Batchcooking: qué es, cómo ponerlo en práctica y por qué fomenta el consumo responsable

Los ultraprocesados son los alimentos que nos impiden llevar una vida sana. Estamos acostumbrados a consumir más de uno cada día, lo que a la larga no es beneficioso para nuestro cuerpo.

En España conocemos esta tendencia, la de preferir la comida “real” a la precocinada o procesada como realfooding. Pero existe otra que la complementa, el batch cookingConsiste en la planificación de las comidas y en cocinar en un día lo de toda la semana. Es un hábito saludable que promueve la cocina con alimentos naturales y con el que se evita que por falta de tiempo comamos peor y desperdiciemos más.

Ventajas de cocinar todos los menús de la semana el mismo día

El batch cooking ofrece numerosas ventajas. Al estar los menús planificados la lista de la compra será más sencilla y añadiremos pocos productos a la compra, fomentando así el consumo responsable y la reducción de desperdicios. Además, no caeremos en los productos precocinados con lo que conseguiremos que nuestra dieta sea más saludable. No serán necesarios porque nuestra comida ya estará preparada y evitaremos el llegar a casa, calentar y comer.

Por lo tanto, nos acerca a la cocina y a la comida casera, que ayuda a mejorar nuestra dieta tanto en calidad como en cantidad y nos aleja del fast food.

Cada español desecha más de medio kilo de alimentos a la semana y 76 kilogramos al año según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Tiramos partes de alimentos que podríamos utilizar como son las hojas de las zanahorias. Conociendo como aprovechar completamente los alimentos y llevando a cabo el batch cooking conseguiremos que nuestra salud y la del planeta se beneficie. Reduciremos los desperdicios porque desde ahora compramos lo que necesitamos y congelamos lo que no vayamos a tomar.

Los datos del último panel de cuantificación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) señalan que a lo largo de 2018 en España se desperdiciaron 1.339 millones de kilos y litros de alimentos y bebidas. 1.127 eran productos que no llegaron a utilizarse y los otros 212 alimentos ya cocinados, siendo el 15,8 % del total.

Asimismo, con el batch cooking nos inclinamos por los alimentos de temporada que suelen ser más baratos y se encuentran en su momento óptimo de consumo.

El batch cooking es ecónomico porque además de alejarnos de la comida comprada de alto valor, reducimos el gasto energético al elaborar en un día lo de toda la semana.

Cómo poner en práctica el batch cooking

Uno de los objetivos es aprovechar al máximo todos los alimentos, por ello lo recomendable es escoger una o dos carnes de calidad, uno o dos pescados o mariscos, uno o dos cereales integrales y varios vegetales. Podemos añadir a la compra una legumbre seca o dos legumbres en conserva.

No hay que olvidar que los tarros o tuppers donde se conserven los alimentos deben estar bien cerrados, es preferible que sean de cristal. Y tampoco que no todos ello aguantan en la nevera el mismo tiempo.

El principal grupo de alimentos deben ser los vegetales, la mitad de la lista la tienen que ocupar estos. Una buena opción como primeros platos son las sopas, cremas, consomés, gazpachos o salmorejos. También lo son las ensaladas, a las que les puedes añadir pimientos rojos, atún, etcétera.

Es importante tener hidratos de carbono, se puede cocer pasta integral, bulgur, cuscús, arroz integral o quinoa. También las legumbres que se pueden incoporar en revueltos, tortillas, etc. En cuanto a la carne y al pescado se pueden hacer guisos, albóndigas, pollo asado, hamburguesas o pescado en escabeche o lasañas.

De igual forma el batch cooking no consiste únicamente en cocinar, también se pueden adelantar algunas cosas como cortar el tomate o pepino para la ensalada, pelar la fruta o cortar queso para que sea más cómodo si por ejemplo, hay que llevarse el tupper al trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *