10 ideas de ahorro energético en la oficina

La mayor parte de los empleados de una empresa desconoce la cantidad de energía que consumen las instalaciones de una oficina. Por eso es necesario que sigas leyendo el siguiente post. De esta manera, ayudarás a tu empresa a generar el mínimo consumo energético.

Todo negocio busca el máximo rendimiento, para ello es fundamental cumplir con una serie de objetivos, y más si lo que se pretende es avanzar hacia la sostenibilidad. 

Conocer los tips de ahorro energético que te ofrece Naturlii te permitirán reducir los costos en la factura y un mejor funcionamiento de la actividad. Asimismo, cabe destacar que son formas de ahorro fáciles de poner en marcha.

Si te preocupan e importan los efectos negativos del uso de la energía en tu oficina, sigue leyendo las siguientes líneas para saber como solventar la situación.

Tips para ahorrar energía en la oficina

Analiza el consumo de energía

Un primer paso fundamental es conocer a fondo, y de manera exacta, el consumo de energía de tu oficina, ya que si no lo pones en conocimiento de nada servirá que intentes implantar medidas de ahorro energético.

En este sentido, es esencial llevar a cabo una auditoría y hacer un análisis exhaustivo de las facturas para definir el perfil.

Adoptar la tarifa adecuada

Antes de tomar decisiones y elegir una tarifa debes plantearte las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué horario tiene la oficina?
  • ¿Cuándo se concentran la mayor parte de los trabajadores en este espacio?
  • ¿Qué dispositivos son los que más consumen?
  • ¿Qué cantidad exacta gasto en energía y a qué precio la pago?

Recoger estos datos básicos es muy sencillo y te permitirán tomar la mejor decisión a la hora de elegir una tarifa u otra, ya que no tendrás dudas en saber cual va a ser la mejor que se adapte a tus necesidades y a tu forma de trabajar.

Apuesta por una buena iluminación

Buena iluminación en la oficina I Fuente: efectoled

La iluminación es uno de los puntos clave de la oficina y en gran medida de los gastos, ya que muchas horas de la jornada las bombillas permanecen encendidas. Por ello, es de vital importancia que optes por la iluminación de bajo consumo, que sustituyas los fluorescentes por las luces LED, está claro que al principio van a suponer una alta inversión inicial, pero a largo plazo notarás el ahorro, sobre todo en la factura a final de mes.

En este contexto, es fundamental que busques las bombillas LED que mejor se adaptan al ambiente de tu oficina, ya que hay infinidad de tipos y no todas tienen la misma duración y eficiencia.

Por otro lado, también puedes tener en cuenta prácticas tan básicas como apagar las luces siempre que no se estén utilizando o no encenderlas si no es necesario. Es conveniente que antes de cerrar la plataforma supervises que todas han quedado apagadas. De esta forma, evitarás gastos innecesarios.

Por último, puedes optar por instaurar sensores de movimiento para las luces en lugares que se utilizan durante un corto periodo de tiempo, como por ejemplo el parking o los aseos. Este sistema puede ser una opción rentable y eficiente para controlar y reducir el consumo eléctrico. 

Aprovecha la luz natural

La luz natural es fundamental y hacer el mejor uso posible de ella es optar por una buena estrategia para reducir el consumo y aumentar los ahorros. Para ello, comprueba cuales son las zonas que mejor luz natural tienen y haz un cambio en la distribución si es necesario. 

Supervisa los equipos de la oficina

Si sabes que dispositivos electrónicos gastan más, una opción es que los sustituyas por nuevos equipos que incorporen el modo ahorro de energía y que aproveches algunas piezas para no generar tantos gastos.

Debes tener en cuenta que los equipos requieren de una configuración para que funcionen mejor y tengan un mayor rendimiento, para ello, puedes ajustar el brillo de la pantalla o cambiar la configuración de la batería. De esta forma, no emplearán más energía de la necesaria en su funcionamiento y te llevarán a un ahorro significativo.

Por otro lado, no debes olvidarte de práctica habituales como son apagar las pantallas de los monitores cuando estén paradas o desenchufa los dispositivos cuando no se utilicen. Es de vital importancia que no los suspendas o los dejes en stand-by porque seguirán consumiendo energía. No olvides de dar la vuelta de reconocimiento antes de cerrar la plataforma.

Por último, puedes optar por las energías renovables a la hora de adquirir cargadores.

Cuida la temperatura

La climatización es esencial para que el equipo trabaje en unas condiciones favorables y de manera cómoda. En este aspecto siempre suele haber muchas quejas, en unos porque hace frío y en otros porque hace calor, no hay término medio. Por lo tanto, para evitar estos inconvenientes debes tener en cuenta que el uso de reguladores automáticos son la mejor opción para mantener una temperatura adecuada. Estos sistemas de climatización están preparados para que se enciendan antes de entrar y se apaguen al finalizar la jornada. De esta forma, se contribuye al ahorro energético.

Por otro lado, debes tener en cuenta la estación del año en la que te encuentras. Si es invierno evita tener abiertas las puertas y las ventanas, de esta forma no se marchará el calor. Por el contrario, en verano procura abrir las ventanas en vez de poner en funcionamiento el aire acondicionado, recuerda que aprovechar al máximo la ventilación natural es una buena forma de ahorrar.

Por último, recuerda programar el termostato en las temperaturas recomendadas (verano entre 24 y 26º con el aire acondicionado y en invierno entre 21º y 23º) , es un punto clave, ya que sino consumirán más energía de la necesaria y a fin de mes tu factura se disparará.

Apuesta por una oficina sin papelUna buena forma de ahorrar energía es optar por digitalizar los documentos y evitar tenerlos en papel, además es una práctica sencilla. Te permitirá ahorrar en equipos electrónicos como fotocopiadoras, impresoras, folios… No obstante, si se deciden mantener, a la hora de fotocopiar es recomendable que lo hagas cuando tengas muchos documentos por imprimir. Asimismo, que lo hagas en blanco y negro y a doble cara será una buena forma de ahorrar papel.

Impulsa la utilización de la nube

Pasarse a la nube es una buena alternativa para ahorrar energía, ya que las oficinas necesitan tener a su disponibilidad servidores que les permiten almacenar toda la información. Por esta razón, la nube es una infraestructura que en ese ámbito esta optimizada, ya que es una plataforma segura y fiable para tener acceso a la información las 24/7.

Uso racional del agua

Es esencial que tengas consciencia de que solo debes usar el agua que necesitas. Para ello, puedes optar por instalar sistemas de ahorro en grifos y cisternas, como por ejemplo los grifos monomando con detector o las cisternas con doble pulsador.

Inculcar a los empleados la cultura del consumo responsable

Para que todas las ideas de ahorro energético se puedan tener efectos positivos, es de vital importancia la actitud de cada empleado, ya que si ellos no luchan por ponerlas en práctica no se conseguirán los objetivos. Para ello, puedes optar por establecer una serie de pautas a disposición de todos y que nadie caiga en su olvido.

Que un negocio sea rentable es el punto clave para todo empresario. Por ello, para que se consiga un balance entre los ingresos y gastos es fundamental luchar por alcanzar el ahorro energético. Esa lucha depende de todo el equipo, por lo que es imprescindible que se pongan en práctica todos los consejos señalados con anterioridad.

En definitiva, si se toma conciencia del impacto medioambiental que produce el consumo irracional de energía y ponemos en práctica todas las medidas recomendadas, se contribuye a reducir los problemas ambientales, ya que se actúa de manera responsable con la conservación del medioambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *