Halloween sin residuos: ideas zero waste para celebrar la fiesta

Se acerca la noche más terrorífica del año, que no es otra que la de Halloween. Niños, adultos y mayores a lo largo de todo el mundo preparan, con mucho mimo, la decoración y la indumentaria para esta fecha. Pero como toda gran celebración, la de Halloween conlleva la aparición de numerosos residuos, muchos de ellos plásticos, que han tenido una utilidad durante unas horas, pero tardan mucho tiempo en descomponerse y contaminan el planeta. Para solucionar este problema, hay algunos consejos que se pueden poner en práctica.

Halloween: disfraces con prendas ya usadas

Algunas personas optan por comprar un disfraz nuevo para Halloween cada año, un atuendo que después se queda guardado en el armario o en un cajón durante años, sin que nadie se vuelva a acordar de este. Para evitar eso, una buena opción es reutilizar un traje de algún año anterior, o incluso hacer un intercambio de disfraces con algún amigo o familiar.

También existe la posibilidad de crear uno mismo el traje, sin que esto se convierta en una pesadilla. Por ejemplo, el clásico disfraz de fantasma hecho con una sábana resulta sencillo y funcional para una noche como la de Halloween.

El uso de ropa vieja, rota o descolorida también se convierte en una idea útil en esta fecha, y si es negra, mucho mejor. Un buen maquillaje es el complemento ideal para que un disfraz con estas características no tenga nada que envidiar a cualquier otro comprado.

Halloween: consejos de decoración zero waste

Una buena noticia es que las protagonistas de Halloween, las calabazas, se pueden conseguir sin generar residuos, y si proceden de agricultura local, o incluso del huerto familiar, mucho mejor. La calabaza no solo servirá para decorar, sino también para hacer deliciosas recetas.

Para ornamentar, en lugar de comprar toda la decoración, es posible reutilizar la de otros años, o darles un toque monstruoso a objetos cotidianos de nuestro hogar. En este sentido, también pueden entrar en juego libros viejos o trastos que ya no utilizamos. En Halloween, no importa que la decoración esté llena de polvo y desordenada, de hecho, crea un buen efecto para esta noche. Las flores u hojas secas también ornamentan muy bien la noche de Halloween, al más puro estilo cinematográfico.

Un clásico de la fiesta norteamericana son las velas. Halloween es una ocasión perfecta para aprovechar las velas que todos tenemos en casa y no utilizamos. Crearán una atmósfera muy propia de esa noche.

Otro objeto tradicional en Halloween es el cubo repleto de caramelos, que habitualmente es de plástico. Pero no es necesario comprar este objeto, sino que se puede hacer por uno mismo, y sin plástico, con el único material de una bolsa de tela que se puede pintar con motivos de miedo para después llenarla de caramelos.

A falta de otros complementos que nos gustarían para ornamentar la casa en estas fechas, la mejor opción es tratar de conseguirlos en una tienda de segunda mano o en cualquier otro lugar, siempre que no contentan plástico.

Halloween: ideas para pasar la noche en familia

La fiesta de Halloween es un momento de unión y celebración, ya sea entre amigos o en familia, y si hay niños, esta es una de sus noches favoritas del año.

La preparación de dulces propios de esta época es una gran manera de divertirse en familia. Las calabazas no solamente sirven para decorar la noche de Halloween, fiesta para la cual no puede faltar un buen pastel de esta hortaliza. Las semillas sobrantes de la calabaza se pueden utilizar para tostar, también una delicia.

Las manzanas son otro ingrediente esencial para esta celebración, y existen múltiples recetas en las que es posible convertir a estas frutas en auténticos monstruos comestibles.

Los dulces de chocolate o las galletas también son un recurso para esta noche, y si los compramos, lo más normal es que vengan envueltos en plástico, por eso lo ideal es hacerlos uno mismo.

Otra receta, además muy sencilla, es la de sangre falsa, que suele estar envasada en plástico. Pero, en lugar de comprarla, con agua y colorante se puede conseguir una sangre muy real, aunque también se le puede añadir un poco de azúcar o cacao en polvo para darle un toque de dulzor y que, además, sea comestible.

Con la pandemia, es normal que aquellos que se lo pasan en grande en Halloween en alguna fiesta fuera de casa, busquen preparar la celebración dentro del hogar. Por ello, la noche puede terminar con el visionado de alguna película que tenga esta fecha como tema principal. Unas buenas palomitas son el acompañamiento perfecto para este plan.

Lo más importante es disfrutar de la organización y de la fiesta en sí, y no estresarse demasiado; es mejor ser paciente y hacer el tipo de celebración que uno desea en función de sus preferencias. Un Halloween sin desperdicios es una gran manera de transmitir a los demás una forma de vida más sostenible y ética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *