Los residuos plásticos de hace 40 años se acumulan en las costas

La contaminación que el plástico está ocasionando en los mares y playas de todo el planeta no es un problema que podamos seguir posponiendo. Se estima que alrededor de 10 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año y el principal foco de contaminación se encuentra en Asia, ya que 13 de los 20 países más importantes que contribuyen al aumento de residuos plásticos oceánicos son naciones asiáticas.

Cada vez son más las asociaciones de voluntarios que se juntan y se organizan para limpiar las playas de los residuos que allí se acumulan para plantarle cara a un problema que nos afecta a todos. Sin ir más lejos, la Asociación Ceuta sin Plástico ha salido a recoger basura de la costa ceutí y se encontraron con un recipiente de un yogur Danone con un logo y un dibujo desfasado que no era familiar para todos los voluntarios.

La tarrina de yogur de macedonia de Danone tenía más de 40 años. Después de comprobar el logotipo y el dibujo del envase se dieron cuenta de que coincidían con los de la época de los años sesenta y setenta, aunque no pudieron establecer con exactitud en qué año se fabricó.

Este caso no es más que uno de los tantos ejemplos que demuestran el poder contaminante del plástico. Llevamos años abusando de este material, llegó un momento que todo era de plástico y es ahora cuando vivimos las consecuencias y reclamamos cambios inmediatos. 

El paso del temporal Gloria por la costa catalana en enero de este año es otro gran ejemplo en el que se hallaron plásticos antiguos. La borrasca arrastró hasta las playas troncos, peces muertos y envases plásticos desde el fondo del mar, entre los que se encontraban el envoltorio de un Tubi Tabi, un helado de Frigo que se dejó de comercializar en el año 1993, y un envase de Mistol con un diseño de finales de los años 70.

Impactantes son las imágenes que un grupo de jóvenes del municipio tinerfeño de Adeje grabó sacando del estómago de una lubina restos de plástico de hasta tres productos distintos. Los residuos plásticos que llegan al mar se descomponen en microplásticos que son consumidos por los peces que luego compramos en pescaderías y supermercados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *