Plástico “comestible” en Times Square

La famosa plaza de Times Square, en Nueva York, alberga, de manera temporal, un supermercado un tanto especial. Se trata de una tienda que aparentemente vende frutas y verduras, así como otro tipo de alimentos, pero todos sus productos están fabricados a base de plástico reciclado. El objetivo es claro: denunciar el impacto medioambiental que conlleva el uso masificado de este material, que está presente en multitud de objetos y envoltorios de comida, en muchas ocasiones de manera innecesaria o pensado para darle un único uso y después tirarlo.

Robin Frohardt es la artista que se ha encargado de dar forma a esta idea, y para ello se ha servido del humor en un tema que, a priori, no despierta precisamente la risa. La muestra podrá visitarse en el icónico enclave estadounidense hasta el próximo día 7 de noviembre.

En este supermercado, los viandantes podrán encontrar los productos tradicionales que están acostumbrados a consumir y que cualquier ciudadano norteamericano conoce y puede adquirir en cualquier tienda normal.

Resulta curioso que en este peculiar supermercado, los nombres de marcas de comidas y bebidas conocidas también han sido modificados, con un cierto tono de crítica. De esta forma, Frohardt no vende la bebida isotónica Gatorade, sino Bagorade, denominación que juega con el término “bag”, que significa bolsa en inglés. Tampoco se vende Pepsi Cola Zero en esta tienda, sino “Plasti Capra Zero”; ni galletas Ritz, sino “Bitz”; ni tampoco marcas de tabaco conocidas, sino “Marlbag”, “Lucky Bags” o “Chesterbags”. De igual manera, la artista ha inventado recetas y recomendaciones en los envases de los productos cuyo principal protagonista es el plástico.

Otra manera de concienciar

La artista Robin Frohardt ha señalado su intención de concienciar a los visitantes y a todo aquel que llegue a conocer su exposición, de una manera diferente a la habitual. En lugar de informarse a través de la red o de ver documentales e imágenes acerca de la contaminación del plástico que casi siempre son muy duras, esta sería otra forma de hacer llegar un mensaje tan claro como el de la necesidad de reducir el consumo de este material.

Así, Frohardt recurre al humor como vía para hacer que la gente reflexione sobre la idea que pretende transmitir, gracias a la imitación y a los juegos de palabras con los nombres de los productos o sus marcas.

El tema de la contaminación de los océanos también está presente en el supermercado de Frohardt y su particular tono humorístico, de tal manera que, entre los artículos de esta tienda también se encuentra agua de mar con pequeños restos de plásticos, como metáfora de la gran cantidad de este material presente en los ecosistemas acuáticos.

Un museo del futuro

Otro de los juegos propuestos por la artista Robin Frohardt ha sido la muestra de un museo imaginario que podría existir en el futuro, cuya exposición principal se centra en los productos de plástico que consumimos hoy en día, descubiertos por personas de dicho futuro que no logran comprender el uso que se daba a este material en el pasado, de forma que interpretan a su manera la funcionalidad que podría haber tenido en otro tiempo.

Así, un vaso con una pajita sería interpretado en el futuro como una brújula, los cepillos de dientes serían juguetes para los niños y las varillas para remover cócteles serían concebidas como talismanes con un significado para los habitantes del pasado.

La idea de la artista no es nada espontáneo, sino que apareció en su mente allá por el año 2012, momento en que comenzó sus diseños, aunque han sido los últimos cuatro años la etapa en la que se ha centrado más en la creación de los productos. De esta manera, Frohardt ha visto inaugurada su exposición hace tan solo unos días, después de que se suspendiera el pasado marzo, a causa de la COVID-19. Como medida de seguridad, únicamente pueden entrar grupos de 12 personas que han de reservar previamente la visita. El supermercado imaginado por la artista no se quedará únicamente en Nueva York, sino que estará presente en otras ciudades de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *