La herencia de David Attenborough

El científico británico David Attenborough se ha entregado en cuerpo y alma a lo largo de toda su vida a realizar investigaciones relacionadas con el mantenimiento de la naturaleza. Pionero en conocer los inconvenientes del cambio climático y generoso al darlos a conocer a la humanidad. Por ello, en su trayectoria de más de 60 años ha recorrido países en los que ha mostrado lo que el mundo no quería ver, la extinción del espacio natural si la sociedad no aporta su grano de arena.

“La cuestión no es ya salvar el planeta, sino salvarnos nosotros”

David Attenborough

David Attenborough (1926, Londres), el mediano de tres hermanos, es un apasionado de la ciencia, divulgador y naturalista. Asimismo, se le conoce por ser popular mediáticamente en el ámbito de la ecología y encabezar la lista de producciones audiovisuales sobre la naturaleza. Además, ha llevado la batuta de nueve series en las que el tema predominante es el ecosistema.  

Graduado en Ciencias Naturales por el Clare College de Cambridge. Gracias al ámbar que le regaló su hermana adoptiva, y junto a una colección de fósiles, rocas y otras especies que ofrece la Madre Tierra descubrió su verdadera vocación.

David Attenborough I Fuente: Instagram

Todo esfuerzo valió la pena, ya que, con tan solo siete años, la arqueóloga Jacquetta Hawkes le dio el empujón para seguir formándose en este ámbito tras observar su pequeño tesoro.

Medio siglo después, el ámbar se convertiría en el protagonista del programa de la BBC The Amber Time Machine (La máquina del tiempo de ámbar), en el que se narraba desde la búsqueda de seres conservados en el interior de un fósil hasta la creación de un ecosistema por parte de un grupo de científicos. Tiempo después, se incorporó a la serie de siete documentales de Attenborough in Paradise and Other Personal Voyages (Attenborough en el paraíso y otros viajes personales).

Primeras filmaciones

Debido a su trabajo y constancia en una editorial de libros de ciencia infantil, tuvo el placer de presentar y dirigir Animal Patterns (Patrones Animales). En este formato mantuvo una amistad con Jack Lester, con el que posteriormente, en 1954, trabajaría en el proyecto Zoo Quest (En busca del Zoo). Un conjunto de documentales que abarcaría una investigación sobre animales específicos, salvajes, tradición y población autóctona. Estaba formado por: Zoo Quest to Guyana (1956), Zoo Quest for a Dragon (1957, contenía una edición extra de 85 páginas, Quest for the Paradise Birds, 1959), Zoo Quest in Paraguay (1959). The Zoo Quest Expeditions (compilación de los tres títulos con una introducción distinta, 1980), Quest in Paradise (1960), Zoo Quest to Madagascar (1961) y Quest Under Capricorn (1963). Todos ellos pertenecientes a la Editorial Lutterworth.

Una historia en el hábitat


Infancia de Attenborough I Fuente: Cordon Press

Del Sudeste Asiático e Indonesia parte la historia de Eastwards with Attenborough (Hacia el este con Attenborough), muestra de manera pormenorizada la evolución del hábitat. En la misma línea, comienza a elaborar los guiones de Life on Earth (Vida en la Tierra), una de las series más exitosas debido a la intriga que aportó a más de 500 millones de espectadores en todo el mundo.

Mientras que la BBC intentaba negociar con la cadena Warner Bros y con Reiner Moritz Productions para conseguir fondos económicos, el científico se embarcó en un nuevo proyecto, The Tribal Eye (El ojo tribal), una producción en la que diversas tribus de distintas zonas geográficas vivían aisladas de la población occidental. A consecuencia de este trabajo, Attenborough afirmó: “No son las diferencias entre nosotros lo importante. Son las semejanzas”, emitido por A blank on the Map.

A estos filmes le siguen otros como: Fabulous Animals (Animales fabulosos, 1975), The Living Planet (El planeta vivo, 1984), The First Eden (El primer Eden, 1987), The Trials of Life (Los juicios de la vida, 1990) y The Private Life of Plants (La vida privada de las plantas, 1994).

Aunque los más destacados en los últimos años son: The Life of Birds (La vida de los pájaros, 1998), State of the Planet (el estado del planeta, 2000) The Life of Mammals (La vida de los mamíferos, 2002), Life on Air: Memoirs of a Broadcaster (2002) , Life in the Undergrowth (Vida en la maleza, 2005) , Planet Earth (Planeta Tierra, 2006) y Life in Cold Blood (Vida en sangre fría, 2008)

Attenborough ha escrito la introducción de numerosos libros, como, por ejemplo:

  • African Jigsaw: A Musical Entertainment, Peter Rose y Anne Conlon (1986, Weinberger)
  • Life in the Freezer: Natural History of the Antarctic, Alastair Fothergill (BBC Books, 1993)
  • Birds of Paradise: Paradisaeidae (Bird Families of the World series) Clifford B. Frith, Bruce M. Beehler, William T. Cooper (Illustrator) (Oxford University Press1998) 
  • The Blue Planet, Andrew Byatt, Alastair Fothergill, Martha Holmes (BBC Books, 2001)
  • Light on the Earth (BBC Books, 2005), dos décadas de imágenes proccedentes de la BBC
  • Planet Earth, Alastair Fothergill (BBC Books, 2006)

El laberinto de la Sociedad

“La humanidad se encuentra en una encrucijada, el mundo natural está seriamente amenazado y las consecuencias pueden ser apocalípticas”, alerta Attenborough en su último documental que se ha retransmitido en directo en el soporte Netflix. Esta obra recibe el titulo Una vida en nuestro planeta, en la que resume su aprendizaje a lo largo de más de seis décadas.

En el recorrido de la película se pueden observar chimpancés procedentes de la selva de Borneo. El naturalista hace hincapié al cuidado de las especies que están en peligro de extinción ya que son las que impulsan el desarrollo y crecimiento de la vegetación que a los humanos nos permite vivir.


“Cada inhalación de aire, cada bocado de comida proviene de la naturaleza. Y si la dañamos de última nos estamos dañando a nosotros mismos”

David Attenborough

Todo ello ha contribuido a que el divulgador británico difundiera en su primera publicación de Instagram la lucha que las próximas generaciones deberán mantener para combatir el cambio climático, acogida por más de 18 millones de usuarios activistas de este movimiento.

En definitiva, Attenborough, pretende concienciar a la población del desastre que puede sufrir el planeta si no se actúa de manera responsable con el medio ambiente, para que así perduren las especies que nos rodean. Para ello, el activista propone una serie de medidas para reducir el impacto que tienen los malos hábitos sobre el entorno.

“Nuestro futuro no cambiará si no cambiamos nuestra relación con los animales”

Cinco caminos para salvar nuestro planeta

  • Fomentar la biodiversidad
  • Disminuir la caza de animales
  • Empatizar con el ecosistema para que no perdure la “Era de los humanos”
  • Evitar la deforestación
  • Buscar el equilibrio entre la naturaleza y la sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *