Medio ambiente

Glass Gem Corn: el mosaico perfecto

By

La variedad de la naturaleza es sorprendente. En ella, podemos encontrar multitud de plantas y especies arbóreas, comestibles o no, que no dejan de llamar nuestra atención. Es el caso del maíz Glass Gem Corn (maíz gema de cristal o gema de vidrio), una variedad de maíz que resalta por su «formato de arcoíris», puesto que sus granos son de muchos colores, y muy brillantes.

Cómo surgió el Glass Gem Corn

Su origen se remonta a Oklahoma (Estados Unidos), donde un granjero y fitomejorador llamado Carl Barnes, descendiente de la tribu nativa americana Cherokee, se decidió a experimentar con la plantación de antiguas semillas de maíz de sus antepasados, en los últimos años de su vida. De esta forma, su pretensión era recuperar aquella identidad perdida, aunque después empezó a combinar esas semillas de diferentes variedades con otras de colores procedentes del suroeste de Estados unidos. Esta unión dio lugar al maíz Glass Gem Corn, uno de los descubrimientos de Barnes, que dedicó su vida (académica y personal) a la agricultura.

De hecho, las diferentes culturas americanas han utilizado el maíz, durante siglos, en la agricultura y en sus propias celebraciones. Por ello, a lo largo del tiempo, han tratado de mejorarlo para lograr una mejor producción hasta convertirlo en el alimento básico de mayor producción a nivel mundial.

El propio Barnes fue el encargado de extender su descubrimiento. A mediados de la década de 1990, el granjero otorgó sus semillas a otro granjero, Greg Schoen, y este, a su vez, entregó algunas de ellas al granjero Bill McDorman, dueño de una empresa de semillas en Arizona, llamada «Seed Trust«, quien quedó sorprendido con tan colorido resultado. Un resultado que cambiaba año tras año, y que después comenzaría a cultivar a gran escala en Estados Unidos.

Bill McDorman es, en la actualidad, Director Ejecutivo de «Native Seed/Search«, una entidad que se dedica a la conservación de semillas nativas de los indígenas norteamericanos, sin ánimo de lucro, situada en Arizona. Precisamente, Barnes dejó todo su legado para esta asociación. Por su parte, Greg Schoen, aunque no pertenece a la organización, no ha dejado de lado el cultivo del maíz gema de cristal, en el sur de Estados Unidos.

Así, a día de hoy, es tarea fácil encontrar estas semillas prácticamente en cualquier lugar del mundo y plantarlas para su crecimiento allá donde vivas.

¿Se puede comer el maíz Glass Gem?

La respuesta es sí. Este maíz con apariencia de arcoiris también se puede comer. Pero su sabor no es como el del clásico máiz amarillo, más dulce. Por eso, los usos más recomendados son comerlo en forma de palomitas saladas, o molerlo para hacer harina. Si lo prefieres, puedes utilizarlo como ornamentación para tu hogar, uno de sus usos más frecuentes.

Si te interesa su cultivo, sé paciente. Estas semillas tardan varios meses en crecer, deberás regarlas todas las semanas, y lo recomendable es plantarlas con una separación de entre 13 y 30 cm, por grupos de 3 o 4 semillas. Estos grupos deberán, asimismo, mantenerse a una distancia de un metro entre ellos. Lo ideal es hacer la plantación en un día soleado y caluroso, a finales de la primavera, y evitar hacerlo en las jornadas de mucho viento. Las zonas con climas cálidos son las más idóneas para su cultivo.

Las plantas pueden alcanzar casi 3 metros de altura. Si has llegado a este punto de su crecimiento, no te desesperes si observas que los granos son blancos, y no de colores, ¡es normal! Los granos tardarán un poco en obtener su color. Finalmente, podrás recoger la cosecha aproximadamente 110 o 120 días después de la plantación.
Esta no es la única variedad de maíz con otros colores que no sean el amarillo. También existen el Circus Color, True Rainbow o Deep Blue.

You may also like

Comment (1)
  1. Massiel 5 meses ago

    Un articulo muy interesante. Muchas gracias por la ilustración. Saludos.

    Reply

Post A Comment

Your email address will not be published.