Cómo reciclar el aceite usado

Volcar el aceite que usamos en nuestras casa en el fregadero no es lo adecuado. El impacto de esta pequeña acción sobre el medio ambiente puede ser muy importante y dañina.

El aceite doméstico puede contaminar ríos, suelos y perjudicar tuberías. Por esta razón, cada vez más municipios de España cuentan con sistemas de recogida para su reciclaje. El aceite podría servir para elaborar en productos ecológicos como biodiésel o jabones.

Reciclaje de aceite: datos en España

  • Dos tercios del aceite que se desecha acaba en alcantarillas. Lo que supone atascos en tuberías, trabajo extra para las plantas de tratamiento de aguas residuales, aumento de plagas urbanas, etc.
  • Cada uno de nosotros generamos al año unos cuatro litros de aceite doméstico usado.
  • Consumimos 180 millones de litros de aceite vegetal anualmente.

Por qué el aceite doméstico usado es perjudicial para el medioambiente

  • Qué pasa cuando el aceite llega a los ríos:

Se crea una película superficial que afecta al intercambio de oxígeno y perjudica a los seres vivos del ecosistema.

Tan solo un litro de aceite llega a contaminar mil litros de agua:

  • Si hablamos de aceite industrial (utilizado en maquinaria pesada o en automóviles)

En este caso dos litros contaminan el agua de una piscina olímpica debido a su alto contenido en metales pesados y su baja biodegradabilidad.

Consejos para reciclar el aceite usado

El reciclaje es la forma correcta de parar con la contaminación. Se creará una alternativa para reducir el uso de los combustibles fósiles convencionales.

Pero, ¿cómo se recicla?

  1. Acudiendo a los puntos limpios.  
  2. Reciclar en contenedores urbanos. En algunos municipios se encuentran en  grandes superficies comerciales, al lado del resto de contenedores de reciclaje. Suelen ser de color rojo o naranja.
  3. Se deben guardar en envases cerrados como botellas de plástico o de vidrio usadas.
  4. Lo podemos usar para:
    • Proteger los muebles: el aceite es ideal para maderas del exterior más que las del interior. Aunque deberían no estar barnizadas.
    • Fabricar jabón: para hacerlo hay que usar guantes de limpieza y algún tipo de lentes industriales de protección. Además, se necesita sosa cáustica, agua y una gran variedad de aceites esenciales que tenga aroma.  
    • Fabricar velas: con un frasco, alambre, hilo de algodón, gotas de aceite de sándalo u otro aceite esencial que produzca buen olor podremos hacer una vela.
    • Hacer una pasta exfoliante: mezclando café molido con el aceite. Después se debe aclarar con agua y jabón.
    • Fabricar cremas hidratantes: usando láminas de cera de abejas, un tarro y el aceite filtrado.
    • Untar moldes: si no se le ha dado mucho uso, lo podemos reutilizar, una vez que esté filtrado, como unto para moldes si queremos hacer pasteles, bizcochos o galletas.
    • Engrasar bisagras: para una puerta o una cerradura servirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *