Certificación BREEAM: el futuro de la sostenibilidad

Desde hace algunos años, el sector de la construcción ha decidido sumergirse en un procedimiento lleno de cambios y está evolucionando a gran escala, ya que la eficacia energética y la sostenibilidad son aspectos de vital importancia. A menudo, es frecuente ver que el proceso de diseño y ejecución de una edificación opta por llevar a cabo una serie de patrones específicos que aseguran esos aspectos. Una buena forma de comprobar que el proceso ha sido el adecuado es la obtención de una certificación LEED o en este caso la BREEAM, de la cual hablaremos en las siguientes líneas.

lgunos años, el sector de la construcción ha decidido sumergirse en un procedimiento lleno de cambios y está evolucionando a gran escala, ya que la eficacia energética y la sostenibilidad son aspectos de vital importancia. A menudo, es frecuente ver que el proceso de diseño y ejecución de una edificación opta por llevar a cabo una serie de patrones específicos que aseguran esos aspectos. Una buena forma de comprobar que el proceso ha sido el adecuado es la obtención de una certificación LEED o en este caso la BREEAM, de la cual hablaremos en las siguientes líneas.

Cada día que pasa, los productos que se producen y comercializan lo hacen a una velocidad desmesurada. Esto implica que el gasto de energía aumente y, al mismo tiempo, lo hagan los niveles de polución. Por lo tanto, las grandes industrias deben, y tienen la obligación, de fabricar materiales que sean más responsables con el medio ambiente. Además, poseen todas las herramientas necesarias para poder ponerlo en marcha.  

Puede ser que el término BREEAM no te suene mucho, ya que es reciente, pero en este post Naturlii te ofrece la posibilidad de resolver todas las dudas o preguntas que puedas tener acerca del tema.

¿Qué es el Certificado BREEAM?

BREEAM es un término anglosajón, en concreto el acrónimo de Building Research Establishment Environmental Assesstment Methodology, en español se traduce como el Método de Evaluación Medioambiental del Organismo de Investigación de la Construcción, una entidad sin ánimo de lucro. Este certificado se creó en 1990 y se caracteriza por ser un proceso metodológico internacional impulsado por la Organización BRE Global de Reino Unido. Busca establecer y evaluar el grado de sostenibilidad ambiental de cualquier edificación teniendo en cuenta las características que posee cada construcción.

En España, la concienciación ha ido abriendo paso en la sociedad, por lo que cada vez han sido más las construcciones que han buscado obtener esta certificación. Desde 2009 ante el boom por la demanda de estos, la sostenibilidad de los edificios es concedida por un Consejo Asesor creado en España y no hay ninguna posibilidad que se pueda acreditar desde el ámbito internacional.

Tiene carácter voluntario y privado e incluye desde edificios de nueva construcción hasta los que ya están construidos. Para su aceptación y efectividad tiene en cuenta la evaluación de aspectos como los materiales y recursos, energía y agua, innovación etc.

La unión de todos esos aspectos es la que otorga que el certificado BREEAM sea aprobado o excepcional. Además, asegura que la ejecución y el diseño de la edificación sea responsables y respetuosas con el entorno natural.

¿Cuáles son sus objetivos?

La aceptación de este certificado tiene como finalidad poner en funcionamiento el progreso de la sostenibilidad en edificaciones futuras. Busca:

  • Reducir la huella ecológica de la industria de la construcción española
  • Promover la construcción y el rendimiento medioambiental de edificios sostenibles
  • Evaluar los niveles de sostenibilidad en todas sus áreas y fases
  • Destacar los beneficios económicos
  • Impulsar el I+D en la construcción
  • Fomentar mejores prácticas y tecnologías

Requisitos para obtener el BREEAM

El método que se lleva a cabo para obtener la certificación está compuesto de dos partes. Por un lado, un procedimiento de certificación de carácter voluntario y, por otro laco, un sistema de valoración de la sostenibilidad que tiene integradas las siguientes categorías:

  • Gestión
  • Salud y bienestar
  • Energía
  • Transporte
  • Agua
  • Materiales
  • Residuos
  • Utilización del suelo y la ecología
  • Contaminación
  • Innovación

Cada aspecto tiene un valor. A medida que se van cumpliendo se va obteniendo una mayor puntuación hasta alcanzar la nota final que te permite la certificación. Quien establece esa puntuación es el Asesor BREEAM y lo hará en función del cumplimiento de los requisitos. Y cuando se obtenga el resultado se sabrá el nivel al que se accede.

Los niveles se clasifican en 5 grupos distintos:

  • Aprobado: cuando se obtiene el 30% de los requisitos
  • Bueno: cuando se obtiene el 45% de los requisitos
  • Muy bueno: cuando se obtiene el 55% de los requisitos
  • Excelente: cuando se obtiene el 70% de los requisitos
  • Excepcional: cuando se obtiene más del 85% de los requisitos

Pasos que seguir para obtener el certificado BREEAM

El proceso de certificación BREEAM, al igual que el LEED tiene unos pasos esenciales a seguir para su obtención. Se caracteriza porque en el intervienen 3 agentes: cliente (es quien quiere obtener la certificación), el asesor (es quien hace de intermediario para conseguir el certificado) y BREEAM (es la organización que aprueba o no el certificado).

Una vez que el cliente tiene claro que quiere optar al certificado sigue el siguiente procedimiento:

  1. Elige a un asesor reconocido. Técnicos independientes en la relación con sus clientes, son los únicos que poseen la capacidad necesaria para realizar consultoría y evaluar en las distintas etapas de construcción de un edificio. Es el único intermediario válido. Se puede elegir a través de la página BREEAM España.
  2. Registro del edificio por parte del asesor.
  3. Realización de una pre-evaluación y búsqueda de información por parte del asesor para que BREEAM pueda llevar a cabo la evaluación.
  4. Definición de la estrategia correspondiente. 
  5. Evaluación final del edificio junto a las evidencias recogidas en el informe efectuado por el asesor.
  6. Obtención de un certificado provisional en la fase de diseño.
  7. Emisión del certificado final y entrega al cliente por parte de BREEAM, se lleva a cabo en la fase de post-construcción, cuando la construcción del edificio y la verificación están señalados en el informe del asesor. El cliente lo recibe tanto en formato digital como en papel.

Tipos de Certificación BREEAM

El sello BREEAM tiene a su disposición cinco tipos de certificados diferentes. Según el tipo de proyecto que se lleve a cabo se debe solicitar uno u otro. Es de vital importancia profundizar en estos aspectos:

  • BREEAM ES Urbanismo: es un plan general para evaluar los impactos de una comunidad a nivel de diseño y planteamiento para lograr un avance en la sostenibilidad. Además, busca la confortabilidad, eficiencia y responsabilidad tanto con los usuarios como con el planeta. Además, pretende mejorar la sostenibilidad del desarrollo urbanístico.
  • BREEAM ES Nueva construcción: válida para restauración y ampliación de edificaciones ya existentes. Apto para proyectos residenciales y no residenciales teniendo en consideración la región donde se va a construir.
  • BREEAM ES En uso: válido solo para edificios que ya están en uso. Permite disminuir los gastos de funcionamiento y mantenimiento, además de la eficiencia energética., es decir, mejorar el impacto ambiental.
  • BREEAM ES A medida: válido para edificios que no se pueden incluir ni en viviendo ni en nueva construcción.
  • BREEAM Es Vivienda: valora el ciclo de vida y la sostenibilidad de los edificios residenciales. Apto en viviendas unifamiliares o de bloque.

Beneficios del Certificado BREEAM

La rentabilidad que se obtiene de todo esto, sin duda, es la sostenibilidad a nivel global, ya que los edificios que obtengan esta certificación habrán reducido lo máximo posible la emisión de gases de efecto invernadero. No obstante, se obtienen beneficios en otros ámbitos:

  • Económicos: el consumo energético, el agua y los gastos de mantenimiento y funcionamiento experimentan una reducción, lo que hace que el valor que tiene el inmueble, sus rentas y la tasa de ocupación asciendan.
  • Sociales: se experimenta una mayor comodidad, salubridad y seguridad porque están fabricados con materiales sostenibles, lo que permite mejores condiciones de vida, calidad del aire, umbrales de iluminación, vistas a la naturaleza o bajos niveles de ruido.
  • Ambientales: al reducirse el consumo energético y de agua, las emisiones de CO2 disminuyen, por lo que la seguridad ambiental y la salubridad son más favorables.
  • Culturales: buscan la sensibilización y concienciación de la sociedad para obtener una mayor sostenibilidad para el espacio natural. Por lo tanto, hay que fomentar el uso de materiales sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *