Mejillones y almejas mueren debido a la ola de calor en Canadá

canadá

Canadá se ha visto muy afectada debido a la ola de calor que hubo durante tres días seguidos en Lytton, en la Columbia Británica, llegando a alcanzar un máximo de 49,6 grados. «Toda la ciudad está en llamas», lamentó el alcalde la semana pasada.

Canadá

También en los demás estados se han superado los récords de temperatura. El verano tendrá un enorme coste medioambiental este año debido a este suceso.

La playa de Kitsilano, un vertedero de animales muertos

El cambio climático está causando cambios muy fuertes en el medio ambiente y por consecuencia, la muerte del planeta y de los seres que residen en él.

La ola de calor con cerca de 50 grados en Canadá ha causado la muerte de cientos de personas y más de 180 incendios forestales. A parte de eso, ha provocado la muerte de miles de animales como mejillones, almejas, caracoles y estrellas de mar, los cuales han aparecido cocidos en una playa de Vancouver.

La playa en concreto que recibe el nombre de Kitsilano ha aparecidos con una cantidad abismal de animales muertos. Sin embargo, cada vez van llegando más noticias de que hay más playas en las que ha ocurrido esto, no solo en Canadá.

En los criaderos de almejas de Hama Hama en Lilliwaup, Washington, el administrador de la granja afirma que este tipo de situaciones como acidificación del océano, proliferaciones de algas o una ola de calor así se podían dar cada 100 años, ahora ocurre de manera frecuente, algo que tiene un efecto muy negativo para el planeta y para las personas que hay en él.

Chris Harley, biólogo marino de la Universidad de Columbia Británica, ha sido uno de los primeros en cruzarse con esta trágica escena. El hombre encontró un número muy amplio de mejillones y almejas muertas abiertas pudriéndose en sus conchas.

Harley no fue allí por causalidad. El biólogo marino estudia los efectos del cambio climático en la ecología de las costas rocosas donde viven mejillones, almejas y estrellas de mar. Por ese motivo acudió a la playa, necesitaba ver cómo les estaba afectando la ola de calor masiva que se dio hace un par de semanas.

Mejillones y almejas no pueden sobrevivir a más de 38 grados

El especialista afirma que la muerte de estos animales es debida a las altísimas temperaturas que están sufriendo, pues estaban como si se hubieran cocido.

Canadá

El profesor del departamento de zoología de la Universidad de Columbia Británica señaló lo siguiente: «Podía oler esa playa antes de llegar, porque ya había muchos animales. Empecé a echar un vistazo a mi playa local y pensé: ‘Esto, esto no puede ser bueno’”.

Harley acudió con uno de sus estudiantes allí, ya que para él la zona era conocida debido a la que la lleva visitando más de 12 años. «Fue una catástrofe allí», dijo. «Hay un lecho de mejillones muy extenso que cubre la costa y la mayoría de esos animales habían muerto».

Estos animales no pueden sobrevivir a temperaturas superiores a los 38ºC durante mucho tiempo. Se pegan a las rocas y a otras superficies, por lo que están acostumbrados a estar expuestos a la luz sola y al aire durante la marea baja.

Por ello, no pueden estar durante mucho tiempo frente a unas temperaturas tan altas, algo que ocurrió durante los días 26 y 28 de junio ya que en Canadá sobrepasaron los 40 grados en las aguas donde residen estos animales.

La muerte de estos animales en Canadá tiene consecuencias peores de las que creemos

Harley dice que esto es muy grave ya que la muerte de las almejas y mejillones afectará a la calidad del agua. Las almejas y mejillones son las encargadas de ayudar a filtrar el agua del mar, algo muy importante para que los rayos del sol lleguen hasta las profundidades, donde la hierba marina necesita luz para sobrevivir.

Canadá

Anémonas y peces de roca seguramente morirán en masa, desplazando a las especies dependientes de ellos. El desequilibrio del fondo marino será devastador para todos.

También cabe decir que estas temperaturas han arrasados con muchos lugares, desde Canadá hasta Seattle, incluyendo al menos al mar de Salish como uno de los principales afectados.

El sector de la pesca está desesperado ya que, en 2019, la ola de calor marina “The Blob” destruyó el Pacífico oriental y provocó una gran extinción de mejillones en Bodega Head, una bahía en la costa de California.

La ola de calor se ha producido por culpa del hombre

Un análisis exprés elaborado por científicos del World Weather Attribution (WWA), un grupo internacional dedicado a analizar la influencia del calentamiento global en fenómenos meteorológicos extremos ha revelado que la ola de calor que se produjo hace un par de semanas hubiera sido casi imposible si el planeta no estuviera sumido en un proceso de cambio climático alimentado por los gases de efecto invernadero que expulsan los seres humanos.

“El calor extremo observado en el oeste norteamericano hubiera sido prácticamente imposible de registrar sin cambio climático originado por el hombre”, señala Manola Brunet, presidenta de la Comisión de Climatología de la OMM.

Los investigadores del WWA dicen que cuanto más avance y crezca el calentamiento global, las olas de calor de este calibre irán apareciendo con más frecuencia y nos resultarán menos raras.

Los científicos afirman que esta crisis está llevando a los humanos a un escenario muy peligroso que puede tener consecuencias graves para el bienestar, la salud y la forma de vida.

De ese modo, piden que se adopten medidas favorables que recorten las emisiones del efecto invernadero y de adaptación a las consecuencias de un calentamiento global que actualmente es irreversible.

Si seguimos así, sin cuidar de nuestro planeta, de nuestros bosques, de nuestros océanos y de nuestra fauna, tendremos que estar preparados para un futuro muy diferente que causará un gran impacto negativo en la sociedad.

Para que esto no pase, puedes empezar por optar por un modelo de economía circular ya que es muy positivo para el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *