Plásticos que crees que se reciclan, pero no

Reciclaje de plásticos

El plástico es uno de los elementos que se ha convertido en protagonista en nuestro día a día en los últimos años. No obstante, el problema en el proceso de su reciclaje sigue habiendo inconvenientes, ya que no todos los plásticos son iguales. Por esta razón, existen unos tipos de plástico que se deben y pueden reciclar y otros no, o al menos no de la misma manera.

El plástico es un material que está integrado en muchos de los objetos y envases que utilizamos y consumimos en nuestro día a día. Asimismo, es uno de los que mayor cantidad de residuos genera, ya que es fácil de producir y moldear.

Hoy día, el uso que se le da es muy variado ya que dispone de una gran versatilidad para su fabricación y, salvo casos excepcionales, no resulta dañino para nuestra salud. Por esta razón, es de especial importancia que conozcas las propiedades que poseen los plásticos para que tengas constancia de los que puedes reciclar y los que no, ya que, por lo general, tienen características diferentes.

Seguro que, en algún momento, cuando has cogido un envase en tus manos, has observado que tiene grabado un triángulo con un número en su interior, pero… ¿sabes para qué sirve realmente?

En este contexto, para que no te cuenten ni te digan, desde Naturlii te ofrecemos la información necesaria para comprender mejor esos números, qué tipo de plásticos son y qué plásticos no se reciclan.

Tipos de plásticos

Aunque es muy amplia la variedad de plásticos existentes, hay un acuerdo que permite hacer su clasificación. Se trata del Código de Identificación del Plástico, también conocido como RIC (Resin Identification Code), un código de referencia que está serigrafiado en el envase y permite conocer el tipo de plástico que es.

Códigos de Identificación de Plásticos I Fuente: Reciclajes Avi

RDe esta forma, cada plástico, en función a sus características, posee un símbolo diferente que permite diferenciarlo. El símbolo está compuesto por tres flechas que hacen referencia al proceso de reciclaje.

En la actualidad, se pueden encontrar siete tipos de plástico:

  • PET o PETE (Polietileno tereftalato/Tereftalato de Polietileno): plástico de los más utilizados y reciclados. Es transparente y ligero. Se emplea para la fabricación de botellas de agua, refrescos o proteger alimentos, ya que impide la entrada de oxígeno. Se caracteriza por su resistencia al vapor y a los gases, además porque es barato producirlo y su reciclaje no requiere de un coste elevado. En su proceso de reciclaje se emplea en alfombras, piezas de vehículos, muebles, productos textiles… Sin embargo, en las botellas de agua se recomienda emplearlo una sola vez. Fácil de reciclar.
  • HDPE o PE-HD o PEAD (Polietileno de alta densidad): plástico duro empleado para producir envases de zumo, yogures, agua, leche, bolsas de basura, etc. También se utiliza para productos de limpieza. Posee una capacidad de resistencia alta ante la corrosión química y a la humedad. Cuando se recicla se suele emplear en muebles de jardín, tubos, botes de detergente…

¿Sabías que…?

Los tetrabriks están compuestos por un 75% de cartón, un 20% de plástico y un 5% de aluminio

  • PVC o V (Policloruro de vinilo/Vinílicos/Cloruro de Polivinilo): Plástico versátil, duro y rígido empleado para empaquetar productos no alimenticios, ya que suele expulsar toxinas y contamina. Se emplea para carreteras, materiales de construcción o tuberías. Es de los más peligrosos.
  • LDPE o PEBD (Polietileno de baja densidad): plástico transparente, impermeable, flexible y fuerte. Se emplea para generar las bolsas de basura o de alimentos que utilizamos en nuestro día a día. También para tapas flexibles o botellas exprimibles como la de crema de manos.  En su proceso de reciclaje se emplea para nuevos envases y tuberías.
  • PP (Polipropileno): es la mejor opción para embalar productos calientes o crear utensilios de cocina, envases médicos, entre otros. Esto se debe a que su punto de fusión es elevado. Cuando se recicla se emplea para cables de batería, escobas, cepillos, cubetas de hielo o bandejas. Fácil de reciclar.
  • PS (Poliestireno): plástico fácil de moldear, por lo que hay que tener especial cuidado con él. Se utiliza para producir espuma de embalaje o elementos electrónicos. También para vasos de usar y tirar, envases de huevos, cubiertos desechables, etc. Es barato y tiene su punto de fusión bajo. Se recicla si no posee restos de comida, por lo que resulta complicado.
  • Plásticos mixtos u otros: este plástico se refiere a aquellos plásticos que se forman con una mezcla de varios o a los que no se conoce su composición, por lo tanto, posee características diferentes y no entran en ningún tipo de los mencionados anteriormente. Son los más complejos. Son los tubos dentífricos, envases de embutidos. Reciclarlos es muy complicado, por esta razón, su proceso es nulo.

¿Sabías qué…?

El proceso de reciclaje de plásticos es ineficiente y no logra los objetivos. Aunque muchos de los tipos de plásticos podrían ser reciclados, la realidad es que casi el 80% no llega a este proceso, sino que cae a nuestros ríos, mares u océanos o es quemado en rellenos sanitarios o tiraderos a cielo abierto. 

Residuos de plástico que no se reciclan

En los últimos años, el reciclaje ha tomado impulso y se ha convertido en una de las culturas más utilizadas en la disminución del volumen de los residuos sólidos. Cada vez son más las personas de esta sociedad que se suman a esta práctica para contribuir con el medioambiente y minimizar la cantidad de desechos que se generan y contaminan nuestro ecosistema.

El reciclaje es un proceso empleado para dar una segunda vida a materiales que han sido desechados, pero que todavía son válidos para fabricar otros productos. Sin embargo, es de especial importancia tener en cuenta una serie de propiedades de este material antes de iniciar el proceso de reciclado, ya que hay algunos componentes de este elemento que no permiten que sea reutilizado. Por esta razón, hay plástico que se reciclan y otros que no. Esto es así porque cuando el plástico está mezclado con otros elementos que no se pueden separar no hay posibilidad de que se reutilicen, ni por medio de un proceso químico.

A continuación, se ofrecen ejemplos de plásticos que no se reciclan, pero que se siguen vendiendo por su demanda:

Tubos de pasta dentífrica: no se pueden reciclar

Aunque es recomendable verterlo en el contenedor amarillo, es un producto que no se suele reciclar, ya que contiene variedad de tipos de plástico y aluminio, lo que hace que sea más complejo su proceso de reciclaje porque cada tipo de plástico necesita un proceso de reciclado.

Por el contrario, las cajas de cartón en las que vienen envueltos son 100% reciclables porque no contienen laminado plástico.

Mecheros desechables: no se pueden reciclar

Mecheros desechables I Fuente: Mi puerto Rico Verde

MLos encendedores estás formados por elementos de metales se pueden reciclar, pero en general, por su composición no se pueden recuperar, ya que han estado en contacto con sustancias tóxicas e inflamables como es el gas que llevan en el interior.

Bolsas de patatas fritas: no se pueden reciclar

Debido a que están elaborados con papel metalizado de aluminio con PVC, es decir que se fabrican con distintos materiales, por lo que no se pueden reciclar. Se suelen componer de dos capas de polipropileno para que el alimento se mantenga crujiente. La capa del interior está revestida con otra de aluminio. Además, entre ellas hay otra de polietileno, lo que le aporta flexibilidad y fuerza. Por esta razón no se puede reciclar, porque habría que separar tres capas en su proceso de reciclado. Para saber si está elaborada de esta manera basta con arrugarla y ver si vuelve a su posición.

Envoltorios de plástico 

Las bolsas de productos alimenticios en las que vienen envueltas las galletas o los panes de marcas reconocidas, como bimbo, no son reciclables. Al no poseer en su envase de plástico ligero una identificación del tipo de plástico al que pertenece, es uy complejo reconocerlo a simple vista, y como todos los tipos de plásticos poseen un proceso de reciclado diferente, no es posible reciclarlos. Son plástico de bajo valor y su tratamiento es muy elevado, por tanto, no resulta rentable.

Botellas de colores o serigrafiadas:  no se pueden reciclar

Algunas marcas de bebidas energizantes recubren sus productos con plásticos de colores o incorporan logos serigrafiados; otros se vierten en botellas de colores para hacer creer al cliente que sus líquidos son exóticos. Esto hace inviable su proceso de reciclado, ya que las plantas de reciclaje no pueden reconocer el material del que está elaborado.

Para que el proceso sea apto es necesario extraer las tapas o etiquetas de aluminio, en definitiva, que esté limpio.

Cepillos de dientes y bolígrafos de plástico: no se pueden reciclar

Además de que no se considera un envase, está formado por plásticos de distintos tipos, lo que hace que su proceso de reciclado sea inviable económicamente. Por esta razón, se recomienda verterlos en el contenedor gris.

Cubiertos de plástico de usar y tirar y monodosis: no se pueden reciclar

Son materiales que no se les considera envases, por lo que es aconsejables verterlos en el punto limpio y no en la basura. Debido a su pequeño tamaño y al plástico que lo forman, el proceso de reciclado es muy costoso a nivel económico para el valor que tienen. Además, la presencia de restos de comida complica el proceso.

En definitiva, los gastos en el proceso de reciclaje, la escasez de infraestructuras y los beneficios por reutilización son los que limitan las posibilidades de que los plásticos puedan tener una segunda vida para ser reutilizados. Por esta razón, es imprescindible que la industria y los diseñadores, distribuidores y productores de envases deben tomar conciencia de los criterios que deben seguir para crear los envases que sean 100% reciclables.

Medidas urgentes para mejorar y evitar el plástico de un solo uso

  • Reducir, reutilizar y, si no existe otra opción, reciclar, pero de verdad.
  • Fomentar un cambio de mentalidad a la hora de consumir los productos para lograr el primero de los propósitos, el de reducir.
  • No hacer un mal uso de recursos y usar solo los que sean especialmente necesarios, dar durabilidad y buen uso a las cosas que se poseen y reparar las que se rompen.
  • Consumir sin necesidad de adquirir nuevas compras, como, por ejemplo, aprovechando bienes públicos, fomentando el intercambio, el alquiler, o reaprovechando materiales que se han desechados.
  • Prestar atención a las propiedades del producto que se adquiere.
  • Evitar los productos de usar y tirar.

En definitiva, aun nos queda mucho por aprender, pero liberarse de los plásticos está en nuestras manos. ¡Súmate al cambio!

DIY: la nueva técnica para limpiar tu hogar

Cuando visitamos los largos pasillos de los supermercados, apreciamos que en la sección de limpieza del hogar existen un sinfín de productos, ya sean para un uso específico o general. Pero… ¿te has planteado en alguna ocasión que puedes reducir los efectos dañinos que estos elementos provocan en el medio ambiente?

La aparición de los productos de limpieza ecológica ha contribuido al mantenimiento del espacio natural y, además, te permiten un ahorro económico, ya que están elaborados con elementos que puedes encontrar en tu despensa.

En la actualidad, llevar a cabo esta alternativa ha supuesto que se convierta en una tendencia, ya que cada vez son más familias las que la ponen en práctica.  Esto ha sido posible gracias a la colaboración de activistas y empresarios comprometidos con el planeta.

Puede que no seas consciente de que la mayoría de estas sustancias químicas, aparte de ser dañinas para la naturaleza, pueden afectar de forma negativa en tu salud, ya sea a través de la aparición de cáncer, enfermedades de piel o de las vías respiratorias. Asimismo, el ecosistema, como ya se ha mencionado, también lo sufre, ya que muchos de los productos industrializados de limpieza derivan en la superficie y fondo de los ríos, mares e incluso océanos.

Productos caseros de limpieza qué puedes hacer en casa sin casi esfuerzo

La elaboración de productos de limpieza con ingredientes caseros es muy sencilla. Solo necesitarás bicarbonato de sodio para eliminar olores, limpiar y eliminar la suciedad y no estropear la superficie; zumo de limón o cualquier otra fruta para fulminar los hongos, moho, blanquear la ropa y para dar un olor natural; jabón natural de base vegetal y vinagre blanco para eliminar bacterias, malos olores, manchas y grasa. es muy versátil. Acaba con las bacterias y la grasa.

Productos de limpieza caseros I Fuente: elmueble.com

Estos son algunos de los productos que puedes fabricar:

Limpiador multiusos DIY

Mezcla en medidas equilibradas vinagre blanco y agua añade la esencia que desees y viértelo en el pulverizador. Es recomendable dejar la disolución 2 semanas en el recipiente antes de utilizarlo. Apto para cualquier superficie.

Fregasuelos DIY

 En 4 litros de agua añade 1 taza de vinagre blanco. Con ello podrás limpiar pavimentos de cerámica o terrazo.
Para limpiar el parqué es necesario diluir 1 cucharada de jabón neutro en 5 litros de agua y luego friega con la mopa sobre la superficie en seco.

Limpiacristales DIY

Mezclar vinagre y agua a partes iguales, agregar sal y, posteriormente secar con papel de periódico o un trozo de tela. Evita hacerlo cuando hay sol directo, porque sino el producto se evaporará y dejará manchas.

Ambientador DIY

En 1 litro de agua, hierve 1 limón troceado, ralla 1 jabón casero y vierte esencia de vainilla y hojas de eucalipto o romero. Una vez que haya enfriado, pásalo por el colador y viértelo en el pulverizador.

Limpiador de encimeras y electrodomésticos DIY

Pulverizar agua oxigenada sobre la superficie y secar con una bayeta.

Limpiador para tablas de cortar y fregaderos DIY

Esparcir vinagre blanco y agua oxigenada sobre el menaje y limpiar con un trapo. También puedes fregarla con limón, sal gorda, agua y jabón natural.
Para el desagüe aplica media taza de vinagre y media de bicarbonato, pon el tapón. Deja que actúe 10  minutos aproximadamente, abre el agua caliente ¡y listo!

Limpiahornos DIY

Combina 200 gramos de bicarbonato y agua hasta obtener una mezcla sólida. Extiéndela por el interior del horno, pero haz hincapié en la parte inferior, ya que en ella se acumulan grandes cantidades de grasa. Asimismo, se recomienda dejar que actúe durante la noche.

Abrillantador para superficies de madera DIY

Para conseguir que tus muebles reluzcan como el primer día, crea una mezcla conformada por 15 mililitros de aceite de oliva y la misma cantidad de agua y el líquido de un limón. Para que todos los ingredientes se incorporen de manera correcta, agítalo y distribúyelo en un paño húmedo de microfibra.

Quitamanchas para alfombras DIY

Pequeñas imperfecciones a escasas horas de recibir una visita. ¿Qué hacer? Con tan solo unos 15 mililitros de vinagre blanco, 30 mililitros de agua caliente y bicarbonato o almidón de maíz podrás eliminar las manchas. Finalmente pasa la aspiradora y comprobarás el resultado.

Limpiador de baño DIY

Con 1 taza de bicarbonato de sodio y 1 taza de vinagre blanco agregado en el inodoro y esparcido con la escobilla podrás eliminar las bacterias que no son visibles. Se aconseja que la sustancia actúe durante 5 minutos.

Antical y limpiador para grifos y plaquetas DIY

Incrusta medio limón en el aireador por sale el agua y esto combatirá la cal. Para que los cromados queden impolutos agrega una cucharadita de limón sobre un algodón y déjalo actuar alrededor de 1 hora. Para el chapado o baldosas incorpora vinagre y agua en la misma cantidad.

Detergente para la lavadora DIY

Necesitarás: 2 pastillas de jabón natural, 2 tazas de bórax, 2 tazas de bicarbonato, 2 limones, 9 litros de agua y 15 ml de aceite esencial al gusto.
Derrite el jabón, ya sea picado o rallado y hiérvelo en un litro de agua a 45ºC. Mezcla el bórax y el bicarbonato. Añade todo a 8 litros de agua. Exprime los limones y vierte el aceite esencial para darle esencia. Mézclalo bien y embotella.

Suavizante para la lavadora DIY

Emplea 5 litros de vinagre blanco y 30-40 gotas de aceite esencial de lavanda o romero. Ralla el jabón natural. Hiérvelo, mezcla y embotella. Deberás echar media taza por colada.

Detergentes con sello ecológico

Si no dispones de tiempo libre para llevar a cabo el proceso de elaboración de tus propios productos de limpieza, existen marcas en el mercado que te facilitan el trabajo doméstico, ya que hay sustancias que están testadas ecológicamente.

Una de las etiquetas que debe estar presente en la información posterior del envase es el grabado de Ecocert, ya que apuesta por la renovación de las materias primas.

En España, hay numerosas empresas que comercializan con este sello, como por ejemplo Biobel, marca líder en jabones naturales y respetuosos con el medio ambiente.

Otras marcas con diversos tipos de calidad ecológica son: Ecover, Almacabio, Equo, Sodasan, Prodefut y Biocop.

Motivos para apostar por la limpieza ecológica

  • Conocer nuevas fórmulas de higiene y llevarlas a cabo.
  • Ahorro económico.
  • Transmitir de generación en generación las tradiciones que no dañan el planeta.
  • No gastar más de lo que necesitas.
  • Contribuir al proceso de las 3 erres: recicla, reduce y reutiliza.

Si todavía no te has embarcado en esta aventura de emplear nuevas técnicas, es hora de que te pongas manos a la obra y descubras el individuo polifacético que habita dentro de ti. ¡Tú puedes!

Islas de plástico: ¿dónde se encuentran y cómo se han formado?

Islas de plástico

Seguro que en alguna ocasión has escuchado el término islas de plástico, islas tóxicas o islas de basura, por desgracia, cada vez están más extendidas en nuestros océanos.

Hace ya más de tres decenas de años que se está investigando la cantidad de contaminación que está presente en los océanos con la utilización de boyas que recogen datos. De esta manera, expertos hallaron que en algunas partes de los océanos se produjeron islas de basura, sobre todo provenientes de plásticos, ya que es uno de los elementos que más tarda en degradarse.

En la actualidad, la proliferación de estas islas es un problema a escala mundial. Es una de las consecuencias directas para la salud del ser humano y para las distintas especies que habitan en el mar. Pero… ¿Te has planteado lo que son y la relevancia que tienen en el planeta? A lo largo de este artículo se presentarán todos los elementos que las caracterizan.

¿Qué son las islas de plástico y cómo se forman?

Una isla de plástico es una concentración de residuos no biodegradables, de plástico suspendido u otros desechos atrapados que se amontona a consecuencia de las corrientes marinas. Estos vertederos de plástico se pueden originar por diversas causas, todas ellas gestadas por la irresponsabilidad del ser humano:

  • Un reciclaje inapropiado o inexistente.
  • Los vertidos de residuos ilícitos.
  • Contaminación de las playas, que provoca que la marea y el viento dispersen los despojos.
  • La contaminación de las aguas de ríos que desembocan en mares y océanos.
  • Vuelo de aviones sobre océanos.
  • Presencia de barcos.
  • Fuertes vientos que trasladan la basura hasta las aguas.
Islas de basura I Fuente: Ecologíaverde

¿Dónde se ubican las islas de plástico?

A pesar de su gran tamaño y consistencia, son complicadas de ver a través de las fotografías por satélite, tampoco localizarlas mediante radares. Es muy complejo acceder a ellas. Por otro lado, son inestables por lo que su posición puede variar unos kilómetros a consecuencia de los vientos, corrientes y temporales. Aunque lo que es seguro es que la cantidad de plásticos crece con el paso del tiempo. Hasta el momento, las más conocidas son 5. Se ubican en los espacios donde confluyen las corrientes marinas. 

Localización de las islas de plástico I Fuente: Ranker

Son las siguientes:

  1. Isla del Océano Pacífico Norte: descubierta en 1997. por el oceanógrafo Charles Moore Se caracteriza por ser la isla más grande del mundo, localizada, como su nombre indica, al norte del Pacífico, entre California y Hawáii. Se ha estimado que tiene una medida de unos 700.000Km2 y se compone, aproximadamente, de unos 100 millones de toneladas de basura, repartida entre la superficie y el fondo.
  2. Isla del Océano Pacífico Sur: descubierta en 2011. Ubicada delante de las costas de Chile y Perú, mide 8 veces más que la superficie de Italia. Hay investigaciones que apuntan que es una porción de la isla situada en el Pacífico Norte.
  3. Isla del Océano Atlántico Norte: descubierta en 2009. Se caracteriza por ser la segunda más grande, se va dispersando de Norte a Sur, como consecuencia del fenómeno conocido como “El Niño»”, el cual origina una variación en la atmósfera y en el océano, provoca desde sequías hasta lluvias intensas y un incremento en la temperatura del mar. Estacionalmente su localización experimenta una variación de unos 1600 kilómetros. Está formada de basura semejante a las situadas en las zonas del Océano Pacífico e Índico.
  4. Isla del Océano Atlántico Sur: descubierta en 2017. Es una de las más pequeñas, que se desplaza mediante la corriente del Atlántico Sur. Situada entre América del Sur y el sur de África. No hay muchos datos sobre ella, pero se sabe que no interrumpe a las rutas comerciales marítimas.
  5. Isla del Océano Índico: descubierta en el 2010. Contiene la mayor biodiversidad marina de los océanos.

Tal y como se ha señalado con anterioridad, estas con las cinco islas que están reconocidas, pero se han detectado otras más pequeñas como por ejemplo la del Mar Mediterráneo o la del Ártico, en el mar de Barents, en las proximidades del círculo polar Ártico. Los residuos que la forman provienen de Europa y de la costa de América del Norte, que se mueven a lo largo de las corrientes oceánicas hasta el norte de Noruega.

¿Cómo han acabado ahí tantas toneladas de plástico?

La razón de que desemboquen en el océano y se agrupen es que todo lo que vertemos, tanto en la tierra como en los ríos, se va desplazando hacia los mares y los océanos, ya sea en la superficie o en el fondo, por diferentes motivos. Además, pueden provocarse las corrientes marinas y oceánicas que, junto al viento, empujan las grandes cantidades de basuras y las reubican en zonas de remolinos, vórtices o donde las corrientes disminuyen.

Todo ello, desemboca en una contaminación casi irreversible. Por eso los científicos señalan que en las zonas donde se encuentran los giros oceánicos, se sitúan las grandes manchas de residuos plásticos.

¿Cómo afectan al medio ambiente?

Es posible que pienses que una isla de plástico, en medio del océano, puede parecerte algo muy lejano, pero debes de saber que afecta a todo el planeta. Las consecuencias son reales, aunque no sean visibles de forma directa o inmediata. Algunas de ellas son:

  • Contaminación de las aguas. Que los plásticos tengan una tasa reducida de degradación, provoca que el agua se contamine. Por lo tanto, aunque pasen décadas o siglos pueden seguir flotando en el mar, lo que perjudica a la flora y la fauna marinas y, también, al ser humano por medio de la cadena alimenticia.
  • Especies en peligro de extinción. Cantidades desmesuradas de animales pierden la vida anualmente por la ingesta de plástico o porque se quedan atrapados en ellos. Debido a ello, las especies perjudicadas están en peligro de extinción.
  • Carencia de alimentos. Las organizaciones que se dedican a la pesca tienen más inconvenientes para encontrar alimento en el mar, lo que provoca que económicamente tengan pérdidas al tener menos productos para suministrar al mercado.
  • Contaminación de la atmósfera o el aire.
  • Cambios en el clima, lo que desemboca en el cambio climático.

¿Qué podemos hacer para evitar contribuir a que crezcan?

Evitar el crecimiento de estas islas está en manos de todos nosotros. Algunas de las recomendaciones planteadas son las siguientes:

  • Apostar por políticas más restrictivas en relación con la producción de plásticos de un solo uso, como por ejemplo la “Enviromental Cleanup Coalition” (Coalición para la limpieza del medio ambiente) o el laboratorio Gyre Island, las cuales consisten en la búsqueda y recolecta de basura mediante drones. O también la Boyan Slat, organizada por “The Ocean Clean Up”, que se encarga de recoger la basura.
  • Reducir el consumo de plásticos, especialmente los de un solo uso. Reutilizar, reducir y reciclar.
  • Apoyar a las organizaciones que buscan la eliminación del plástico oceánico.
  • Contribuir a la divulgación del problema y concienciación de las personas.
  • Participar en jornadas de limpieza de plásticos y residuos en playas.
  • Alertar a las autoridades cuando se tenga conocimiento de las infracciones relacionadas con la contaminación.
  • Variar hábitos cotidianos, por ejemplo, evitando el uso de plástico.
  • Fomentar el consumo de productos a granel.

Este fenómeno no se da de un momento a otro. Sino que se lleva produciendo a lo largo de mucho tiempo. Por desgracia, cada año se descubren nuevas islas de basura.  Hay que tener en cuenta que sus efectos son nocivos para el ecosistema. Por esta razón, hay que tratar de concienciar a las personas del peligro que suponen para la vida en general.

En definitiva, acabar con el plástico que habita en los océanos es una obligación urgente y difícil que hay que tratar. Aunque ya existen algunas iniciativas, no son del todo suficientes para evitar esta problemática. No obstante, está en nuestra mano evitar que situación se agrave.

Propuestas para un San Valentín sostenible

San Valentín sostenible

El 14 de febrero, más conocido como San Valentín o el Día de los enamorados, es una celebración en la que se demuestra el cariño y el afecto a la pareja, familia e incluso amigos.

Es una fecha marcada por el consumismo y la explotación comercial, donde siempre se abre el mismo debate ¿es necesario gastar dinero para demostrar el amor que sientes por tu pareja? Aunque mucha gente es partidaria de no celebrar este día, hay otra que aprovecha para ser detallista. Aunque eso no implica que se tengan que gastar cantidades excesivas de dinero.

Basta con ser original, creativo, tener ganas y un poco de tiempo. ¿Todavía no sabes cómo desear un Feliz San Valentín? Estás de suerte, a través de las 11 propuestas que te ofrecemos en Naturlii conseguirás ser partícipe de la evolución de un futuro más verde. Coge papel reciclado, un bolígrafo y ¡Toma nota!

12 ideas de regalo de San Valentín zero waste y eco

En pleno 2021, las alternativas para elaborar objetos ecológicos son muy diversas, así que ya no hay excusas. De esta forma, puedes crear productos hechos a mano que sean originales, bonitos, zero waste, económicos y que contribuyen al desarrollo sostenible. A continuación, te ofrecemos algunas ideas:

Jabones artesanales

Jabones artesanos I Fuente: Nuevamujer.com

A pesar de que no es un regalo común, puedes personalizarlo a tu gusto a través de las formas y aromas para esta ocasión. Además, ¿sabías que un litro de aceite de girasol puede contaminar aproximadamente 1.000 litros de agua? Si quieres evitar esta práctica muy habitual en la sociedad, fabrica pastillas de gel biodegradables mediante la saponificación. Consiste en un proceso que transforma el aceite en un elemento sólido. Para su elaboración es necesario:

  • Aceite usado
  • Sosa cáustica
  • Agua
  • Lavanda, romero y distintas esencias

Como puedes comprobar, los ingredientes no son muy difíciles de obtener. Además, es una buena forma de aprovechar ese aceite y, también, para disfrutar de un producto natural.

Otra opción es elegir jabones, geles y cremas sólidos hechos por artesanos. De esta manera favoreces la economía local y el consumo responsable con el medioambiente.

2. Flores de papel y ecológicas

Como ya sabes, las flores son el regalo estrella de esta festividad, pero activistas ecológicos han difundido por redes sociales la vulneración de las condiciones de los trabajadores y del medio ambiente en el proceso de cultivo. Por ello, tienes dos alternativas, por un lado puedes regalar flores ecológicas disponibles en Horta de la Viola y, por otro lado, de papel reciclado.

3. Velas

Las velas son un elemento esencial a la hora de decorar una habitación para celebrar una noche romántica, irradia luz, aportan un ambiente mágico y cálido. Pero… ¿cómo te quedarías si te dijera que puedes fabricarlas tú mismo? Son un acierto asegurado para recrear el ambiento perfecto

4. Experiencias multiaventura al aire libre

En Ciguñuela (Valladolid) tienes a tu disposición un parque al aire libre en el que puedes disfrutar de distintos circuitos lúdicos. Además, te permite estar conectado de manera íntima con la naturaleza.

Parque de Ciguñuela I Fuente: Todoactividades.com

5. Libreta ecológica

Si a tu compañero/a es apasionado de la escritura o simplemente necesita una libreta donde anotar sus tareas y reuniones pendientes para que no se le olvide nada, puedes elegir el papel reciclado. Con este material se elaboran variedad cuadernos: con tapas de cartón reciclado, de distintos colores y tamaños. También, cabe la posibilidad de añadir un lápiz ecológico.

6. Acampada

Si os consideráis una pareja que aprecia las maravillas de la naturaleza, puedes optar por una escapada al campo o a la montaña. Disfrutaréis de mágicos momentos a la luz de la luna y las estrellas, observando el amanecer o el atardecer e incluso del aire fresco. Además, junto a activistas y guías turísticos realizaréis actividades relacionadas con: recogida de basura, plantación de árboles… Será un sueño hecho realidad.

Desde el punto de vista ecológico, existen sacos de dormir ligeros, de la marca Big Agnes, elaborados con nylon reciclado que son de recogida rápida, no abultan y con los que podréis descansar de manera cómoda. Ideales para cualquier aventura.

7. Escapada romántica

Las escapadas románticas en pareja son muy habituales, y nunca fallan. Los Ecoresort son hoteles ubicados en plena reserva natural, ya que dan mucha relevancia al respeto del medio ambiente.

Un ejemplo es Pueblo Astur, ubicado en Asturias. Ofrece la posibilidad de dar un paseo bajo los árboles del “Bosqueastur”. En este espacio natural podrás disfrutar una flora variada.  

Hotel Ecoresort Pueblo Astur I Fuente: Puebloastur.com

8. Cosméticos

Si tu pareja es fanática de los productos cosméticos, una buena opción es optar por cosmética zero waste, es decir, que no incluya plástico de un solo uso, que los envases sean biodegradables y en la medida de lo posible que sea vegana. Será un regalo muy original y útil, ya que sorprenderás a chica por ser respetuoso con el planeta. Los ofertan marcas como Cien, disponibles en el Lidl.

Productos cosméticos Cien I Fuente: Lidl

9. Cena romántica

Es sin duda el regalo más tradiciones de San Valentín. Pero si no quieres dejar de lado la sostenibilidad del planeta, existe la posibilidad de hacer una reserva en un restaurante ecológico o vegano. Aunque nunca lo hayas probado, no te arrepentirás. Sin embargo, para los tiempos que corren existe la posibilidad de prepararlo en casa. Para ello, opta por comprar productos ecológicos, decorar la sala con velas LED y poner incienso.

Cena romántica I Fuente: Zankyou.es

10. Vinos

Si lo que te caracteriza es un buen paladar, un buen vino has de catar. Para ello, apuesta por la amplia selección de vinos que te ofrece la Bodega Santa Cecilia. Son 100% ecológicos, veganos y naturales.

11. Vuestra historia

Por último y no por ello menos importante, con una rejilla, una esponja, papel utilizado y agua puedes aprovechar unos folios que iban a ir destinados al contenedor azul. En esa hoja podrás escribir unas palabras de amor, mostrar tus sentimientos, rememorar momentos y experiencias y dejar volar tu imaginación para enviar tu amor. Es un regalo simple y a la vez único y duradero, ya que lo puedes conservar físicamente y también en el corazón.

12. Ropa ética

Podrás sorprender a tu pareja si le obsequias con ropa de kilómetro cero, como la que ofrece Pinya Barcelona o mediante una variedad de ropa interior de algodón disponible en Organic Cotton Colours. También tienes una variedad de ropa ecológica procedente de España en tiendas como BichoBichejo. Y, aunque suene un poco tópico, encontrarás ropa interior elegante en daisy&elizabeth, caracterizada por confeccionar las prendas con materiales reciclados.

Recomendaciones para un consumo responsable en San Valentín

Ante la llegada del día de los enamorados, el bombardeo de publicidad por parte de los establecimientos es constante. Todos ellos te incitan al consumo y debes de ser consciente de que el amor no siempre se demuestra mediante la compra de un bien material, por lo que no debes sentirte obligado a expresar lo que sientes por tu pareja a través de un regalo. Por ello, para evitar un consumo excesivo, te planteamos una serie de recomendaciones que no debes pasar por alto si quieres ser un consumidor responsable con el entorno natural.

  • Valorar la conveniencia de comprar detalles superfluos, que pasado ese día no serán útiles.
  • Regala flores sostenibles y duraderas. Recuerda que los ramos de flores tienen una vida limitada.
  • Opta por regalar productos ecológicos, naturales o veganos. Normalmente están fabricados con productos reciclados y tienen una menor incidencia en el medio ambiente.
  • Elige regalar productos de comercio justo y artesanía local. De esta forma, contribuyes a que los comercios subdesarrollados vivan de una forma digna y se mantengan.
  • Si prefieres regalar perfumes, joyas o cualquier detalle no gastes más de tus posibilidades.
  • Ten presente la regla de las tres R: recicla, reduce y reutiliza.
  • Compara precios en plataforma online.

Este año opta por un San Valentín responsable, justo y sostenible en el que protejas el medio ambiente. La naturaleza y tu bolsillo te lo agradecerán.

Mercadona elimina las bolsas de plástico de un solo uso

Mercadona sustituye las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas compostables. El supermercado cumple, así, con los compromisos planteados en su Estrategia 6.25 y la iniciativa Cuidemos el planeta, para fomentar la sostenibilidad en todas las tiendas de la cadena, tando de España como de Portugal.

De esta manera, las bolsas desechables de plástico serán eliminadas de todas las secciones de los supermercados físicos de la empresa, pero tambien de sus servicios a domicilio y online. Estas serán sustituidas por bolsas compostables, fabricadas a partir de fécula de patata, y que deben depositarse en el contenedor de materia orgánica en lugar del amarillo una vez que el cliente haya finalizado su uso.

Así, las clásicas bolsas presentes en todos los supermercados para escoger la fruta y verdura dejarán de existir en Mercadona, como ya ha sucedido en otros grandes comercios como Carrefour, como solución a la prohibición de las bolsas de plástico de un solo uso.

Información

Estas bolsas, al igual que las que se dan en caja, contienen un pictograma con toda la información, de cara a facilitar a los clientes la manera correcta de separar y reciclar estos residuos, ya que los compradores son quienes van a verse influenciados por los cambios en primer término y deben saber adaptarse.

La cadena de supermercados, además, ha dispuesto papeleras en cada sección de sus tiendas para que los clientes puedan separar sus residuos, con la intención de contribuir a la economía circular.

La eliminación de las bolsas de plástico de un solo uso en Mercadona es el primer objetivo cumplido de su Estrategia 6.25, que comenzó el pasado 2020 en sus diferentes tiendas. Según Mercadona, el cumplimiento de este primer compromiso, supone la reducción de 3200 toneladas de plástico al año.

Por ahora, ya son 72 las tiendas de la compañía española entre España y Portugal que se han adherido a la estrategia recientemente impulsada. Pero a lo largo de este año, la empresa pretende que todas sus tiendas eliminen el plástico de un solo uso.

Estrategia 6,25 de Mercadona

La empresa pretende reducir en un 25% su uso de plástico de cara al año 2025, así como hacer todos sus envases reciclables y reciclar todos los residuos plásticos que se generen dentro de sus instalaciones.

El proceso conllevará más cambios en las tiendas de Mercadona que afectan al rediseño de los envases, la logística o la gestión de residuos. Todo ello se llevará a cabo con una inversión de 140 millones de euros en los próximos cuatro años, y con el apoyo de trabajadores en tienda, prescripción, informática, compras, logística, financiero, recursos humanos, relaciones externas y obras.

Plan de Responsabilidad Social

Dentro del Plan de Responsabilidad Social de la compañía, esta cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental propio que pretende impulsar la economía circular y la optimización logística, la eficiencia energética, la reducción de plástico y la sostenibilidad.

El final de las bolsas de plástico de un solo uso es cada vez más real, y poco a poco, los supermercados se adhieren a la causa medioambiental gracias a la concienciación de unos consumidores que reclaman cambios hacia la sostenibilidad.

Spin Food: consumir sin plástico es posible

Por el planeta, por nuestra salud y por las futuras generaciones. Los cambios del mañana empiezan hoy, y el modelo de consumo actual es uno de los ámbitos que tienen que renovarse para lograr una sociedad con hábitos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. En esto, precisamente, se basa la filosofía de Spin Food, un supermercado ecológico online que dispone de productos muy diversos de alimentación, de buena calidad y con la correspondiente certificación. Pero lo mejor de todo es que con su compra, no se genera ningún residuo plástico.

Qué diferencia a Spin Food de otras tiendas ecológicas

Spin Food funciona a través de un proceso circular basado en seis pasos muy sencillos:

1. Comprar. Nunca ha sido tan fácil adquirir tus productos ecológicos favoritos sin moverte de casa, y ya que Internet nos presta esa posibilidad, ¿por qué no hacerlo? Lo primero es entrar en la tienda online de Spin Food, seleccionar los productos que quieres, su peso y el envase que desees, pues dispones de diferentes formatos para escoger el que mejor se adapte a lo que necesitas, y todos ellos cien por cien reciclables y reutilizables. Es lo mismo que comprar a granel, pero a través de la web, y de forma personalizada. Cuando finalices este paso, si quieres devolver los envases y que Spin Food te reembolse su importe, no te olvides de marcar esta opción.

2. Recibe tus productos. Una vez que has finalizado tu compra online, la recibirás en tu casa o en la agencia de transporte. Si escoges la opción de retorno, tu pedido estará dentro de la bolsa de Spin Food, que garantiza que llegue en buen estado y que puedas utilizarla para devolver los envases de la manera más fácil, segura y práctica.

3. Disfruta de tu pedido. Cuando recibas tu pedido eco podrás disfrutar de productos de la mejor calidad, de comercio justo y cien por cien sostenibles. Además, no estarás generando ningún residuo contaminante.

4. Retorna los envases. Si cuando hiciste tu compra marcaste la opción de devolución de los envases, Spin Food los recogerá cuando haya finalizado su tiempo de uso. Solo tendrás que indicar cuándo y cómo deseas que se haga la recogida. Cuando Spin Food los reciba, te será reembolsado su importe, o si lo prefieres, podrás descontarlo de tu próxima compra. No es necesario que devuelvas los envases si no quieres, ya que también puedes quedártelos para seguir dándoles uso o para introducir tus siguientes compras. Si no te los vas a quedar, pero tampoco vas a retornarlos, la mejor opción es depositarlos en el contenedor de vidrio.

5. Limpieza. En este paso, Spin Food desinfectará los envases que han sido retornados a altas temperaturas para garantizar la limpieza de posibles alérgenos. Estos envases se preparan para ser utilizados nuevamente y no generar ningún residuo. Así, este proceso circular puede volver a su inicio, con la seguridad alimentaria y la higiene garantizadas.

6. Renovación. Los envases pueden ser reutilizados una y otra vez sin generar ningún desperdicio en todo el proceso y de la manera más sostenible posible. Una vez que los recipientes han llegado al final de su vida útil, pueden reciclarse.

Solución de futuro

Iniciativas como la de Spin Food limpian nuestro planeta de plástico y residuos de un solo uso, al utilizar envases que pueden reutilizarse una y otra vez hasta que finalmente puedan reciclarse. Así, el proyecto se fundamenta en la regla de las tres erres: reducir, reutilizar, reciclar, como una solución de futuro, en lugar de aumentar el problema. Spin Food demuestra, así, que es posible un consumo sin plástico que tarda cientos de años en degradarse.

Sus productos, además, no solamente son respetuosos con el medio ambiente en lo que respecta al envasado en recipientes sin plástico, sino también durante todo el proceso, desde el cultivo de los alimentos que cuentan con la certificación ecológica correspondiente.

Amazon dice adiós al plástico de un solo uso

A partir de ahora, los usuarios de Internet no podrán comprar objetos de plástico de un solo uso en Amazon, si viven en cualquier zona de la Unión Europea (UE). Desde este lunes, la multinacional ha dejado de vender artículos como bastoncillos, pajitas de plástico, cubiertos de este material, vasos de usar y tirar o palillos, entre otros utensilios, en todos los países de la UE, Reino Unido y Turquía.

La tienda online más grande del mundo hizo pública la noticia el pasado octubre para informar a todos los vendedores que comercializan utensilios de plástico de un solo uso de la decisión, y ahora la medida se hace efectiva. Con ello, Amazon pretende implantar una nueva política para cumplir con la normativa europea referente a la eliminación paulatina de los residuos de plástico.

Normativa europea

Más concretamente, la multinacional, a través de esta nueva política, prohibirá la venta de ciertos utensilios de plástico desechable y aquellos fabricados con plástico oxodegradable en sus tiendas virtuales de los citados países.

Sin embargo, la Unión Europea, en su directiva 2019/904, fijaba julio del próximo 2021 como margen para que los Estados que la componen implementasen normativas destinadas a la limitación de la comercialización de objetos de plástico de un solo uso, como primer paso para fomentar la transición hacia una economía circular. Así, la multinacional se adelanta a la fecha aprobada por la UE.

Excepciones

Los usuarios de Amazon ya no podrán comprar objetos de plástico de un solo uso como pajitas o cubiertos, pero la multinacional contempla algunas excepciones: los productos sanitarios o médicos.

A los utensilios mencionados se añaden los recipientes para alimentos fabricados con poliestireno expandido, como tuppers para almacenar la comida o cajas destinadas para guardar productos de consumo inmediato, in situ o para llevar; así como recipientes para bebidas hechos con este material, incluyendo tapones y tapaderas; u otro tipo de objetos de plástico oxodegradable.

De cara a los vendedores que tuviesen en almacén alguno de los productos ahora prohibidos por la compañía, se permitirá su venta hasta el próximo domingo, o solicitar que se envíen a otra ubicación sin costes. Amazon, de esta manera, no cobrará tarifas extra por la retirada de inventario de utensilios de plástico de un solo uso.

La multinacional, con esta nueva medida, da otro paso hacia adelante para la reducción de uso de plástico y la contaminación por los residuos que este material genera.

Cómo comprar a granel sin que se convierta en un caos

Comprar a granel es un gran paso para llevar un estilo de vida zero waste y reducir al máximo el consumo de plástico, ya que nuestras compras son uno de los motivos principales por los que acumulamos este material en nuestros hogares. Sin duda, una de las primeras fases cuando decides dar este salto, es plantearte comenzar a comprar tus productos a granel, pero con ello también surgen las dudas de cómo hacerlo.

Si ya estás acostumbrado a hacer tus compras siguiendo este método, no tendrás inconveniente. Pero si eres principiante, tal vez te dé vergüenza pedir que no te den bolsas de plástico, y sobre todo, acudir a las tiendas o supermercados con tus propios envases de vidrio o bolsas de tela, ya que no sabes cómo van a reaccionar quienes te atienden. Cuando se trate de un establecimiento que únicamente realiza sus ventas a granel, no pondrán ninguna pega, e incluso te animarán a llevar tus envases de casa; aunque cuando es un centro al uso, nunca se sabe cuál será la reacción de los empleados.

Por eso, el primer paso siempre es tomar la iniciativa y ser decidido. No retrases más la reducción de tu impacto medioambiental. Y puestos a dar el paso, escoge comercios de proximidad o especializados en este tipo de productos. Ahora que tienes claro esto, damos algunos consejos que te ayudarán a realizar tus compras a granel de una forma óptima, responsable y organizada.

Organiza tu lista de la compra

Si no quieres tener que volver a hacer la compra cada pocos días porque siempre se te olvida algo, o no quieres acabar recurriendo al clásico supermercado donde se te hará más difícil conseguir productos a granel, organiza bien tu lista de la compra. Cuando necesites llenar tu despensa, dedica un tiempo a observar qué necesitas o qué te gustaría tener, y escribe en tu lista tantos productos como te hagan falta. Así, lo que compres te durará mucho tiempo y no tendrás que ir a la tienda cuando casi no dispones de tiempo para ello, algo a tener en cuenta, sobre todo, si vives lejos del establecimiento al que acudes para este fin.

Hilado con lo anterior, escoge un día de la semana en el que dispongas de varias horas libres para dedicarlas a salir a hacer la compra. Quizá tu tienda a granel favorita no está precisamente cerca de tu casa, y por eso necesitarás tiempo.

Procura recordar llevar tus propios envases siempre, para generar el mínimo número de desperdicios posible. Estos puedes dejarlos preparados en función de lo grande que sea tu lista de la compra. Un consejo que puede ayudarte es apuntar un recordatorio donde puedas verlo, o mantener tus tarros o envases reutilizables en un lugar visible cuando vayas a salir a hacer la compra. Si se trata de bolsas de tela, puedes llevarlas siempre contigo, en tu bolso o mochila, sin que ello suponga una molestia para ti. Para la fruta y verdura, las bolsas de malla son una buena opción.

Llevar tus propios envases te servirá para reutilizar recipientes que, de otra manera, acabarían en la basura. Por eso, no tires los tarros de vidrio que contenían alimentos o conservas que ya has comido. Lávalos bien y guárdalos para tus compras. Si lo prefieres, puedes escribir con rotulador el nombre del producto que vas a incluir en cada bote (legumbres, pasta, arroz, especias, infusiones, detergente, etc.). La variedad es infinita.

Bolsas de plástico: no, gracias

A veces, algunos establecimientos que venden alimentos a granel utilizan bolsas de plástico para dárselos a los clientes. En otras ocasiones, te darán bolsas de papel que no son lo más cómodo del mundo y que pueden romperse. Cuando te encuentres en el primer caso, rechaza el uso del plástico y lleva tus propios envases de vidrio, de silicona o de cualquier otro material no contaminante y reutilizable. Si tu caso es el segundo, puedes aceptar la bolsa de papel si te has olvidado de llevar tus envases.

Eono by Amazon - Bolsas Compra Reutilizables Ecológicas Bolsa de Malla para Almacenamiento Fruta Verduras Juguetes Lavable y Transpirable 3 Diversos Tamaños, 16 Pcs (4L+8M+4S)
  • SIN TOXINAS NI BPA: nuestras bolsas de malla reutilizables para...
  • ESTILO DE VIDA SANO Y ECOLÓGICO: las bolsas reutilizables para...
  • DURADERAS, TRANSPIRABLES Y LAVABLES: elaboradas con ligera malla...

Tienes que tener en cuenta que debes saber el peso de tus envases, para que no te lo cobren junto al peso del producto que vas a guardar en él. La persona que te atienda estará pendiente de ello, pero si conoces esos kilos de más con antelación, ahorrarás tiempo. También puedes pedirle que pese únicamente uno de los botes, si es que todos los que llevas tienen el mismo peso, y así no tendrá que repetir esta acción cada vez.

Por supuesto, para guardar todo aquello que has ido metiendo en tus envases reutilizables, utiliza bolsas de tela. Te saldrá más económico y ayudarás al medio ambiente, sin que te resulte incómodo transportar tu compra.

Cuando acudas a un supermercado, no dejes que te frene la vergüenza. Nadie te impedirá comprar solo porque llevas tus envases propios, y la mayoría de las veces, aunque se sorprendan, ni siquiera le darán importancia. Poco a poco, te irás acostumbrando, y también irás descubriendo si necesitas botes de mayor o menor tamaño, de distinto peso o de varias formas.

Líquidos y otros productos

Algunas tiendas ofrecen la posibilidad de comprar líquidos a granel. En ese caso, mide la capacidad de tu botella reutilizable antes de ir a la tienda, ya que en este tipo de artículos, no es el peso lo que cuenta.

Para los detergentes o productos de limpieza a granel, los botes de vidrio también son una buena opción, pero utiliza siempre los mismos para estos artículos.

Con respecto a los productos de higiene personal, considera comprar jabones y champús sólidos, aunque en algunas tiendas a granel también lo venden en formato líquido.

No te preocupes si no encuentras todos los productos de higiene o limpieza que utilizas en formato a granel. No siempre tenemos esta posibilidad, sobre todo si no vivimos en grandes ciudades. En esta situación, hay algunos artículos que puedes encontrar en Internet y que te serán enviados sin plástico, como algunos jabones sólidos. Si no te es posible, puedes optar por la compra convencional. Lo importante es haber minimizado la cantidad de residuos que generas, aunque solo sea en la cocina.

Después de la compra

Cuando estés en casa, puedes dejar tus productos en los mismos envases que has llevado a la tienda, o colocarlos en otros diferentes para poder conservar los primeros únicamente para la acción de hacer la compra. Eso sí, si cambias el recipiente, escribe el nombre del alimento en el nuevo envase que lo contenga.

En el momento que coloques las estanterías de tu despensa o los armarios donde vas a guardar tu compra, hazlo de una forma organizada y trata de no acumular demasiados productos en una misma zona, pues corres el riesgo de dejar alguno de los recipientes olvidado al fondo de tu armario.

Nunca ha sido tan fácil comprar a granel. Y aplicaciones como Go Zero Waste te facilitan mucho esta tarea. En ella, podrás ver un mapa con todas las tiendas próximas a ti que ofrecen esta posibilidad. Si aún así vives en un lugar donde no tienes acceso a ningún establecimiento que ofrece alternativas zero waste, toma en consideración acudir al comercio de tu barrio o pueblo, o a tu frutería o panadería local, también con tus propias bolsas.

Comprar a granel te permitirá reducir la cantidad de basura que generas y a minimizar el desperdicio alimentario dentro del hogar, ya que una compra consciente te ayudará a controlar que adquieres solo lo que verdaderamente necesitas. Es menos probable que compres productos que se van a caducar o que te dejes llevar por el capricho.

No olvides que hacer tus compras siguiendo este método te permitirá ahorrar. Por lo general, los productos a granel son más baratos que si los adquieres envasados en el supermercado, y aún serán más económicos si son de temporada y de proximidad. También son más saludables, pues los alimentos más procesados casi nunca se venden a granel, salvo algunas excepciones, como las gominolas.

Go Zero Waste: dónde comprar sin plástico

Cada vez es más fácil apuntarse al zero waste, y las plataformas digitales nos lo ponen fácil. Nos referimos, en concreto, a la app Go Zero Waste, que permite localizar tiendas donde comprar sin plástico en la ciudad donde te encuentres, entre otras funcionalidades. Puede que, en un primer momento, no sepas dónde acudir para comprar a granel o dónde adquirir tu producto favorito sin plástico. Por eso, esta aplicación es ideal para principiantes, aunque también lo es para personas que viajan y no conocen tiendas zero waste en la ciudad donde se encuentran. En definitiva, aplicaciones como esta están pensadas para facilitarnos mucho las cosas cuando decidimos ser más respetuosos con el medio ambiente.

Go Zero Waste nace, precisamente, de dos personas que encontraron algunas dificultades para comprar productos sin plástico cuando cambiaron su estilo de vida. Sus creadores, Martí Morató y Magda Cebrián se propusieron, hace tiempo, dejar de generar residuos, pero se encontraron ante la situación de que, fuera de su zona de residencia, les resultaba complicado encontrar lugares donde hacer la compra de manera sostenible. Así, surgió la idea de crear la aplicación Go Zero Waste, que ofrece facilidades a la hora de elegir dónde adquirir nuestros alimentos o nuestros productos de uso diario, sin envases ni plásticos de un solo uso y sin contaminar innecesariamente.

El usuario tiene la opción de explorar las tiendas que se encuentran a su alrededor, o bien buscar artículos por categorías. Ya son más de 4000 los negocios disponibles en la aplicación, en un total de 13 países, y con las expectativas puestas en seguir creciendo. Pero si ves que tu establecimiento favorito no aparece, puede sugerir su inclusión.

Más de 30000 descargas

Go Zero Waste acumula ya más de 30000 descargas. La aplicación, además de aportar el mapa con las tiendas sin plástico, ofrece información sobre las tiendas que aparecen, por ejemplo si hacen descuentos a quienes lleven sus propios envases. Una iniciativa que ya han puesto en marcha algunos establecimientos, con la finalidad de potenciar el consumo responsable.

Otra característica destacada de la app es que propone retos a los usuarios para que logren dejar de generar desperdicios y construyan hábitos sostenibles en cuanto a su manera de consumir. Estos, además, pueden apuntar los desafíos conseguidos y un contador les mostrará la cantidad de residuos que han ahorrado en ese tiempo.

Además de facilitar la vida a todos aquellos que pretenden cambiar sus hábitos hacia un consumo más responsable, la app también busca incentivar el pequeño comercio y los productos de cercanía. Sus creadores, además, tratan de buscar soluciones para que las empresas cambien sus envases y abandonen el uso de plástico. Una colaboración más que necesaria cuando el planeta nos avisa de que las rutinas de consumo actuales son insostenibles.

La aplicación cuenta ya con una comunidad afianzada de seguidores o usuarios, convencidos de su aportación por un mundo mejor para todos, “porque el mejor residuo es el que no se genera”, como reza el lema de Go Zero Waste.

5 motivos por los que elegir el Green Friday frente al Black Friday

Frente al consumo masivo que promueve el Black Friday en estos días, la Green Week se presenta como la alternativa más sostenible a las compras compulsivas. ¿Por qué comprar algo que no necesitas solo por el hecho de estar en oferta? O ¿Por qué provocar un impacto innecesario en el entorno cuando podemos hacer un consumo más responsable? A continuación, te presentamos los 5 motivos por los que deberías tomar en consideración elegir el Green Friday frente al Black Friday.

1 – El Green Friday es la ocasión perfecta para hacer cambios hacia unas rutinas más sostenibles y probar nuevos productos. Numerosas tiendas ecofriendly como Naturbrush aprovechan estas fechas para ofrecer descuentos a sus clientes. Si estás empezando en el mundo del zero waste, plantéate qué es lo que necesitas o te gustaría probar (champús, cremas, artículos de cocina, prendas de vestir…) y opta por la opción más responsable con el medio ambiente. Si ya has probado anteriormente alguno de estos productos y necesitas reponerlo, el Green Friday te permitirá hacerlo a la vez que ahorrar dinero.

2 – Comprar productos sostenibles reduce tu impacto en el medio ambiente. Esta es la principal razón y la más evidente, a la que siempre se hace mención cuando alguien nos anima a hacer cambios en nuestro consumo. Pero es cierto: sustituir los productos de uso habitual, que casi siempre contienen plástico, por otros zero waste o ecológicos supondrá que tu impacto en la naturaleza sea menor y, por tanto, estarás contribuyendo a reducir la contaminación.

3 – Hacer compras sostenibles te ayudará a ser más consciente de tu consumo. Por el tipo de sociedad en el que vivimos, muchas veces compramos por comprar, y el Black Friday es la clara representación de este aspecto. Al final, lo que hacemos es acumular objetos a los que damos un uso muy mínimo o ni siquiera llegamos a utilizarlos porque no los necesitamos. Sin embargo, la mayoría de los productos zero waste están pensados como sustitutos a artículos que usamos en nuestro día a día, con la diferencia de que cuando llegue el momento de desprendernos de estos, podemos estar seguros de que no van a suponer un daño en el medio ambiente. Por este motivo, escoge el Green Friday frente al Black Friday.

4 – El Green Friday te permitirá apoyar a las empresas más concienciadas con el medio ambiente. Las marcas especializadas en productos sin plástico o zero waste tienen una gran competencia en otras compañías, más conocidas y totalmente consolidadas en el mercado, pero que continúan produciendo envases de plástico o no han desarrollado ningún tipo de estrategia de sostenibilidad. Por eso, si optas por comprar en el Green Friday, estarás apoyando el consumo responsable y a las marcas que se preocupan porque todos sus procesos cumplan con este concepto.

5 – Pequeños cambios en el presente son grandes mejoras en el futuro. Con el simple hecho de que escojas hacer una sola compra con motivo del Green Friday, obtendrás un producto ecofriendly que, a largo plazo, no supondrá un impacto en la naturaleza. Aunque no lo notes en tu vida diaria, le estarás haciendo un favor al medio ambiente y quizá puedas servir como influencia para otras personas que aún no han dado el paso.