McDonald’s recicla sus pajitas de plástico para lanzar una línea de bañadores

Los problemas medioambientales que genera el plástico han llevado hasta a las grandes empresas a replantearse su forma de hacer negocios. McDonald’s, la cadena de comida rápida más extendida y que más residuos genera, fue denunciada en 2017 por la  la organización Zero Waste France, que acusó a la megacorporación de producir grandes toneladas de desechos y de tener una cultura nula de reciclaje.

Una sociedad mucho más concienciada con el medioambiente ha sido, precisamente, el artífice por el cual la cadena de comida rápida ha ido introduciendo cambios en su política y en su estrategia para dar respuesta a las crecientes demandas sobre sostenibilidad.

McDonald’s ya prohibió las pajitas de plástico en algunos países como Reino Unido o España. En nuestro país se hizo, además, la subasta de la última pajita de plástico y todo lo recaudado, más de 50.000 euros, fue destinado a la Fundación Infantil Ronald McDonald

Esta misma medida, que prohíbe las pajitas de plástico y las cambia por cartón, ha sido llevada a Austria con el lanzamiento de una línea de bañadores creados por la firma de moda Poleit. La campaña publicitaria llevada por la agencia Virtue presenta los modelos de bañadores fabricados a partir de pajitas y otros deshechos plásticos recogidos del océano, con un diseño a rayas rojas y amarillas que recuerdan al de las pajitas de la compañía de comida rápida. Además, McDonald´s también ha fabricado una edición limitada y ha puesto una pequeña cantidad de ella a disposición de los consumidores, que podrán conseguirlos a través de una subasta.

“Estamos encantados de presentar nuestra exclusiva colección de bañadores sostenibles, realizados a partir de materiales reciclados y con el diseño clásico de nuestras pajitas” afirmaba Benedikt Böcker, director de marketing de McDonald’s en Austria.

En 2018 McDonald’s cambió el material del 80% de sus envases a fuentes recicladas, renovables y certificadas para adelantarse a la implantación de la nueva normativa europea que prohíbe los plásticos de un solo uso. Este porcentaje alcanzará el 100% en un plazo máximo de cinco años.

En Estados Unidos las medidas de sostenibilidad no son tan populares, pero las compañías que empiezan a dar los primeros pasos en esta materia son A&W Canada, Ikea y Starbucks descartando definitivamente las pajitas de plástico de sus servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *