Plástico “comestible” en Times Square

La famosa plaza de Times Square, en Nueva York, alberga, de manera temporal, un supermercado un tanto especial. Se trata de una tienda que aparentemente vende frutas y verduras, así como otro tipo de alimentos, pero todos sus productos están fabricados a base de plástico reciclado. El objetivo es claro: denunciar el impacto medioambiental que conlleva el uso masificado de este material, que está presente en multitud de objetos y envoltorios de comida, en muchas ocasiones de manera innecesaria o pensado para darle un único uso y después tirarlo.

Robin Frohardt es la artista que se ha encargado de dar forma a esta idea, y para ello se ha servido del humor en un tema que, a priori, no despierta precisamente la risa. La muestra podrá visitarse en el icónico enclave estadounidense hasta el próximo día 7 de noviembre.

En este supermercado, los viandantes podrán encontrar los productos tradicionales que están acostumbrados a consumir y que cualquier ciudadano norteamericano conoce y puede adquirir en cualquier tienda normal.

Resulta curioso que en este peculiar supermercado, los nombres de marcas de comidas y bebidas conocidas también han sido modificados, con un cierto tono de crítica. De esta forma, Frohardt no vende la bebida isotónica Gatorade, sino Bagorade, denominación que juega con el término “bag”, que significa bolsa en inglés. Tampoco se vende Pepsi Cola Zero en esta tienda, sino “Plasti Capra Zero”; ni galletas Ritz, sino “Bitz”; ni tampoco marcas de tabaco conocidas, sino “Marlbag”, “Lucky Bags” o “Chesterbags”. De igual manera, la artista ha inventado recetas y recomendaciones en los envases de los productos cuyo principal protagonista es el plástico.

Otra manera de concienciar

La artista Robin Frohardt ha señalado su intención de concienciar a los visitantes y a todo aquel que llegue a conocer su exposición, de una manera diferente a la habitual. En lugar de informarse a través de la red o de ver documentales e imágenes acerca de la contaminación del plástico que casi siempre son muy duras, esta sería otra forma de hacer llegar un mensaje tan claro como el de la necesidad de reducir el consumo de este material.

Así, Frohardt recurre al humor como vía para hacer que la gente reflexione sobre la idea que pretende transmitir, gracias a la imitación y a los juegos de palabras con los nombres de los productos o sus marcas.

El tema de la contaminación de los océanos también está presente en el supermercado de Frohardt y su particular tono humorístico, de tal manera que, entre los artículos de esta tienda también se encuentra agua de mar con pequeños restos de plásticos, como metáfora de la gran cantidad de este material presente en los ecosistemas acuáticos.

Un museo del futuro

Otro de los juegos propuestos por la artista Robin Frohardt ha sido la muestra de un museo imaginario que podría existir en el futuro, cuya exposición principal se centra en los productos de plástico que consumimos hoy en día, descubiertos por personas de dicho futuro que no logran comprender el uso que se daba a este material en el pasado, de forma que interpretan a su manera la funcionalidad que podría haber tenido en otro tiempo.

Así, un vaso con una pajita sería interpretado en el futuro como una brújula, los cepillos de dientes serían juguetes para los niños y las varillas para remover cócteles serían concebidas como talismanes con un significado para los habitantes del pasado.

La idea de la artista no es nada espontáneo, sino que apareció en su mente allá por el año 2012, momento en que comenzó sus diseños, aunque han sido los últimos cuatro años la etapa en la que se ha centrado más en la creación de los productos. De esta manera, Frohardt ha visto inaugurada su exposición hace tan solo unos días, después de que se suspendiera el pasado marzo, a causa de la COVID-19. Como medida de seguridad, únicamente pueden entrar grupos de 12 personas que han de reservar previamente la visita. El supermercado imaginado por la artista no se quedará únicamente en Nueva York, sino que estará presente en otras ciudades de Estados Unidos.

Pajitas reutilizables: para todos los gustos

A pesar de que no son un objeto imprescindible para la mayoría, muchas personas prefieren beber a través de una pajita que hacerlo directamente del vaso. El uso continuado de estos tubos ha contribuido a un serio problema de contaminación, puesto que durante años se han fabricado con plástico, se han utilizado una sola vez y se han desperdiciado, para terminar en entornos naturales, como el océano. Pero ya queda menos para que las pajitas de un solo uso estén totalmente prohibidas en la Unión Europea, así como los bastoncillos, platos y cubiertos de plástico. Será a partir del 2021 cuando dejen de producirse este tipo de objetos.

Desde hace tiempo, algunas marcas han apostado por fabricar pajitas reutilizables o con un impacto más reducido en el medio ambiente. Y las hay de muchos materiales: papel, metal, cristal, bambú, e incluso silicona.

Pajitas de papel: las más económicas

Aunque, debido al material del que están hechas, no son reutilizables, las pajitas de papel sí son biodegradables y su impacto en el entorno no es tan perjudicial como el del plástico. Algunas empresas, como McDonalds han apostado por esta alternativa ante la inminente prohibición. Esta opción es perfecta para cuando pretenden utilizarse en un evento como un cumpleaños con muchos invitados, ya que es posible comprar en grandes cantidades sin gastar mucho dinero.

Comfy Package Pajitas de Papel [Paquete de 200] 100% Biodegradable - Colores Surtidos
  • calidad 7.7 pulgadas de largo cómodo paquete de papel pajitas...
  • pajas desechables ecológico construido con 100% de materiales...
  • Con libres de BPA papel y tinta seguro para los alimentos que no...

Pajitas de metal: para toda la vida

Las pajitas de metal son la opción perfecta para utilizar en casa, y lo mejor es que estas sí son reutilizables, además de fáciles de limpiar. Al comprar pajitas de acero inoxidable, es habitual que contengan un pequeño cepillo para eliminar los restos de las bebidas que quedan incrustados en su interior, pero también pueden meterse en el lavavajillas sin inconvenientes. Además, estos utensilios suelen venir con una funda para guardarlos. El uso de pajitas de metal es uno de los más extendidos en la comunidad zero waste.

Rebajas
VEHHE 4pcs Pajitas de Metal Pajitas de Acero Inoxidable Pajitas para Beber Reutilizables 265mm con Cepillo de Limpieza para 20/30 Oz para Vasos Yeti RTIC SIC Ozark Trail(2 Recto,2 Curvados,1 Cepillo)
  • Extra largo y se adapta a todos los tamaños: 2 pajitas rectas de...
  • Acero inoxidable 304 de grado alimenticio 18/8: hecho de acero...
  • Portátil y multifuncional: diseño moderno y elegante, estas...

Pajitas de silicona: una variedad de colores y formas

Las pajitas de silicona, al igual que las de metal, también son reutilizables. Pueden encontrarse de diferentes colores, formas y tamaños, y no hay ningún problema a la hora de limpiarlas, puesto que también incluyen un cepillo para este fin. La textura es más blanda que las de metal, con lo que se pueden manipular más fácilmente, pero resisten bien tanto el calor como el frío.

Qoosea Pajitas de Silicona Reutilizables Regular Paja de Beber de Silicona con 2 Cepillos de Limpieza sin BPA para Yogur Batidos Jugo Café Cóctel Niños y Adultos (12 Unidades)
  • 【Saludable y Reutilizable】 Nuestras pajitas de silicona...
  • 【Ecológico】 A diferencia de las pajitas de plástico...
  • 【Los Dientes Protegen】 Estas pajitas de silicona son suaves y...

Pajitas de bambú: cien por cien ecológicas

El bambú es uno de los materiales que han dado lugar a un mayor número de útiles ecológicos y alternativos a los convencionales. Bastoncillos, cepillos de dientes…, y, como no podía ser de otra manera, también pajitas. Como las anteriores, son reutilizables y fácilmente lavables, además de sostenibles y respetuosas con el entorno. El bambú es otro de los materiales que más escogen los seguidores del movimiento zero waste.

Jungle Straws® Pajitas de Bambú Reutilizables | 100% Natural y Ecológico | Biodegradable y Orgánico | 12 de Paquete Incluye Cepillo de Limpieza, x 2 Bolsas | Libre de Plástico | Fabricadas en Vietnam
  • 🌿 PAJITAS DE BAMBÚ REUTILIZABLES Y ECOLÓGICAS: Jungle...
  • 🌿 LA MEJOR ALTERNATIVA A LAS PAJITAS DE PLÁSTICO: Este juego...
  • 🌿 ESTUCHE INDIVIDUAL Y BOLSA VIAJERA: Con el fin de promover...

Pajitas de cristal: a juego con la vajilla

Las pajitas de cristal no presentan grandes diferencias con respecto a las de acero inoxidable. Al igual que estas, son perfectas para utilizar dentro de casa, y en ocasiones especiales, pueden presentarse como un complemento más de la presentación de una mesa. El cristal es, de hecho, uno de los materiales más utilizados en objetos de vajilla, y las pajitas pueden ser un accesorio para esos vasos de cristal que todos tenemos en casa. Además, al ser de este material, es más fácil ver si la pajita se ha limpiado correctamente por dentro o queda algún residuo.

LessMo Pajitas de Vidrio 8 Piezas, pajitas de Vidrio Reutilizables de 21.5 cm con 2 Pinceles de Limpieza para Batidos, Batidos, cócteles y Bebidas Calientes (8P - 21.5cm x ø10mm - Recto y doblado)
  • 【Straw Pajas de vidrio ecológicas straw】 Las pajitas de...
  • 【Material Material seguro】 La pajita de vidrio respetuosa con...
  • 【Fácil de limpiar】 Las pajitas son fáciles de limpiar a...

Sea cual sea la opción elegida, lo más importante es dar un paso más para dejar atrás el uso de plásticos y buscar alternativas más sostenibles e igualmente económicas, tanto en precio como en durabilidad, sobre todo en este tipo de artículos que no son imprescindibles y podemos desprendernos de ellos más fácillmente.

14 millones de toneladas de plástico en los fondos marinos

14 millones de toneladas. Es la cantidad estimada de plásticos que se encuentran en las profundidades del océano, según un estudio reciente de la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth (CSIRO). La cifra es 25 veces mayor de la contaminación que se estimaba en aguas profundas en estudios anteriores. Esta investigación, la primera sobre microplásticos en el fondo marino, deja datos muy preocupantes a nivel mundial.

Justine Barrett ha sido la persona encargada de la dirección del estudio, y ha señalado que los resultados “amplían nuestra comprensión de la cantidad de contaminación plástica en nuestros océanos y el impacto de los artículos plásticos, tanto grandes como pequeños”. Estos desperdicios a menudo son confundidos por animales marinos como alimento, lo cual tiene graves consecuencias para ellos. De esta forma, el ecosistema marino es uno de los más afectados por la acción del ser humano en entornos terrestres. Es por ello que, hasta hace años, el problema no preocupaba a tanta población, pero ahora se hace tan evidente que urge tomar medidas. Por ejemplo, para muchos es conocida la isla de plástico del Océano Pacífico, una imagen impactante que invita a la reflexión.

Microplásticos: lo que no se ve pero nos daña

El consumismo y la masificación del uso del plástico para prácticamente conlleva un gran problema para los ecosistemas marinos, aunque a ojos de la humanidad, las consecuencias solo se ven a largo plazo. Según afirma Barrett, “la contaminación plástica que termina en el océano se deteriora y se descompone, terminando como microplásticos”. La investigación que ha dirigido concluye que incluso las aguas más profundas han sido afectadas por este tipo de contaminación, puesto que los citados microplásticos terminan en los fondos marinos.

Aunque en los últimos años la sociedad es más consciente de las problemáticas medioambientales, se estima que la cifra actual en toneladas aumente en los próximos años, de manera que animales y plantas seguirán viéndose perjudicados por la contaminación, de la que tampoco se libran los humanos.

El estudio del CSIRO se ha llevado a cabo a través de un submarino robótico sumergido hasta 3000 metros de profundidad, en lugares hasta 380 kilómetros de la costa de Australia del Sur. La cifra de fragmentos de microplásticos se encontró mayor en las zonas donde había una mayor cantidad de basura flotante.

La doctora Denise Hardesty, investigadora y coautora del estudio, señala la importancia de tomar medidas efectivas para hacer frente a este gran problema, sobre todo ahora que tenemos una mayor aproximación de su magnitud.

Zero waste: por qué dejar de consumir plástico de un solo uso es la mejor opción (y casi la única)

La solución más eficaz es la reducción del uso de materiales plásticos, sobre todo aquellos que son de un solo uso. Por eso, algunos países ya han comenzado a imponer restricciones en este sentido, aunque la cantidad de plástico que se genera sigue siendo muy grande y es necesario tomar medidas más contundentes.

Más allá de las decisiones de los gobiernos, como individuos tenemos la oportunidad de decidir qué queremos consumir y qué no. Es por eso que son muchas las personas alrededor del mundo que se están sumando a la revolución del zero waste o que han dejado de hacer uso de determinados objetos.

Halloween sin residuos: ideas zero waste para celebrar la fiesta

Se acerca la noche más terrorífica del año, que no es otra que la de Halloween. Niños, adultos y mayores a lo largo de todo el mundo preparan, con mucho mimo, la decoración y la indumentaria para esta fecha. Pero como toda gran celebración, la de Halloween conlleva la aparición de numerosos residuos, muchos de ellos plásticos, que han tenido una utilidad durante unas horas, pero tardan mucho tiempo en descomponerse y contaminan el planeta. Para solucionar este problema, hay algunos consejos que se pueden poner en práctica.

Halloween: disfraces con prendas ya usadas

Algunas personas optan por comprar un disfraz nuevo para Halloween cada año, un atuendo que después se queda guardado en el armario o en un cajón durante años, sin que nadie se vuelva a acordar de este. Para evitar eso, una buena opción es reutilizar un traje de algún año anterior, o incluso hacer un intercambio de disfraces con algún amigo o familiar.

También existe la posibilidad de crear uno mismo el traje, sin que esto se convierta en una pesadilla. Por ejemplo, el clásico disfraz de fantasma hecho con una sábana resulta sencillo y funcional para una noche como la de Halloween.

El uso de ropa vieja, rota o descolorida también se convierte en una idea útil en esta fecha, y si es negra, mucho mejor. Un buen maquillaje es el complemento ideal para que un disfraz con estas características no tenga nada que envidiar a cualquier otro comprado.

Halloween: consejos de decoración zero waste

Una buena noticia es que las protagonistas de Halloween, las calabazas, se pueden conseguir sin generar residuos, y si proceden de agricultura local, o incluso del huerto familiar, mucho mejor. La calabaza no solo servirá para decorar, sino también para hacer deliciosas recetas.

Para ornamentar, en lugar de comprar toda la decoración, es posible reutilizar la de otros años, o darles un toque monstruoso a objetos cotidianos de nuestro hogar. En este sentido, también pueden entrar en juego libros viejos o trastos que ya no utilizamos. En Halloween, no importa que la decoración esté llena de polvo y desordenada, de hecho, crea un buen efecto para esta noche. Las flores u hojas secas también ornamentan muy bien la noche de Halloween, al más puro estilo cinematográfico.

Un clásico de la fiesta norteamericana son las velas. Halloween es una ocasión perfecta para aprovechar las velas que todos tenemos en casa y no utilizamos. Crearán una atmósfera muy propia de esa noche.

Otro objeto tradicional en Halloween es el cubo repleto de caramelos, que habitualmente es de plástico. Pero no es necesario comprar este objeto, sino que se puede hacer por uno mismo, y sin plástico, con el único material de una bolsa de tela que se puede pintar con motivos de miedo para después llenarla de caramelos.

A falta de otros complementos que nos gustarían para ornamentar la casa en estas fechas, la mejor opción es tratar de conseguirlos en una tienda de segunda mano o en cualquier otro lugar, siempre que no contentan plástico.

Halloween: ideas para pasar la noche en familia

La fiesta de Halloween es un momento de unión y celebración, ya sea entre amigos o en familia, y si hay niños, esta es una de sus noches favoritas del año.

La preparación de dulces propios de esta época es una gran manera de divertirse en familia. Las calabazas no solamente sirven para decorar la noche de Halloween, fiesta para la cual no puede faltar un buen pastel de esta hortaliza. Las semillas sobrantes de la calabaza se pueden utilizar para tostar, también una delicia.

Las manzanas son otro ingrediente esencial para esta celebración, y existen múltiples recetas en las que es posible convertir a estas frutas en auténticos monstruos comestibles.

Los dulces de chocolate o las galletas también son un recurso para esta noche, y si los compramos, lo más normal es que vengan envueltos en plástico, por eso lo ideal es hacerlos uno mismo.

Otra receta, además muy sencilla, es la de sangre falsa, que suele estar envasada en plástico. Pero, en lugar de comprarla, con agua y colorante se puede conseguir una sangre muy real, aunque también se le puede añadir un poco de azúcar o cacao en polvo para darle un toque de dulzor y que, además, sea comestible.

Con la pandemia, es normal que aquellos que se lo pasan en grande en Halloween en alguna fiesta fuera de casa, busquen preparar la celebración dentro del hogar. Por ello, la noche puede terminar con el visionado de alguna película que tenga esta fecha como tema principal. Unas buenas palomitas son el acompañamiento perfecto para este plan.

Lo más importante es disfrutar de la organización y de la fiesta en sí, y no estresarse demasiado; es mejor ser paciente y hacer el tipo de celebración que uno desea en función de sus preferencias. Un Halloween sin desperdicios es una gran manera de transmitir a los demás una forma de vida más sostenible y ética.

Nuevas alternativas zero waste del mercado: conoce el dentífrico sostenible de Colgate

La marca de dentífricos Colgate ha lanzado su nuevo producto cero residuo para la higiene bucal. Hablamos de Smile for Good,  un nuevo dentífrico con
envase reciclable y un 99,7% de ingredientes naturales.

Los ingredientes han sido reducidos al mínimo y es la primera vez que cada uno de ellos está enumerado y explicado en la parte frontal del pack. El tubo, que se puede reciclar, ha recibido el primer conocimiento RecyClass del mercado como producto reciclable.

Un estudio reciente de la OCU  indica que el 73% de los consumidores españoles tiene en cuenta aspectos éticos y medioambientales cuando compra productos, pero al 60% no le resulta sencillo por la falta de información sobre los artículos.

El nuevo dentifrico tiene en su gran mayoría ingredientes de origen natural como el xilitol, el flúor o el sílice. No incluye los más comunes no sostenibles como SLS, TiO2 o sacarina. Además, ha sido certificado por Vegan Society, FSC y EcoCer. Estas verificaciones indican que el envase es reciclable, un 99,7% de ingredientes naturales y que la mayor parte de sus componentes proceden de fuentes naturales.

Colgate Vegan Smile for Good Blanqueamiento, 75 ml
  • Dentífrico: su fórmula fabricada responsablemente y los...
  • Natural: el 99,7% del total está certificado de origen natural.
  • Protección: ayuda a fortalecer los dientes día tras día,...

El envase se fabrica con Polietileno de Alta Densidad (HDPE), un plástico utilizado en botellas de agua o leche que permite su reciclado. Este material era considerado como muy rígido para hace tubos de dentífrico, pero en Colgate lo han conseguido. Han combinado láminas de diferentes grados y espesor, con lo cual consiguen crear un envase que se rija por los estándares de reciclaje, proteja al producto, siga los requisitos de producción y se mantiene su sencillez a la hora de utilizarlo.

A principios de 2020, el nuevo envase consiguió el reconocimiento de la APR (Association of Plastic Recyclers), que determinan los estándares de reciclaje en Norteamérica.

La sostenibilidad de Colgate

Pero Colgate no deja su tarea en la labor de medio ambiente con la creación de Smile for Good. Asimismo, está trabajando con otras partes tanto responsables de embalaje como del reciclaje, con el fin de concienciar acerca de la utilización y suscitar la aceptación del nuevo tubo reciclable.

El dentífrico Smile for Good y el cepillo de dientes de bambú refuerzan el perfil de sostenibilidad de y con ello materializa su compromiso de ayudar a las personas a realizar pequeños cambios sostenibles en su vida diaria. El objetivo de la marca es lograr que el 100% de sus envases sean reciclables el año 2025.

Aunque España se coloque como el segundo país de la Unión Europea en el que más plástico se recicla, los envases de pasta de dientes no se pueden reciclar. Al año se desechan hasta 20.000 millones de tubos de pasta de dientes en todo el mundo, por esta razón Colgate ha decidido dar a conocer su tecnología innovadora a sus competidores. De esta forma se reducirán grandes cantidades de este plástico, que hasta el momento no se podía reciclar.

Los residuos plásticos de hace 40 años se acumulan en las costas

La contaminación que el plástico está ocasionando en los mares y playas de todo el planeta no es un problema que podamos seguir posponiendo. Se estima que alrededor de 10 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año y el principal foco de contaminación se encuentra en Asia, ya que 13 de los 20 países más importantes que contribuyen al aumento de residuos plásticos oceánicos son naciones asiáticas.

Cada vez son más las asociaciones de voluntarios que se juntan y se organizan para limpiar las playas de los residuos que allí se acumulan para plantarle cara a un problema que nos afecta a todos. Sin ir más lejos, la Asociación Ceuta sin Plástico ha salido a recoger basura de la costa ceutí y se encontraron con un recipiente de un yogur Danone con un logo y un dibujo desfasado que no era familiar para todos los voluntarios.

La tarrina de yogur de macedonia de Danone tenía más de 40 años. Después de comprobar el logotipo y el dibujo del envase se dieron cuenta de que coincidían con los de la época de los años sesenta y setenta, aunque no pudieron establecer con exactitud en qué año se fabricó.

Este caso no es más que uno de los tantos ejemplos que demuestran el poder contaminante del plástico. Llevamos años abusando de este material, llegó un momento que todo era de plástico y es ahora cuando vivimos las consecuencias y reclamamos cambios inmediatos. 

El paso del temporal Gloria por la costa catalana en enero de este año es otro gran ejemplo en el que se hallaron plásticos antiguos. La borrasca arrastró hasta las playas troncos, peces muertos y envases plásticos desde el fondo del mar, entre los que se encontraban el envoltorio de un Tubi Tabi, un helado de Frigo que se dejó de comercializar en el año 1993, y un envase de Mistol con un diseño de finales de los años 70.

Impactantes son las imágenes que un grupo de jóvenes del municipio tinerfeño de Adeje grabó sacando del estómago de una lubina restos de plástico de hasta tres productos distintos. Los residuos plásticos que llegan al mar se descomponen en microplásticos que son consumidos por los peces que luego compramos en pescaderías y supermercados.


Lego: convertir el plástico en energía

lego plastico reciclado

La empresa danesa de juguetes Lego adquirió por medio del fondo que gestiona sus ingresos, Kirkbi, el 11 % de participación en la empresa Quantafuel AS, que transforma los desechos en combustibles sintéticos.

Lego le pagará 250 millones de coronas noruegas, es decir, casi 24 millones de euros por convertir el plástico en energía a esta compañía de Noruega fundada en 2014. Según el índice de multimillonarios de Bloomberg, emplea sistemas catalíticos para convertir la mayoría del plástico en combustibles y productos químicos respetuosos con el planeta. Asimismo, Quantfauel cuenta con una asociación con la empresa químicaBasf y pretende establecer varias plantas en toda Europa y otras regiones.

Esta inversión “está basada en una razón financiera, así como en nuestro deseo de apoyar el desarrollo global sostenible a través de nuestras inversiones”, dijeron en comentario enviado por correo electrónico desde Kirkbi.

En el comunicado Thomas Lau Schleicher, el director de inversiones, señaló que “el desarrollo de la tecnología química de reciclaje de plástico ha resultado ser un gran reto”, además de: “Quantafuel, sin embargo, ha adoptado un enfoque innovador y escalable para resolver este problema clave, lo que resulta en un fuerte potencial de negocio al tiempo que garantiza un alto impacto ambiental. Creemos que este enfoque podría ser un paso importante en la transición hacia un futuro más sostenible”. Kirkbi indicó que no cuentan actualmente con planes para convertir viejos ladrillos de plástico de Lego en energía.

El fondo de Lego reveló a principios de año que iban a aumentar del gasto en energía renovable. El líder ejecutivo, Soren Thorup Sorensen, indicó que la siguiente inversión podría realizarse en áreas nuevas como tecnología de baterías o eficiencia energética.

Lego ha definido como objetivo para 2025 que todo el embalaje sea de materiales renovables o reciclados. Hoy más del 75% de cajas lo son. También para el mismo año quieren que ningún desecho de sus fábricas, oficina o tienda llegue a los vertederos. “Nuestro objetivo es reducir el desperdicio y aumentar la cantidad que reciclamos” manifiestan en su web.

Juguetes, Lego, Paisaje, Flor

En 2030 tienen fijado el mayor objetivo, hacer ladrillos LEGO con recursos sostenibles sin comprometer la calidad o la seguridad. Para ello, habría que crear materiales completamente nuevos. Ahora, hay más de 80 piezas hechas de polietileno de origen sostenible, pero tan solo representan el 2% de los 3.600 totales. Se espera que puedan servirse de fuentes de origen vegetal y recicladas para los ladrillos.

Cómo reciclar los cepillos de dientes de plástico

cepillo dientes bambu

Puede que conozcamos a amigos o familiares que hayan sustituido los cepillos de dientes de plástico por unos de bambú. La razón principal es por generar menos residuos de este material tan contaminante.

España se ha convertido en el segundo país que más plástico vierte al Mediterráneo y en el cuarto de la Unión Europea que más plástico consume.

 Si queremos cambiar de tipo de cepillo siendo responsables con el medio ambiente   o hacernos con otro del mismo material pero otorgándole una nueva vida al viejo, debemos reciclarlo.

 ¿Cómo se recicla un cepillo de dientes?

Cada tres o cuatro meses deberíamos cambiar el cepillo o cabezal, según la Asociación Dental Americana (ADA). Esto se debe al desgaste y crecimiento bacteriano que podría ser perjudicial para la salud.

Cada año se venden 3.500 millones en todo el mundo, tardan 500 años en descomponerse, están hechos, en su mayor parte, de polipropileno y el polietileno, tienen unas cerdas de nylon, una fibra sintética fuerte y flexible que no se degrada, ni se rompe, que provoca que los cepillos tengan una vida útil bastante larga.

Podemos pensar que debemos depositarlos en el contenedor amarillo, pues bien esto no es correcto, estos contenedores están destinados para envases. El destino de los cepillos es la basura donde van los residuos no orgánicos, como las pajitas o gafas, es decir, aquello que no puede ser reciclado ni aprovechado de ninguna manera. O mejor, habría que llevarlo a un punto limpio, de esta forma se podrá mediante un proceso, posteriormente reutilizar.

En el caso de la pasta de dientes, esa sí se puede depositar en el contenedor amarillo.

Pero si hablamos de cepillos de dientes eléctricos, sus residuos pueden llegar a ser peores. Cuentan con sustancias peligrosas como plomo, mercurio, arsénico, cadmio o gases contaminantes. Por ello, la mejor opción es, como se ha mencionado al principio hacerse con uno de bambú. Suelen rondar el mismo precio y pequeñas tiendas ecológicas o grandes supermercados los venden.  Están hechos de materiales biodegradables y reciclables que incluyen almidones vegetales con cabezales intercambiables para poder utilizarlos durante más tiempo.

Habría que adquirir cepillos de bambú con cerdas elaboradas con un elemento llamado tynex. Este tiene un nivel muy bajo de abrasividad, no perjudica las piezas dentales y ni las encías, e impide el crecimiento bacteriano. Si las cerdas son de bambú, podremos provocar desde sensibilidad dental, sangrado hasta recesión de las encías.

Naturbrush Cepillo De Dientes De Bambu Adulto Verde 100 ml
  • Cepillo de dientes de bambú adulto verde
  • Productos naturales para nuestro propio bienestar
  • Diseño funcional

Cepillos de dientes de bambú: cómo elegir el más adecuado para ti

2020 se postulaba como un gran año en lo que se refiere a concienciación del cambio climático. Las noticias hablaban de Greta Thunberg, de los océanos invadidos de plástico y el término responsabilidad no falta en ninguna política de RSC de toda gran compañía, pero llegó el coronavirus y todo cambió.

Ahora no nos preocupan las botellas de plástico sino los millones de mascarillas que acaban en los océanos. Pero aún no está todo perdido y siempre merece la pena recordar nuestro papel como consumidores individuales a la hora de conservar el medioambiente.

Para iniciarnos, podemos reducir nuestra huella con pequeños cambios como sustituyendo nuestro cepillo habitual de dientes hecho de plástico por uno de bambú.

Este material se ha popularizado por ser una planta fuerte, muy flexible, duradera, completamente biológica y degradable. Pero no todos los cepillos de dientes de bambú son iguales, así que hoy te traemos algunos consejos para iluminarte a la hora de adquirir el tuyo.

Cómo elegir el mejor cepillo de dientes de bambú

A la hora de elegir cepillo de dientes, de la misma manera que hacíamos con los de plástico, hemos de tener en cuenta nuestro tipo de dentadura y hábitos de higiene. Entre otros, fíjate en:

  • La composición de las cerdas

Aunque el mango de los cepillos de dientes de bambú es orgánico, las cerdas de cada uno pueden ser distintas. De hecho, hay algunos cepillos fabricados con cerdas de bambú pero en otros son de un elemento llamado tynex. Es un material que cuenta con un nivel muy bajo de abrasividad, por lo que no daña las piezas dentales ni las encías. Tampoco permite el crecimiento bacteriano.

El problema de ese material es que ya el cepillo no es del todo ecológico. Habría que separar las cerdas del mango porque no se degradan por sí mismas. Nos referimos al momento en el que deseamos dar una segunda vida al cepillo. En los de 100% de bambú los podemos tirar al contenedor de orgánico, a nuestra compostera o dejar que se degrade incrustado en la tierra de una maceta. Pero si las cerdas no son biodegradables, la cosa se complica.

Si nuestro objetivo es comprar uno 100 % sostenible y biodegradable, tendremos que leer toda la información del cepillo. Un ejemplo de material eco- friendly son los filamentos de fibra de bambú. Y si buscamos una opción vegana, el bambú que se emplee debe ser de tipo Phyllostachys edulis, variedad que crece en un entorno que no sirve de alimento para los osos panda.

Otro material para las cerdas es el Nylon-4. Este Nylon sí se biodegrada pero otras pueden estar hechas de Nylon-6 que no lo hace.

Cepillos de dientes de bambú: comparativa y precios

Un pequeño cambio como es sustituir los cepillos de dientes de plástico por unos de bambú puede suponer a la larga un gran ahorro de plástico para el planeta. Entre los mejores hechos con este material biodegradables se encuentran:

Naturbrush. Son los que usamos en casa normalmente. Son muy suaves, es una marca española, y tienen como novedad relevante que tienen modelos con cabezales renovables para promover un consumo responsable. Cuenta con versión infantil y de adultos y los distinguirás porque el final del mango es de colores, para que cada miembro de la familia tenga el suyo.

Colgate. Ha sacada esta versión ecofriendly envuelta en cartón reciclable, en vez de en plástico de un solo uso. El mango está recubierto con cera de abejas natural para minimizar la absorción del agua. Lo bueno es que es fácil de encontrar en grandes almacenes.

Colgate Cepillo De Dientes Colgate Bambú Carbón
  • Filamentos de punta fina impregnados de carbón
  • Su mango está recubierto con cera de abejas natural para...
  • Cepillo hecho de bambú biodegradable 100 % natural y embalaje...

Brushboo. Una de las marcas más conocidas y una referencia en lo que es la aplicación del bambú a objetos cotidianos. Cuenta con lotes a buen precio para renovar los cepillos de dientes de toda la familia. Añadir que las cerdas de Brushboo están libres de BPA, pero son de Nylon 6 Dupont.

Lacer Natur. La marca de farmacia Lacer cuenta con su propia línea ecológica, que incluye cepillos de dientes de bambú con mango antibacteriano con filamentos de origen vegetal y pasta de dientes libre de plástico de un solo uso.

Rebajas
LACER Natur Pasta Dental 100 ML, Negro, Estándar
  • Los mejores productos para el cuidado y la salud personal.

Duamy. También es una empresa española. Los precios de sus cepillos de dientes de bambú son muy competitivos aunque las fibras son de nylon.

Cepillos de dientes Bambu blandos. Cepillos Ecológicos, 100% Orgánicos, Biodegradables, Naturales y suaves
  • CUIDA TUS ENCÍAS - Nuestros cepillos dentales de Bambú blando...
  • SOLUCIÓN ECOLÓGICA - 1x Cepillo de dientes de carbón infundido...
  • NO MÁS PLÁSTICO - Estos cepillos de madera de Bambu ecologico...

Los cepillos de dientes de bambú, ¿son adecuados para la higiene bucodental?

Es cierto que las cerdas de bambú son menos higiénicas y es más fácil que se alberguen bacterias. Sin embargo si están hechas de tynex es mejor opción. No obstante, una recomendación para evitar que el cepillo adquiera bacterias al quedarse la humedad en el mango o la base, se colocarlos fuera del vaso para garantizar su secado entre uno y otro cepillado.

Respecto a su durabilidad, la Asociación Dental Americana recomienda reemplazar el cepillo de dientes cada 3 meses pero dependerá en gran medida del uso que hagamos. Normalmente duran algo menos que los de plástico.

Mahou San Miguel suprimirá el plástico de sus principales marcas

El líder de cervezas en España Mahou San Miguel ha iniciado el proceso de eliminar el plástico de sus envases y embalajes y sustituirlo por cartón biodegradable. Una innovadora máquina posibilita que se remplace de manera integral este material durante la fase de embalaje. La decisión forma parte del compromiso con la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente de la empresa.

Esta nueva medida que Mahou San Miguel ha decidido para reducir su huella, se basa en eliminar las anillas y retráctiles plásticos que envuelven a los productos. Quieren exponer la relevancia del uso de materiales alternativos que no son contaminantes. Por esta razón, en sus nuevos envases, se pueden leer los mensajes “100% cartón biodegradable” y “procedente de bosques sostenibles”. Fue en la fábrica de Burgos, la primera en la que instalaron una máquina capaz de sustituir el plástico por el cartón.

12 de sus principales marcas de cervezas son las primeras en las que se producirá el cambio. Algunas de ellas son Alhambra Especial, Mahou Cinco Estrellas Sin Gluten, San Miguel Radler Mahou Cinco Estrellas Radler, Mahou Maestra Doble Lúpulo, Selecta de San Miguel y Magna de San Miguel.

Con esta iniciativa Mahou San Miguel pretende ahorrar hasta 90.000 kilos de plástico cada año. Aunque la cifra se incrementará debido a que cada vez más marcas se incorporarán al proceso.

Marco Estratégico de Sostenibilidad de Mahou San Miguel

La iniciativa forma parte del Marco Estratégico de Sostenibilidad “Somos 2020” de Mahou San Miguel, que tiene 20 compromisos.

El Plan señala que se reducirá en un 10% de su huella de carbono y se promoverán proyectos de autogeneración energética y protección de las fuentes hídricas, entre otros. Además, todos los embalajes y materiales promocionales deben seguir principios medioambientales. Sus productos deben tener al menos 50% de PET reciclado,  70% de vidrio reciclado y 100 % de cartón sostenible. Actualmente más de la mitad de sus ventas se llevan a cabo en formato barril. Los de cristal se pueden devolver a la empresa y las latas de aluminio son reciclables.

Varias instituciones han reconocido la labor en el marco de medio ambiente de Mahou San Miguel.  El último informe del BREF Europeo, la posiciona como parte del 25% de empresas de Alimentación y Bebidas que se encuentran más avanzadas en materia de sostenibilidad. Es un documento que agrupa a las empresas que sean más responsables con el medio ambiente.