Spin Food: consumir sin plástico es posible

Por el planeta, por nuestra salud y por las futuras generaciones. Los cambios del mañana empiezan hoy, y el modelo de consumo actual es uno de los ámbitos que tienen que renovarse para lograr una sociedad con hábitos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. En esto, precisamente, se basa la filosofía de Spin Food, un supermercado ecológico online que dispone de productos muy diversos de alimentación, de buena calidad y con la correspondiente certificación. Pero lo mejor de todo es que con su compra, no se genera ningún residuo plástico.

Qué diferencia a Spin Food de otras tiendas ecológicas

Spin Food funciona a través de un proceso circular basado en seis pasos muy sencillos:

1. Comprar. Nunca ha sido tan fácil adquirir tus productos ecológicos favoritos sin moverte de casa, y ya que Internet nos presta esa posibilidad, ¿por qué no hacerlo? Lo primero es entrar en la tienda online de Spin Food, seleccionar los productos que quieres, su peso y el envase que desees, pues dispones de diferentes formatos para escoger el que mejor se adapte a lo que necesitas, y todos ellos cien por cien reciclables y reutilizables. Es lo mismo que comprar a granel, pero a través de la web, y de forma personalizada. Cuando finalices este paso, si quieres devolver los envases y que Spin Food te reembolse su importe, no te olvides de marcar esta opción.

2. Recibe tus productos. Una vez que has finalizado tu compra online, la recibirás en tu casa o en la agencia de transporte. Tu pedido estará dentro de la bolsa de Spin Food, que garantiza que llegue en buen estado y que puedas utilizarla para retornar los envases de la manera más fácil, segura y práctica.

3. Disfruta de tu pedido. Cuando recibas tu pedido eco podrás disfrutar de productos de la mejor calidad, de comercio justo y cien por cien sostenibles. Además, no estarás generando ningún residuo contaminante.

4. Retorna los envases. Si cuando hiciste tu compra marcaste la opción de devolución de los envases, Spin Food los recogerá cuando haya finalizado su tiempo de uso. Solo tendrás que indicar cuándo y cómo deseas que se haga la recogida. Cuando Spin Food los reciba, te será reembolsado su importe, o si lo prefieres, podrás descontarlo de tu próxima compra. No es necesario que devuelvas los envases si no quieres, ya que también puedes quedártelos para seguir dándoles uso o para introducir tus siguientes compras. Si no te los vas a quedar, pero tampoco vas a retornarlos, la mejor opción es depositarlos en el contenedor de vidrio.

5. Limpieza. En este paso, Spin Food desinfectará los envases que han sido retornados a altas temperaturas para garantizar la limpieza de posibles alérgenos. Estos envases se preparan para ser utilizados nuevamente y no generar ningún residuo. Así, este proceso circular puede volver a su inicio, con la seguridad alimentaria y la higiene garantizadas.

6. Renovación. Los envases pueden ser reutilizados una y otra vez sin generar ningún desperdicio en todo el proceso y de la manera más sostenible posible. Una vez que los recipientes han llegado al final de su vida útil, pueden reciclarse.

Solución de futuro

Iniciativas como la de Spin Food limpian nuestro planeta de plástico y residuos de un solo uso, al utilizar envases que pueden reutilizarse una y otra vez hasta que finalmente puedan reciclarse. Así, el proyecto se fundamenta en la regla de las tres erres: reducir, reutilizar, reciclar, como una solución de futuro, en lugar de aumentar el problema. Spin Food demuestra, así, que es posible un consumo sin plástico que tarda cientos de años en degradarse.

Sus productos, además, no solamente son respetuosos con el medio ambiente en lo que respecta al envasado en recipientes sin plástico, sino también durante todo el proceso, desde el cultivo de los alimentos que cuentan con la certificación ecológica correspondiente.

Cómo ayudar a la familia a adquirir hábitos de consumo responsable

Cuando pasamos a llevar un modo de vida más responsable con el medio ambiente, no siempre somos acompañados por nuestros parientes más próximos, quienes a veces no comprenden porqué hemos cambiado nuestras rutinas de repente, sobre todo al principio. Hemos de asumir que tendremos que lidiar con situaciones que no nos gustan, pero también tenemos que comprender que no es fácil desprender a nuestros familiares de las costumbres que tienen más arraigadas o de los productos que utilizan desde hace años.

Lo más importante es respetar los procesos individuales de cada persona, para evitar que estas vean nuestros actos como negativos y se acerquen, poco a poco, al consumo responsable. Es cierto que hay determinados aspectos en los que muchas familias ya están concienciados, como el reciclaje. Pero nos encontramos en un momento en que debemos ir más allá, y la naturaleza nos está avisando con el calentamiento global. El movimiento zero waste es un buen ejemplo de que se puede hacer algo más que reciclar: rechazar, reducir, reutilizar y compostar.

Cómo generar menos desperdicios en familia

Si bien la reducción de los desperdicios es una de las máximas del zero waste, no parece sencillo a priori, aunque puede ser muy fácil si nos lo proponemos. Reducir los residuos en el hogar es un gran paso para ayudar a nuestro planeta. Para ello, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Reflexionad antes de tirar comida a la basura. Esto es algo que muchos hemos escuchado de nuestros abuelos, pues muchos de ellos han vivido momentos en los que los alimentos no eran tan accesibles. Pero no es el caso de las nuevas generaciones en países como el nuestro, acostumbradas al consumo masificado. Más allá de eso, tirar un alimento a la basura supone que tengas que comprar más comida, y que, para obtenerla, se utilicen más tierras de cultivo o animales de granja, que contribuyen a la contaminación por pesticidas o por emisión de gases de efecto invernadero, deforestación, etc. Si un alimento se encuentra en mal estado, no tienes la obligación de ingerirlo, pero sí puedes recurrir, por ejemplo, al compostaje. En algunos casos, puedes hacer nuevas recetas con los restos de otras (por ejemplo, un caldo con los restos de las verduras que has utilizado para otra preparación culinaria). Otra opción es congelar aquello que no vais a comer, antes de que se ponga malo. Todo ello, además, te permitirá ahorrar dinero.
  • Menos plástico. A día de hoy, no es ningún secreto que el plástico supone un grave peligro para los ecosistemas y las especies que los habitan. Este es, quizá, uno de los asuntos de los que más se habla cuando se mencionan los problemas del medio ambiente, y uno de los que más están teniendo en cuenta las empresas y las grandes cadenas de supermercados. Podéis optar por comprar bolsas de tela para hacer la compra en casa, y decir adiós a las bolsas de plástico definitivamente (incluso puedes regalarlas a los miembros de tu familia). En cualquier caso, van a estar prohibidas muy pronto y lo mejor es adelantarse a ese momento. Para guardar los alimentos, se pueden utilizar envases de vidrio o de silicona. Cuando necesitéis hacer la compra, lo mejor es hacerlo a granel, siempre que podáis.
  • Menos papel. Tampoco el papel es indispensable. Aunque este puede ser uno de los sustitutos al plástico, hay ocasiones en las que no es necesario, pues es un residuo generado tras muy poco tiempo de vida útil. Por ejemplo, podéis sustituir las servilletas de papel por servilletas de tela en tu hogar, o utilizar herramientas digitales para trabajar, en lugar de imprimir folios escritos.
  • Probad productos de higiene ecológicos. El uso de elementos químicos y tóxicos en los productos de higiene es bastante frecuente. Por eso, también ayudáis al medio ambiente si sustituís jabones, cremas o cosméticos por alternativas ecológicas y zero waste. Será mejor para vosotros y mejor para la naturaleza. Los más atrevidos pueden incluso probar a hacerlos en casa.
  • Limpieza menos tóxica. A la hora de hacer la limpieza, es habitual que los productos que utilizamos también contengan tóxicos, por lo que no estaría mal probar alternativas. Por ejemplo, el vinagre es un remedio natural para la eliminación de manchas en la ropa o para limpiar cristales o soportes metálicos. El bicarbonato también es un buen aliado de la limpieza y el cuidado del hogar, ideal para el baño.
  • Productos de proximidad. Si en vuestra casa consumís productos de cercanía, procedentes de los comercios más próximos, estaréis ayudando al medio ambiente y a los pequeños negocios de vuestro barrio, pueblo o ciudad. En muchos casos, también podéis comprar directamente al productor, ahorrando transporte e intermediarios. Comprad solo lo indispensable, no os dejéis llevar por los caprichos, y siempre que podáis, reutilizad lo que ya no queréis o no necesitáis. En cuanto a la moda, la ropa de segunda mano es una buena opción. Y en general, es una buena idea apoyar a los emprendedores que apuestan por el consumo responsable, sea cual sea su sector.

Cómo comprar a granel sin que se convierta en un caos

Comprar a granel es un gran paso para llevar un estilo de vida zero waste y reducir al máximo el consumo de plástico, ya que nuestras compras son uno de los motivos principales por los que acumulamos este material en nuestros hogares. Sin duda, una de las primeras fases cuando decides dar este salto, es plantearte comenzar a comprar tus productos a granel, pero con ello también surgen las dudas de cómo hacerlo.

Si ya estás acostumbrado a hacer tus compras siguiendo este método, no tendrás inconveniente. Pero si eres principiante, tal vez te dé vergüenza pedir que no te den bolsas de plástico, y sobre todo, acudir a las tiendas o supermercados con tus propios envases de vidrio o bolsas de tela, ya que no sabes cómo van a reaccionar quienes te atienden. Cuando se trate de un establecimiento que únicamente realiza sus ventas a granel, no pondrán ninguna pega, e incluso te animarán a llevar tus envases de casa; aunque cuando es un centro al uso, nunca se sabe cuál será la reacción de los empleados.

Por eso, el primer paso siempre es tomar la iniciativa y ser decidido. No retrases más la reducción de tu impacto medioambiental. Y puestos a dar el paso, escoge comercios de proximidad o especializados en este tipo de productos. Ahora que tienes claro esto, damos algunos consejos que te ayudarán a realizar tus compras a granel de una forma óptima, responsable y organizada.

Organiza tu lista de la compra

Si no quieres tener que volver a hacer la compra cada pocos días porque siempre se te olvida algo, o no quieres acabar recurriendo al clásico supermercado donde se te hará más difícil conseguir productos a granel, organiza bien tu lista de la compra. Cuando necesites llenar tu despensa, dedica un tiempo a observar qué necesitas o qué te gustaría tener, y escribe en tu lista tantos productos como te hagan falta. Así, lo que compres te durará mucho tiempo y no tendrás que ir a la tienda cuando casi no dispones de tiempo para ello, algo a tener en cuenta, sobre todo, si vives lejos del establecimiento al que acudes para este fin.

Hilado con lo anterior, escoge un día de la semana en el que dispongas de varias horas libres para dedicarlas a salir a hacer la compra. Quizá tu tienda a granel favorita no está precisamente cerca de tu casa, y por eso necesitarás tiempo.

Procura recordar llevar tus propios envases siempre, para generar el mínimo número de desperdicios posible. Estos puedes dejarlos preparados en función de lo grande que sea tu lista de la compra. Un consejo que puede ayudarte es apuntar un recordatorio donde puedas verlo, o mantener tus tarros o envases reutilizables en un lugar visible cuando vayas a salir a hacer la compra. Si se trata de bolsas de tela, puedes llevarlas siempre contigo, en tu bolso o mochila, sin que ello suponga una molestia para ti. Para la fruta y verdura, las bolsas de malla son una buena opción.

Llevar tus propios envases te servirá para reutilizar recipientes que, de otra manera, acabarían en la basura. Por eso, no tires los tarros de vidrio que contenían alimentos o conservas que ya has comido. Lávalos bien y guárdalos para tus compras. Si lo prefieres, puedes escribir con rotulador el nombre del producto que vas a incluir en cada bote (legumbres, pasta, arroz, especias, infusiones, detergente, etc.). La variedad es infinita.

Bolsas de plástico: no, gracias

A veces, algunos establecimientos que venden alimentos a granel utilizan bolsas de plástico para dárselos a los clientes. En otras ocasiones, te darán bolsas de papel que no son lo más cómodo del mundo y que pueden romperse. Cuando te encuentres en el primer caso, rechaza el uso del plástico y lleva tus propios envases de vidrio, de silicona o de cualquier otro material no contaminante y reutilizable. Si tu caso es el segundo, puedes aceptar la bolsa de papel si te has olvidado de llevar tus envases.

Eono by Amazon - Bolsas Compra Reutilizables Ecológicas Bolsa de Malla para Almacenamiento Fruta Verduras Juguetes Lavable y Transpirable 3 Diversos Tamaños, 16 Pcs (4L+8M+4S)
  • SIN TOXINAS NI BPA: nuestras bolsas de malla reutilizables para...
  • ESTILO DE VIDA SANO Y ECOLÓGICO: las bolsas reutilizables para...
  • DURADERAS, TRANSPIRABLES Y LAVABLES: elaboradas con ligera malla...

Tienes que tener en cuenta que debes saber el peso de tus envases, para que no te lo cobren junto al peso del producto que vas a guardar en él. La persona que te atienda estará pendiente de ello, pero si conoces esos kilos de más con antelación, ahorrarás tiempo. También puedes pedirle que pese únicamente uno de los botes, si es que todos los que llevas tienen el mismo peso, y así no tendrá que repetir esta acción cada vez.

Por supuesto, para guardar todo aquello que has ido metiendo en tus envases reutilizables, utiliza bolsas de tela. Te saldrá más económico y ayudarás al medio ambiente, sin que te resulte incómodo transportar tu compra.

Cuando acudas a un supermercado, no dejes que te frene la vergüenza. Nadie te impedirá comprar solo porque llevas tus envases propios, y la mayoría de las veces, aunque se sorprendan, ni siquiera le darán importancia. Poco a poco, te irás acostumbrando, y también irás descubriendo si necesitas botes de mayor o menor tamaño, de distinto peso o de varias formas.

Líquidos y otros productos

Algunas tiendas ofrecen la posibilidad de comprar líquidos a granel. En ese caso, mide la capacidad de tu botella reutilizable antes de ir a la tienda, ya que en este tipo de artículos, no es el peso lo que cuenta.

Para los detergentes o productos de limpieza a granel, los botes de vidrio también son una buena opción, pero utiliza siempre los mismos para estos artículos.

Con respecto a los productos de higiene personal, considera comprar jabones y champús sólidos, aunque en algunas tiendas a granel también lo venden en formato líquido.

No te preocupes si no encuentras todos los productos de higiene o limpieza que utilizas en formato a granel. No siempre tenemos esta posibilidad, sobre todo si no vivimos en grandes ciudades. En esta situación, hay algunos artículos que puedes encontrar en Internet y que te serán enviados sin plástico, como algunos jabones sólidos. Si no te es posible, puedes optar por la compra convencional. Lo importante es haber minimizado la cantidad de residuos que generas, aunque solo sea en la cocina.

Después de la compra

Cuando estés en casa, puedes dejar tus productos en los mismos envases que has llevado a la tienda, o colocarlos en otros diferentes para poder conservar los primeros únicamente para la acción de hacer la compra. Eso sí, si cambias el recipiente, escribe el nombre del alimento en el nuevo envase que lo contenga.

En el momento que coloques las estanterías de tu despensa o los armarios donde vas a guardar tu compra, hazlo de una forma organizada y trata de no acumular demasiados productos en una misma zona, pues corres el riesgo de dejar alguno de los recipientes olvidado al fondo de tu armario.

Nunca ha sido tan fácil comprar a granel. Y aplicaciones como Go Zero Waste te facilitan mucho esta tarea. En ella, podrás ver un mapa con todas las tiendas próximas a ti que ofrecen esta posibilidad. Si aún así vives en un lugar donde no tienes acceso a ningún establecimiento que ofrece alternativas zero waste, toma en consideración acudir al comercio de tu barrio o pueblo, o a tu frutería o panadería local, también con tus propias bolsas.

Comprar a granel te permitirá reducir la cantidad de basura que generas y a minimizar el desperdicio alimentario dentro del hogar, ya que una compra consciente te ayudará a controlar que adquieres solo lo que verdaderamente necesitas. Es menos probable que compres productos que se van a caducar o que te dejes llevar por el capricho.

No olvides que hacer tus compras siguiendo este método te permitirá ahorrar. Por lo general, los productos a granel son más baratos que si los adquieres envasados en el supermercado, y aún serán más económicos si son de temporada y de proximidad. También son más saludables, pues los alimentos más procesados casi nunca se venden a granel, salvo algunas excepciones, como las gominolas.

6 ideas de regalos sostenibles para esta Navidad

Si todavía estás pensando qué regalar esta Navidad, a continuación ofrecemos 6 ideas que pueden resultarte de utilidad a la hora de hacer tus compras. A veces, no es sencillo lidiar con estas fechas cuando se sigue un estilo de vida zero waste, pues el consumismo no ayuda a ser sostenible. Pero, por suerte, siempre hay alternativas que puedes tener en cuenta.

Un perfume ecológico

Si hay un regalo tradicional en estas fechas navideñas es el perfume. Si estás pensando en sorprender a alguien con este objeto, apuesta por uno ecológico. Será una idea original y casi única, pues es poco probable que la persona que lo lleve se encuentre con alguien que utiliza esa misma colonia. La diferencia entre estos perfumes y los convencionales radica en los ingredientes, que en este caso, son todos de procedencia ecológica. Los perfumes de Sharini, hechos en Francia, son una opción.

Si quieres probar más o no te decides por esta marca, la web Planeta Huerto ofrece diferentes perfumes ecológicos de varias marcas. Por su parte, en Ecco Verde también encontrarás distintas opciones.

Regala aprendizaje

Un regalo que tampoco pasa nunca de moda son los libros. Si la persona a la que va dirigido tu obsequio es un acérrimo lector, no lo dudes y apuesta por un libro sobre zero waste. En el mercado ya puedes encontrar numerosas lecturas sobre cómo llevar una vida más sostenible y autores como Bea Johnson, Brenda Chávez o Cristina Santos han escrito acerca de ello. La experiencia de otras personas podrá ser de gran ayuda para dar el salto hacia este estilo de vida más responsable con el medio ambiente.

Mochilas y bolsos veganos y sostenibles

Para niños o adultos. Este regalo es ideal en estas fechas, y seguro que sorprenderá a cualquiera que lo reciba. Cris B ofrece diferentes bolsos cuyos estampados han sido diseñados por ella misma, y son de gran calidad, veganos y sostenibles. Aunque no crea colecciones temporales, con el fin de promover un consumo más responsable, la Navidad es una buena época para apostar por sus originales mochilas.

Por su parte, Canussa también ha apostado por el veganismo, el respeto por el planeta y la sostenibilidad en sus diseños, desde el origen de los tejidos hasta la fabricación. La moda de Canussa, además, está fabricada en su totalidad en España.

Juguetes ecológicos

La Navidad es la época preferida de las grandes marcas de juguetes, pues todos los niños reclaman sus regalos. Pero ¿por qué no escoger juguetes ecológicos para los más pequeños? Puede que no hayan visto sus anuncios en la televisión, pero seguro que les encantarán. Ecodukatoys es un ejemplo de empresa especializada en estos artículos, fabricados con materiales naturales y ecológicos, y con un amplio catálogo de juguetes de todo tipo. Es una forma perfecta de inculcar a los más pequeños el respeto por el medio ambiente, con un toque de diversión. Pero lo más importante es que estos juguetes, en el momento en que el niño deje de prestarles atención, no pasarán décadas degradándose en la naturaleza.

Bombones ecológicos

No hay Navidad en la que no aparezca alguien en nuestras casas ofreciéndonos una caja de bombones, e incluso nosotros los compramos para compartir con nuestra familia, con nuestros compañeros de trabajo o con nuestros amigos más próximos. Si eres de esos que no pierden la oportunidad para regalar una caja de bombones, apuesta por el chocolate ecológico. La colección de Navidad de Elizabeth Vázquez se centra, cada año, en una serie de bombones con sabores muy especiales, cuyo chocolate es de origen mexicano, al igual que su creadora. Elizabeth Vázquez pretende, con ello, “transmitir esos recuerdos de los aromas e ingredientes típicos de Navidad”. Dentro de la colección, encontrarás sabores como caramelo de jengibre, pistacho, o castañas y ron.

Si quieres una Navidad cien por cien sostenible, toma en consideración escoger algunos de estos regalos para tus compras de este año. Y recuerda que existen formas respetuosas con el medio ambiente para envolverlos, sin generar residuos.

5 libros para adentrarse en el consumo responsable y la conservación del Planeta

Si estás pensando en dar el salto al mundo del zero waste y reducir tus residuos, estos 5 libros pueden ayudarte a dar ese primer paso. En ellos encontrarás información sobre el impacto de nuestros desperdicios, así como consejos para iniciarte en este movimiento. Además, ahora que se acerca la Navidad, nos encontramos en la época perfecta para regalarlos y animar a alguien de nuestro entorno a que nos acompañe en este camino de aprendizaje.

Cuando la Tierra pide SOS, de Cristina Santos

Este manual presenta soluciones de sostenibilidad que podemos incluir en la mayoría de nuestras rutinas, nuestros actos, nuestra forma de vestir o nuestra alimentación. Todo ello con la finalidad de aportar propuestas que todos podemos poner en marcha para frenar el cambio climático. Cristina Santos parte de la base de que somos los consumidores quienes tenemos el poder para lograr un cambio a mejor, mientras que los políticos tardan años en redactar leyes efectivas y en ponerlas en marcha. La autora te invita a “convertirte en una gota de agua limpia en un océano lleno de plástico”.

Cristina Santos desarrolla su profesión como escritora, periodista y coach de salud. Fue en Noruega donde descubrió la necesidad de cuidar del planeta y proteger a los animales, y a partir de ahí creó el blog La Vida Uve, donde también podrás encontrar soluciones prácticas de sostenibilidad.

Somos la última generación que puede salvar el planeta, varias autoras

Somos la última generación que puede salvar el planeta está enfocado a los lectores más jóvenes, y pretende ser una llamada de atención a estos en cuanto a su capacidad para evitar un futuro catastrófico.

Sus autores son 6 influencers conocidas por su firme posición en el respeto al medio ambiente. La nutricionista y youtuber Carlota Bruna es la encargada del prólogo y la edición del libro, después de la experiencia de haber escrito anteriormente Camino a un mundo vegano. La acompañan la cantautora, actriz y activista vegana Connie Isla; la bloguera Mónica Rosquillas; la reconocida influencer Claudia Ayuso; Patricia Ramos, portavoz en la Cumbre Juvenil sobre el Clima de Naciones Unidas; y Mariana Matija, diseñadora y fundadora de la organización ecologista Hola Eco.

Al borde de un ataque de compras, de Brenda Chávez

Este libro funciona como una guía en la que obtendrás 73 consejos creativos, fáciles y muy eficaces que te ayudarán a dar el paso hacia un consumo más responsable y consciente. Brenda Chávez incluye información muy relevante sobre el impacto medioambiental de nuestra manera de comprar, y nos da consejos prácticos para modificar nuestros hábitos sin que ello nos cause sentimientos de culpa o frustración.

Brenda Chávez es licenciada en derecho y periodismo. Ha sido redactora en algunas revistas y también ha ocupado cargos importantes en estas. También realiza colaboraciones con algunas publicaciones a nivel nacional. Antes de Al borde de un ataque de compras, la autora ha escrito El libro rojo del estilo y Tu consumo puede cambiar el mundo.

Y tú ¿qué harías para salvar el planeta?, de Isabel Jiménez

A modo de ensayo periodístico, Isabel Jiménez pretende mostrar la importancia del consumo responsable y más en consonancia con la naturaleza. “No se trata de volver al pasado, se trata de buscar un futuro en el que tenga cabida el progreso, pero con soluciones sostenibles a los residuos”, indica la autora en el propio libro, donde plantea los problemas y aporta maneras de afrontarlos.

Isabel Jiménez es una de las periodistas más conocidas del ámbito televisivo, a quien podemos ver diariamente en los informativos. La autora de Y tú ¿qué harías para salvar el planeta? ya ha manifestado en numerosas ocasiones su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad, y esta vez, lo hace en forma de libro y a través de una pregunta que interpela directamente al lector y le anima a preguntarse cómo puede contribuir a un futuro mejor.

 La historia de las cosas, Annie Leonard

Este libro plantea un punto de vista un tanto diferente a los anteriores. Se centra en cómo nuestro modelo de producción y de consumo influye en el medio ambiente, el uso que hacemos de los recursos y cómo hacer un cambio para crear riqueza de una manera más sostenible y justa para la humanidad en su conjunto. Annie Leonard se basa en las cosas que usamos en nuestro día a día, planteándose su origen y su final, es decir, toda su vida útil, así como las consecuencias de este consumo masificado. La obra está basada en el documental “The Story of Stuff”.

La autora estudió Ciencias Ambientales, y pronto descubrió la gran cantidad de residuos que aparecen en las calles a diario, lo que la llevó a plantearse el uso que hacemos de los materiales, así como a otras preocupaciones como la tala de los bosques para construir.

¿Has leído alguno de estos libros? Si ya lo has hecho, puedes continuar aprendiendo sobre zero waste con estas otras lecturas.

Semana Europea de Prevención de Residuos: forma parte del cambio

La semana del 21 al 29 de noviembre de 2020 nos encontramos en plena celebración de la Semana Europea de Prevención de Residuos (European Week for Waste Reduction, en inglés, con siglas EWWR), un ambicioso proyecto en el que han tenido lugar más de 10600 acciones enfocadas en la reducción de desperdicios, la reutilización y el reciclaje, así como actividades de limpieza en 32 países. Todo ello tiene el objetivo de cambiar las rutinas de consumo y de generación de residuos.

Qué es la EWWR

La Semana Europea de Prevención de Residuos es un proyecto que abarca todo el ámbito de la Unión Europea, con la pretensión de realizar diferentes acciones relacionadas con la prevención y la gestión sostenible de los residuos.

Cada año, esta semana está protagonizada por un tema concreto, y este 2020 el hilo conductor son los residuos invisibles, es decir, aquellos que se generan durante la fabricación de productos y que no llegan a ser percibidos por el consumidor final. Por eso son invisibles. Muchos de estos desperdicios no pueden ser reciclados, y su destino es un vertedero o una incineradora, lo cual aumenta las emisiones de CO2 en la atmósfera.

La Unión Europea desafía a los participantes en las actividades de esta semana a calcular el peso real de un producto cuando lo compran. Por ejemplo, para fabricar un teléfono móvil de menos de 200 gramos se producen 86 kilos de residuos.

Premio Europeo de la Prevención de Residuos

Con motivo de la EWWR, la Unión Europea premia las actividades más sostenibles, innovadoras y originales que se han desarrollado durante esta semana, y que pueden servir de ejemplo para motivar un cambio en beneficio del medio ambiente, ya sea en el ámbito del consumo, el trabajo, los estudios o la vida empresarial. Estas acciones pueden venir de la mano de administraciones públicas, asociaciones, colegios, empresas, e incluso de ciudadanos particulares; y deben estar enfocadas en la reducción de los residuos, la reutilización de los materiales y el reciclaje de los mismos, es decir, las clásicas 3Rs.

La Semana Europea de Prevención de Residuos también hace hincapié en el consumo responsable. Para ello, es necesario que el comprador escoja productos duraderos y que, si es posible, pueda arreglar en el momento en que se estropeen. Si no, estos artículos deben ser totalmente reciclables y no contener materiales tóxicos que perjudiquen al medio ambiente. Una mayor durabilidad del producto conlleva una menor generación de desperdicios, al no contribuir a la fabricación en masa de más artículos semejantes que no dejan de ser demandados.

Forma parte del cambio

Noviembre termina con esta campaña internacional para lograr un consumo más sostenible. Pero tú puedes formar parte del cambio y comenzar diciembre con nuevas metas.

Para un futuro mejor para la población mundial y para el medio ambiente, es importante que los conocimientos adquiridos y las actividades desarrolladas durante esta semana no se queden aquí. Para empezar, ten en cuenta la aplicación de las 3Rs (reducir, reciclar, reutilizar) en todos los ámbitos de tu vida, apuesta por empresas preocupadas por su impacto en la naturaleza y busca cómo sustituir esos productos poco duraderos y de mala calidad que solo perjudican nuestro entorno.

27 de noviembre: Día Mundial sin Compras

El último viernes de noviembre, desde 1992, se celebra el Día Mundial sin Compras (Buy Nothing Day, en inglés), que coincide, paradójicamente, con el Black Friday. Algunas ciudades son escenario de protestas durante esta jornada, con la finalidad de invitar a la población a no consumir, y también como método de denuncia de nuestra forma de producción masiva.

Este 27 de noviembre, el movimiento ecologista también sale a las calles en todo el mundo para concienciar sobre la problemática que afecta al medio ambiente, que se ve desfavorecido por los modelos de producción del mundo actual. Además, esta jornada representa una oportunidad para promover alternativas al consumo masificado, y las redes sociales se llenan hoy de mensajes con los hashtags #DiaMundialSinCompras, #DiaSinCompras, #BuyNothingDay, o #shoplesslivemore (compra menos, vive más).

No se trata de un boicot a las empresas que comercializan productos, sino que es una especie de huelga de consumidores que insta a no adquirir artículos innecesarios, tanto por nuestro beneficio como sociedad, como por el bien de la naturaleza. El Día sin Compras coincide también con el Green Friday, que propone alternativas responsables al consumo convencional, y que ha surgido como protesta frente al Blak Friday.

Cómo surgió el Buy Nothing Day

El Día Mundial sin Compras nació de la mano del artista Ted Dave, procedente de Vancouver, y encontró su eco en el colectivo canadiense Adbusters, bajo el lema “lo bastante es suficiente”. Fue precisamente en la ciudad de Vancouver donde se celebró por primera vez esta jornada, en septiembre de 1992, aunque más tarde, en 1997, se trasladó al día posterior a Acción de Gracias, y adquirió, de esta manera, un mayor significado al coincidir con el “viernes negro”, uno de los días de mayor actividad comercial de todo el año.

Pero el objetivo del Día Mundial sin Compras no se centra únicamente en el rechazo al consumismo promovido por el Black Friday, sino que también pretende ser una llamada de atención contra las compras compulsivas en esta época inmediatamente anterior a las fechas navideñas.

El poder de los consumidores

La jornada del Buy Nothing Day, además de ser una crítica al sistema de producción actual, es también una forma de concienciación sobre nuestro poder como consumidores. Y es que, si las personas rechazan efectuar cualquier tipo de compra durante estas 24 horas, ello pondría a las grandes empresas en alerta para que estas también se dieran cuenta del impacto que supone su actividad y de que esto genera cierto rechazo, lo cual podría representar un antes y un después en los modelos comerciales.

De esta manera, nosotros, como consumidores, somos quienes decidimos qué comprar, o sencillamente no hacerlo. Pero el Buy Nothing Day también ha despertado las críticas, pues algunas asociaciones han afirmado que aunque haya quienes no consuman nada durante un día, comprarán más al día siguiente, por lo que este movimiento perdería todo su significado.

Sin embargo, este tipo de afirmaciones consideran que los consumidores nos dejamos llevar por las ofertas y la publicidad que anima a las compras masivas, y que no somos capaces de estar un solo día sin consumir o de dar, al menos, un primer paso para cambiar nuestros hábitos. Pero cada vez son más los ciudadanos que se suman al movimiento ecologista y anti-consumo, y buscan alternativas sostenibles a sus objetos de uso cotidiano. El zero waste tiene cada vez más adeptos y todo apunta a que incluso las marcas convencionales incluirán, pocco a poco, artículos de este tipo en su producción, si bien algunas, como Colgate, ya lo han hecho.

5 motivos por los que elegir el Green Friday frente al Black Friday

Frente al consumo masivo que promueve el Black Friday en estos días, la Green Week se presenta como la alternativa más sostenible a las compras compulsivas. ¿Por qué comprar algo que no necesitas solo por el hecho de estar en oferta? O ¿Por qué provocar un impacto innecesario en el entorno cuando podemos hacer un consumo más responsable? A continuación, te presentamos los 5 motivos por los que deberías tomar en consideración elegir el Green Friday frente al Black Friday.

1 – El Green Friday es la ocasión perfecta para hacer cambios hacia unas rutinas más sostenibles y probar nuevos productos. Numerosas tiendas ecofriendly como Naturbrush aprovechan estas fechas para ofrecer descuentos a sus clientes. Si estás empezando en el mundo del zero waste, plantéate qué es lo que necesitas o te gustaría probar (champús, cremas, artículos de cocina, prendas de vestir…) y opta por la opción más responsable con el medio ambiente. Si ya has probado anteriormente alguno de estos productos y necesitas reponerlo, el Green Friday te permitirá hacerlo a la vez que ahorrar dinero.

2 – Comprar productos sostenibles reduce tu impacto en el medio ambiente. Esta es la principal razón y la más evidente, a la que siempre se hace mención cuando alguien nos anima a hacer cambios en nuestro consumo. Pero es cierto: sustituir los productos de uso habitual, que casi siempre contienen plástico, por otros zero waste o ecológicos supondrá que tu impacto en la naturaleza sea menor y, por tanto, estarás contribuyendo a reducir la contaminación.

3 – Hacer compras sostenibles te ayudará a ser más consciente de tu consumo. Por el tipo de sociedad en el que vivimos, muchas veces compramos por comprar, y el Black Friday es la clara representación de este aspecto. Al final, lo que hacemos es acumular objetos a los que damos un uso muy mínimo o ni siquiera llegamos a utilizarlos porque no los necesitamos. Sin embargo, la mayoría de los productos zero waste están pensados como sustitutos a artículos que usamos en nuestro día a día, con la diferencia de que cuando llegue el momento de desprendernos de estos, podemos estar seguros de que no van a suponer un daño en el medio ambiente. Por este motivo, escoge el Green Friday frente al Black Friday.

4 – El Green Friday te permitirá apoyar a las empresas más concienciadas con el medio ambiente. Las marcas especializadas en productos sin plástico o zero waste tienen una gran competencia en otras compañías, más conocidas y totalmente consolidadas en el mercado, pero que continúan produciendo envases de plástico o no han desarrollado ningún tipo de estrategia de sostenibilidad. Por eso, si optas por comprar en el Green Friday, estarás apoyando el consumo responsable y a las marcas que se preocupan porque todos sus procesos cumplan con este concepto.

5 – Pequeños cambios en el presente son grandes mejoras en el futuro. Con el simple hecho de que escojas hacer una sola compra con motivo del Green Friday, obtendrás un producto ecofriendly que, a largo plazo, no supondrá un impacto en la naturaleza. Aunque no lo notes en tu vida diaria, le estarás haciendo un favor al medio ambiente y quizá puedas servir como influencia para otras personas que aún no han dado el paso.

Green Friday, las mejores ofertas de consumo responsable de la alternativa al Black Friday

cepillo dientes bambu

La semana del 23 al 29 de noviembre de 2020 ha llegado cargada de ofertas y descuentos en prácticamente todas las tiendas, y el motivo no es otro que el Black Friday, una fecha que pretende que la población se lance al consumo masivo y, muchas veces, innecesario de artículos de todo tipo. Pero no se trata únicamente de un problema de consumismo, sino también de un problema de impacto medioambiental, provocado por la alta demanda de productos, su transporte o el plástico utilizado para su empaquetamiento.

El Black Friday se ha convertido en una cita ineludible en el calendario del consumidor. Un día que nació para fomentar las ventas a través de internet con motivo del Día de Acción de Gracias pero que ya se ha extendido al comercio de calle de todos los países del mundo. De ahí que cada mes de noviembre veamos escaparates llenos de carteles de descuentos y ofertas. Por no hablar del humo que echan las bandejas de entrada de nuestros emails.

En España, la agencia El hervidero de ideas ha sido una de las principales impulsoras del movimiento Green Friday

Pero ¿y si nuestra forma de comprar es diametralmente opuesta al consumo impulsivo? Si apuestas por el consumo responsable y unas mejores prácticas que benefician al medio ambiente, has de saber que existe el Green Friday. ¿Has escuchado hablar de este día?
Nace de una campaña ecológica mundial impulsada por representantes de la Comisión Europea y las organizaciones ECODES, WWF y Ecoserveis.

Qué es el Green Friday

El Green Friday es la alternativa a las compras compulsivas del Black Friday. De hecho, se trata de sustituirlo por una forma de comprar más responsable. En este sentido, podemos participar de dos maneras. Bien no comprando nada porque sencillamente no lo necesitamos y, por tanto, no tenemos que forzar un acto de consumo innecesario. Por otra parte, en el caso de que necesitemos alguna cosa o queramos adelantarnos a algún regalo navideño, podemos comprar productos de marcas que fomenten el consumo responsable, un crecimiento sostenible, el respeto al medioambiente o que pongan en práctica mecanismos para el bienestar de sus empleados.

El Green Friday puede ser la excusa perfecta para pasarse al zero waste y tratar de minimizar la generación de residuos, y es también la fecha indicada para comenzar a adquirir artículos ecofriendly que puedes utilizar en tu día a día. El mercado está lleno de alternativas, muy apetecibles: desde cosmética natural, jabones hechos a mano, ropa a base de materia prima natural, alimentos veganos, productos que respetan en su producción el respeto a los animales y al entorno, etcétera.

Jabón Heidi de The Singular Olivia. Su precio es de 8,50€

Algunas empresas grandes ya se han sumado a esta iniciativa. Es el caso de Ikea, que este año se ha desmarcado del Black Friday para alargar la vida útil de sus muebles. En otros términos, la startup española bodegas.bio, especializada en vino, ha hecho lo mismo que Ikea y en estos días se ha posicionado en contra del consumismo masivo. Otros pequeños comercios también manifiestan, cada año, su rechazo a la introducción de descuentos durante esta semana, al no poder hacer frente a las pérdidas que supondría para ellos.

Según datos publicados por El hervidero de ideas:

  • El 62% de las marcas participantes reconocen que les parece útil participar en Greenfriday.
  • El 95% de los consumidores declaró que Greenfriday les ayudó a reflexionar sobre el consumo responsable, sobre hacia donde querían que fuera su dinero y les ayudó a descubrir nuevas marcas y proyectos sostenibles acordes a sus valores.
  • El 98% de las marcas participantes (400 marcas) declaró que se cumplió el objetivo de dar visibilidad a las iniciativas que promueven el consumo responsable.

Como consumidores, cada uno de nosotros de forma individual tenemos la responsabilidad de comprar de forma sostenible, con respeto y pensando en el futuro mundo que dejamos a nuestros hijos. Si te estás iniciando en las compras sostenibles, sigue estas sencillas pautas:

  • Elige siempre que puedas el comercio local frente a los grandes supermercados. Así conocerás la procedencia de todo lo que comes y favoreces la economía de tu entorno.
  • Evita los productos que contentan envases de plástico que no les aporte ningún beneficio. Piensa en la fruta o verdura que viene envuelta en plástico sin ningún sentido.
  • Sigue la regla de las 4 R: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar. Cada gesto que realices a favor de estas cuatro prácticas ayuda a contaminar menos y no malgastar recursos.

Estas son algunas ideas de artículos que puedes adquirir con motivo de este Green Friday, objetos útiles con los que comenzar el cambio hacia rutinas más sostenibles.

Tapas de silicona ajustables y reutilizables. Olvídate del papel film y toma en consideración sustituirlo por tapaderas de silicona, que se ajustan a recipientes de diferentes formas y tamaños y pueden meterse tanto en el frigorífico como en el microondas.

Champú sólido. Uno de los primeros pasos a la hora de dar el salto al zero waste puede ser el cambio en los productos de higiene. Puedes empezar por los champús sólidos, con nutrientes que darán vitalidad a tu cabello.

VERT Champú Sólido 2 PACK, Jabones de Champús y Acondicionadores Cabello Graso, Cuidado del pelo y del cuero cabelludo Organico Vegan Champú Natural Solido para Hombres Mujer (Limón & Algas)
  • [BARRA DE CHAMPÚ HECHO A MANO] Ingredientes puros de plantas...
  • [Lava y acondiciona en un paso cremoso] La barra de champú...
  • [100% ORGÁNICO Y NATURALEZA] Nuestras barras de champú SIEMPRE...

Botella de agua de acero inoxidable. Las botellas de plástico suponen un gran problema para el medio ambiente, pues tardan mucho tiempo en degradarse. Por eso, sustituirlas por otras más ecofriendly son un primer paso para reducir el consumo de plástico. Puedes llevar tu botella de acero inoxidable a cualquier parte, y reutilizarla tantas veces como lo necesites.

OMORC Botella Agua Acero Inoxidable, Aislada al Vacío de Doble Pared, Resistencia al Rayado, Funda Portátil al Gimnasio, Oficina, Ciclismo, Conserva Frío y Caliente Café, Fácil de Limpiar (1L Negro)
  • 316 acero inoxidable, la pared interior acero 316 es...
  • Excelente aislamiento, la botella agua acero inoxidable está...
  • A prueba de fugas y resistente a los arañazos, los tapones de...

Taza de café para llevar. Si eres amante del café, este producto te puede interesar. Se trata de una taza que puedes llevar a todas partes, y además, puedes meterla en el microondas y en el lavavajillas. Es reutilizable y está hecha con materiales ecológicos, y con su uso evitarás los vasos de plástico.

Relaxdays Taza Café para Llevar, 400 ml, Vaso Reutilizable con Tapa de Silicona, Bambú, 14,5 x 9 cm, Amarillo
  • Reutilizable: taza bambú reutilizable y respetuosa con el medio...
  • Bonita: taza café para llevar con estampado y frase «love beaty...
  • Transportable: taza viaje para bebidas frías o calientes hasta...

Con motivo de esta Green Week, la marca Naturbrush ofrece, estos días, productos al 30% de descuento en su web, donde podrás encontrar esponjas, champús sólidos y todo tipo de artículos de higiene dental.

Naturbrush Cepillo De Dientes De Bambu Adulto Verde 100 ml
  • Cepillo de dientes de bambú adulto verde
  • Productos naturales para nuestro propio bienestar
  • Diseño funcional

También Saigu Cosmetics ha sorprendido, este año, con una bonita iniciativa. Con cada pedido que efectúen sus clientes durante la Green Week, la marca donará un euro a los proyectos Bosques Sostenibles, la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), o el refugio Compasión Animal. Además, los compradores tienen la opción de donar otro euro más a alguna de esas iniciativas en beneficio del medio ambiente.

5 marcas españolas de zapatos zero waste

Cuando damos un salto hacia el estilo de vida zero waste o hacia la minimización de nuestro impacto medioambiental, la moda es uno de los aspectos en los que más nos fijamos, por la contaminación que genera esta industria y por otros motivos como las condiciones laborales de este sector en algunos países y los métodos de producción insostenibles en la actualidad. Aunque podríamos hablar de muchos aspectos y marcas dentro de la moda sostenible, hoy nos centramos en el calzado y las empresas españolas que apuestan por estas prendas.

Para que tu calzado sea sostenible, es importante que su producción, distribución y comercialización sean de impacto reducido y que apoye la creación de modelos de consumo más conscientes, aspecto en el que entran en juego las empresas, pero también los propios clientes. Lo ideal sería que la marca en cuestión estableciera sistemas de reciclaje de las prendas o que fabricara a partir de materias primas naturales o recicladas, sin perder de vista la comodidad que debe aportar un buen calzado, así como su calidad y estética.

Si tienes dudas sobre qué marca escoger, fíjate en si disponen o no de certificación ecológica que garantice que el producto no tiene tóxicos químicos y que su producción es sostenible. Una de las certificaciones más frecuentes es la Global Organic Textile Standard (GOTS), que indica que el producto está hecho a base de fibras orgánicas, que no tiene sustancias químicas y que no se ha empleado mano de obra infantil. Por su parte, el certificado AITEX, promovido por el Instituto Tecnológico Textil, señala que el producto no contiene residuos y se han respetado los derechos humanos en su producción. Si el calzado es vegano, puede que disponga del certificado VEGANOK, que garantiza que está libre de materiales de origen animal.

Sabiendo esto, puedes acudir a algunas marcas y escoger la que más te guste. Aquí te presentamos cinco ejemplos de marcas españolas de calzado zero waste.

Mireia Playà

Mireia Playà es una marca que fabrica en Alicante y cuyas prendas se pueden conseguir a través de su página web. Además de calzado, dispone también de accesorios como bolsos, y se caracteriza por el uso de tejidos reciclados o hechos con maíz. Todos los materiales que utiliza son veganos y de bajo impacto medioambiental, de manera que concuerdan con los valores éticos de su diseñadora. En su tienda online, la marca ofrece la posibilidad de comprar en función del material que te interese, y dentro de todo el calzado de que dispone, podrás encontrar botas, sandalias, zapatillas deportivas o zapatos de tacón, para todos los gustos y ocasiones.

Ecoalkesan

Desde La Rioja, los impulsores de Ecoalkesan apuestan por el calzado de origen ecológico, sostenible y cien por cien vegano, convencidos de que el consumo también es una forma de cambiar las cosas. Entre los productos que ofertan, puedes encontrar calzado para hombre, para mujer y para niños y niñas, así como algunos complementos y una sección outlet donde podrás aprovechar para comprar zapatos por un precio menor del que tenían inicialmente.

Vesica Piscis

Reciclado y orgánico. Así anuncia Vesica Piscis los rasgos principales de su calzado, que además se produce con la economía circular como base. Sus diseños, además de estar fabricados con materiales reciclados, son, a su vez, totalmente reciclables. Además, sus impulsores se preocupan por ofrecer a sus clientes un embalaje zero waste y sostenible en sus envíos.

Walker Vegan

Walker Vegan ofrece, sin duda, uno de los proyectos más innovadores en cuanto a calzado sostenible en España. Sus diseños, de kilómetro cero y hechos con residuos de las fibras de hoja de piña como principal materia prima, consisten básicamente en abarcas, un tipo de sandalias típicamente menorquín.

Flamingo’s Life

Esta idea tan original parte de un grupo de amigos que comenzaron su emprendimiento en el año 2015. Flamingo’s Life destaca por desarrollar todas las fases de su cadena de producción en España, pero, sobre todo, por contribuir a la plantación de dos árboles por cada par de zapatillas que venden. La gestión eficiente del agua, la deforestación o la contaminación de los océanos son parte de los proyectos de los creadores de esta marca, que mantienen viva su preocupación por los problemas que afectan al medio ambiente. Sus colecciones contienen calzado cómodo y práctico inspirado en las décadas del pasado siglo, pero con un signo de identidad muy especial.