Certificación LEED: todo lo que debes saber

Certificación LEED

La Certificación LEED para bloques sustentables emana con el propósito de instaurar una concienciación sostenible común para alcanzar, por medio de una metodología alternativa, que el planeta siga avanzando sin destruir sus raíces y consiga edificios más saludables.

Seguramente que, en los últimos años, has escuchado hablar sobre este término y todos los beneficios que proporciona en el sector de la construcción. No obstante, es un concepto reciente y es obvio que todavía existan dudas. Es por eso por lo que, desde Naturlii, te despejaremos todas esas dudas.

¿Qué es la certificación LEED?

La Certificación LEED es un acrónimo anglosajón (Leadership in Energy and Enviromental Design) que en español significa Líder en Eficiencia Energética y Diseño. Fue creada en 1998 por el Green Building Council de Estado Unidos (Consejo de la Construcción Verde). Se caracteriza porque busca la edificación de bloques o proyectos por medio de una metodología que sea eficaz y eco-sostenible en cuanto al diseño y construcción, es decir, que cumpla con una serie de requisitos que son sustentables para el ecosistema. Se aplica a viviendas de nueva construcción y también a remodelaciones.

Este sello se obtiene por medio de un sistema de certificación otorgado por la sucursal estadounidense del Consejo de Edificación Sustentable. Se trata de una organización sin ánimo de lucro que busca la sostenibilidad de la edificación y una mayor eficiencia energética. Por esta razón, tiene un reconocimiento internacional. Algunos de los rendimientos que otorga este proceso son:

  • Escenarios con condiciones más favorables para la salud y productividad
  • Disminución de emisiones de gases de efecto invernadero
  • Acceso a incentivos fiscales
  • Reducción en los costos de operación y residuos
  • Aumento del valor de sus activos
  • Ahorro energético y de recursos

Requisitos para obtener la Certificación LEED

Para adquirir la certificación, es necesario que el inmueble cumpla una serie de cláusulas.

  • Sostenibilidad y certificación (SS): el edifico debe prevenir la sedimentación y erosión al exterior, así como reinstaurar el hábitat, tratamiento del agua, entre otras cosas.
  • Ubicación y transporte: promover el uso de transporte alternativo como bicicletas, autos híbridos y transporte público.
  • Eficiencia del agua (WE): esta hace hincapié en el buen uso del agua, es decir, cómo se trata, su aprovechamiento, ahorro y la correcta eliminación, entre otros. Se aplica tanto en el proceso de construcción de la vivienda como cuando la familia le dé uso.
  • Energía y atmósfera (EA): fomentar la correcta utilización de la energía, así como su origen y la manera en la que impacta en el espacio natural. También se aplica desde que se empieza la construcción. Este es el criterio que más puntúa.
  • Materiales y recursos (MR): se relaciona con los bienes y servicios que se emplearán dentro de la edificación y que tienen que ser respetables con el planeta.
  • Calidad del ambiente interno (IEQ): orientada principalmente al bienestar de los inquilinos.
  • Innovación en el diseño (ID): comprometerse a mejorar de forma continuada.
  • Prioridad regional: prevenir que la huella de carbono se intensifique a causa del traslado de materiales que se obtienen de otros lugares, así como la promoción del desarrollo sostenible.

Con el cumplimiento de estos requisitos, los edificios conseguirán una alta eficiencia energética y ambiental, por lo que serán las que disfruten de este certificado. Además, mediante la suma de los puntos obtenidos (sobre 100), en base a que cumplan algunos de los requisitos o no, se alcanzará un nivel de certificación u otro.

Como se ha menciona, la base está en los 100 puntos, de distribuyen de la siguiente manera:

  • Energía y atmósfera: 33 puntos
  • Sitios sostenibles: 24 puntos
  • Calidad del ambiente interno: 19 puntos
  • Materiales y recursos: 13 puntos
  • Eficiencia del agua: 11 puntos

A todo esto, se le pueden sumar puntos extras, en concreto 6, que corresponden con la innovación del diseño y otros 4 con la prioridad regional.

Dependiendo de la calificación obtenida, los edificios pertenecerán a un nivel u otro. Existen 4 posibles:

  • LEED Certificate / básico (40-49 puntos)
  • LEED Silver (50-59 puntos)
  • LEED Gold (60-79 puntos)
  • LEED Platinum (80 o más puntos)
Niveles de la Certificación LEED I Fuente: bioconstruccion.com

Por lo tanto, cualquier edificación que haya llevado a cabo el proceso de requisitos desarrollado anteriormente, será recompensada con uno de los niveles que presenta este certificado.

Pasos que seguir para certificar un proyecto

Como en todo proyecto, hay que tener en cuenta que para conseguir un nivel de certificación es importante seguir unos pasos. Además, hay que aplicarlos desde el principio, ya que pueden pasar hasta 6 años desde que se inicia la construcción del edificio hasta que se obtiene el Certificado LEED.

Según retrata la Spain Green Council, el proceso se compone de 7 pasos:

  1. Elegibilidad: ser conscientes de la utilización que le vas a dar al edificio. Una vez que los tengas claros debes tener en cuenta los cuadros de tanteo de la certificación LEED, para así lograr la mayor puntuación para conseguir un nivel más alto. Comprueba que cumples con todos los prerrequisitos.
  2. Registro: cuando toda la documentación esté completa, se debe registrar el proyecto. Además, se deberá abonar un importe establecido por el Green Business Certification Inc (GBCI). Una vez que registrado, podrás acceder al proyecto a través de LEED Online.
  3.  Preparar la solicitud: reunión entre los asesores y el equipo de construcción para asegurarse de que se cumplen todos los requisitos para obtener la máxima puntuación.
  4. Resolución de créditos.
  5. Presentar la solicitud del proyecto por parte de administrador que lo encabeza.
  6. Revisión de la solicitud por parte del GBCI.
  7. Certificación: se colocará una placa en el edificio si se cumplen todos los pasos anteriores.

Tipos de Certificación LEED

Dependiendo del tipo de proyecto que vayas a llevar a cabo para construir un edifico verde y del uso que le vayas a dar, se han establecido 5 grupos:  

– LEED para nuevas construcciones, el LEED NC. Válido para edificios de nueva construcción que se vayan a dedicar a usos comerciales (oficinas, rascacielos residenciales, edificios del gobierno, institucionales, instalaciones de ocio, etc.)

– LEED para edificios existentes, el LEED EB. Los edificios ya construidos también tienen derecho a solicitar la certificación LEED, siempre y cuando se comprometan a aumentar la eficiencia y minimizar el impacto medioambiental.

– LEED para viviendas, el LEED for homes. Se emplea cuando el edificio susceptible de la certificación tenga la utilización de vivienda. Estas construcciones, denominadas casas verdes, hacen un uso menor de los recursos energéticos, del agua y producen menos residuos, por lo que tienen mejores condiciones de salud y confortabilidad. De esta manera, se reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

– LEED para el desarrollo de barrios, el LEED ND. Apta cuando se diseñan barrios con un crecimiento inteligente y que presentan edificios respetables con el espacio natural.

– LEED para colegios, el LEED SC. Aplica los principios descritos en la construcción de edificios dedicados a la educación.

Beneficios de los edificios con certificación LEED

Como ya se ha señalado con anterioridad, poseer este certificado otorga la calidad de edificio sostenible y responsable con el medio ambiente. No obstante, este no es el único beneficio, sino que entran en juego otros que suponen puntos favorables para los propietarios y constructores del proyecto:

  • Reducción de los gastos de operación (agua y energía).
  • Aumenta el valor del inmueble en el mercado.
  • Reducción de gases de efecto invernadero en la atmósfera.
  • Mejoran las condiciones de salud, tanto para los ocupantes como para los empleados que trabajan en su edificación.
  • Se reducen los residuos vertidos en la naturaleza.
  • Mejora la calidad de promoción en el proceso de marketing.
  • Se opta a las desgravaciones fiscales.
  • Fomenta la concienciación con el medio ambiente.

Hoy día, en España ya existen más de 14.000 edificios verdes, desde viviendas hasta oficinas o supermercados.  Por ello, esto quiere decir que el Certificado LEED es mucho más que un sello o una placa, significa que estás respetando el planeta tal y como se lo merece y que contribuyes al cambio de optar por un futuro más verde y mejor para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *