10 marcas de calzado veganas y sostenibles que no deberían faltar en tu zapatero

La preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad se ha trasladado al ámbito de la moda sostenible, concretamente, a las zapatillas. Presta atención al siguiente listado de marcas españolas dedicadas al calzado 100% vegano.

Beflamboyant

El nombre y el logo de esta marca de zapatillas veganas viene de un árbol que sus jóvenes creadores de Pontevedra vieron en un viaje a La Habana. Ambos quedaron en shock cuando descubrieron la huella ecológica que dejaba el sector de la moda, además del sacrificio de miles animales que suponía. Por lo tanto, de acuerdo con los valores de su generación, deciden crear sneakers coloridas unisex, veganas y sostenibles cuidando al máximo los materiales de fabricación. El empaquetado es zero waste, con una bolsa reutilizable y reciclable. Por cada compra, se planta un árbol en las zonas arrasadas por los incendios en California.

Ecoalf

Más allá de dedicarse a la elaboración de zapatillas, se trata de una marca de ropa sostenible para mujer, hombre y niños que surgió hace diez años, cuando ya se comenzaba a alzar la voz en contra del agotamiento de los recursos naturales. Ecoalf actúa contra ese abuso fabricando productos de moda usando materiales reciclados que, con un buen diseño y técnica, dan forma a la sostenibilidad. Se trata de una marca que ha desarrollado 300 tipos de tejidos a través de desechos, de residuos recogidos y después tratados. Una marca madrileña que, desde luego, es pionera de la moda sostenible.

Ecoalkesan

El calzado de Ecoalkesan es vegano porque todos los materiales utilizados en el proceso de fabricación son 100% veganos y ecológicos, ya que la marca causa el mínimo impacto ambiental en cada uno de los procesos. De hecho, con sus técnicas artesanales consiguen calzado de línea masculina y femenina de alta calidad y utilizan una maquinaria moderna para optimizar la materia prima y los recursos. Ecoalkesan apuesta por hacer uso de materiales reciclados y por la economía circular, es decir, recoger calzado que no se utilice. Con esta marca podemos hablar de solidaridad, respeto y sostenibilidad.

Flamigno’s Life

La amplia gama vegana de zapatillas femeninas y masculinas de Flamingo’s Life deriva de la unión de materiales reciclados y de tejidos naturales. Por ejemplo, el algodón de sus modelos es orgánico, mientras que el poliéster de otras marcas no sostenibles se consigue a partir del plástico. Cada zapatilla está ligada a un problema medioambiental concreto (reforestación, limpieza de basura de aguas, etc.), por lo que un porcentaje de las ventas se destina a una ONG dedicada al medio ambiente. Comprar unas zapatillas de esta marca significa que estás luchando para mejorar el planeta.

Dolfie Paradise

Es una marca de calzado malagueña que apuesta por un modelo social responsable a través de materiales sostenibles que respetan el medio ambiente. Destacan sus snakers y botines elaborados de manera artesanal. El objetivo de Dolfie Paradise es minimizar los posibles efectos nocivos en los procesos de fabricación. Otras medidas adoptadas por la marca son la utilización de algodón reciclado y la economía circular.

Mireia Playà

Esta marca de Barcelona ofrece zapatos cruelty free (libre de crueldad animal) con un diseño deportivo, pero moderno. Su creadora apostó por la sostenibilidad cuando prácticamente nadie hablaba de ella. Esta marca es de línea femenina y la fabricación se lleva a cabo en Alicante, de la mano de artesanos locales. Así, se reduce el impacto medioambiental. Los zapatos de Mireia Playà tratan de visibilizar el veganismo a través de la moda .

Muroexe

El diseño de calzado unisex y vegano de Muroexe se caracteriza por su diseño elegante, minimalista y cómodo dirigido a los jóvenes, ya que los modelos se encuentran entre la zapatilla deportiva y el zapato de vestir. Ninguno de los materiales destinados en la fabricación ha sido testado en animales y priman el respeto por el medio ambiente.


My Legacy

Esta marca de Barcelona presenta calzado eco-vegano de calidad, cómodo y sostenible. Los tejidos de los modelos están hechos a base del reciclaje de las botellas de plástico PET. Por eso su calzado es un gran ejemplo de impacto positivo en el medio ambiente, ya que llevar sus zapatos significa la retirada de residuos del planeta y menos explotación animal.

Slowers

Esta marca de Castellón ha dado vida a unas zapatillas veganas para crear una moda comprometida y basada en valores como la sostenibilidad. Para ello, sus zapatos están fabricados con tejidos orgánicos biodegradables (como el lino, el esparto o el algodón orgánico). El diseño de zapatos, alpargatas y sandalias es atemporal que encaja en cualquier momento. No se usan pieles procedentes de animales y se centran en el slow life, una metodología por la que se saborean todos los detalles de la vida.

Zhoes Shoes

Esta marca nació en 2019 para diseñar zapatillas ecológicas de materiales sostenibles. Para su fabricación a mano, la marca se centra en la economía circular y también es cruelty free. Además, la marca colabora con la fundación Ecomar. Sin duda, otra de sus ventajas son los precios competitivos. El calzado es ideal para gente joven. Zhoes Shoes es una marca que cuida el medio ambiente, a los animales y supone una correcta economía.

Veganismo: ¿Cuál es la mejor bebida vegetal para sustituir a la leche?

Las alternativas vegetales a la leche ya son un producto que no falta en ningún supermercado ni en tiendas veganas especializadas. De hecho, su consumo ha crecido en los últimos años, no solo en personas que no comen alimentos de origen animal, sino también en quienes no son veganos.

La ventaja es que es relativamente fácil dejar la leche y sustituirla por cualquier bebida vegetal, ya que su consistencia y utilidad es muy similar, aunque el sabor no siempre se parece. Hay diferentes motivos que pueden llevar a una persona a dejar de comprar leche para empezar a tomar bebidas vegetales, desde la salud o problemas de intolerancias, hasta cuestiones medioambientales y éticas.

A nivel nutricional, no podemos afirmar que las bebidas vegetales de cualquier ingrediente sean un sustituto a la leche de vaca tradicional. Es más, lo que nos aportan las primeras no tiene nada que ver con lo que aporta la leche y si lo que buscamos es el calcio, hay otros muchos productos en el reino vegetal ricos en este mineral. Nutricionalmente, ambas tienen puntos positivos y negativos, pero el hecho de sustituirlas viene más por continuar el hábito de tomar café con leche para desayunar, o de utilizarla para cualquier receta que suele llevar leche, que por otro motivo.

Esto no significa que las leches vegetales no sean saludables. En este sentido, hay algunas más sanas que otras.

Cuál es la mejor leche vegetal

Las bebidas vegetales más conocidas son las de soja, arroz, avena y almendras, aunque también existen las que se hacen a base de cereales como el trigo, o de frutos secos como las avellanas y las nueces, así como de diferentes tipos de semillas. Su valor nutricional, por tanto, viene dado por la cantidad de la materia prima utilizada y sus propiedades, por el porcentaje de agua, por la cantidad de azúcar, en el caso de que la tenga; o por si está enriquecida con vitaminas como la B12, o con minerales como el calcio.

  • Soja. La bebida vegetal de soja es una de las más saludables. Nos aporta proteínas y, si está enriquecida con calcio y vitamina D, es una buena alternativa nutricional a la leche. Las bebidas vegetales hechas con otros ingredientes no son tan ricas en proteínas, y muchas vienen con una cantidad excesiva de azúcar. Por tanto, si lo que te importa es la salud, la leche de soja es tu opción, siempre y cuando no tengas una alergia que te impida ingerirla.
  • Arroz. Al contrario que la bebida de soja, la de arroz casi no tiene proteínas, pero sí es rica en hidratos de carbono, que en este producto se traducen, muchas veces, en azúcares libres, por lo que sería más saludable si el arroz fuera integral. Nutricionalmente, no es tan interesante como otras bebidas vegetales, pero como sustituto de la leche en el desayuno en cuanto a sabor, puede ser una buena opción.
  • Avena. Es una buena opción nutricionalmente hablando, aunque algunas también contienen hidratos de carbono en forma de azúcares libres, si bien la cantidad sería menor que la de arroz. Después de la de soja, la bebida de avena es una de las más saludables, aunque esto puede variar en función de la marca.
  • Almendras. Las bebidas vegetales a base de almendras pueden ser una buena fuente de calcio y distintas vitaminas. El gran inconveniente de esta bebida es que, habitualmente, es una de las más caras y la cantidad de almendras que contiene es mínima, lo cual a veces no compensa su precio. Esto, en parte, no solamente se debe a la minimización de costes por parte de las empresas productoras, sino a que el resultado no sería el mismo si se incorporasen grandes cantidades de almendras. Además, al ser un producto naturalmente amargo, las marcas suelen añadir más azúcar que en otras leches. Por tanto, lo más sano y económico, en este caso, sería hacerla uno mismo en casa.

Otras bebidas vegetales, como las de alpiste, avellanas, quinoa o espelta también pueden ser una alternativa para nuestros desayunos o preparaciones de repostería. El inconveniente es que, habitualmente, son más caras y difíciles de encontrar.

Etiquetas

Las etiquetas de todo producto que compramos en el supermercado son el punto desde el que obtendremos la máxima información sobre el alimento que vamos a comprar.

Al mirar la composición nutricional, te darás cuenta de que una misma bebida, por ejemplo, de avena, puede variar bastante en función de la marca. Lo mejor es que la lista de ingredientes sea corta, aunque esto es una regla general en cualquier producto procesado. En estas listas, lo fundamental que debes encontrar es el ingrediente principal (soja, avena, arroz, almendras, etc.), y agua. En términos generales, cualquier bebida vegetal debería contener más de un 10% de ese ingrediente base.

A veces, contienen azúcares y grasas, por lo que deberás fijarte en si se han incluido en cantidades más grandes o cantidades mínimas. También pueden contener vitaminas y minerales con los que se enriquece el producto.

6 consejos prácticos para dar el salto al veganismo

La RAE define el veganismo como la “actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal”. Partiendo de esta base, cada vez son más los que, por motivos éticos, medioambientales o de salud, dan el salto hacia esta filosofía de vida y comienzan a rechazar los alimentos de origen animal, pero no solamente la carne y el pescado, sino también el resto de los derivados de animales como los lácteos, los huevos o la miel.

El veganismo también dice no a otros artículos como las prendas de vestir cuyos materiales son de procedencia animal, como la lana, la seda o el cuero; la cosmética que contiene ingredientes de dicho origen o que han sido testados en animales; y cualquier otro producto que ha pasado por ese proceso de experimentación o cuya fabricación haya supuesto cualquier daño a otros seres sintientes. Todo ello con el objetivo de no contribuir a la explotación o al sufrimiento animal.

Lo que en un principio parece un modo de vida basado en las restricciones y los límites puede convertirse en una experiencia única que te ayudará a abrir la mente. Quizá el 2021 sea el año en que muchos se propongan hacerse veganos. Pero, ¿por dónde empezar?

6 consejos prácticos para hacerse vegano

  1. Infórmate. Antes de dar el paso hacia el veganismo, puedes visualizar algunos documentales al respecto, o leer sobre este modo de vida. Pero además de buscar información a nivel general, es importante que lo hagas también acerca de aspectos particulares, por ejemplo cómo llevar una alimentación vegana saludable, qué alternativas existen a la carne o qué tipo de cosmética o moda comprar.
  2. Planifica tu compra. Una vez que ya tienes claro que no quieres contribuir al sufrimiento animal y ya sabes cómo llevar una dieta vegana sana, planifica tus compras. Así no te olvidarás de nada y te resultará mucho más sencillo preparar tus comidas diarias de manera equilibrada. Si te gusta la cocina y dispones de tiempo, anímate a probar recetas nuevas y alimentos que nunca habías consumido antes. A veces, no obtendrás el resultado que esperabas; es normal que no te gusten absolutamente todas las comidas veganas y que cometas errores en la cocina, pero merece la pena intentarlo.
  3. No te desanimes cuando cometas errores. La mayoría de los veganos se confunden, sobre todo al principio, en sus compras y adquieren algún producto con ingredientes de origen animal por error. También puede ocurrir que, inconscientemente, pidas un plato en un restaurante que contenga queso o huevo, sin que te lo hubieses planteado antes. En estos casos, quizá se te pasará por la cabeza no consumir ese alimento, pero piensa que de otra manera va a terminar en la basura, y has pagado por él de todas formas. Pero más allá de eso, la experiencia te ayudará a aprender para futuras ocasiones.
  4. Ve paso a paso. Algunas personas son capaces de pasar de una dieta omnívora en la que los alimentos de origen animal están muy presentes a una alimentación vegana de un día para otro. Pero para la mayoría de los humanos, hacerlo así solo lo hará más difícil. Es mejor que vayas paso a paso, despréndete primero de lo que menos te gusta y de aquellos alimentos sobre los que piensas que podrías vivir sin ellos; para, poco a poco, dejar el resto de los ingredientes de origen animal que más te gustan. Para ello, puedes ir probando diferentes alternativas veganas existentes, por ejemplo, al queso o a la leche. Ten en cuenta que no todos los sustitutos a los productos animales son iguales nutricionalmente, por lo que para suplir esos nutrientes tendrás que volver al paso 1 e informarte de cómo organizar bien tu dieta.
  5. Aprende a “veganizar” tus platos favoritos. Sin duda, uno de los aspectos más difíciles cuando alguien se hace vegano es dejar ese plato favorito en el que no puede faltar un ingrediente de procedencia animal. Por eso, prueba recetas hasta que des con la manera de “veganizar” ese plato y que conserve todo el encanto que antes tenía. A veces, lograrás incluso un mejor resultado.
  6. No te olvides de la vitamina B12. Los médicos y nutricionistas veganos coinciden en que en este tipo de dietas, es importante suplementarse con vitamina B12, esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso, pero que casi no está presente en los alimentos vegetales, a menos que se trate de productos procesados en los que ha sido incluida. No pienses que suplementarte hará que lleves una alimentación menos natural, pues en la actualidad, es prácticamente imposible seguir una dieta como la de nuestros antepasados. Incluso cuando comías carne, te estabas suplementando con B12 indirectamente, pues los animales de granja son suplementados regularmente.

España, líder en crecimiento de la agricultura ecológica

La alimentación del futuro estará marcada por los productos ecológicos, y el sector es consciente de ello. Además, estos datos son contrastados por diversos estudios, como el Informe Anual de la Producción Ecológica en España, editado por la asociación Ecovalia, de la que forman parte diversos profesionales de este sector, y del que podemos extraer información interesante para entender esta subida. El crecimiento de la demanda de alimentos cultivados de manera sostenible es notable, no solo en España, sino en todo el mundo.

En España, el gasto por persona se ha incrementado en un 11% durante el último año. Si antes este era de 42 euros, ahora es de 46,6 euros. Además, seis de cada diez españoles han optado por la compra de productos ecológicos en los últimos cinco años. Pese a que los datos del aumento de la demanda son positivos, en nuestro país aún nos encontramos muy lejos del gasto en consumo de productos ecológicos per cápita en lugares como Suiza, Dinamarca o Alemania, donde el gasto por cabeza supera los 300 euros. Sea como sea, este incremento es un síntoma más de la creciente preocupación por el medio ambiente.

En cuanto a los datos internacionales, el mercado ecológico ha superado los 97000 millones de euros, 40000 millones en Europa y 1903 millones en España. Los países que se sitúan a la cabeza en el crecimiento de dicho mercado son Estados Unidos, Alemania y Francia, entre otros como Suecia, Reino Unido, Italia y Suiza.

Más espacio para la sostenibilidad

Lo que sí destaca en nuestro país, si tenemos en cuenta el informe de Ecovalia, es el espacio destinado a estos cultivos, que crece un 8% anualmente. En total, España dispone de 2,2 millones de hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica, de los 71 millones que ocupan el espacio dedicado en todo el mundo. Andalucía, Castilla la Mancha y Cataluña son las regiones donde hay mayor presencia de este tipo de cultivos, que posicionan a España como el primer productor a nivel europeo, y el cuarto a nivel mundial, solo superado por Australia, Argentina y China.

Los cereales, el olivar y los frutos secos son los cultivos a los que se destina más espacio en España, aunque también ha crecido el terreno dedicado a plataneras y frutos subtropicales. El número de productores, a nivel europeo, incrementa cada año más de un 5%.

Natural no significa ecológico

Para garantizar que un producto ha cumplido las normas sanitarias del cultivo ecológico debe tener la certificación que lo acredite. De lo contrario, puede tratarse de un fraude que se esconde tras la etiqueta engañosa de “natural”, “de corral” o “de campo”.

De hecho, a día de hoy es complicado encontrar un producto cien por cien natural en otro ámbito que no sea la publicidad, puesto que las semillas, incluso las ecológicas, son fruto de un proceso de experimentación destinado a lograr una mayor producción, y los cultivos son igualmente tratados con fitosanitarios, eso sí, respetuosos con el medio ambiente.

Carne vegetal: un mercado imparable

Hamburguesas, albóndigas, y hasta filetes. En los últimos años, la carne vegetal ha sido toda una revelación en el mercado internacional, hasta el punto de que este podría superar los 29000 millones de euros en el año 2027. Así, este tipo de productos experimentarían un crecimiento anual del 15,8% hasta alcanzar dicha cifra dentro de siete años. Son datos de un estudio publicado por la consultora Polaris Market Research, con sede en Nueva York.

Factores

Entre los factores a los que hace referencia la investigación de Polaris en este crecimiento exponencial del mercado de los productos alternativos a la carne, se encuentra, en mayor nivel, el incremento de la concienciación sobre la salud y la importancia de llevar una buena nutrición y un estilo de vida saludable. Los datos del estudio apuntan a que “los consumidores de todo el mundo están reduciendo la carne animal, debido a la creciente conciencia de la relación entre el alto consumo de carne y la propagación de enfermedades no transmisibles, como evidencia científica continua apoyada a lo largo de los años”.

También influye la creciente preocupación por las problemáticas que afectan al medio ambiente, en lo que se refiere al impacto de la ganadería y el uso de grandes terrenos para cultivar alimentos para los animales cuya carne después se comercializa. Según el estudio, dichas preocupaciones aumentarán, en los próximos años, en regiones como Asia.

Empresas conscientes

La tendencia de consumo de carne vegetal es imparable. Cada vez surgen más empresas nuevas especializadas en productos de este tipo, ya sea tratando de imitar en sabor y textura a los alimentos de origen animal; o sin pretenderlo, pero creando igualmente comidas apetecibles.

Además, algunas marcas tradicionales están abriendo su abanico a la inclusión de carne de origen vegetal, incluso aquellas que siempre se han dedicado a la venta de carne animal, con la finalidad de llegar a unos consumidores más conscientes que, de otra manera, rechazarían financiar estas empresas. Las grandes cadenas multinacionales también comienzan a incluir, poco a poco, comida vegana en sus menús para acaparar la atención de este público.

Beyond Meat Salchichas x 10 unidades | 100% Vegetal | Plant Based | Sin Gluten | Sin Soja | Vegano | (10x100g)
  • Sin gluten, sin soja, sin cacahuetes o frutos secos. Apto para...
  • Esta salchicha vegana que se caracteriza por su alto aporte en...
  • Salchicha Beyond Sausage la primera salchicha fresca del mundo...

Las empresas que centran su producción en sustitutos a la carne, como Beyond Meat o Impossible Foods continuarán incrementando sus ganancias en los próximos años, dentro de un mercado que “está resultando ser altamente competitivo”, tal como sostiene el informe. A estas compañías se unen otras como Nestlé, que ha empezado a incluir productos veganos entre su oferta.

Hamburguesas vegetales, los productos más demandados

Si hay una alternativa a la carne que ha destacado entre los alimentos veganos, han sido, sin duda, las hamburguesas. Según Polaris, la tendencia de consumo de este alimento continuará creciendo en los próximos años, pues ha demostrado que se puede consumir “fast food” incluso cuando se lleva una dieta vegana. Las hamburguesas “tienen una base de consumidores bien establecida”, indica la investigación, y su formato ya es bien conocido por quienes cambian su estilo de vida hacia el vegetarianismo o el veganismo.

Por otra parte, se espera que la soja sea el ingrediente que experimentará un mayor crecimiento, pues su versatilidad permite utilizarla para casi cualquier tipo de preparación que trate de imitar a la carne. El estudio señala que la soja dominará el mercado internacional dentro de esta categoría.

Heura | Burger de Soja 2x113g |100% Vegetal | Sin Gluten | Plant Based | Sin Gluten | Sin Soja | Vegano | 2 porciones (226g)
  • Apto para veganos y vegetarianos
  • Hecha de proteína de soja texturizada (no transgénica), Heura...
  • Preparación: Pre calentar la parrilla y cocinar durante 4-5...

El veganismo atrae cada vez a más consumidores, que cambian sus hábitos hacia la reducción o eliminación total de la proteína de origen animal, para pasar a la de origen vegetal. La población de flexitarianos, vegetarianos y veganos aumenta en la mayor parte del mundo y las empresas son conscientes de ello.

Descubre el festival Be Veggie, este año online

La segunda edición del festival Be Veggie tiene lugar este fin de semana, los días 5 y 6 de diciembre, en Ficoba (Irún). Pero este año, debido a las restricciones por la pandemia del COVID-19, el evento será cien por cien online, a través de Instagram, toda una ventaja para aquellos que no pueden desplazarse o prefieren evitar el riesgo de contagio.

La edición del año pasado fue todo un éxito, y el festival reunió a numerosos influencers veganos que ofrecieron talleres y charlas, o activistas y emprendedores que formaron parte de los expositores de productos. El objetivo, en este 2020 y de forma virtual, sigue siendo el mismo: “reunir en Ficoba a personas veganas, que ya han optado por esta forma de consumir, respetuosa con la sostenibilidad ambiental, libre de explotación animal y beneficiosa para la salud, como aquellas personas que buscan alternativas de alimentación y consumo”, tal como queda manifestado en la página web del Be Veggie.

Lo que trae la segunda edición del Be Veggie

El festival ofrece actividades muy variadas que son el espacio perfecto para que personas que han optado por un estilo de vida más sostenible y respetuoso con los animales interactúen, debatan y conozcan nuevos productos, recetas o recursos a su alcance, dentro de sus valores. Los asistentes virtuales tendrán acceso a información muy valiosa sobre alimentos, cosmética, o talleres de cocina impartidos por profesionales y charlas.

El sábado 5 de diciembre, el activista por los derechos de los animales Óscar L. Sánchez será el encargado de dar comienzo a las actividades del festival, y hablará a sus oyentes sobre su libro recientemente publicado: Diario de un activista (vegano).

Este mismo día, Cristina Casado, en representación de la Unión Vegetariana Española, ofrecerá una charla sobre la importancia de las legumbres. Por la tarde, la influencer Sagrario Domínguez, conocida en redes sociales como Vegantreschic, hablará acerca de la moda vegana y sostenible. Otra ponencia interesante será la de María Álvarez, fundadora de la Reserva Hijos del Bosque, especializada en el rescate y recuperación de animales salvajes o cinegéticos.

Además, la tarde del sábado el festival ha organizado una mesa redonda titulada ¿Estamos a tiempo de salvar el planeta?, en la que participarán Ibai Vegan, Extinction Rebellion, Jon Kareaga y Maite Irulegi.

El domingo 6 de diciembre, será el turno del taller impartido por Patricia Menéndez, que enseñará cómo hacer hamburguesas, albóndigas y nuggets vegetales. Más tarde, Celia Ortiz Aviñón ofrecerá otro taller, en este caso sobre cosmética vegana. Acto seguido, será el turno para la organización FEUMVE (Familias Unidas por un Menú Vegano Escolar), que hablará sobre el objetivo de la asociación: que los comedores escolares incluyan menús veganos de calidad para los niños que llevan esta alimentación.

El festival no ha querido dejar de lado la música y también contará con la presencia de la cantautora Sara Zozaya, que ofrecerá un concierto en directo a las 19:00 horas de la tarde de este domingo.

No te puedes perder estas y muchas otras actividades este fin de semana. Si quieres saber más, puedes consultar el programa completo aquí.

La mitad del menú de Ikea será vegano en 2025

La multinacional Ikea se ha comprometido a que el 50% de las comidas que ofrece en su restaurante serán veganas en el año 2025. Además, en los próximos cinco años, el 80% de la oferta de alimentos envasados que se pueden adquirir en sus tiendas serán también basados en plantas.

La carne roja se reducirá a un 20% en los platos que podrán consumirse en los restaurantes de Ikea de cara al año 2025. La directora de sostenibilidad de la compañía, Lena Pripp-Kovac, ha declarado, en un comunicado, que la intención es “que las elecciones saludables y sostenibles sean la opción más deseable”. Para ello, la multinacional sueca pretende encaminar sus productos hacia la sostenibilidad, sin olvidar la asequibilidad y que resulten apetitosos. Estas opciones “no deberían ser un lujo para unos pocos, sino ser parte de la vida diaria de las personas”, tal como ha manifestado Lena Pripp-Kovac.

De esta forma, Ikea, donde ya se pueden encontrar algunas opciones veganas, incrementará su oferta ante este tipo de clientes, que tendrán a su disposición una mayor gama de productos donde escoger. Actualmente, las albóndigas veganas son el principal plato cien por cien vegetal que se puede encontrar en el menú de sus restaurantes. Están elaboradas a base de proteína de guisantes, avena, manzanas y patatas, y según Ikea, estas albóndigas suponen una huella climática un 96% menor que las de carne.

Perritos calientes, helados, o mousse de chocolate son otras opciones veganas que el gigante empresarial ha incluido en su menú, como puedes consultar aquí.

Compromiso de sostenibilidad

Estas propuestas forman parte de los compromisos de sostenibilidad de Ikea, que se prepara para la próxima Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas que se convocará para el próximo 2021.

El director general de Ikea en Suecia, Peter van der Poel, ha declarado que “un sistema alimentario verdaderamente sostenible debe basarse en alimentos deliciosos, nutritivos y producidos de manera responsable. Ikea está adoptando un enfoque de cadena de valor completa para contribuir a sistemas alimentarios sostenibles, desde el abastecimiento responsable de los materiales y la reducción del desperdicio de alimentos”.

El hecho de que una compañía tan grande a nivel mundial como Ikea apueste por una medida como esta es un claro síntoma de que las cosas están cambiando y el auge del veganismo es imparable. Ya no se trata de una moda, sino que la concienciación con el bienestar de los animales es una realidad que se expande a millones de consumidores.

Consumidores que, por cuestiones éticas o de salud, escogen la opción más sostenible para el planeta, a la vez que contribuyen, con su decisión a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por la ganadería y la industria cárnica.

“Meltdown Flags”: los países se derriten

En estas fechas, en condiciones normales, todos los medios de comunicación habrían pasado estas últimas semanas hablando sobre la COP26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, cita que debería haberse iniciado el pasado 9 de noviembre en la ciudad de Glasgow (Escocia), pero que ha sido pospuesta para el próximo 2021, debido a la pandemia del coronavirus. Para suplir esta carencia, ha surgido la iniciativa “Meltdown Flags”, con el objetivo de concienciar sobre las consecuencias del calentamiento global, no solo durante la semana que habría correspondido a la COP26, sino que el proyecto ofrece información apta para su consulta después de estos días.

Se trata de una protesta digital que pretende sensibilizar a la población sobre la importancia de los glaciares que se están derritiendo, algo que la mayoría de las personas no percibe en su vida diaria y, por tanto, no le presta la atención necesaria; así como ofrecer soluciones para reducir las emisiones de CO2 y presionar a los políticos para que se ocupen del problema de la crisis climática, a través de una propuesta muy particular relacionada con las banderas de los países.

¿En qué consiste la iniciativa “Meltdown Flags”?

La iniciativa es sencilla. Partiendo de la base de que las banderas representan una simbología patriótica muy fuerte, no solo entre los ciudadanos de un país, sino también entre sus líderes políticos, lo que se pretende es hacer llegar un mensaje contundente sobre el deshielo a través de la reducción de la proporción de color blanco en las banderas. Así, no solo se trata de sensibilizar a la población general, sino también a los mandatarios que toman las decisiones.

La propuesta “Meltdown Flags” consiste en el rediseño de las banderas de países como Canadá, Argentina, Austria, Chile, Groenlandia, Francia, Islandia, Irán, India, Italia, México, Rusia, Estados Unidos, Pakistán o Noruega. Naciones muy dispares, cercanas o alejadas entre sí, en el mismo o en continentes distintos, pero que comparten un nexo de unión: en todas ellas hay glaciares que se están derritiendo a consecuencia de calentamiento global, un peligro para toda la humanidad. De esta forma, la reducción del blanco en sus banderas es una metáfora de la pérdida de estos glaciares que muchas veces pasa desapercibida a corto plazo, pero que, a largo plazo, supone un grave problema.

La idea surge de la mano del estudio alemán de diseño Moby Digg, en colaboración con la agencia Servideplan, y los especialistas ambientalistas de Meter, que pretenden trasladar el tema del deshielo al debate público, a través de esta protesta digital que coincide con la semana de la COP26, pero que está disponible para su consulta en las redes sociales, pues aporta datos muy valiosos e interesantes sobre el cambio climático y sus efectos. Aquí, los usuarios encontrarán vídeos e imágenes con información relevante cobre este asunto. Estos datos han sido recopilados por organismos internacionales como la UNESCO o la NASA, así como algunas universidades como la de Zurich.

Los supermercados se vacían de huevos de gallinas enjauladas

Los huevos de gallinas enjauladas desaparecen, poco a poco, de los supermercados españoles. Las grandes tiendas de alimentación empiezan a tomar conciencia del daño que causa la industria del huevo a estas aves, que pasan toda su vida hacinadas dentro de pequeñas jaulas para ser asesinadas después de dos años, cuando su producción comienza a disminuir.

Mercadona, Carrefour, Eroski, Aldi, Lidl, Alcampo, El Corte Inglés, AhorraMas, Condis y Supersol son algunos de los centros que se han comprometido a dejar de vender este alimento, cuando procede de gallinas estabuladas, lo que supone un 63% del mercado español. En Lidl o Aldi ya es visible este cambio, aunque otras tiendas lo implementarán en un futuro próximo. La decisión viene marcada por el incremento de la preocupación por el bienestar animal en los consumidores, la apuesta de los productores por sistemas alternativos a las jaulas y la presión de algunas organizaciones como Igualdad Animal.

Precisamente, Igualdad Animal lleva desde el año 2017 con una intensa campaña para paralizar la comercialización de este tipo de huevos, a través de sesiones de información y negociaciones con las compañías. En tan solo tres años, el método de producción basado en sistemas de estabulación ha disminuido más de un 10%, según datos de la ONG, que plantea que, en los próximos años, las cifras continuarán bajando si más supermercados se adhieren a la causa.

Sin embargo, Igualdad Animal sostiene que todavía hay 38 millones de gallinas que pasan su vida en jaulas sin poder moverse ni extender sus alas. El compromiso de los distribuidores de huevos significa un gran avance en la calidad de vida de estos animales, aunque el maltrato continúa existiendo y en cualquiera de los casos, el final de las gallinas será el matadero. Esta es la razón por la cual el veganismo rechaza el consumo de este alimento.

En este vídeo, Igualdad Animal explica los detalles de su campaña de sensibilización.

Cómo saber la procedencia de los huevos

Ahora que muchos supermercados han dejado de comercializar huevos de gallinas enjauladas, algunos se preguntarán de dónde proceden los huevos que compran o que siguen vendiéndose. La respuesta es sencilla: solo hay que fijarse en la numeración que aparece en cada uno de estos alimentos. Una cifra más pequeña significa que la gallina vive en libertad, mientras que el número mayor quiere decir que las aves están enjauladas.

Así, cuando la numeración empieza por 0, ese huevo será ecológico. La gallina vive libre y es bien alimentada. El 1 hace referencia a las gallinas camperas, que también disfrutan de cierta libertad en el exterior, aunque el pienso que comen no es ecológico. El 2 quiere decir que las aves viven encerradas en naves. Y el número 3 significa que el huevo procede de gallinas que viven en jaulas. La producción de este último tipo de huevos permite que los empresarios inviertan menos en gastos de bienestar animal, lo cual supone un menor precio del producto final. Esta es la razón por la que un huevo ecológico siempre resultará más caro que uno del número 3, pero la forma de vida de los animales es totalmente opuesta. La influencer Paola Calasanz, conocida como Dulcinea, aclara todas estas cuestiones en este vídeo.

¿Cómo vivían nuestros abuelos sin plásticos?

Tus abuelos vivían sin plástico

La revolución ecológica, que tiene como objetivo frenar el cambio climático, se centra en frenar la producción y el consumo de plástico, sobre todo el de un solo uso. Desde hace décadas utilizamos el plástico para todo, de hecho, el 50% de todos los plásticos producidos hasta ahora se han fabricado a partir del año 2000 y se prevé que esta producción alcance los 500 millones de toneladas en el 2020.

Lo cierto es que, lo que hoy se ha convertido en un grave problema, empezó siendo una solución. La aparición del plástico supuso una barrera de protección para los alimentos frente a los agentes patógenos como bacterias y virus. Además, los productos empezaron a tener una vida más larga por lo que empezamos a dejar de ir a la compra todos los días, facilitó su transporte y distribución, y consiguió abaratar el embalaje de los productos.

El abuso de los envases de plástico ha llegado a un extremo que el planeta no puede seguir soportando. Actualmente podemos ver en cualquier supermercado pequeñas porciones de alimentos envasados individualmente e introducidas en otro envase de mayor tamaño. Este sobre-envasado ha llegado hasta las piezas de fruta, que son separadas de su envoltorio natural (la cáscara) para luego ser empaquetadas en plástico y así “facilitar su consumo”. Estos envases constituyen un verdadero problema porque son de un solo uso, no pueden reutilizarse. Además, la mayoría de ellos son envases flexibles, fabricados a partir de varias capas de diferentes materiales plásticos que no se pueden separar ni reciclar, por lo que acaban en vertederos, incineradoras o contaminando los océanos.

Entonces, ¿qué utilizaban nuestros abuelos en lugar de plástico?

Aunque el plástico ya existía a mediados del siglo pasado, su uso estaba limitado a ciertos productos y la cultura del consumismo en la que hoy estamos inmersos tampoco existía.

Los envases que podíamos encontrar en la cesta de la compra en los años 50 eran botellas y envases de vidrio, que se devolvían después de su uso a cambio de algo de dinero,  bolsas de tela y papel para envolver los productos. También eran populares las latas, sobre todo si el alimento no era de temporada. 

No existían la mayoría de los productos de cosmética que hoy consideramos “indispensables” y, los que existían, se envasaban en latas recargables.

Los productos de limpieza del hogar estaban hechos, principalmente, con productos naturales, libres de químicos y pesticidas. Así, utilizaban vinagre para limpiar y desinfectar superficies, bicarbonato como desengrasante y fabricaban jabón con agua, aceite, sosa cáustica y alguna planta aromática.

¿Podemos volver a vivir sin plásticos?

El verdadero reto al que nos enfrentamos no es pasar a vivir sin  plástico de un día para otro, sino empezar a cambiar nuestra forma de consumir, especialmente eliminando los plásticos de un solo uso. 

Es realmente difícil eliminar por completo los plásticos de los alimentos porque, los productos frescos como carnes y pescados, reducirían su durabilidad y empezaríamos a tirar más comida a la basura. Además, tendríamos que ir a la compra mucho más a menudo, un cambio de estilo de vida que, en la sociedad frenética en la que vivimos, sería inviable. 

Podemos ser más respetuosos con el medioambiente si cambiamos los envases plásticos por vidrio, las bolsas por telas y empezamos a comprar a granel productos como cereales, legumbres y verduras en nuestro mercado local.