Diez consejos para reducir las emisiones de CO2 al volante

Aproximadamente el 12% de las emisiones de CO2 proceden de los coches, en Europa. Además, a nivel mundial, más del 80% de los gases contaminantes presentes en la atmósfera son CO2, que se define como un gas incoloro de efecto invernadero cuya función es contener el calor de la capa atmosférica. Si bien el automóvil es necesario para facilitar el transporte a la mayoría de las personas en el mundo occidental, cada uno puede contribuir a reducir las emisiones sin renunciar al volante.  

Con algunos cambios en nuestra manera de conducir, podemos ahorrar hasta un 20% de combustible, lo que también nos permite hacer menos gasto en las gasolineras, además de ayudar al medio ambiente. Estos son algunos consejos para reducir las emisiones de CO2 cuando vamos en coche, y contribuir a una movilidad sostenible:

1. Ser anticipados. De esta forma, debemos evitar acelerones y frenazos de manera brusca, sobre todo cuando circulamos por la ciudad. También es conveniente evitar cambiar de marcha si no es estrictamente necesario, y es preferible mantener una velocidad constante, sin variar demasiado, siempre que sea posible.

2. Conducir con las ventanillas cerradas, y con el climatizador en modo “AUTO”, a partir de los 80 km/hora. Lo que conseguimos con esta medida es no modificar el coeficiente aerodinámico y no crear tanta resistencia al movimiento. Además, con las ventanillas cerradas logramos ahorrar en combustible. Con velocidades por debajo de los 50 km/hora, por el contrario, es preferible apagar el aire acondicionado y bajar la ventanilla para airear.

3. No dejar el motor encendido durante paradas prolongadas. Cuando el coche esté inmovilizado más de un minuto y medio o dos, es conveniente apagar el motor.

4. Poner la primera solamente para arrancar. Una vez avanzamos, es preferible cambiar de marcha, puesto que el uso continuado de la primera hace que el consumo sea mayor.

5. Otra medida interesante que podríamos empezar a implementar, siempre que tengamos la posibilidad, es compartir coche. Si varias personas vamos al mismo lugar, ahorraremos dinero y reduciremos la contaminación si vamos todos en el mismo vehículo.

6. Comprobar que la batería se encuentra en buen estado. Si revisamos periódicamente esta pieza indispensable para el funcionamiento del coche, la puesta en marcha del automóvil no tardará demasiado tiempo.

7. Mantener los neumáticos con la presión que les corresponde. Antes de comenzar un viaje, y sobre todo en trayectos largos, es conveniente comprobar que las ruedas tienen el aire correspondiente. También deben revisarse los neumáticos de manera periódica.

8. Revisar el estado del aire acondicionado, ya que el uso de este complemento interfiere de manera importante en las emisiones generadas, el acto de comprobar que se encuentra en buen estado puede hacer que evitemos consumir más de lo necesario.

9. Caminar. Algo tan simple como ir a pie cuando las distancias sean cortas evita mover un vehículo de manera innecesaria, así como gastar combustible y ahorrar en emisiones de CO2.

10. No llevar más kilos de los necesarios. Todos tenemos objetos que no utilizamos en el maletero del coche, por lo que no estaría mal hacer una limpieza de vez en cuando, ya que cada kilo de más aumenta el consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *