Plantas

Moho en las plantas: por qué sale y qué hacer

By

Seguro que alguna vez te has comprado una planta y a los pocos días has ido a regarla y has visto que tenía una capa blanca, ese terciopelo blanco se llama moho.

¿Por qué sale el moho?

El moho es un hongo que está presente en el aire y que se propaga de un lugar a otro mediante esporas. Siempre que veas a tus plantas con una capa blanquecina en la parte superior de la tierra, tienes que saber que se trata de moho.

No te asustes, esto es más habitual de lo que parece sobre todo si las riegas con agua corriente. Esto hace que la tierra vaya acumulando con el tiempo un pequeño depósito de cal y sales. Lo que hace la planta es absorber los nutrientes y el agua de la tierra, eliminando aquellas sustancias que no son necesarias.

Primero parecerá terciopelo de color blanco, pero cuando se vaya acumulando se volverá una capa quebradiza. Es muy fácil retirarla con las manos o quitando los primeros centímetros de sustrato y después poner un poco de uno nuevo.

Si la capa blanca es húmeda, es moho blanco en la tierra de las plantas. También es sencillo de identificar por la forma en la que va apareciendo: si coloniza rápidamente todo el sustrato o la planta, se trata de hongos.

Este suele aparecer en las mezclas de sustratos con nutrientes ya que el entorno es favorecedor para su desarrollo. Cuando la humedad y las temperaturas son altas y se une a los nutrientes del sustrato, saldrá moho.

También pueden encontrarse mohos saprófitos, que son aquellos que se alimentan de materia muerta de las plantas, algo que no supone ningún peligro para la planta ni para las personas. Una acumulación grande puede formar una capa espesa sobre el sustrato, dificultando a la planta la absorción de agua por retenerla él. Si ocurre esto, es mejor retirarlo.

¿Cómo podemos eliminarlo?

Si no sabemos qué tipos de mohos son los que aparecen en el sustrato, crecen muy rápido y generan mal olor, lo mejor será quitarlos. No todos los mohos son iguales, pero algunos pueden ser perjudiciales para las plantas e incluso pueden llegar a atacarlas.

  • Si el moho aparece en las hojas, su eliminación será fácil, ya que solo deberás quitarlo con un paño cuidadosamente.
  • Si los hongos aparecen solo encima de la tierra, puedes eliminar la tierra afectada con una pala.
  • Si, por el contrario, el moho ha colonizado la maceta, la mejor opción es que cambies la planta a otra.

Si hay moho en la maceta, es necesario limpiarla muy bien: primero hay que extraer el cepellón de la maceta y sacudirle con mucho cuidado toda la tierra que contengan en las raíces. Si están afectadas por el modo puedes realizar una poda sobre ellas. Después de esto hay que usar un nuevo sustrato y una nueva maceta, o desinfectarla entera. Es más cómodo y fiable comprar una nueva.

Si el moho no está tan extendido por la maceta, puede utilizar un antifúngico. Los fungicidas ecológicos son más recomendables.

Dos trucos infalibles:

1. El bicarbonato, el fungicida más efectivo

El bicarbonato de sodio es un fungicida muy efectivo porque es capaz de neutralizar la pared celular del hongo haciendo que desaparezca. Además, el bicarbonato tiene muchos más usos, mejora el rendimiento deportivo y sirve para limpiar la grasa del horno o de otros electrodomésticos.

Si lo mezclas con aceite y jabón será muy efectivo ya que se adherirá muy bien a la planta. Mezcla una cucharada de bicarbonato con una de aceite y otra de jabón de Marsella en un recipiente con un litro de agua. Utiliza la mezcla para rociar las plantas una vez por semana hasta que se elimine el moho.

2. La leche como fungicida

La leche también es muy efectiva. Puedes preparar una mezcla muy fácil que ayudará a que se vaya el moho.

Compra un spray y pon una parte de leche y 9 partes de agua. Después, rocía las hojas y los tallos de las plantas todas las semanas. A parte de eliminar los hongos, ayudarás a que no aparezcan.  

¿Cómo cuidar las plantas para que no salgan hongos?

Prevenir la aparición de moho en la tierra y en las plantas es muy sencillo: airea y colócala en un sitio con poca humedad.

Por supuesto, hay que seguir regando la planta, pero es mejor esperar a que el sustrato se seque un poco antes de regarla. También es necesario que, si la planta está en la maceta, estatenga agujeros de drenaje para no acumular agua y que no se ahogue.

En cuanto al aire, es suficiente con el que la planta esté ubicada en un sitio con circulación natural de aire. Sin embargo, es cierto, que las corrientes son perjudiciales para algunas plantas por lo que no es recomendable colocarlas en un sitio con mucho aire. Para estos casos, lo que hay que hacer es remover de forma ligera las capas superiores del sustrato, sin dañar las raíces. Si removemos y soltamos el sustrato, este también se aireará naturalmente, dificultando así que se desarrollen los hongos.

Además, debemos aportar a la planta el fertilizante necesario, ni mucho ni poco, la cantidad justa, y retirar los restos de hojas y flores caídas de la tierra o sustrato siempre. También se puede regar por plato bajo la planta en lugar de rociando agua desde arriba, pero para eso hay que dejarlo solo unos pocos minutos y luego retirarlo o poner la cantidad justa de agua cada vez, para evitar que se encharquen las raíces.

Los expertos en cómo tratar el moho blanco recomiendan también la rotación de cultivos y la limpieza de los restos vegetales de la temporada anterior. Usar plantas que crezcan erguidas en vez de usar aquellas que se arrastran por el suelo.

Algunas son:

  • Pentas
  • Alegría guineana
  • Colocasia
  • Canna
  • Isolepsis cernua
  • Cálamo aromático

También hay controles biológicos disponibles. La más conocida es la que contiene el hongo coniothyrium minitans. Es un control natural pero no está registrado en algunos países para su uso.

You may also like

Post A Comment

Your email address will not be published.