Freewaves, los calcetines que salvan el océano

La industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta. Según datos de la ONU, la producción textil es responsable del 20% de las aguas residuales globales y del 10% de las emisiones globales de carbono. Esto se lo ha tomado muy en serio la empresa de calcetines Funstep y ha lanzado una colección de calcetines hechos con la fibra del plástico que se recupera de los mares españoles. 

“Somos conscientes de que la industria textil es una de las más contaminantes que hay y tenemos que echar una mano al medio ambiente”, asegura a Efeverde el gerente de Calcetines Mingo, José Manuel Mingo.

Freewaves es el nombre de los calcetines eco ligeros, transpirables, de secado rápido y con un ajuste perfecto que reutilizan el plástico del Mediterráneo y del Cantábrico para su fabricación. Cada par de calcetines que se produce, equivale a la retirada de una bolsa de plástico del mar.

El plástico que nos llega se limpia y trocea para poder procesarlo en una técnica desarrollada en exclusiva por Funstep: la sublimación. Hemos invertido casi un año en la investigación de la técnica para también estampar los diseños con alta calidad – incluso en talón y puntera – para que se mantenga el detalle y la nitidez de cada uno de los dibujos”, explica José Manuel Mingo en una entrevista con El Confidencial Digital.

Los freewaves están fabricados con una fibra de poliéster Seaqual, que es la que proviene del plástico recuperado del mar, además de elastano y elastómero. Son unos calcetines deportivos de altas prestaciones,“los más ligeros del mercado”, según sus creadores.

La biodiversidad marina es la temática que Funstep eligió como homenaje para los 12 modelos de calcetines que forman la colección. Los protagonistas son animales acuáticos como pulpos, tortugas o ballenas que se encargan de preservar el medioambiente desde que salen de la fábrica en Pradoluengo, Burgos.

José Manuel Mingo también explica en Efeverde que “El sector textil está en constante evolución. Trabajamos para ofrecer los productos tecnológicamente más avanzados, siempre pensando en el impacto positivo que podemos representar al fijar la población en el medio rural de Castilla y León y que la moda sea más respetuosa con el medio ambiente. Ahora que tanto se habla de la España vaciada hay que dar valor a nuestras tradiciones artesanas lanzando, desde el medio rural, productos que contribuyan a la sostenibilidad. En nuestro caso, por la protección de los animales marinos, la lucha contra el cambio climático y la preservación del Planeta

Y es que, al final, debemos ser conscientes de la realidad de nuestro planeta. No hay un Planeta B y en nuestras manos está empezar a cambiar las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *