La contaminación en tiempos de cuarentena y consejos para seguir siendo zero waste

consejos zero waste cuarentena

Las imágenes de los canales de Venecia con agua cristalina y peces recorrieron el mundo a la misma velocidad que las propias noticias sobre el avance del coronavirus. Tampoco podemos obviar las imágenes que indican que la contaminación en los países más afectados y que llevan en cuarentena unas semanas ha caído drásticamente, por primera vez y de manera generalizada la calidad del aire en Madrid es buena. El confinamiento ha vaciado las calles y nos ha demostrado claramente el daño que hacemos al planeta.

No todo es tan positivo porque en países donde el confinamiento no es completo ni obligatorio, las empresas como Starbucks han decidido volver a servir sus productos en vasos, en platos y con cubiertos de un solo uso.

A esto hay que sumarle la imposibilidad de reciclar las mascarillas, guantes y equipos de protección individual y la necesidad de su destrucción para frenar la propagación del virus. En España todo lo mencionado, además de la basura generada por personas infectadas se quema.

¿Es el fin del zero waste?

La respuesta es clara y contundente: ¡NO! El zero waste es un estilo de vida y la situación difícil que se vive a nivel mundial no cambia los hábitos de quienes ya los tenían.

El que ahora no puedas ir asiduamente a tiendas no implica que no vayas a seguir utilizando objetos como jabones sólidos, compresas reutilizables, bolsas de tela o tarros para almacenar la comida a granel. Además, el reciclaje en casas donde no hay personas infectadas se debe llevar con normalidad. 

La conciencia ecológica no se pierde en situaciones excepcionales.

Consejos zero waste que podemos aplicar durante la cuarentena

  • Evita desperdiciar comida

Cuando se anunció la cuarentena, montones de personas arrasaron con los supermercados. Las estanterías estaban vacías tanto en secciones de productos envasados como los productos frescos. Estos segundos pueden causar quebraderos de cabeza si se han adquirido en exceso.

En la cuarentena practica también el consumo responsable. Compra lo que necesites y trata de gastar toda la fruta y verdura para que no se eche a perder. Incluso opta por cocinar durante un día entero y luego congélalo para asegurarte que nada se estropea.

Plantéate qué puedes hacer para reducir residuos desde casa

Eso sí, no se puede obviar que quizá el adquirir los productos a los que de normal tenías acceso se te complique un poco. No todos tienen tiendas a granel a su alrededor y más si se trata de los pueblos.

En este caso, la mejor solución es el comercio de proximidad: pescaderías, carnicerías, fruterías y panaderías que sigan abiertas. La imposibilidad de desplazarse a grandes distancias incentiva a ello.

Igual no tienes más remedio que comprar en supermercados. Aun así, allí puedes elegir tu comida y la forma en la que viene envasada. Si tienen sección de panadería quizá es mejor que compres el desayuno allí antes que la bollería que normalmente además del paquete grande traiga cada unidad en un envoltorio individual.

Si tienes plantas o eres de los afortunados que tienen un pequeño jardín, usa los restos de comida para hacer compost.

  • Revisa tu armario

Si eres de los que acumula ropa que con los años acaba en los rincones más recónditos del armario, es el tiempo perfecto para comprobar qué hay allí y a lo que quizá puedas dar un nuevo uso. Digamos que encuentras un chándal que ya está desteñido o tiene pelotillas, ¿qué te impide usarlo de pijama?

Si encuentras prendas con agujeros las puedes convertir en trapos y así te ahorras comprar paños y papel de cocina. Si por el contrario encuentras ropa en buen estado y que sabes que no vas a utilizar, déjala aparte y dónala en cuanto puedas salir de casa.

  • No compres cosas prescindibles por internet

Es tentador conseguir con un solo click cualquier cosa de la que te encapriches, pero parte del zero waste es aprender a decir que “no”. Si no es urgente el producto que tienes en mente no lo pidas, los repartidores te lo agradecerán. Con esto también evitarás recibir todas las cajas o envoltorios en los que vendría el producto.

  • Busca soluciones creativas para aprovechar los desperdicios

Ahora que probablemente tengas más horas muertas, haz manualidades para decorar tu casa o incluso hacer útiles.

Gatos y filosofía zero waste: 100% compatibles

cuidar gato sin generar residuos

Cuando se comienza la andadura en el estilo de vida zero waste hay que pensar en todos los aspectos de la vida y en los residuos que producen todos los habitantes de la casa, incluso si tienen bigotes, uñas afiladas y un lomo peludo. No obstante, no se puede negar a un gato su dosis diaria de juego, un arenero limpio y su ración de algo rico.

Lo que ya tienes, no lo sustituyas, pero si piensas en adquirir cosas nuevas para tu gato piensa en las repercusiones medioambientales. Con elecciones tan sencillas como boles de metal, antes que de plástico ya haces algo, sobre todo porque los primeros son más duraderos. Luego tienes que pensar con qué llenarlos puesto que la mayoría de la comida preparada para las mascotas viene en bolsas o en latas.

Hay tiendas especializadas en animales en las que puedes comprar comida a granel, pero al igual que en el caso de la comida de perros, tienes que asegurarte de que es de calidad y no le va a generar ningún perjuicio a tu animal. Y si te decides por comprar comida envasada, en el caso de la seca, fíjate en los materiales de los que está hecha y si no es 100% compostable, separa sus componentes en la medida de lo posible y recíclalos.


Puedes apostar por cocinar para tu gato, pero en este caso tienes que contactar con un veterinario que asesore en cómo hacerlo porque la carne de ave, por ejemplo, de por sí sola no aporta todos los nutrientes necesarios.

Para que el minino pueda llevar una dieta equilibrada es necesario mezclar la carne con los suplementos que aconseje el veterinario. Esto, hasta cierto punto permite reducir los envases además de ser más económico, puesto que la comida enlatada o en bolsitas no es tan barata.

La arenilla puede ser un tema peliagudo

Cuando vivimos en espacios pequeños se nos recomienda sobre todo rellenos para la cubeta de sílice por su duración y por su capacidad de absorber olores, pero no es la opción más beneficiosa para el medio ambiente. Es artificial y no todos los gatos lo toleran.

Areneros para gatos respetuosos con el medioambiente

  • Lechos vegetales elaborados de papel reciclado. Estos son aptos también para otro tipo de animales como los roedores o reptiles.
  • Serrín natural con bicarbonato para eliminar los olores. Además de ser natural, esta opción permite librarse de los envases en los que suele venir la arenilla.

Piensa también dónde vas a echar la arena, si te niegas rotundamente a emplear areneros de plástico puedes echar un ojo a los que son de acero inoxidable y lo mismo se aplica a las palas para retirar la arena. Hay quienes practican técnicas para enseñar a los gatos a defecar fuera de casa o en el váter, puedes intentarlo, aunque no funciona con todos.

Si tienes la posibilidad composta el contenido del arenero, es natural y de este modo se reutiliza.

Y para que no se aburra…

¡Adopta otro gato!

Y ahora en serio, cuando tu gato no tiene compañía, ya sea tuya o de otro felino se aburre. Busca juguetes que le entretengan y le gusten porque opciones no faltan. Desde pequeños juguetitos hechos de ganchillo, que incluso puedes aprender a hacer tú solo, hasta rascadores hechos con materiales naturales como la madera.

Mascotas: alimenta, pasea y cuídalas siguiendo un estilo de vida zero waste

mascotas zero waste

Nadie se salva de producir desperdicios y de contaminar y cuando de mascotas se trata el tema se pone peliagudo, pues no se puede prescindir de ciertos accesorios u objetos que necesitan. Por ese motivo la búsqueda de alternativas es imprescindible. Si tú ya sigues un estilo de vida zero waste y quieres que tu mascota siga tus pasos, sigue estos consejos.

En el caso de los perros probablemente lo primero que se venga a la cabeza son las bolsas para recoger los regalitos que el animal deja durante los paseos en la acera. Quizá sea un poco complicado imaginarse recoger las cacas sin algo que aísle bien la mano, pero existen soluciones:

  • Bolsas compostables hechas a base de almidón u otros materiales biodegradables. Reportan los beneficios aislantes del plástico y son menos perjudiciales para el medio ambiente.
  • Bolsas de papel con asas con un diseño pensado para no tocar la caca.

Aunque en el vídeo aparezca el producto de una empresa que comercializa en Estados Unidos, en Europa tenemos la marca Trixie.

  • Pala y escobilla de madera. Quizá no sean la mejor opción para sacarlo de paseo, pero sí si tienes un jardín en el que el perro puede defecar con tranquilidad.
  • Si en tu casa se compra periódico, puedes aprovechar las hojas para hacer bolsas para cacas tú mismo. ¡Es muy sencillo! Puedes usar también toda la publicidad de papel que dejan en los buzones de los pisos y que terminan en el contenedor de papel. Todo lo que ayude a la economía circular, es bienvenido.

A su vez al sacar al animal de paseo también hace falta una correa y estas para ser más resistentes suelen estar hechas de materiales sintéticos que al ser desechados no se descomponen. Lo mismo se aplica a los collares, aunque quizá estos no supongan tanto problema si se compran de cuero natural, pero esto puede suponer un problema para mucha gente que no lo considera ético.

Las marcas como la australiana Henley and Co producen collares y correas de materiales resistentes y biodegradables para los perros.

Cómida sin plástico y zero waste para mascotas

Si para tí mismo has apostado por una comida adquirida en comercio de proximidad y a granel, ¿por qué no apostar por cocinar para tu perro? Obviamente siempre siguiendo las recomendaciones de un veterinario. Y es que los perros pueden comer gran parte de los alimentos aptos para humanos.

Sin embargo no debes olvidar que el pienso seco elaborado especialmente para ellos les ayuda a limpiar los dientes, así que puedes mezclar para reducir. Además, a la hora de tirar la bolsa, separa en la medida de lo posible los materiales de los que está hecha. Aunque existan lugares donde este tipo de pienso se encuentre a granel hay quienes lo desaconsejan por su escasa fiabilidad.

Juguetes sin residuos para animales

Gran parte de los juguetes para los animales están hechos de plástico, incluso los de cuerdas están hechas de tejidos sintéticos. Si compras juguetes de cuerdas procura fijarte de qué están hechas las fibras y si son reciclables. También puedes apostar por huesos naturales para que los mordisqueen.

Madera y metal

Tanto si te interesa comprar una caseta como cuencos, antes que irte directamente a por aquellos hechos de plástico piensa si no puedes obtener exactamente lo mismo con materiales más naturales.

Diversión sin desperdicios: ideas para cumpleaños zero waste

cumpleaños zero waste

Aunque los cumpleaños se celebren una vez al año no se debe hacer excepciones a la hora de reducir la cantidad de basura que producimos. Cuando se trata de una fiesta infantil los plásticos de un solo uso aumentan, porque entre los globos, platos y cubiertos de plástico y pizzas de supermercado se puede llenar bolsas y bolsas de basura.

Intentar no generar desperdicios es una buena excusa para ponerse creativos puesto que todo lo que se te ocurra puede ser sustituido, pero empecemos por el principio:

  • Las invitaciones

Es evidente que no hay fiesta sin invitados, ¿pero es necesario dar una tarjeta en mano a cada uno de ellos? Quizá sea mejor sacar partido a que vivimos en la era digital y podemos trastear un poco con las redes sociales y Photoshop o Canva. ¡Incluso puede ser un vídeo!

  • Comida

En las fiestas infantiles las pizzas de supermercado, los sándwiches de crema de cacao y los refrescos son un clásico. Todos estos alimentos tienen en común algo más que sus altos contenidos de grasa y azúcar, y es que vienen envasados en plástico. ¿Y dónde acaban esos plásticos? Flotando en el océando.

En lugar de toda esa comida procesada puedes servir a los niños zumos naturales, sándwiches de pan natural con hummus y guacamole.  Además, recuerda al hacer la compra que es mejor recurrir a tiendas a granel y pequeños comercios de barrio.

Las fiestas infantiles zero waste pueden ser únicos por la cantidad de ideas novedosas y distintas que puedes aplicar

Mira qué recetas encuentras en internet. Tampoco hace falta que restrinjas al 100% el azúcar. De hecho hay dulces sencillos de hacer en casa. Puedes derretir chocolate y machacar frutos secos y juntarlo. Luego, haces pequeñas bolitas y tienes una especie de bombones.

¡No olvides la tarta!

  • Platos, vasos, cubiertos… sin plástico, por favor

Hay una regla no escrita en los cumpleaños infantiles sobre no poner vajilla que se pueda romper. Esto se traduce en montones de platos y vasos de plástico que después de una tarde acaban en la basura. Puedes solucionarlo delimitando claramente el área de la comida y el área del juego en el que organizar juegos y actividades de todo tipo.

También puedes sustituir el plástico por platos de bambú u otra fibra biodegradable. Esto mismo atañe a los cubiertos que en lugar de plástico pueden ser los clásicos de metal o pueden ser de madera.

  • Pajitas de bambú, metal o papel

A los niños les encantan las pajitas pero a los amantes del zero waste no. La mejor recomendación es que no pongas ninguna, que beban del vaso pero si tanto, tanto te apetecen, adquiere alternativas como las pajitas biodegradables. En Naturlii las que más nos gustan son estas pajitas hechas a base de aguacate.

  • Regalos

Probablemente sea la parte que más emociona al niño de sus cumpleaños y no puedes tener bajo control qué traerá cada invitado y como envolverá los regalos. Puedes hablar con el resto de los padres y compartir tus ideas de regalos zero waste.

Y si eres tú quien no sabe muy bien que comprar sopesa regalar experiencias en lugar de algo físico. Si apuestas por lo segundo piensa de qué está hecho y cómo está envasado.

Una vez elegido, ponlo en una bolsa tote en lugar de envolverlo, cada vez hay más en el mercado y con diseños más bonitos. Si no cabe en una piensa en poner un lazo de algún tejido natural como el lino.

¿Es necesario gastar cuatro discos de algodón cada vez que te desmaquillas?

La filosofía del zero waste cada vez se practica más en el mundo del maquillaje y afecta a todos sus ámbitos, incluso a los desmaquillantes. Quizá sea uno de los productos que más merece la pena sustituir por la cantidad de residuos que genera y tampoco supone tanto esfuerzo. Cada vez que alguien se desmaquilla utiliza cuatro o cinco discos de algodón, dos bastoncillos y el desmaquillante aceitoso que sea capaz de arrastrar los productos resistentes al agua.

Las alternativas son variadas y hay algunas que ni siquiera requieren agua micelar

Cabe mencionar que en los últimos años han aparecido muchos productos que sustituyen a toda esta serie de desechables. La mayoría de ellos basan su tecnología en fibras minúsculas que retiran con facilidad los productos.

¿Qué opciones tengo para desmaquillarme de forma sostenible?

Probablemente sea la opción para desmaquillarse más popular y hace varios años que se habla de ella en Youtube. Para quienes no sepan de qué se trata, es una toalla de pelos minúsculos que retira los cosméticos de la cara. Tiene dos caras: la de pelo corto para desmaquillar y la de pelo largo para exfoliar.

También se puede utilizar para limpiar brochas.

Cabe mencionar que W7 y Better hicieron su versión de este producto y han sido bastante comparadas por dar resultados similares. No se puede omitir el hecho de que todas vienen envasadas en cajas de plástico.

Funciona igual que el Makeup Eraser pero tiene un formato redondo e incluye varios en cada paquete. Existen imitaciones que más baratas y en este caso W7 también tiene una versión propia del producto.

Opciones más sostenibles para las que sí necesitas desmaquillante

Aparte de estas alternativas que no necesitan ningún producto, más allá del agua con el que se las humedece, existen otras que sí requieren un desmaquillante, pero que siguen siendo una opción mejor que sus versiones desechables.


Los discos desmaquillantes de tela y los bastoncillos de bambú totalmente biodegradables ofrecen claras ventajas sobre aquellos que se tiran después de un uso. Los discos vienen en una bolsita de tela y cuando se ensucian se echan a la lavadora con la ropa de forma que no requieren un gasto de agua extra para su limpieza.

¿Esos productos desmaquillan bien?

Desmaquillan de la misma forma que sus versiones desechables y los desmaquillantes líquidos. Se puede comprobar empleando un producto de los recomendados en una mitad de la cara y en la otra con el método habitual y luego pasando un algodón con tónico para ver los residuos que quedan en el rostro.

Es necesario completar la rutina

Aunque parezca que la cara queda limpia tras desmaquillarla no necesariamente es así. Emplea una esponja o un cepillo con jabón para eliminar los restos y que la piel descanse de verdad. Para esto también se puede optar por productos respetuosos con el medioambiente:

¿El maquillaje es sostenible?

Si tu objetivo es alcanzar un modelo de vida zero waste, igual has llegado al momento de qué hacer con tu maquillaje. ¿Se te ha acabado una base, labial o sombra y te gustaría conocer marcas respetuosas con el medioambiente? No va a ser tarea sencilla, seguramente tampoco imposible pero es complejo maquillarse y ser 100% ecológico. Sin embargo, existen formas de reducir el impacto sobre el medioambiente empleando ciertas soluciones, comprando a determinadas marcas, revisando el contenido de los productos y siendo consciente de cómo se reciclan los envases.

Vegano no significa sostenible

En estos últimos años la industria de la cosmética ha apostado fuerte por los productos veganos y libres de crueldad animal. Los envases con los conejitos son cada vez más comunes en las estanterías de las droguerías.

Sin embargo, salvar conejos blancos y no machacar bichos para obtener pigmentos no equivale a ser sostenible. La mayoría de los envases siguen siendo contaminantes, sobre todo porque la mayoría de ellos son de plástico.

¿Por dónde empezar?

  • Busca marcas y productos que no usen plástico de un solo uso

A lo mejor no puedes conseguir que todo tu maquillaje nuevo no tenga plástico, sobre todo si buscas cosas muy concretas. Pero hay elementos que ya son fáciles de encontrar sin plástico, como:

  • Jabones: usa jabones naturales con esencias naturales. Evitarás maltratar tu piel con alcoholes, parabenos y otros químicos.
  • Limpiadores fáciles: evita los envasados en plástico y busca alternativas en vidrio. La marca Matarrania ofrece todo tipo de cosméticos en envase de vidrio y tapa en acero inoxidable que te ayudarán a eliminar el plástico de un solo uso en el baño.
  • Toallitas desmaquillantes: en el mercado podemos encontrar muchos fabricantes y artesanos que ofrecen toallitas de algodón que podemos lavar y usar una y otra vez.
  • Muselinas: para retirarte el maquillaje y limpiarte, evita las toallitas desechables por tejidos naturales.
  • Maquillaje en vidrio y tapa de bambú o metal. La propuesta de Zao Makeup incluye pintauñas en este formato.
  • Fabrica tus propios cosméticos.

Familiarízate con marcas cosméticas que no usen plásticos:

  • Zao Makeup
  • Matarrania
  • Made in Tribe
  • Lush
  • Bésame Cosmetics
  • Benecos
  • PuroBio Cosmetics

Hay ciertas pautas por las que guiarse a la hora de comprar productos de maquillaje y que estos sean más sencillos para reciclar:

  • Evitar los plásticos negros

Los clásicos labiales de MAC, las polveras de Chanel y un largo etcétera de marcas que emplean plásticos negros para producir sus envases. Estos son más nocivos para el medioambiente que los plásticos blancos o de colores porque en las plantas de reciclaje no se dispone de una tecnología que reconozca este tipo de envases.

Mientras que los envases de otros colores no generan problemas a los sistemas de clasificación óptica y son separados del resto de residuos, los plásticos negros pasan desapercibidos y suelen acabar en los vertederos con materiales orgánicos.

  • Bases de maquillaje en envases de vidrio

El vidrio es reciclable y es una mejor alternativa que comprar bases envasadas en plástico. En el mercado hay muchas opciones tanto de alta como de baja gama, por eso no hay excusa que valga.

Una opción válida es buscar soluciones como las de LUSH, cuya base de maquillaje en stick viene envasada en una caja de cartón. Sin embargo, no es apta para todos porque está hecha a base de coco y las pieles grasas deberían evitarla.

  • Paletas de sombras y rostro magnéticas

Se compra las sombras, los coloretes, los bronceadores e iluminadores individuales normalmente envasados en pequeños círculos o cuadrados de metal que se colocan dentro de la paleta. Este tipo de paletas tienen tres ventajas fundamentales:

  • Cuando se acaba un color antes que el resto se puede cambiar solo ese.
  • Es una buena forma de tener la configuración de todos que se necesita (cosa que no pasa con las paletas normales).
  • Se generan menos desechos.

Cabe mencionar que las paletas magnéticas son mejores que las paletas vacías de marcas concretas porque permiten encajar productos de diversas marcas independientemente de su tamaño.

De siempre han sido más populares en el mundo del maquillaje profesional porque admiten elegir los tonos en función de las necesidades, pero es cierto que desde hace unos años su uso se ha generalizado entre personas aficionadas.

Anastasia Beverly Hills y Tarte son algunas de las marcas que comercializan este tipo de paletas.

  • Marcas indies con soluciones novedosas

Cuando se rebusca internet y las redes sociales se puede encontrar verdaderas joyas. Este es el caso de Bésame Cosmetics que se especializa en productos vintage. Estos no solo son bonitos sino que ofrecen soluciones menos nocivas para el medioambiente que los productos de las droguerías.

Uno de estos productos es la Cake Mascara, es decir, una máscara de pestañas que consiste en una pastilla de producto en una lata de metal para la que se puede comprar recambios.

Cabe mencionar que en sus envases emplean materiales como el cartón, latas y plástico de colores claros. Así que ofrecen ventajas a nivel de baja generación de residuos pero siguen usando plástico.

  • Brochas de bambú

La marca Ecotools ofrece brochas hechas de bambú y veganas que son sencillas de encontrar en cualquier droguería. Emplean plástico y aluminio reciclados y para el cartón de los envases no cortan árboles, los hacen de algodón y fibras de bambú.

Y si no te convence lo anterior…

Apuesta por el comercio de proximidad. Aquí no hay consejos ni marcas recomendadas. Haz una búsqueda exhaustiva de qué pueden ofrecerte empresas que tienen la producción en tu país o incluso ciudad. Podrás adquirir productos sin recurrir a internet y no generar más huella de carbono. ¡Seguro que encuentras algo!

¿Cómo ser un turista responsable y sostenible?

El turismo es un sector que genera tanto impacto medioambiental que en COP25 no se pudo evitar hablar de ello. La Organización Mundial del Turismo aportó datos tan abrumadores como que la actividad turística genera el 8% de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero. Y esto sin tener en cuenta los residuos e impacto negativo sobre las comunidades locales que se genera al viajar.

Para reducir la huella medioambiental que se deja durante las vacaciones se puede hacer múltiples cosas, aunque es evidente que esta no va a desaparecer del todo.

6 consejos para practicar un turismo sostenible

  • Destinos respetuosos con el entorno

Lo primero a la hora de viajar es decidir dónde vamos a pasar las vacaciones. Aunque un paseo por Roma en Vespa o un picnic bajo la Torre Eiffel suenan siempre atractivos, el evitar destinos masificados ayudará a reducir el impacto sobre el medioambiente y los habitantes de los lugares.

Se puede apostar por un turismo de proximidad, a pocos cientos de kilómetros de casa donde podamos ir incluso en transporte público. Gracias a ello se evitará la huella que genera un desplazamiento largo.

  • Llegar allí…

No es ningún secreto que los desplazamientos en avión tienen un impacto medioambiental mayor que aquellos hechos por tierra. Si se puede llegar al destino elegido por tierra es preferible aunque haya que invertirle unas horas más. También es mejor escoger medios de transporte como autobuses o trenes antes que coches particulares.

Una buena opción para ver Europa es un Interrail.

  • Alojamiento

Aunque no salga tan barato como otras opciones, busca hoteles que hayan implementado medidas para reducir el impacto medioambiental.

Suena tentador pagar la mitad en un Airbnb, pero se perjudica a la población local del lugar visitado utilizándolo y más si es una ciudad grande. Recientemente El País ha reportado que la actividad de esta empresa ha encarecido un 14% la vivienda de alquiler en la costa de Andalucía. No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Como alternativa tienes Fairbnb, el Airbnb respetuoso con el medioambiente.

  • Planifica MUCHO

Es especialmente útil a la hora de realizar y reservar visitas. De este modo se sabrá con exactitud de qué medios de transporte públicos se dispone además de evitar los gastos de alquiler de un vehículo particular.

Merece la pena echar un ojo al artículo de National Geographic sobre las aplicaciones móviles que te permitan viajar de manera sostenible que señalan puntos de recarga de agua potable o puntos de alquiler de bicis y motos.

  • Basura y recursos

Aunque decidas irte de vacaciones para descansar del trabajo, esto no significa que debas dejar de reciclar. Así pues, si generas residuos infórmate sobre el sistema de reciclaje del lugar al que vas y contribuye a mantenerlo limpio. El estilo de vida zero waste debe acompañarnos en todas nuestras rutinas. Lleva tu cepillo de dientes de bambú, bolsas para hacer la compra e incluso tarros de comida para evitar el despilfarro y exceso de productos envasados en plástico en destino.

Evita comprar botellas de agua de plástico. Mejor lleva una botella o cantimplora que puedas rellenar en lugares con agua potable. Además, si tu destino es un lugar con sequía, aprovecha para quitarte del hábito de malgastar agua. La población local probablemente la necesite más que tú cuando se te pase por la cabeza “un baño relajante”.

  • Consumo y regalos

Lo mejor que puedes hacer es evitar los supermercados y las franquicias. Esto te reportará dos ventajas: apoyarás los pequeños comercios locales y probablemente experimentarás nuevos sabores propios del lugar que visitas.

Los souvenirs hechos de animales no necesariamente son la mejor idea porque promueven la caza furtiva. Tampoco es necesario cargar las maletas de conchas, piedras o plumas. Disfruta de la observación y practica tus habilidades de fotógrafo.

Aparte de los consejos anteriores, ten en cuenta que por norma general lo barato sale caro cuando se trata del impacto en el medioambiente y la población de un lugar concreto.

El hecho de que ciertos lugares se saturen de turistas durante ciertas épocas del año genera empleos temporales y precarios, agotamiento de recursos naturales, obstrucción de servicios públicos, destrucción de pequeñas empresas en pro de grandes cadenas que ofrecen opciones de alimentación conocidas, etc.

¿Qué plan tienes para tu próxima escapada?

Opciones zero waste para el cuidado del bebé. Una crianza sin plástico es posible

¿Se puede tener hijos y ser respetuoso con el medioambiente?La respuesta es sí. Y más ahora que el mercado ofrece opciones variadas de productos para niños que no implican plásticos de un solo uso. Hay productos para todas las edades, desde recién nacidos hasta preescolares. Además, su uso incentiva desde bien pequeños a los niños no generar residuos innecesarios.

Opciones zero waste para la crianza de los bebés

  • Lo primero que se viene a la cabeza cuando se habla de bebés son los pañales, montones de pañales que se gastan cada mes, durante al menos dos años. Calcula que con un uso de 4 pañales al día por 2 años, desechamos 2920 pañales . Existen alternativas para evitar el plástico y estos son los pañales de tela. Son una versión desarrollada de aquellos que se utilizaban antaño. Además de ser muy bonitos y estéticos, los podemos lavar en la lavadora y dejar sacar al aire, usándolos de forma casi infinita.

Los comercializan diversas marcas como Milovia, Ecopipo o Tots Bots.

  • Otro de los grandes consumos son los biberones y sus tetillas. Hay una forma de evitar los biberones de plástico es una vuelta a algo más “clásico” pero en una edición moderna y son las botellas de vidrio. Además, gracias al material del que están hechos no hay que preocuparse por los BPA.
  • Los chupetes de caucho que son duraderos y cada vez se asemejan más al pecho de la madre.
  • Sustituye los champús, cremas y cosméticos que vienen en envases de plástico por champús y jabones en pastilla y cremas. Todo hecho con ingredientes naturales que cubren las necesidades que un niño pueda tener.

¿Y cuando se pasa la lactancia?

  • Los sets de cubiertos de bambú o de fibra de arroz son una buena alternativa ecológica a los que cubiertos de plástico de un solo uso. Se pueden lavar tanto a mano como en el lavavajillas.
  • Y siguiendo con el tema del bambú, también se pueden encontrar cepillos de dientes hechos de este material. Son biodegradables y veganos, con la ventaja de que cuando se estropean los podemos tirar a la compostera o ponerlos incluso en cualquier tiesto porque se degradan. De esta manera, evitamos el uso de cepillos de plástico que duran varios centenares de años en el medioambiente.

Y en la etapa escolar…

Se puede invertir en productos que respetan la naturaleza. Existen cuadernos de papel de piedra, cuadernos ecológicos y mochilas de fibras naturales. Planeta Huerto tiene una amplia gama de productos que cumplen con las exigencias de los padres más ecologistas.

En nuestro caso, uno de los aciertos ha sido el portabocadillos reutilizable. Hay varias opciones con motivos muy divertidos y diversos cierres. En Naturlii usamos este de Roll’n’eat.

Por otra parte, cuando los niños crecen podemos educarlos en el consumo responsable con el fin de que compren realmente solo lo que necesiten. Recuerda que mejor que reciclar, está la opción de no comprar cosas innecesarias, evitando así la creación de residuos y CO2 en todo el proceso, desde la fabricación, hasta la distribución hasta finalmente su desaparición tras el uso.

Mentruación zero waste: opciones eco y sin plástico para los días de regla

compresas sin plastico nu shu

Compresas normales, compresas de noche y tampones con aplicador. Una compra que se repite cada mes y que no solo obliga a gastar una cantidad considerable de dinero, sino que también es poco amiga del medioambiente. Hasta 65 kilos de basura al año se puede generar con la menstruación. Sin embargo, es algo que no se elige.

Y todo esto sin tener en cuenta los inconvenientes que pueden ocasionar a la salud los tampones. Del primer inconveniente de su uso se habla en los propios prospectos: el Síndrome del Shock Tóxico. Además, el algodón tratado con cloro se queda dentro del organismo y su acumulación puede provocar infertilidad.

Todo esto se puede prevenir con “métodos alternativos”, todos ellos ecofriendly.  Aquí os hablamos de algunos.

Opciones zero waste para la menstruación

  • La copa menstrual

Cada vez su uso está más generalizado porque reporta numerosos beneficios sobre los tampones y compresas. Está hecha de silicona medicinal que se esteriliza en agua hirviendo, es reutilizable, dura hasta doce horas puesta, no genera el olor que se produce cuando los químicos con los que tratan a los tapones entran en contacto con el flujo menstrual y no deja residuos en el organismo. También es necesario mencionar que bien cuidada puede llegar a durar años.

Las copas menstruales están en boca de todos pero hay más métodos que respetan el medioambiente

Aunque sea ahora cuando la vemos en todos lados, es cierto que ya existía a finales del siglo XIX y principios del veinte. Durante décadas hubo intentos de llevarla al mercado pero hasta hace relativamente poco no se contemplaba opciones que no fueran la compresa o el tampón.

  • La compresa, pero de tela

Hechas de materiales naturales como el algodón son transpirables y reutilizables. Las compresas y salva slips reutilizables requieren una inversión inicial considerable puesto que se necesitan varias para una menstruación, pero con el tiempo su uso compensa porque no resulta necesario comprar compresas normales durante cada menstruación.

Este producto se vende en diversas formas y tamaños y es adaptable a cada persona. Entre las capas de algodón incluyen un material que las hacen impermeables pero transpirables, por lo que no tengas miedo a macharte porque no ocurre. Además, al usarlas te darás cuenta que la regla huele menos al no acumularse junto a plásticos no transpirables.

  • Bragas menstruales

El nombre lo dice todo. Son unas bragas que recogen la menstruación y que se lavan de la misma forma que las compresas de tela. Las más famosas son las de Cocoro. Las tienen en varios diseños, también en tanga y sirven para pequeñas incontinencias urinarias. Las bragas absorben la regla sin hincharse, no tienen nada que ver con un pañal si habías pensado en ello. Posiblemente una de las alternativas más revolucionarias y cómodas del mercado.

  • Esponjas marinas

Es un método “de toda la vida”. Antes de ser usadas deben ser mojadas con agua, son biodegradables e hipoalergénicas.

También existen esponjas sintéticas, pero estas, obviamente, no tienen los beneficios ecológicos de las naturales. Además estas segundas pueden adquirirse blanqueadas o sin blanquear. Las blanqueadas no son recomendables porque pueden afectar el Ph vaginal.

Lo último que hay que tener en cuenta con este método es la porosidad. Es mejor que la esponja sea poco porosa porque es más complicado que se desprendan fragmentos de ellas.

Ideas para una oficina zero waste

El Zero Waste es una filosofía de vida que tiene como máxima la reducción de la basura que generamos para la conservación del planeta y un entorno más sostenible.

Pero, ¿se puede seguir también fuera de casa? ¿cómo generar menos residuos en nuestro puesto de trabajo? Aquí te dejamos una serie de tips para que sepas cómo hacerlo.

Utilizad material de oficina ecológico

¿Se puede utilizar material de oficina realmente ecológico? Pues sí. Te vamos a proponer algunos productos.

En la era digital, debería ser un must la eliminación del uso de papel salvo que esto sea totalmente imprescindible. En generaciones jóvenes igual es más fácil de entender pero los trabajadores de mayor edad aún se resisten a la lectura en pantalla.

Si en vuestro caso usáis aún una gran cantidad de papel a lo largo del día, te recomendamos que te pases a los folios y cuadernos de papel reutilizado. Así, no solo estás dando una segunda vida al papel, sino que lo haces de una manera totalmente sostenible.

Como ejemplo, te recomendamos estas libretas, que puedes encontrar en la Ecopapelería Milhojas, o estos folios de la misma tienda.

Pero para utilizar ese papel, también necesitamos algo con lo que escribir sobre ellos. Que sepas que marcas como Bic o Stabilo tienen sus propias gamas de bolígrafos ecológicos, fabricados con materiales ecológicos y recargables.

¿Comes habitualmente en la oficina? Opciones sin plástico

Además de los tuppers de cristal o bambú, hay otras alternativas que puedes utilizar para llevar la comida de casa al puesto de trabajo.

Por ejemplo, si eres de llevarte bocadillos o sándwich a la oficina sabrás que el papel de aluminio es altamente contaminante. Pero hay opciones para librarte de él y cambiarlo por algo más respetuoso con el medio ambiente.

Una opción muy buena, entre otras cosas porque se puede reutilizar, es el envoltorio con cera de abeja. En naturlii usamos este portabocadillos reutilizable que se adapta a todos los tamaños y también puedes aprovechar para que los niños los lleven al cole.

Di adiós a las botellas y tazas de plástico y pásate a las reutilizables

Las botellas de plástico son una de las lacras del planeta, no solo por la tardía degradación del plástico sino también por el peligro para la salud que deriva de un uso continuado de una botella de ese material.

Por ello te recomendamos que pases a usarlas de otros materiales. Según nuestra experiencia, dejar de usar botellas de plástico es posiblemente el paso inicial imprescindible para iniciar una vida zero waste, unido al uso de bolsas de algodón a la hora de hacer la compra. Una buena opción son las de aluminio o de acero inoxidable, que además tienen propiedades térmicas.

Las tazas y platos que utilices, también mejor si son reutilizables. Como ya sabes, por su daño al medio ambiente, los plásticos de un solo uso están en vía de desaparecer.

Te recomendamos vajilla de otros materiales, como fibra de bambú o corcho.

Cuencos de bambú a la venta en Lidl

¡Recicla!

Puede parecer un consejo evidente, pero procura tener papeleras diferenciadadas para cada material (vidrido, plástico y papel) y otra para los productos orgánicos. Además, antes de tirar algo, mira si lo puedes utilizar para otra cosa, como hacer papel reciclado con los folios que necesites tirar o compost para las plantas con los restos orgánicos de frutas y verduras.

Plantéate la energía renovable

Intentad utilizar si se puede una fuente renovable para suministrar energía a la oficina. Empresas como Som Energía, HolaLuz o Gesternova son algunas de las principales suministradoras de energía verde del país.

Además, te recomendamos el uso de bombillas tipo LED de bajo consumo y la utilización de pilas recargables en el caso de que sean necesarias.

Si usáis muchas pilas, usad las que sean recargables. Además de ser más cómodas, evitaréis el despilfarro de las que se descargan y muchas veces acaban en cualquier contenedor, contaminando todo.