Tiendas y comercios donde hacer la compra bio, eco, vegana y a granel en Valladolid

Interior de Ecoland, en la calle Recondo, 7 (Valladolid)

Ecoland: nuestra tienda eco de Valladolid favorita. Está en la acera de la estación de autobuses. Es grande y tiene una buena variedad de productos frescos y a granel. Incluye legumbres, pastas, frutos secos… además de la sección de frescos con frutas, verduras y alternativas a la carne para los veganos.

Delicias a granel. Tienda con muchísimas opciones de productos a granel en Valladolid (no venden otra cosa). Está ubicada en Paseo Zorrilla, 82 y tienen otra nueva en la calle Angustias (junto a los Juzgados). Es el paraíso del granel, no tienen frescos, solo seco, mieles y chocolates pero realmente la oferta es increíble por no hablar del precio. Una de las mejores opciones de la ciudad para ahorrar dinero con una compra sostenible.

Herbolario Navarro, ubicado en Paseo de Zorrilla, 26 (Valladolid)

Herbolario Navarro. También en el Paseo Zorrilla, posiblemente sea la tienda eco más grande de la ciudad. Puedes hacer la compra completa en el propio supermercado dado que tiene frescos, pan, productos de higiene, limpieza, a granel, etcétera. Para mi gusto es algo impersonal al ser muy grande y pertenecer a una cadena pero a nivel de oferta y suministro es insuperable.

Raíces: comercio bio y eco ubicado en el barrio de Parquesol. Es una tienda pequeñita pero que tiene productos variados. Sobre todo es envasado y tiene legumbres a granel. Cuenta con pan fresco que les llega los martes.

Vegg’s. En la calle Tahonas, 5, en el barrio de La Rondilla, existe un supermercado ecológico Vegg’s. Personalmente nunca he estado pero aparentemente tiene una gran variedad de productos eco, bio, veganos y frescos. ¿La conocéis?

La colmena dice sí. Esta iniciativa para proporcionar verduras, frutas, carnes, huevos y otros frescos de temporada se reúne periódicamente en ViaLab, el coworking de la estación de trenes de Valladolid. Asimismo, también acerca a los participantes alimentos y elaboraciones de productores locales con certificación ecológica. Hacen envíos a domicilio en Valladolid ciudad y Arroyo de la Encomienda.

Ecogermen. Se trata de una Sociedad Cooperativa de Consumo Ecologismo ubicada en la Plaza Elíptica, 15, de Valladolid.

Come sano, come justo. Sociedad Cooperativa ubicada en la calle Ruiz Hernández (junto a Plaza de la Universidad). Para hacerse socio hay que aportar 120 euros que quedan como adelanto de compras.

¿Qué otros comercios ecológicos, bio y veganos de Valladolid recomendaríais? ¡Se aceptan sugerencias y entre todos podemos completar el listado!

Ideas para crear un huerto urbano en casa desde cero

Vivir en una ciudad es estresante y, con suerte, llegamos a casa y tenemos una pequeña terraza donde disfrutar de las horas de sol descansando. Si eres amante de las plantas, un pequeño balcón es como una bocanada de aire fresco. Un espacio personal donde ver crecer flores y pasar las estaciones. Si eres de los afortunados que cuenta con una terraza de más metros o vives en un ático, puedes dar un paso más y crear un huerto urbano.

Es una idea viable y aquí te mostraremos algunas ideas de cómo hacerlo.

¿Qué es un huerto urbano?

Antes de hablarte de cómo puedes crear un huerto urbano en casa es importante que sepas qué es el mismo. Un huerto comúnmente es un terreno destinado al cultivo de distintos tipos de plantas que son utilizadas para el consumo humano, ya sean estas hortalizas, verduras, frutas, hierbas, entre otras.

A lo largo de los años, se ha visto esta cómo una activada exclusiva para las personas que cuentan con grandes extensiones de terreno o viven en zonas rurales pero, ¿qué pensarías si te digo que dicha característica no es necesaria?

Pues sí, no es necesario tener mucho espacio para lograr contar con un huerto en casa. La cada vez mayor concienciación de las personas por la ecología, el consumo responsable y la importancia de consumir productos locales y de temporada ha llevado a que los huertos urbanos sean tendencia.

¿A quién no le agrada consumir alimentos cuidados por nosotros mismos? Se conocen un sinfín de formas de crear un huerto urbano, pero las más famosas son las que combinan distintas técnicas o ideas de reciclaje.

Ideas para crear un huerto urbano

Para comenzar desde cero con esta tarea es importante ser realista. Si estás comenzando y no tienes nada de experiencia en el tema, deberías comenzar con plantas que no requieran muchos cuidados y sobre todo aptas para el clima donde resides. Una forma de conocer es preguntar directamente en viveros o en comercios especializados en semillas de huerto. Asimismo, es importante respetar los tiempos de germinación y adecuarnos a los meses indicados por cada fabricante.

No te estreses, nadie nace aprendido, todo en su comienzo puede tener un nivel de dificultad, pero poco a poco todos aprendemos y luego podrás presumir tu gran huerto casero.

Dependiendo del espacio con el que cuentes, podrás optar por un huerto horizontal o uno vertical. El segundo es muy vistoso aunque limitará el tipo de plantas que podemos colocar en los tiestos.

Al margen del huerto en casa, muchas ciudades ponen a disposición de sus ciudadanos terrenos de propiedad del Ayuntamiento que ceden durante un tiempo determinado (suele ser 5 años). Es más ambicioso pero nos tendremos que desplazar hasta la zona del huerto y acondicionarlo para su explotación (poner riego, arar, abonar, fertilizar, etcétera). En algunos casos el desplazamiento suele ser largo lo que les convierte de alguna forma en incómodos. Pero no hay recompensa sin esfuerzo…

En Valladolid, por ejemplo, el Ayuntamiento cede los espacios solo durante un año y preferentemente para desempleadosEn Barcelona, por su parte, hay 15 huertos en barrios.

Palets de madera

Son estéticos y ecológicos. Tenemos varias formas de obtener los palés. Bien en tiendas de madera o acudir a alguna empresa de transportes con mucha cantidad de ellos y hacernos con algunos de los que vayan a desechar. Lo puedes pintar o barnizar para darle un aire nuevo. También podemos desarmar el palet por completo y rehacerlo para crear una base de madera y paredes de la altura que consideremos. No olvides forrarlos con alguna tela de jardinería para que no se te salga la tierra continuamente y evitar que el agua pudra la madera muy rápidamente.

Si tienes espacio de sobra, puedes crear varias jardineras con palés, cada una destinada a un cultivo. O separar plantas aromáticas, de verduras y plantas de fruto como los tomates.

Huerto a modo de escalera

 Al hacer un huerto urbano en casa puede ser bastante bonito hacer un huerto escalera. Reutiliza una escalera que ya no uses y dale un aspecto vintage. Decora a la vez que te ayuda a sacar tu lado más eco. Recomendado para pequeñas plantas, como las aromáticas.

Huerto en una zapatero

Esta idea puede ser hasta las más barata, ya que no necesitas nada que no tengas en casa salvo un zapatero vertical, de estas que utilizamos en puertas o closets. Solo queda ubicar las plantas y darles mucho cariño.

No obstante, para que esta idea te dure más de un año y que las plantas no se sequen, te recomendamos utilizar tela de jardinería, así forrar cada uno de los huecos del zapatero vertical y así nos aseguramos de que la tela no absorba todo el agua y se pudra.

Si se te dificulta la adquisición de esta tela, te aconsejamos cambiar el zapatero cada año y poner en la tierra fibra de coco o perlita para ayudar a que la humedad se quede en las plantas y así estas no se sequen y la tela no termine rompiéndose a causa del sol, la tierra y el agua.

Huerto a modo de cuadro

Esta idea es una más estética que funcional, ya que las plantas que puedes utilizar para este huerto son limitadas y normalmente no son para el consumo humano. No obstante, no podemos negar que es una idea muy bonita para darle un ambiente más natural al hogar, siendo esto un gran plus en un sitio extremadamente urbano.

Para esto necesitamos un antiguo marco, crearle un pequeño fondo de tierra y usar plantas como suculentas que no necesitan de mucho agua, ni muchos cuidados. Así tienes un cuadro repleto de plantas que le dan un ambiente verde a tu hogar.

Huerto en canalones

Podemos usar canalones a modo de macetas. Solo necesitas cortarlos del ancho que desees, taparlos por los lados y comprar una cuerda fuerte para colgarlos y que puedan sin problema con el peso que alcanzarán cuando los rellenemos de tierra.  Puedes pintarlos para darles un toque más hogareño.

Huerto en tronco seco

Pocas cosas son más estéticas que pequeñas plantas “brotando” de un tronco seco. Su uso es más decorativo que funcional pero son perfectamente válidos para que sobre ellos plantes ejemplares aromáticos.

Es tan fácil como crear una pequeña abertura, introducir un poco de tierra y ahí posicionar las plantas.

Cestas como jardín vertical

Esta idea estética y la puedes preparar con niños. Así los familiarizas con el medio ambiente y les inculcas el amor por la naturaleza mientras asumen responsabilidades sencillas.

Lo único que vas a necesitar son cestas de mimbre, cuerda fuerte para sostenerlas, tierra y las plantas.

Es importante aprovechar todos los recursos que tenemos a nuestro alcance y usar la creatividad para conseguir nuestros objetivos. Pasa la cuerda por los huecos de las cestas y haz nudos por la base.

Cuélgalas del techo o vigas y deja que las plantas fluyan hacia abajo.

Huerto en neumáticos

Crear tu huerto urbano en neumáticos colgados de las paredes. Previamente píntalos de colores que les den una nueva vida. Rellénalos de tierra y las plantas que desees.

Huerto en botellas de plástico

Si eres de los que das nuevos usos con facilidad a las cosas, esta idea es para ti. Es muy fácil y solo se necesitan botellas de plástico, unas tijeras y algún tipo de cuerda que sirva como soporte.

Es necesario abrir un hueco al lateral de las botellas para introducir la tierra y las plantas. Las puedes poner en posición vertical u horizontal.

Jardineras

Por último, la idea más obvia. Aprovecha el suelo para colocar grandes jardineras que te permitan sembrar plantas de huerto como lechugas o tomates. Si vives en ático, hazte con jardineras de mucha profundidad, incluso un metro de altura, para que las raíces se hagan grandes y los frutos merezcan la pena.

Tips para crear un huerto urbano en casa

  • Posiciona el huerto en un lugar donde haya mucha luz, recuerda que las plantas necesitan de luz para crecer sanas.
  • Hazte con un gran kit jardinero, es decir, cosas como tijeras de cortar plantas, macetas, vitaminas y distintos tipos de soluciones para mantener pestes o bacterias lejos del alcance de tus plantas.
  • Plantéate invertir en riego automático.  Recuerda que aparte de luz, las plantas necesitan agua, así que averigua cada cuánto tienes que regalarlas para instalar un programador.
  • Planta diversidad de plantas, desde frutas, hasta flores, hortalizas, hierbas, entre otros. Esto hará que tu huerto sea útil y sientas que estás usando bien tu espacio.

Ahora, ya cuentas con suficiente información para comenzar a hacer un huerto urbano en casa desde cero, ya no tienes excusa para no empezar, así que es hora de mancharse un poco las manos. ¡Te deseamos mucha suerte!

Alternativas ecológicas a los bastoncillos de plástico para los oídos

El ser humano ha contaminado el agua del océano. Ya no hace falta hablar de futuro es nuestro presente y está en nuestras manos el cambiar el futuro del ecosistema, si de verdad queremos cuidarlo. De acuerdo a información suministrada por la Sociedad Española de Ornitología (SEO Birdlife), el 80% de los residuos que se encuentran en el mar son generados en tierra, poniendo en peligro la biodiversidad de animales y plantas. Es así como Federico García, portavoz de la ONG, ha explicado que una de las principales causas de la mortandad de los mamíferos marinos se debe a la ingesta de plásticos.

Gobiernos e instituciones están haciendo sus primeros movimientos al respecto y a partir de 2021 estará prohibida en Europa la producción y venta de productos de plástico como cubiertos, platos, pajitas, bastoncillos y corcho blando. ¿Podremos de esta manera disminuir las 12 millones de toneladas de plástico que depositamos cada año?

¿Por qué en concreto se han prohibido los bastoncillos con preferencia sobre otros productos plásticos?

Los bastoncillos, que tardan unos 300 años en degradarse, representan uno de los residuos plásticos que más causan contaminación en los mares y es uno de los motivos por los que animales como las tortugas, aves y peces mueren atragantados o asfixiados.

Por suerte, en el mercado encontramos alternativas ecológicas a los bastoncillos para limpiar los oídos. ¿Sabes cuáles son?

Alternativas zero waste a los bastoncillos de plástico

  • Los especialistas en cuidados auditivos no recomiendan el uso de bastoncillos para el aseo de las orejas. Por lo que la primera recomendación y casi mejor alternativa en relación al uso de los bastoncillos de los oídos es simplemente dejar de usarlos. La limpieza del conducto auditivo no es en verdad necesaria, e incluso puede llegar a ser dañina y peligrosa. Por lo tanto, estos son productos de plástico que son perfectamente prescindibles. Para una limpieza adecuada, lava la parte visible de la oreja y detrás de la oreja con jabón, enjuaga y seca con una toalla. No se recomienda tampoco exponer el oído a la ducha para evitar que las bacterias entren en el canal auditivo.
  • Para las personas que requieren de una limpieza más exhaustiva y profundo, se les propone usar bastoncillos ecológicos de bambú. A simple vista son similares a los bastoncillos de plástico solo que están hechos de bambú, lo que los convierte en biodegradables. Con ello conseguimos que los bastoncillos no permanezcan en vertederos o flotando en el agua durante cientos de años. En casa usamos los de bastoncillos de bambú de NaturBrush.
  • Hay muchas marcas en el mercado, por lo que puedes comprar, por ejemplo, aquí, los bastoncillos Pandoo o los de Bambaw (200 unidades por 5,99€).
  • El oriculi es una alternativa reutilizable y residuo cero a los bastoncillos de plástico. Con su extremo en forma de cucharita permite limpiar concienzudamente la entrada del conducto auditivo (siempre se debe limpiar la parte externa del oído). Este aparatito está fabricado en bambú y es lavable así como reutilizable. Este modelo cuesta 10,85 euros y lo puedes comprar en amazon.

Otra opción higiénica y reutilizable es el acero inoxidable. Existen bastoncillos de acero, resistentes y fáciles de desinfectar que incluyen un estuche y hace que sean cómodos de guardar o llevarlos en los viajes.

Si hay un material que cada se vez se usa más en el entorno doméstico, ese es la silicona. Es higiénico y muy duradero, por lo que también podemos enocontrar bastoncillos de silicona. Igual te suenan más porque están más extendidos para su uso como maquilladores. Los cabezales no se pueden repetir, ni se sueltan, ni son intercambiables.

Existen también alternativas de bastoncillos para la limpieza de oídos que sí incluyen cabezales extraíbles. Al final con lo que contamos es con un mango de silicona y cabezales de diferentes tamaños que hace que se adapten a diferentes tamaños de oídos. En este caso, reducimos mucho los residuos que generamos al usar un producto reutilizable pero sí incluye plástico en el estuche o algunos modelos en el propio mango. Merece la pena valorarlos, no obstante.

Green Friday, la alternativa de consumo responsable al Black Friday

El Black Friday se ha convertido en una cita ineludible en el calendario del consumidor. Un día que nació para fomentar las ventas a través de internet con motivo del Día de Acción de Gracias pero que ya se ha extendido al comercio de calle de todos los países del mundo. De ahí que cada mes de noviembre veamos escaparates llenos de carteles de descuentos y ofertas. Por no hablar del humo que echan las bandejas de entrada de nuestros emails.

En España, la agencia El hervidero de ideas ha sido una de las principales impulsoras del movimiento Green Friday

Pero ¿y si nuestra forma de comprar es diametralmente opuesta al consumo impulsivo? Si apuestas por el consumo responsable y unas mejores prácticas que benefician al medio ambiente, has de saber que existe el Green Friday. ¿Has escuchado hablar de este día?
Nace de una campaña ecológica mundial impulsada por representantes de la Comisión Europea y las organizaciones ECODES, WWF y Ecoserveis.

Qué es el Green Friday

El Green Friday es la alternativa a las compras compulsivas del Black Friday. De hecho, se trata de sustituirlo por una forma de comprar más responsable. En este sentido, podemos participar de dos maneras. Bien no comprando nada porque sencillamente no lo necesitamos y, por tanto, no tenemos que forzar un acto de consumo innecesario. Por otra parte, en el caso de que necesitemos alguna cosa o queramos adelantarnos a algún regalo navideño, podemos comprar productos de marcas que fomenten el consumo responsable, un crecimiento sostenible, el respeto al medioambiente o que pongan en práctica mecanismos para el bienestar de sus empleados.

El mercado está lleno de alternativas, muy apetecibles: desde cosmética natural, jabones hechos a mano, ropa a base de materia prima natural, alimentos veganos, productos que respetan en su producción el respeto a los animales y al entorno, etcétera.

Jabón Heidi de The Singular Olivia. Su precio es de 8,50€

Según datos publicados por El hervidero de ideas:

  • El 62% de las marcas participantes reconocen que les parece útil participar en Greenfriday.
  • El 95% de los consumidores declaró que Greenfriday les ayudó a reflexionar sobre el consumo responsable, sobre hacia donde querían que fuera su dinero y les ayudó a descubrir nuevas marcas y proyectos sostenibles acordes a sus valores.
  • El 98% de las marcas participantes (400 marcas) declaró que se cumplió el objetivo de dar visibilidad a las iniciativas que promueven el consumo responsable.

Como consumidores, cada uno de nosotros de forma individual tenemos la responsabilidad de comprar de forma sostenible, con respeto y pensando en el futuro mundo que dejamos a nuestros hijos. Si te estás iniciando en las compras sostenibles, sigue estas sencillas pautas:

  • Elige siempre que puedas el comercio local frente a los grandes supermercados. Así conocerás la procedencia de todo lo que comes y favoreces la economía de tu entorno.
  • Evita los productos que contentan envases de plástico que no les aporte ningún beneficio. Piensa en la fruta o verdura que viene envuelta en plástico sin ningún sentido.
  • Sigue la regla de las 4 R: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar. Cada gesto que realices a favor de estas cuatro prácticas ayuda a contaminar menos y no malgastar recursos.