Opciones zero waste para el cuidado del bebé. Una crianza sin plástico es posible

¿Se puede tener hijos y ser respetuoso con el medioambiente?La respuesta es sí. Y más ahora que el mercado ofrece opciones variadas de productos para niños que no implican plásticos de un solo uso. Hay productos para todas las edades, desde recién nacidos hasta preescolares. Además, su uso incentiva desde bien pequeños a los niños no generar residuos innecesarios.

Opciones zero waste para la crianza de los bebés

  • Lo primero que se viene a la cabeza cuando se habla de bebés son los pañales, montones de pañales que se gastan cada mes, durante al menos dos años. Calcula que con un uso de 4 pañales al día por 2 años, desechamos 2920 pañales . Existen alternativas para evitar el plástico y estos son los pañales de tela. Son una versión desarrollada de aquellos que se utilizaban antaño. Además de ser muy bonitos y estéticos, los podemos lavar en la lavadora y dejar sacar al aire, usándolos de forma casi infinita.

Los comercializan diversas marcas como Milovia, Ecopipo o Tots Bots.

  • Otro de los grandes consumos son los biberones y sus tetillas. Hay una forma de evitar los biberones de plástico es una vuelta a algo más “clásico” pero en una edición moderna y son las botellas de vidrio. Además, gracias al material del que están hechos no hay que preocuparse por los BPA.
  • Los chupetes de caucho que son duraderos y cada vez se asemejan más al pecho de la madre.
  • Sustituye los champús, cremas y cosméticos que vienen en envases de plástico por champús y jabones en pastilla y cremas. Todo hecho con ingredientes naturales que cubren las necesidades que un niño pueda tener.

¿Y cuando se pasa la lactancia?

  • Los sets de cubiertos de bambú o de fibra de arroz son una buena alternativa ecológica a los que cubiertos de plástico de un solo uso. Se pueden lavar tanto a mano como en el lavavajillas.
  • Y siguiendo con el tema del bambú, también se pueden encontrar cepillos de dientes hechos de este material. Son biodegradables y veganos, con la ventaja de que cuando se estropean los podemos tirar a la compostera o ponerlos incluso en cualquier tiesto porque se degradan. De esta manera, evitamos el uso de cepillos de plástico que duran varios centenares de años en el medioambiente.

Y en la etapa escolar…

Se puede invertir en productos que respetan la naturaleza. Existen cuadernos de papel de piedra, cuadernos ecológicos y mochilas de fibras naturales. Planeta Huerto tiene una amplia gama de productos que cumplen con las exigencias de los padres más ecologistas.

En nuestro caso, uno de los aciertos ha sido el portabocadillos reutilizable. Hay varias opciones con motivos muy divertidos y diversos cierres. En Naturlii usamos este de Roll’n’eat.

Por otra parte, cuando los niños crecen podemos educarlos en el consumo responsable con el fin de que compren realmente solo lo que necesiten. Recuerda que mejor que reciclar, está la opción de no comprar cosas innecesarias, evitando así la creación de residuos y CO2 en todo el proceso, desde la fabricación, hasta la distribución hasta finalmente su desaparición tras el uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *