Sin plástico Zero waste

Cómo comprar a granel sin que se convierta en un caos

By

Comprar a granel es un gran paso para llevar un estilo de vida zero waste y reducir al máximo el consumo de plástico, ya que nuestras compras son uno de los motivos principales por los que acumulamos este material en nuestros hogares. Sin duda, una de las primeras fases cuando decides dar este salto, es plantearte comenzar a comprar tus productos a granel, pero con ello también surgen las dudas de cómo hacerlo.

Si ya estás acostumbrado a hacer tus compras siguiendo este método, no tendrás inconveniente. Pero si eres principiante, tal vez te dé vergüenza pedir que no te den bolsas de plástico, y sobre todo, acudir a las tiendas o supermercados con tus propios envases de vidrio o bolsas de tela, ya que no sabes cómo van a reaccionar quienes te atienden. Cuando se trate de un establecimiento que únicamente realiza sus ventas a granel, no pondrán ninguna pega, e incluso te animarán a llevar tus envases de casa; aunque cuando es un centro al uso, nunca se sabe cuál será la reacción de los empleados.

Por eso, el primer paso siempre es tomar la iniciativa y ser decidido. No retrases más la reducción de tu impacto medioambiental. Y puestos a dar el paso, escoge comercios de proximidad o especializados en este tipo de productos. Ahora que tienes claro esto, damos algunos consejos que te ayudarán a realizar tus compras a granel de una forma óptima, responsable y organizada.

Organiza tu lista de la compra

Si no quieres tener que volver a hacer la compra cada pocos días porque siempre se te olvida algo, o no quieres acabar recurriendo al clásico supermercado donde se te hará más difícil conseguir productos a granel, organiza bien tu lista de la compra. Cuando necesites llenar tu despensa, dedica un tiempo a observar qué necesitas o qué te gustaría tener, y escribe en tu lista tantos productos como te hagan falta. Así, lo que compres te durará mucho tiempo y no tendrás que ir a la tienda cuando casi no dispones de tiempo para ello, algo a tener en cuenta, sobre todo, si vives lejos del establecimiento al que acudes para este fin.

Hilado con lo anterior, escoge un día de la semana en el que dispongas de varias horas libres para dedicarlas a salir a hacer la compra. Quizá tu tienda a granel favorita no está precisamente cerca de tu casa, y por eso necesitarás tiempo.

Procura recordar llevar tus propios envases siempre, para generar el mínimo número de desperdicios posible. Estos puedes dejarlos preparados en función de lo grande que sea tu lista de la compra. Un consejo que puede ayudarte es apuntar un recordatorio donde puedas verlo, o mantener tus tarros o envases reutilizables en un lugar visible cuando vayas a salir a hacer la compra. Si se trata de bolsas de tela, puedes llevarlas siempre contigo, en tu bolso o mochila, sin que ello suponga una molestia para ti. Para la fruta y verdura, las bolsas de malla son una buena opción.

Llevar tus propios envases te servirá para reutilizar recipientes que, de otra manera, acabarían en la basura. Por eso, no tires los tarros de vidrio que contenían alimentos o conservas que ya has comido. Lávalos bien y guárdalos para tus compras. Si lo prefieres, puedes escribir con rotulador el nombre del producto que vas a incluir en cada bote (legumbres, pasta, arroz, especias, infusiones, detergente, etc.). La variedad es infinita.

Bolsas de plástico: no, gracias

A veces, algunos establecimientos que venden alimentos a granel utilizan bolsas de plástico para dárselos a los clientes. En otras ocasiones, te darán bolsas de papel que no son lo más cómodo del mundo y que pueden romperse. Cuando te encuentres en el primer caso, rechaza el uso del plástico y lleva tus propios envases de vidrio, de silicona o de cualquier otro material no contaminante y reutilizable. Si tu caso es el segundo, puedes aceptar la bolsa de papel si te has olvidado de llevar tus envases.

Tienes que tener en cuenta que debes saber el peso de tus envases, para que no te lo cobren junto al peso del producto que vas a guardar en él. La persona que te atienda estará pendiente de ello, pero si conoces esos kilos de más con antelación, ahorrarás tiempo. También puedes pedirle que pese únicamente uno de los botes, si es que todos los que llevas tienen el mismo peso, y así no tendrá que repetir esta acción cada vez.

Por supuesto, para guardar todo aquello que has ido metiendo en tus envases reutilizables, utiliza bolsas de tela. Te saldrá más económico y ayudarás al medio ambiente, sin que te resulte incómodo transportar tu compra.

Cuando acudas a un supermercado, no dejes que te frene la vergüenza. Nadie te impedirá comprar solo porque llevas tus envases propios, y la mayoría de las veces, aunque se sorprendan, ni siquiera le darán importancia. Poco a poco, te irás acostumbrando, y también irás descubriendo si necesitas botes de mayor o menor tamaño, de distinto peso o de varias formas.

Líquidos y otros productos

Algunas tiendas ofrecen la posibilidad de comprar líquidos a granel. En ese caso, mide la capacidad de tu botella reutilizable antes de ir a la tienda, ya que en este tipo de artículos, no es el peso lo que cuenta.

Para los detergentes o productos de limpieza a granel, los botes de vidrio también son una buena opción, pero utiliza siempre los mismos para estos artículos.

Con respecto a los productos de higiene personal, considera comprar jabones y champús sólidos, aunque en algunas tiendas a granel también lo venden en formato líquido.

No te preocupes si no encuentras todos los productos de higiene o limpieza que utilizas en formato a granel. No siempre tenemos esta posibilidad, sobre todo si no vivimos en grandes ciudades. En esta situación, hay algunos artículos que puedes encontrar en Internet y que te serán enviados sin plástico, como algunos jabones sólidos. Si no te es posible, puedes optar por la compra convencional. Lo importante es haber minimizado la cantidad de residuos que generas, aunque solo sea en la cocina.

Después de la compra

Cuando estés en casa, puedes dejar tus productos en los mismos envases que has llevado a la tienda, o colocarlos en otros diferentes para poder conservar los primeros únicamente para la acción de hacer la compra. Eso sí, si cambias el recipiente, escribe el nombre del alimento en el nuevo envase que lo contenga.

En el momento que coloques las estanterías de tu despensa o los armarios donde vas a guardar tu compra, hazlo de una forma organizada y trata de no acumular demasiados productos en una misma zona, pues corres el riesgo de dejar alguno de los recipientes olvidado al fondo de tu armario.

Nunca ha sido tan fácil comprar a granel. Y aplicaciones como Go Zero Waste te facilitan mucho esta tarea. En ella, podrás ver un mapa con todas las tiendas próximas a ti que ofrecen esta posibilidad. Si aún así vives en un lugar donde no tienes acceso a ningún establecimiento que ofrece alternativas zero waste, toma en consideración acudir al comercio de tu barrio o pueblo, o a tu frutería o panadería local, también con tus propias bolsas.

Comprar a granel te permitirá reducir la cantidad de basura que generas y a minimizar el desperdicio alimentario dentro del hogar, ya que una compra consciente te ayudará a controlar que adquieres solo lo que verdaderamente necesitas. Es menos probable que compres productos que se van a caducar o que te dejes llevar por el capricho.

No olvides que hacer tus compras siguiendo este método te permitirá ahorrar. Por lo general, los productos a granel son más baratos que si los adquieres envasados en el supermercado, y aún serán más económicos si son de temporada y de proximidad. También son más saludables, pues los alimentos más procesados casi nunca se venden a granel, salvo algunas excepciones, como las gominolas.

You may also like

Post A Comment

Your email address will not be published.