Se descubre la estafa sobre los electrodomésticos: las marcas mienten acerca del consumo energético

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea alerta a los consumidores de que las empresas que fabrican electrodomésticos trucan sus productos y el etiquetado que informa acerca del consumo energético es erróneo. Los resultados eran falseados gracias a imprecisiones legislativas y a técnicas de manipulación

En el caso de los lavavajillas, las pruebas se hacían con el programa ecológico, las  neveras vacías y con las puertas cerradas y los televisores mediante la proyección de vídeos de 2007. Si bien en el caso de las neveras y los televisores el consumo puede crecer hasta el 47%, en el lavavajillas escogiendo según qué programa este salta en un 73%.

Engaño preanunciado 

Unas semanas antes de la salida a la luz de los anteriores dato, la Comisión Europea avisó que el 25% de los electrodomésticos no están etiquetados correctamente. Además, puntualizaron que el 57% de los productos adquiridos por internet estaban mal etiquetados o no lo estaban. A su vez, en tiendas físicas esta tasa en productos no etiquetados se situaba en el 18% y en el 14% no estaban bien etiquetados.

Nuevo etiquetado de los electrodomésticos

A partir de marzo de 2021 la escala de eficiencia energética en la Unión Europea constará de las letras de la A a la G y prescindirá de A+, A++ y A+++. También incluirán información sobre los materiales de los que está fabricado determinado electrodoméstico y el ruido que genera.

Consejos para reducir el consumo de energía en casa

Aunque se disponga de dispositivos considerados eficientes la credibilidad del etiquetado queda en entredicho. Sin embargo, disponga de los electrodomésticos que se disponga con pequeños gestos se puede ahorrar energía y reducir la factura. Se aconseja:

  • Quitar del enchufe los electrodomésticos cuando no se utilicen

La televisión, el microondas, el ordenador, la cafetera y un largo etcétera de dispositivos que están enchufados a la corriente durante 24 horas al día cuando en realidad son empleados solo durante un rato. Cobrar el hábito de desenchufarlos cuando no se utlizan permitirá ahorrar decenas, si no es que centenas de euros a lo largo del año.

  • Invertir en regletas con interruptores

La tarea mencionada anteriormente se hace más sencilla cuando se dispone de este tipo de regletas.

  • Cambiar las bombillas a unas más eficientes

Entre los tipos más eficientes de bombillas están las LED y las fluorescentes. Sin embargo, en cuanto a su impacto medioambiental hay que tener en cuenta que las fabricación de las primeras contamina bastante por la gran cantidad de materiales que requieren y las segundas se deterioran más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *