oxígeno (pirólisis) o con muy poco oxígeno (gasificación). El producto de reacción suele ser una mezcla heterogénea de hidrocarburos con una distribución de tamaños moleculares. La proporción de hidrocarburos líquidos, gaseosos y sólidos depende de la temperatura y de la velocidad de calentamiento en la que se desarrolla el proceso. 

La pandemia ha resultado de gran ayuda

Aunque parezca mentira, la pandemia ha sido favorable ya que ha ayudado a que las personas cumplieran con cosas que hasta ahora no habían hecho. Encerrarnos en casa ha servido para que las personas y por lo tanto la sociedad (sectores privados, Administración, colegios…) hayan estado más conectados que nunca.

La sociedad se ha concienciado de lo importante que es la sostenibilidad, y de que ser sostenible no es una opción, es una cuestión de sobrevivir. Todas aquellas personas que no lo son y no hacen nada por cambiar su impacto en el medioambiente vivirán en unas condiciones duras.

La pandemia ha hecho ver a las personas la relevancia que tiene el plástico en la realidad, en sus usos cotidianos (tiritas, respirados, mascarillas…) y en otros sectores (piezas para coches, envases de comida, materiales para el aislamiento térmico…)

Iniciativas de la Unión Europea

Estos últimos años, la Unión Europea ha sido la encargada de presentar distintas propuestas en cuanto a los plásticos. Europa tiene el objetivo de cambiar el proceso del plástico a uno mejor en el que las etapas de diseño y la producción de productos plásticos vayan alineadas con las de reutilización y reciclaje, a la vez que se desarrollan y sugieren nuevos materiales más sostenibles.

A día de hoy, solamente en la Unión Europea se generan alrededor de 30 millones de toneladas de plásticos de los que solo se reciclan un tercio mediante el reciclaje mecánico. Lo demás se deposita en los vertederos o recupera a través de la energía, desperdiciando así una gran cantidad de recursos que se podrían volver a introducir en una economía más circular.

En los últimos años debido al avance de las nuevas tecnologías y a la innovación, el reciclado químico ha pasado a ser una solución al problema de los plásticos. Además, se ha complementado al reciclado mecánico que ya había antes, siendo una alternativa fiable, eficaz y con un menos impacto medioambiental que la incineración.

Ventajas de este tipo de reciclado

El reciclado químico es un gran invento que presenta múltiples ventajas:

  • Se complementa con el reciclaje mecánico, por lo que las tasas de reciclado se incrementarán
  • Ahorra las emisiones de CO2 sustituyendo la extracción de recursos fósiles por la materia prima reciclada
  • Colabora para llevar al mundo a una economía circular donde el plástico acaba siendo una materia prima para la industria
  • Se pueden obtener productos con una alta calidad, como los que provienen de recursos fósiles
  • Es una nueva solución a los residuos que se tiran hoy en día y acaban en un vertedero o incinerados.

Cada vez son más las empresas que invierten y apuestan por el reciclado químico para así aportar alguna solución en cuanto a la gestión del plástico.

En la actualidad

El 2021 está siendo un momento crucial. En Europa, el Pacto Verde Europeo se define como la hoja en la que pone lo que debe hacer Europa para cumplir sus objetivos y llegar a la neutralidad climática que quiere en 2050. Un factor importante es la economía circular ya que debe apoyar las propuestas industriales que pueden ayudar a mantener los recursos en la economía productiva el mayor tiempo que se pueda reduciendo a la vez las emisiones.

En todo el mundo, los Gobiernos también ha decidido formar parte de esto y han lanzado un aviso de ayuda con la necesidad de alcanzar esta neutralidad antes de 2050.

Por otro lado, gracias a la Estrategia Española de Economía Circular y la futura Ley de residuos y suelos contaminados será posible actuar de manera correcta y conseguir así una economía circular como la que se desea.

A pesar de que pensábamos que no iba a haber solución al plástico, parece que el reciclado químico y otras tecnologías van a ser las que salven el planeta. Son decisivas para el futuro y las empresas van a tener que cumplir algunas medidas que sean partícipes del reciclaje utilizando productos con material reciclado. Industrias, administraciones, reguladores y consumidores van a tener que colaborar en conjunto para que las innovaciones del sector privado puedan beneficiar al medio ambiente y también a la sociedad.

Es indispensable que la legislación establezca un marco regulatorio para el reciclaje químico y para que este nuevo modelo tecnológico sea partícipe a la hora de alcanzar el objetivo: una economía más circular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *