Pajitas reutilizables: para todos los gustos

A pesar de que no son un objeto imprescindible para la mayoría, muchas personas prefieren beber a través de una pajita que hacerlo directamente del vaso. El uso continuado de estos tubos ha contribuido a un serio problema de contaminación, puesto que durante años se han fabricado con plástico, se han utilizado una sola vez y se han desperdiciado, para terminar en entornos naturales, como el océano. Pero ya queda menos para que las pajitas de un solo uso estén totalmente prohibidas en la Unión Europea, así como los bastoncillos, platos y cubiertos de plástico. Será a partir del 2021 cuando dejen de producirse este tipo de objetos.

Desde hace tiempo, algunas marcas han apostado por fabricar pajitas reutilizables o con un impacto más reducido en el medio ambiente. Y las hay de muchos materiales: papel, metal, cristal, bambú, e incluso silicona.

Pajitas de papel: las más económicas

Aunque, debido al material del que están hechas, no son reutilizables, las pajitas de papel sí son biodegradables y su impacto en el entorno no es tan perjudicial como el del plástico. Algunas empresas, como McDonalds han apostado por esta alternativa ante la inminente prohibición. Esta opción es perfecta para cuando pretenden utilizarse en un evento como un cumpleaños con muchos invitados, ya que es posible comprar en grandes cantidades sin gastar mucho dinero.

Pajitas de metal: para toda la vida

Las pajitas de metal son la opción perfecta para utilizar en casa, y lo mejor es que estas sí son reutilizables, además de fáciles de limpiar. Al comprar pajitas de acero inoxidable, es habitual que contengan un pequeño cepillo para eliminar los restos de las bebidas que quedan incrustados en su interior, pero también pueden meterse en el lavavajillas sin inconvenientes. Además, estos utensilios suelen venir con una funda para guardarlos. El uso de pajitas de metal es uno de los más extendidos en la comunidad zero waste.

Pajitas de silicona: una variedad de colores y formas

Las pajitas de silicona, al igual que las de metal, también son reutilizables. Pueden encontrarse de diferentes colores, formas y tamaños, y no hay ningún problema a la hora de limpiarlas, puesto que también incluyen un cepillo para este fin. La textura es más blanda que las de metal, con lo que se pueden manipular más fácilmente, pero resisten bien tanto el calor como el frío.

Pajitas de bambú: cien por cien ecológicas

El bambú es uno de los materiales que han dado lugar a un mayor número de útiles ecológicos y alternativos a los convencionales. Bastoncillos, cepillos de dientes…, y, como no podía ser de otra manera, también pajitas. Como las anteriores, son reutilizables y fácilmente lavables, además de sostenibles y respetuosas con el entorno. El bambú es otro de los materiales que más escogen los seguidores del movimiento zero waste.

Pajitas de cristal: a juego con la vajilla

Las pajitas de cristal no presentan grandes diferencias con respecto a las de acero inoxidable. Al igual que estas, son perfectas para utilizar dentro de casa, y en ocasiones especiales, pueden presentarse como un complemento más de la presentación de una mesa. El cristal es, de hecho, uno de los materiales más utilizados en objetos de vajilla, y las pajitas pueden ser un accesorio para esos vasos de cristal que todos tenemos en casa. Además, al ser de este material, es más fácil ver si la pajita se ha limpiado correctamente por dentro o queda algún residuo.

Sea cual sea la opción elegida, lo más importante es dar un paso más para dejar atrás el uso de plásticos y buscar alternativas más sostenibles e igualmente económicas, tanto en precio como en durabilidad, sobre todo en este tipo de artículos que no son imprescindibles y podemos desprendernos de ellos más fácillmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *