Islas de plástico: ¿dónde se encuentran y cómo se han formado?

Islas de plástico

Seguro que en alguna ocasión has escuchado el término islas de plástico, islas tóxicas o islas de basura, por desgracia, cada vez están más extendidas en nuestros océanos.

Hace ya más de tres decenas de años que se está investigando la cantidad de contaminación que está presente en los océanos con la utilización de boyas que recogen datos. De esta manera, expertos hallaron que en algunas partes de los océanos se produjeron islas de basura, sobre todo provenientes de plásticos, ya que es uno de los elementos que más tarda en degradarse.

En la actualidad, la proliferación de estas islas es un problema a escala mundial. Es una de las consecuencias directas para la salud del ser humano y para las distintas especies que habitan en el mar. Pero… ¿Te has planteado lo que son y la relevancia que tienen en el planeta? A lo largo de este artículo se presentarán todos los elementos que las caracterizan.

¿Qué son las islas de plástico y cómo se forman?

Una isla de plástico es una concentración de residuos no biodegradables, de plástico suspendido u otros desechos atrapados que se amontona a consecuencia de las corrientes marinas. Estos vertederos de plástico se pueden originar por diversas causas, todas ellas gestadas por la irresponsabilidad del ser humano:

  • Un reciclaje inapropiado o inexistente.
  • Los vertidos de residuos ilícitos.
  • Contaminación de las playas, que provoca que la marea y el viento dispersen los despojos.
  • La contaminación de las aguas de ríos que desembocan en mares y océanos.
  • Vuelo de aviones sobre océanos.
  • Presencia de barcos.
  • Fuertes vientos que trasladan la basura hasta las aguas.
Islas de basura I Fuente: Ecologíaverde

¿Dónde se ubican las islas de plástico?

A pesar de su gran tamaño y consistencia, son complicadas de ver a través de las fotografías por satélite, tampoco localizarlas mediante radares. Es muy complejo acceder a ellas. Por otro lado, son inestables por lo que su posición puede variar unos kilómetros a consecuencia de los vientos, corrientes y temporales. Aunque lo que es seguro es que la cantidad de plásticos crece con el paso del tiempo. Hasta el momento, las más conocidas son 5. Se ubican en los espacios donde confluyen las corrientes marinas. 

Localización de las islas de plástico I Fuente: Ranker

Son las siguientes:

  1. Isla del Océano Pacífico Norte: descubierta en 1997. por el oceanógrafo Charles Moore Se caracteriza por ser la isla más grande del mundo, localizada, como su nombre indica, al norte del Pacífico, entre California y Hawáii. Se ha estimado que tiene una medida de unos 700.000Km2 y se compone, aproximadamente, de unos 100 millones de toneladas de basura, repartida entre la superficie y el fondo.
  2. Isla del Océano Pacífico Sur: descubierta en 2011. Ubicada delante de las costas de Chile y Perú, mide 8 veces más que la superficie de Italia. Hay investigaciones que apuntan que es una porción de la isla situada en el Pacífico Norte.
  3. Isla del Océano Atlántico Norte: descubierta en 2009. Se caracteriza por ser la segunda más grande, se va dispersando de Norte a Sur, como consecuencia del fenómeno conocido como “El Niño»”, el cual origina una variación en la atmósfera y en el océano, provoca desde sequías hasta lluvias intensas y un incremento en la temperatura del mar. Estacionalmente su localización experimenta una variación de unos 1600 kilómetros. Está formada de basura semejante a las situadas en las zonas del Océano Pacífico e Índico.
  4. Isla del Océano Atlántico Sur: descubierta en 2017. Es una de las más pequeñas, que se desplaza mediante la corriente del Atlántico Sur. Situada entre América del Sur y el sur de África. No hay muchos datos sobre ella, pero se sabe que no interrumpe a las rutas comerciales marítimas.
  5. Isla del Océano Índico: descubierta en el 2010. Contiene la mayor biodiversidad marina de los océanos.

Tal y como se ha señalado con anterioridad, estas con las cinco islas que están reconocidas, pero se han detectado otras más pequeñas como por ejemplo la del Mar Mediterráneo o la del Ártico, en el mar de Barents, en las proximidades del círculo polar Ártico. Los residuos que la forman provienen de Europa y de la costa de América del Norte, que se mueven a lo largo de las corrientes oceánicas hasta el norte de Noruega.

¿Cómo han acabado ahí tantas toneladas de plástico?

La razón de que desemboquen en el océano y se agrupen es que todo lo que vertemos, tanto en la tierra como en los ríos, se va desplazando hacia los mares y los océanos, ya sea en la superficie o en el fondo, por diferentes motivos. Además, pueden provocarse las corrientes marinas y oceánicas que, junto al viento, empujan las grandes cantidades de basuras y las reubican en zonas de remolinos, vórtices o donde las corrientes disminuyen.

Todo ello, desemboca en una contaminación casi irreversible. Por eso los científicos señalan que en las zonas donde se encuentran los giros oceánicos, se sitúan las grandes manchas de residuos plásticos.

¿Cómo afectan al medio ambiente?

Es posible que pienses que una isla de plástico, en medio del océano, puede parecerte algo muy lejano, pero debes de saber que afecta a todo el planeta. Las consecuencias son reales, aunque no sean visibles de forma directa o inmediata. Algunas de ellas son:

  • Contaminación de las aguas. Que los plásticos tengan una tasa reducida de degradación, provoca que el agua se contamine. Por lo tanto, aunque pasen décadas o siglos pueden seguir flotando en el mar, lo que perjudica a la flora y la fauna marinas y, también, al ser humano por medio de la cadena alimenticia.
  • Especies en peligro de extinción. Cantidades desmesuradas de animales pierden la vida anualmente por la ingesta de plástico o porque se quedan atrapados en ellos. Debido a ello, las especies perjudicadas están en peligro de extinción.
  • Carencia de alimentos. Las organizaciones que se dedican a la pesca tienen más inconvenientes para encontrar alimento en el mar, lo que provoca que económicamente tengan pérdidas al tener menos productos para suministrar al mercado.
  • Contaminación de la atmósfera o el aire.
  • Cambios en el clima, lo que desemboca en el cambio climático.

¿Qué podemos hacer para evitar contribuir a que crezcan?

Evitar el crecimiento de estas islas está en manos de todos nosotros. Algunas de las recomendaciones planteadas son las siguientes:

  • Apostar por políticas más restrictivas en relación con la producción de plásticos de un solo uso, como por ejemplo la “Enviromental Cleanup Coalition” (Coalición para la limpieza del medio ambiente) o el laboratorio Gyre Island, las cuales consisten en la búsqueda y recolecta de basura mediante drones. O también la Boyan Slat, organizada por “The Ocean Clean Up”, que se encarga de recoger la basura.
  • Reducir el consumo de plásticos, especialmente los de un solo uso. Reutilizar, reducir y reciclar.
  • Apoyar a las organizaciones que buscan la eliminación del plástico oceánico.
  • Contribuir a la divulgación del problema y concienciación de las personas.
  • Participar en jornadas de limpieza de plásticos y residuos en playas.
  • Alertar a las autoridades cuando se tenga conocimiento de las infracciones relacionadas con la contaminación.
  • Variar hábitos cotidianos, por ejemplo, evitando el uso de plástico.
  • Fomentar el consumo de productos a granel.

Este fenómeno no se da de un momento a otro. Sino que se lleva produciendo a lo largo de mucho tiempo. Por desgracia, cada año se descubren nuevas islas de basura.  Hay que tener en cuenta que sus efectos son nocivos para el ecosistema. Por esta razón, hay que tratar de concienciar a las personas del peligro que suponen para la vida en general.

En definitiva, acabar con el plástico que habita en los océanos es una obligación urgente y difícil que hay que tratar. Aunque ya existen algunas iniciativas, no son del todo suficientes para evitar esta problemática. No obstante, está en nuestra mano evitar que situación se agrave.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *