Hyperloop, el tren fabricado en España que se desplazará a 1.200 km/h en tubos de vacío

hyperloop elon musk


Elon Musk, fundador de Paypal, Tesla o SpaceX financia una nueva forma de transporte que revolucionará la manera en la que nos desplazamos. No es el único que participa en el proyecto, pero su nombre siempre va acompañado de gran expectación (y algo de polémica). En esta ocasión no se trata de viajes al espacio. Es mucho más terrenal, se llama Hyperloop, se construye en España y es el futuro de la movilidad.

Hablamos de un tren supersónico que se prevé alcance velocidades superiores a los mil kilómetros por hora. La idea original no es nueva. De hecho, incluso un grupo de estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia participaron en la Design Weekend de la Universidad de Texas, cuyo objetivo era conocer ideas para este tren futurista. Los estudiantes valencianos apostaron por la solución que uniría Tánger con Madrid en 38 minutos. La propuesta fue una de las finalistas que se celebró en Amsterdam en 2017.

Pero la presencia española en Hyperloop no se queda ahí. Es precisamente en Málaga donde está tomando forma el primer prototipo de este tren supersónico fabricado con fibra de carbono. Lo llevan a cabo la compañía española Carbures junto con Hyperloop Transportation Technologies (HTT), uno de los tres consorcios que se encarga de su puesta en marcha.

De Puerto de Santamaría a Francia

El martes se presentaba en El Puerto de Santa María (Cádiz) la primera cápsula que ha tomado rumbo hacia la ciudad francesa de Toulouse, donde se procederá a su ensamblaje e integración antes de las primeras pruebas en pistas comerciales. 

Málaga, por su parte, acapara toda la atención tras el reciente acuerdo firmado entre Virgin Hyperloop One y Adif para hacer uso de las instalaciones de la española Adif en Bobadilla (Málaga). Un centro de innovación para experimentar sobre los posibles usos en transporte terrestre de este “súpertren”.

Se trata de una nave de 19.000 metros cuadrados donde Adif actualmente hace pruebas con los trenes de alta velocidad. Las instalaciones son de última generación y cuentan con zonas de fabricación, plataformas de prueba y equipos de Virgin Hyperloop One.

Hyperloop, un sueño que se hará realidad en 2030

Hasta ahora, los primeros prototipos de hyperloop han alcanzado los 387 kilómetros por hora en las pruebas realizadas en las instalaciones de ensayo de la compañía en Nevada (Estados Unidos).

Según ha informado la propia Virgin Hyperloop One, ya ha ensamblado la cápsula y desarrollado el sistema de levitación y guiado, el sistema de propulsión, el tubo y la creación de vacío.

Siguiendo los primeros pasos, ahora se trabaja también en validar en España los componentes del sistema para poder solicitar su certificación según la regulación europea. Se espera que, una vez superadas dichas fases, el centro de experimentación de hyperloop se mantenga en España para continuar dando soporte a las operaciones, el mantenimiento y la expansión internacional del sistema.

Adof y el Ministerio de Fomento calculan que la instalación de hyperloop en Bobadilla generará 250 puestos de trabajo directos de alta cualificación en cinco años, así como cientos de empleos indirectos.

Las claves de Hyperloop que la convierten en una tecnología revolucionaria

  • Hyperloop está fabricado con carbono (casi un 90%)
  • Menor consumo energético
  • Reducción de emisión de gases contaminantes
  • Alcanzará los 1.200 kilómetros/hora
  • Se desplazará dentro de una cápsula de vacío sobre una pista con levitación magnética y con resistencia aerodinámica ultrabaja, como los aviones.
  • Las cápsulas se ubicarán sobre columnas para absorber los movimientos del terreno, o bajo suelo, para garantizar su seguridad.
  • Apenas requiere de mantenimiento, como los actuales trenes. Podría estar en funcionamiento prácticamente las 24 horas del día.
  • No hará paradas entre trayectos.
  • En cada cápsula hay espacio para 28 pasajeros.
  • El motor es eléctrico y, por tanto, más respetuoso con el medio ambiente.
  • Es completamente autónomo, lo que reduce los fallos de origen humano.
  • Podría unir Madrid y Tánger en una hora, uniendo de forma pionera los dos continentes, Europa y África. El trayecto Madrid-Barcelona se realizaría en 39 minutos o un Madrid-Moscú en tres horas.
  • Hyperloop Transportation Technologies es una empresa con base en California (EE.UU.) que emplea a más de 800 trabajadores en 35 países diferentes.
  • Hyperloop se convertirá en el transporte más rápido existente, triplicando las velocidades de los medios de movilidad más novedosos.
  • El proyecto finalizará a mediados de 2020 en Abu Dhabi.

Rutas que podrían realizarse en Hyperloop

  • España – Marruecos. Recorrería 629 kilómetros en 47 minutos.
  • Reino Unido. Ruta Escocia y Gales. Recorrería  1.060 kilómetros en 89 minutos.
  • Reino Unido. Ruta norte ARC. Recorrería 545 kilómetros en 47 minutos.
  • Reino Unido. Ruta norte-sur. Recorrería 666 kilómetros en 50 minutos.
  • Alemania. Recorrería 1.991 kilómetros en 142 minutos.
  • Polonia. Recorrería 340 kilómetros en 34 minutos.
  • Francia – Italia. Córcega y Cerdeña. Recorrería 451 kilómetros en 40 minutos.
  • Estonia – Finlandia. Recorrería 90 kilómetros en 8 minutos.
  • Países Bajos. Recorrería 328 kilómetros en 41 minutos.

Cómo promover la movilidad urbana sostenible

Se hace bastante complicado entender las ciudades sin vehículos en las calles. No solo hablamos de coches particulares. Es inconcebible mantener el ritmo de urbes como Madrid o Barcelona sin autobuses o taxis.

No obstante, es evidente que las últimas restricciones por altas tasas de contaminación y la cada vez mayor conciencia medioambiental obligan a una reestructuración en la forma en la que nos desplazamos. No implica la renuncia a ninguno de nuestros medios de transporte, pero sí a priorizar los espacios que primen la presencia de peatones y un orden en la movilidad de transporte privado y público.

Cabe destacar que el 61% de los desplazamientos en coche propio que se realizan en Barcelona, por ejemplo, son con fines personales. Ello nos sirve como referencia para entender la proliferación de aplicaciones y asistentes a la hora de conducir en capitales y ayudarnos a ahorrar.

Objetivo de la movilidad urbana sostenible

El concepto de movilidad sostenible surge para dar respuesta a la necesidad de reordenación de los desplazamientos dentro de las grandes ciudades. En parte, como consecuencia del crecimiento poblacional y del aumento del parque de vehículos de uso particular. En el año 2016 se contabilizaban 22.876.830 de turismos frente a los 11.995.640 existentes en 1990, según datos de la DGT.

A todo ello hay que sumar casi cinco millones de furgonetas y camiones solo en 2016, por hacernos a la idea. ¿Cómo convivir con tal cantidad ingente de utilitarios y lograr que el peatón siga siendo el protagonista de las ciudades que ha creado?

Un plan de movilidad permite:

  • Una mejor gestión del uso de energía.
  • Descongestión de vehículos en las ciudades, principalmente en las zonas céntricas, donde se hace más difícil la gestión del tráfico.
  • Desarrollar programas que mitiguen la contaminación.
  • Promover valores medioambientales que beneficien la convivencia ciudadana, con repercusión directa en la Salud de los vecinos.
  • Un menor tiempo atrapados en atascos y retenciones que, en muchos casos, se repiten diariamente y que afectan a la calidad de vida de conductores y sus familias.
  • Ceder más espacio a las zonas verdes y tramos peatonales.
  • Reducir el número de accidentes en los desplazamientos internos.

¿Cómo podemos apostar por la movilidad sostenible sin sacrificar el uso de coches?

  • Hacer un uso compartido siempre que se pueda: para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio, a clases extraescolares…
  • Ayudarnos de apps para potenciar la ocupación de plazas de parking subterráneos y no colapsar calzadas, facilitando el aumento de zonas peatonales.
  • Dejar el coche en parkings disuasorios y movernos en transporte público por el centro.
  • Descender la velocidad para emitir menos gases contaminantes y evitar las restricciones de acceso a determinadas zonas en grandes ciudades.
  • Ir en taxi a barrios céntricos.
  • Utilizar vehículos eléctricos. Opciones como los coches de alquiler por horas optimizan los recursos.

Es importante entender que el espacio público es de todos, también de los coches. No podemos entender las ciudades del futuro sin un equilibrio entre ciudadanos y vehículos a motor. Un claro ejemplo de ello es el plan de movilidad responsable impulsado por la ciudad de Pontevedra, donde se ha eliminado el aparcamiento regulado y donde se ha reducido en casi un 70% el uso del transporte privado.

Entre las medidas adoptadas, se ha sustituido el aparcamiento regulado por 15 minutos de acceso gratis a parkings subterráneos en las zonas céntricas. Ello se traduce en menos congestión, más uso de medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, un descenso considerable del uso de combustible y menos accidentes, logrando la cifra cero de fallecidos por atropello dentro de la ciudad.

Consejos que puedes enseñar a tus hijos sobre la movilidad sostenible

coche electrico


Cuidar del medio ambiente es tarea de todos pero, sin duda, es deber de los padres y educadores inculcar desde la infancia valores por el respeto del entorno.

Se trata de generar buenos hábitos que podrían comenzar con el respeto al medio ambiente con pequeños gestos: uso moderado del agua, reciclaje, consumo responsable,…

Además de estas ideas, podemos trasladar el cuidado del medio ambiente al cómo nos movemos. ¿De qué manera? Sigue leyendo.

Educa en movilidad sostenible

  • Al colegio y clases extraescolares, en bici o caminando. Sabemos lo cómodo que es viajar en coche. Podemos cargar en el maletero todas las mochilas, bolsas para entrenamientos, meriendas… pero es saludable caminar al menos una hora al día, y eso solo se consigue con pequeños gestos en las rutinas. Traslada a toda tu familia lo importante que es tener una vida activa. Cada paso cuenta.
  • Coche compartido, cuando las distancias son largas. Por desgracias, muchas veces las distancias no permiten acudir a pie a nuestras citas pero sí nos podemos organizar con otros padres o familiares. Las ventajas son variadas. Ayudamos a descolapsar los centros de las ciudades, al descongestionar hay menos atascos, menos contaminación, menos restricciones, más espacio para zonas peatonales… Y estas son solo algunas.
  • Uso de apps que nos ayudan a movernos. Incluso los más pequeños saben usar tablets y smartphones con total fluidez. Igual que se descargan juegos o ven sus series favoritas, educa en familia sobre cómo gestionar el tiempo y recursos gracias a la tecnología. Recuerda que Justmoove cuenta con la ventaja de concentrar en una sola app todas tus necesidades de movilidad: búsqueda de parkings subterráneos, gasolineras más cercanas y comparativas, pago de peajes con Vía-T propio, control de gastos a través del gestor propio de facturas, entre otros. Tenerla abierta siempre a mano te guiará a la hora de aparcar rápido sin importar en la zona en la que estés. Un poco de planificación diaria te ahorrará muchos minutos. ¿La pruebas?
  • La ciudad es de todos. Hay personas que aún piensan que la movilidad sostenible está reñida con el uso de los coches, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de promover el uso equilibrado de los espacios en los que desplazamos y convivimos tanto peatones, como bicis, coches, autobuses, metro, taxis, y cualquier medio de transporte. Todos tienen su espacio, tanto en las grandes como en las pequeñas ciudades.
  • Actividades extraescolares. De la misma manera que los centros educativos promueven buenos hábitos festejando ciertos Días Mundiales u organizando jornadas formativas, puedes proponer alguna charla o actividad que promocione la movilidad sostenible. Pueden ser los propios alumnos los que trabajen en torno a campañas en este sentido. Pero también puede ser el profesorado el que participe activamente integrando la movilidad en su calendario educativo. Algunas ideas relativamente sencillas de aplicar son:
    • Creación de grupos de trabajo que integren al centro escolar, familiares y alumnos de tal manera que todos se sientan implicados en las soluciones de movilidad.
    • Diseñar guías específicas para entregar a todas las partes.
    • Talleres donde los jóvenes pongan en práctica lo aprendido.
    • Quedadas los fines de semana para difundir la cultura de la movilidad sostenible.

Recuerda que cuidar el medio ambiente es tarea de todos. No hay nada con lo que aprendan mejor los pequeños que con el ejemplo. Como adulto, eres su modelo a seguir. Tenlo en cuenta también cada vez que cojáis el coche, que programéis un desplazamiento, que tengáis fijada una actividad.

La movilidad sostenible no debe ser una acción puntual sino un hábito, en beneficio de todos. Plantea pequeños cambios asequibles. No intentes modificar las rutinas de toda la familia de la noche a la mañana y ayúdate de todos los recursos que consideres necesarios para alcanzar la meta que te propongas.

5 libros para adentrarse en el consumo responsable y la conservación del Planeta

Si estás pensando en dar el salto al mundo del zero waste y reducir tus residuos, estos 5 libros pueden ayudarte a dar ese primer paso. En ellos encontrarás información sobre el impacto de nuestros desperdicios, así como consejos para iniciarte en este movimiento. Además, ahora que se acerca la Navidad, nos encontramos en la época perfecta para regalarlos y animar a alguien de nuestro entorno a que nos acompañe en este camino de aprendizaje.

Cuando la Tierra pide SOS, de Cristina Santos

Este manual presenta soluciones de sostenibilidad que podemos incluir en la mayoría de nuestras rutinas, nuestros actos, nuestra forma de vestir o nuestra alimentación. Todo ello con la finalidad de aportar propuestas que todos podemos poner en marcha para frenar el cambio climático. Cristina Santos parte de la base de que somos los consumidores quienes tenemos el poder para lograr un cambio a mejor, mientras que los políticos tardan años en redactar leyes efectivas y en ponerlas en marcha. La autora te invita a “convertirte en una gota de agua limpia en un océano lleno de plástico”.

Cristina Santos desarrolla su profesión como escritora, periodista y coach de salud. Fue en Noruega donde descubrió la necesidad de cuidar del planeta y proteger a los animales, y a partir de ahí creó el blog La Vida Uve, donde también podrás encontrar soluciones prácticas de sostenibilidad.

Somos la última generación que puede salvar el planeta, varias autoras

Somos la última generación que puede salvar el planeta está enfocado a los lectores más jóvenes, y pretende ser una llamada de atención a estos en cuanto a su capacidad para evitar un futuro catastrófico.

Sus autores son 6 influencers conocidas por su firme posición en el respeto al medio ambiente. La nutricionista y youtuber Carlota Bruna es la encargada del prólogo y la edición del libro, después de la experiencia de haber escrito anteriormente Camino a un mundo vegano. La acompañan la cantautora, actriz y activista vegana Connie Isla; la bloguera Mónica Rosquillas; la reconocida influencer Claudia Ayuso; Patricia Ramos, portavoz en la Cumbre Juvenil sobre el Clima de Naciones Unidas; y Mariana Matija, diseñadora y fundadora de la organización ecologista Hola Eco.

Al borde de un ataque de compras, de Brenda Chávez

Este libro funciona como una guía en la que obtendrás 73 consejos creativos, fáciles y muy eficaces que te ayudarán a dar el paso hacia un consumo más responsable y consciente. Brenda Chávez incluye información muy relevante sobre el impacto medioambiental de nuestra manera de comprar, y nos da consejos prácticos para modificar nuestros hábitos sin que ello nos cause sentimientos de culpa o frustración.

Brenda Chávez es licenciada en derecho y periodismo. Ha sido redactora en algunas revistas y también ha ocupado cargos importantes en estas. También realiza colaboraciones con algunas publicaciones a nivel nacional. Antes de Al borde de un ataque de compras, la autora ha escrito El libro rojo del estilo y Tu consumo puede cambiar el mundo.

Y tú ¿qué harías para salvar el planeta?, de Isabel Jiménez

A modo de ensayo periodístico, Isabel Jiménez pretende mostrar la importancia del consumo responsable y más en consonancia con la naturaleza. “No se trata de volver al pasado, se trata de buscar un futuro en el que tenga cabida el progreso, pero con soluciones sostenibles a los residuos”, indica la autora en el propio libro, donde plantea los problemas y aporta maneras de afrontarlos.

Isabel Jiménez es una de las periodistas más conocidas del ámbito televisivo, a quien podemos ver diariamente en los informativos. La autora de Y tú ¿qué harías para salvar el planeta? ya ha manifestado en numerosas ocasiones su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad, y esta vez, lo hace en forma de libro y a través de una pregunta que interpela directamente al lector y le anima a preguntarse cómo puede contribuir a un futuro mejor.

 La historia de las cosas, Annie Leonard

Este libro plantea un punto de vista un tanto diferente a los anteriores. Se centra en cómo nuestro modelo de producción y de consumo influye en el medio ambiente, el uso que hacemos de los recursos y cómo hacer un cambio para crear riqueza de una manera más sostenible y justa para la humanidad en su conjunto. Annie Leonard se basa en las cosas que usamos en nuestro día a día, planteándose su origen y su final, es decir, toda su vida útil, así como las consecuencias de este consumo masificado. La obra está basada en el documental “The Story of Stuff”.

La autora estudió Ciencias Ambientales, y pronto descubrió la gran cantidad de residuos que aparecen en las calles a diario, lo que la llevó a plantearse el uso que hacemos de los materiales, así como a otras preocupaciones como la tala de los bosques para construir.

¿Has leído alguno de estos libros? Si ya lo has hecho, puedes continuar aprendiendo sobre zero waste con estas otras lecturas.

Green Friday, las mejores ofertas de consumo responsable de la alternativa al Black Friday

cepillo dientes bambu

La semana del 23 al 29 de noviembre de 2020 ha llegado cargada de ofertas y descuentos en prácticamente todas las tiendas, y el motivo no es otro que el Black Friday, una fecha que pretende que la población se lance al consumo masivo y, muchas veces, innecesario de artículos de todo tipo. Pero no se trata únicamente de un problema de consumismo, sino también de un problema de impacto medioambiental, provocado por la alta demanda de productos, su transporte o el plástico utilizado para su empaquetamiento.

El Black Friday se ha convertido en una cita ineludible en el calendario del consumidor. Un día que nació para fomentar las ventas a través de internet con motivo del Día de Acción de Gracias pero que ya se ha extendido al comercio de calle de todos los países del mundo. De ahí que cada mes de noviembre veamos escaparates llenos de carteles de descuentos y ofertas. Por no hablar del humo que echan las bandejas de entrada de nuestros emails.

En España, la agencia El hervidero de ideas ha sido una de las principales impulsoras del movimiento Green Friday

Pero ¿y si nuestra forma de comprar es diametralmente opuesta al consumo impulsivo? Si apuestas por el consumo responsable y unas mejores prácticas que benefician al medio ambiente, has de saber que existe el Green Friday. ¿Has escuchado hablar de este día?
Nace de una campaña ecológica mundial impulsada por representantes de la Comisión Europea y las organizaciones ECODES, WWF y Ecoserveis.

Qué es el Green Friday

El Green Friday es la alternativa a las compras compulsivas del Black Friday. De hecho, se trata de sustituirlo por una forma de comprar más responsable. En este sentido, podemos participar de dos maneras. Bien no comprando nada porque sencillamente no lo necesitamos y, por tanto, no tenemos que forzar un acto de consumo innecesario. Por otra parte, en el caso de que necesitemos alguna cosa o queramos adelantarnos a algún regalo navideño, podemos comprar productos de marcas que fomenten el consumo responsable, un crecimiento sostenible, el respeto al medioambiente o que pongan en práctica mecanismos para el bienestar de sus empleados.

El Green Friday puede ser la excusa perfecta para pasarse al zero waste y tratar de minimizar la generación de residuos, y es también la fecha indicada para comenzar a adquirir artículos ecofriendly que puedes utilizar en tu día a día. El mercado está lleno de alternativas, muy apetecibles: desde cosmética natural, jabones hechos a mano, ropa a base de materia prima natural, alimentos veganos, productos que respetan en su producción el respeto a los animales y al entorno, etcétera.

Jabón Heidi de The Singular Olivia. Su precio es de 8,50€

Algunas empresas grandes ya se han sumado a esta iniciativa. Es el caso de Ikea, que este año se ha desmarcado del Black Friday para alargar la vida útil de sus muebles. En otros términos, la startup española bodegas.bio, especializada en vino, ha hecho lo mismo que Ikea y en estos días se ha posicionado en contra del consumismo masivo. Otros pequeños comercios también manifiestan, cada año, su rechazo a la introducción de descuentos durante esta semana, al no poder hacer frente a las pérdidas que supondría para ellos.

Según datos publicados por El hervidero de ideas:

  • El 62% de las marcas participantes reconocen que les parece útil participar en Greenfriday.
  • El 95% de los consumidores declaró que Greenfriday les ayudó a reflexionar sobre el consumo responsable, sobre hacia donde querían que fuera su dinero y les ayudó a descubrir nuevas marcas y proyectos sostenibles acordes a sus valores.
  • El 98% de las marcas participantes (400 marcas) declaró que se cumplió el objetivo de dar visibilidad a las iniciativas que promueven el consumo responsable.

Como consumidores, cada uno de nosotros de forma individual tenemos la responsabilidad de comprar de forma sostenible, con respeto y pensando en el futuro mundo que dejamos a nuestros hijos. Si te estás iniciando en las compras sostenibles, sigue estas sencillas pautas:

  • Elige siempre que puedas el comercio local frente a los grandes supermercados. Así conocerás la procedencia de todo lo que comes y favoreces la economía de tu entorno.
  • Evita los productos que contentan envases de plástico que no les aporte ningún beneficio. Piensa en la fruta o verdura que viene envuelta en plástico sin ningún sentido.
  • Sigue la regla de las 4 R: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar. Cada gesto que realices a favor de estas cuatro prácticas ayuda a contaminar menos y no malgastar recursos.

Estas son algunas ideas de artículos que puedes adquirir con motivo de este Green Friday, objetos útiles con los que comenzar el cambio hacia rutinas más sostenibles.

Tapas de silicona ajustables y reutilizables. Olvídate del papel film y toma en consideración sustituirlo por tapaderas de silicona, que se ajustan a recipientes de diferentes formas y tamaños y pueden meterse tanto en el frigorífico como en el microondas.

Champú sólido. Uno de los primeros pasos a la hora de dar el salto al zero waste puede ser el cambio en los productos de higiene. Puedes empezar por los champús sólidos, con nutrientes que darán vitalidad a tu cabello.

VERT Champú Sólido 2 PACK, Jabones de Champús y Acondicionadores Cabello Graso, Cuidado del pelo y del cuero cabelludo Organico Vegan Champú Natural Solido para Hombres Mujer (Limón & Algas)
  • [BARRA DE CHAMPÚ HECHO A MANO] Ingredientes puros de plantas...
  • [Lava y acondiciona en un paso cremoso] La barra de champú...
  • [100% ORGÁNICO Y NATURALEZA] Nuestras barras de champú SIEMPRE...

Botella de agua de acero inoxidable. Las botellas de plástico suponen un gran problema para el medio ambiente, pues tardan mucho tiempo en degradarse. Por eso, sustituirlas por otras más ecofriendly son un primer paso para reducir el consumo de plástico. Puedes llevar tu botella de acero inoxidable a cualquier parte, y reutilizarla tantas veces como lo necesites.

OMORC Botella Agua Acero Inoxidable, Aislada al Vacío de Doble Pared, Resistencia al Rayado, Funda Portátil al Gimnasio, Oficina, Ciclismo, Conserva Frío y Caliente Café, Fácil de Limpiar (1L Negro)
  • 316 Acero Inoxidable - La pared interior acero 316 es...
  • Excelente Aislamiento - La Botella Agua Acero Inoxidable está...
  • A prueba de fugas y resistente a los arañazos - Los tapones de...

Taza de café para llevar. Si eres amante del café, este producto te puede interesar. Se trata de una taza que puedes llevar a todas partes, y además, puedes meterla en el microondas y en el lavavajillas. Es reutilizable y está hecha con materiales ecológicos, y con su uso evitarás los vasos de plástico.

Relaxdays Taza Café para Llevar, 400 ml, Vaso Reutilizable con Tapa de Silicona, Bambú, 14,5 x 9 cm, Amarillo
  • Reutilizable: taza bambú reutilizable y respetuosa con el medio...
  • Bonita: taza café para llevar con estampado y frase «love beaty...
  • Transportable: taza viaje para bebidas frías o calientes hasta...

Con motivo de esta Green Week, la marca Naturbrush ofrece, estos días, productos al 30% de descuento en su web, donde podrás encontrar esponjas, champús sólidos y todo tipo de artículos de higiene dental.

Naturbrush Cepillo De Dientes De Bambu Adulto Verde 100 ml
  • Cepillo de dientes de bambú adulto verde
  • Productos naturales para nuestro propio bienestar
  • Diseño funcional

También Saigu Cosmetics ha sorprendido, este año, con una bonita iniciativa. Con cada pedido que efectúen sus clientes durante la Green Week, la marca donará un euro a los proyectos Bosques Sostenibles, la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), o el refugio Compasión Animal. Además, los compradores tienen la opción de donar otro euro más a alguna de esas iniciativas en beneficio del medio ambiente.

Hábitos sostenibles: claves para unas rutinas más respetuosas con el entorno

10 pequeños cambios sostenibles

Consumo, alimentación, relación con la naturaleza… Son muchos los ámbitos de nuestra vida en los que podemos introducir modificaciones para tener unos hábitos más sostenibles. Si esa es nuestra mayor preocupación, hay diversas maneras de afrontar el cambio, que no solo serán beneficiosos para uno mismo, sino también para el entorno en el que vivimos.

Hábitos sostenibles: alimentación

Una de las grandes preocupaciones del ecologismo es nuestra relación con los alimentos y su procedencia, puesto que los ecosistemas sufren las consecuencias de la producción masiva.

Uno de los consejos que suelen darse para mejorar, con nuestra alimentación, las problemáticas medioambientales, es reducir el consumo de productos de origen animal e incrementar aquellos de origen vegetal, que además sean ecológicos, para minimizar el impacto de la agricultura y la ganadería en el entorno natural.

Otro hábito recomendable es el de evitar el desperdicio de las sobras de nuestra comida. Una buena idea es congelar estos restos para tenerlos disponibles más adelante sin que hayan perdido sus propiedades; también se pueden hacer caldos o sopa, de manera que se aproveche la sobra inicial para otra preparación culinaria.

El compost también es una buena opción. Los restos que terminan en los vertederos a menudo no encuentran el oxígeno necesario para descomponerse, de forma que emiten más gases de efecto invernadero. Es por eso que el compostaje es la mejor manera de “tirar” lo que no queremos o no se come y hacer que siga siendo útil para otros fines.

Otra de las recomendaciones habituales es la de evitar la compra en empresas de dudosa reputación ética, para lo cual a día de hoy disponemos de toda la información en Internet. Una alternativa más sostenible a los productos de este tipo de empresas es la compra a productores locales y de cercanía.

Hábitos sostenibles: consumo responsable

Aunque no siempre es fácil en la sociedad occidental, la clave para reducir el gasto está en limitarnos a adquirir aquello que realmente sabemos que vamos a necesitar, y acudir al supermercado o a tiendas específicas en determinados artículos únicamente cuando requerimos de ello. Una manera de reducir el gasto es comprar en webs de segunda mano o introducirse en grupos de venta de objetos para darles uso por segunda vez, que existen en redes sociales como Facebook.

Otro consejo útil podría ser el de establecer objetivos como no realizar compras un día determinado, o durante una semana, e incluso durante un mes, a excepción de los productos de primera necesidad.

Para evitar que un artículo termine contaminando el entorno, otra buena opción es la de reutilizar, pensar para qué podría servir un objeto que ya no queremos y darle otra oportunidad. El ejemplo más clásico es el de la camiseta vieja que podemos utilizar como trapo. También existe la posibilidad de donar la ropa o artículos que no necesitamos o entregarlas a alguien que puede utilizarlos.

Hábitos sostenibles: zero waste

Reducir el consumo de plásticos es una de las principales metas para promover un futuro sostenible. Es tal la cantidad de desperdicios de este material en el entorno natural y en nuestra sociedad que el zero waste más absoluto no existe, a pesar de que sí hay algunos referentes que lo han conseguido, pero no es lo habitual. Por ello, no tiene que convertirse en una obsesión, pero sí podemos hacer lo que esté en nuestra mano para evitar los residuos tóxicos que contaminan el planeta. Un consejo útil es el de calcular los objetivos que queremos cumplir y que estén a nuestro alcance para reducir nuestra huella ambiental.

Márcate pequeñas metas alcanzables y proponte nuevos hitos para avanzar sin altibajos

De nuevo, comprar a productores locales y de cercanía se convierte en la mejor opción, y en este sentido, mejor si adquirimos los alimentos a granel, y en recipientes que no sean de plástico. Cuando acudimos al supermercado, las bolsas de tela se convierten en nuestras principales aliadas para transportar la compra sin utilizar plástico; y la elección de alimentos frescos sin envasar o dentro de envases de materiales ecológicos es también una buena opción.

Consejos que puedes enseñar a tus hijos sobre la movilidad sostenible

movilidad sostenible niños

Cuidar del medioambiente es tarea de todos pero, sin duda, es deber de los padres y educadores inculcar desde la infancia valores por el respeto del entorno.

Se trata de generar buenos hábitos que podrían comenzar con el respeto al medio ambiente con pequeños gestos: uso moderado del agua, reciclaje, consumo responsable,…

Además de estas ideas, podemos trasladar el cuidado de la naturaleza al cómo nos movemos. ¿De qué manera? Sigue leyendo.

Educa en movilidad sostenible

  • Al colegio y clases extraescolares, en bici o caminando. Sabemos lo cómodo que es viajar en coche. Podemos cargar en el maletero todas las mochilas, bolsas para entrenamientos, meriendas… pero es saludable caminar al menos una hora al día, y eso solo se consigue con pequeños gestos en las rutinas. Traslada a toda tu familia lo importante que es tener una vida activa. Cada paso cuenta.
  • Coche compartido, cuando las distancias son largas. Por desgracias, muchas veces las distancias no permiten acudir a pie a nuestras citas pero sí nos podemos organizar con otros padres o familiares. Las ventajas son variadas. Ayudamos a descolapsar los centros de las ciudades, al descongestionar hay menos atascos, menos contaminación, menos restricciones, más espacio para zonas peatonales… Y estas son solo algunas.
  • Uso de apps que nos ayudan a movernos. Incluso los más pequeños saben usar tablets y smartphones con total fluidez. Igual que se descargan juegos o ven sus series favoritas, educa en familia sobre cómo gestionar el tiempo y recursos gracias a la tecnología.
  • La ciudad es de todos. Hay personas que aún piensan que la movilidad sostenible está reñida con el uso de los coches, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de promover el uso equilibrado de los espacios en los que desplazamos y convivimos tanto peatones, como bicis, coches, autobuses, metro, taxis, y cualquier medio de transporte. Todos tienen su espacio, tanto en las grandes como en las pequeñas ciudades.
  • Actividades extraescolares. De la misma manera que los centros educativos promueven buenos hábitos festejando ciertos Días Mundiales u organizando jornadas formativas, puedes proponer alguna charla o actividad que promocione la movilidad sostenible. Pueden ser los propios alumnos los que trabajen en torno a campañas en este sentido. Pero también puede ser el profesorado el que participe activamente integrando la movilidad en su calendario educativo. Algunas ideas relativamente sencillas de aplicar son:
    • Creación de grupos de trabajo que integren al centro escolar, familiares y alumnos de tal manera que todos se sientan implicados en las soluciones de movilidad.
    • Diseñar guías específicas para entregar a todas las partes.
    • Talleres donde los jóvenes pongan en práctica lo aprendido.
    • Quedadas los fines de semana para difundir la cultura de la movilidad sostenible.

Recuerda que cuidar el medio ambiente es tarea de todos. No hay nada con lo que aprendan mejor los pequeños que con el ejemplo. Como adulto, eres su modelo a seguir. Tenlo en cuenta también cada vez que cojáis el coche, que programéis un desplazamiento, que tengáis fijada una actividad.

La movilidad sostenible no debe ser una acción puntual sino un hábito, en beneficio de todos. Plantea pequeños cambios asequibles. No intentes modificar las rutinas de toda la familia de la noche a la mañana y ayúdate de todos los recursos que consideres necesarios para alcanzar la meta que te propongas.

Cómo promover la movilidad urbana sostenible

coche electrico

Se hace bastante complicado entender las ciudades sin vehículos en las calles. No solo hablamos de coches particulares. Es inconcebible mantener el ritmo de urbes como Madrid o Barcelona sin autobuses o taxis.

No obstante, es evidente que las últimas restricciones por altas tasas de contaminación y la cada vez mayor conciencia medioambiental obligan a una reestructuración en la forma en la que nos desplazamos. No implica la renuncia a ninguno de nuestros medios de transporte, pero sí a priorizar los espacios que primen la presencia de peatones y un orden en la movilidad de transporte privado y público.

Cabe destacar que el 61% de los desplazamientos en coche propio que se realizan en Barcelona, por ejemplo, son con fines personales. Ello nos sirve como referencia para entender la proliferación de aplicaciones y asistentes a la hora de conducir en capitales y ayudarnos a ahorrar y movernos de manera más sostenible.

El hecho de que un ciudadano pueda gestionar todas estas opciones en una sola aplicación en su smartphone simplifica enormemente el cómo se mueve y le permite optimizar sus recursos: véase de tiempo y económicos.

Pero ¿qué tiene todo ello que ver con la movilidad urbana sostenible?

Objetivo de la movilidad urbana sostenible

Este concepto surge para dar respuesta a la necesidad de reordenación de los desplazamientos dentro de las grandes ciudades. En parte, como consecuencia del crecimiento poblacional y del aumento del parque de vehículos de uso particular. En el año 2016 se contabilizaban 22.876.830 de turismos frente a los 11.995.640 existentes en 1990, según datos de la DGT.

A todo ello hay que sumar casi cinco millones de furgonetas y camiones solo en 2016, por hacernos a la idea. ¿Cómo convivir con tal cantidad ingente de utilitarios y lograr que el peatón siga siendo el protagonista de las ciudades que ha creado?

Un plan de movilidad permite:

  • Una mejor gestión del uso de energía.
  • Descongestión de vehículos en las ciudades, principalmente en las zonas céntricas, donde se hace más difícil la gestión del tráfico.
  • Desarrollar programas que mitiguen la contaminación.
  • Promover valores medioambientales que beneficien la convivencia ciudadana, con repercusión directa en la Salud de los vecinos.
  • Un menor tiempo atrapados en atascos y retenciones que, en muchos casos, se repiten diariamente y que afectan a la calidad de vida de conductores y sus familias.
  • Ceder más espacio a las zonas verdes y tramos peatonales.
  • Reducir el número de accidentes en los desplazamientos internos.

¿Cómo podemos apostar por ello sin sacrificar el uso de coches?

  • Hacer un uso compartido siempre que se pueda: para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio, a clases extraescolares…
  • Ayudarnos de apps para potenciar la ocupación de plazas de parking subterráneos y no colapsar calzadas, facilitando el aumento de zonas peatonales.
  • Dejar el coche en parkings disuasorios y movernos en transporte público por el centro.
  • Descender la velocidad para emitir menos gases contaminantes y evitar las restricciones de acceso a determinadas zonas en grandes ciudades.
  • Ir en taxi a barrios céntricos.

Es importante entender que el espacio público es de todos, también de los coches. No podemos entender las ciudades del futuro sin un equilibrio entre ciudadanos y vehículos a motor. Un claro ejemplo de ello es el plan de movilidad responsable impulsado por la ciudad de Pontevedra, donde se ha eliminado el aparcamiento regulado y donde se ha reducido en casi un 70% el uso del transporte privado.

Entre las medidas adoptadas, se ha sustituido el aparcamiento regulado por 15 minutos de acceso gratis a parkings subterráneos en las zonas céntricas. Ello se traduce en menos congestión, más uso de medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, un descenso considerable del uso de combustible y menos accidentes, logrando la cifra cero de fallecidos por atropello dentro de la ciudad.

Cómo alargar la vida útil de la ropa

camiseta fibra bambu

La actividad humana está provocando el calentamiento del planeta. Ya se había enfriado y calentado en otras ocasiones pero de forma natural y sus ciclos eran más lentos. Si seguimos a este ritmo, algunas de las posibles consecuencias podrían ser el derretimiento de los polos y subida del nivel del mar o migraciones masivas.

Es por eso por lo que cuidar el planeta es un tema que nos incumbe a todos. Un actor bastante contaminante son las empresas. Ofrecen mucha cantidad de productos y servicios sin tener, en la mayoría de los casos, preocupación por el medio ambiente. Pero a las empresas les rodean otros dos actores muy influyentes, los consumidores y la administración pública.

Estamos acostumbrados a comprar demasiada ropa y generalmente, no es sostenible. Eso nos lleva a otra situación, tiramos prendas que hemos utilizado durante muy poco tiempo. Lo más responsable sería, por una parte cuidar más la ropa y por otra parte, comprarla reciclada y que sea respetuosa con el medio ambiente.

Cómo cuidar la prendas de ropa

Es cierto que algunos fabricantes prestan menos atención a la calidad, pero podemos hacer que dure más mediante la aplicación de algunos cuidados extra.

Hay una serie de pautas muy sencillas que deberíamos seguir si queremos que se alargue la vida útil de la ropa:

  1. Las etiquetas: presta especial atención porque contienen las necesidades de cada pieza.
  2. Separar la ropa: hacer lavados de ropa blanca, otros de color…
  3. Prendas que destiñen: se debería lavar por primera vez a mano.
  4. Vacía la ropa, cierra cremalleras o utiliza bolsas de tejidos delicados.
  5. Agua fría y no utilizar demasiado detergente y suavizante.
  6. Una vez terminado el lavado, no dejar reposar la ropa en la lavadora.
  7. Secado: sin solo directo, pinzas que no marquen las prendas.
  8. Planchado: debería ser lo más pronto después de que se sequen.

Asimismo, apuesta por buenas prácticas de consumo responsable como:

  • Reutiliza la ropa siempre que puedas.
  • Customiza: da una nueva vida a tus prendas incluyendo parches, cortándola, rehaciéndola…
  • Compra de segunda mano: así participarás en la economía circular y no necesitarás de más recursos naturales para contar con una prenda nueva en el armario.
  • Refuerza los vaqueros en la zona de más roce para conseguir que duren más, sin que a simple viste se les note envejecidos.
  • Lava con productos zero waste como nueces de lavado, detergente en polvo o alternativas como Souji. Eliminar el plástico de un solo uso también es un ejercicio de preservación del entorno.

Comprar con conciencia medioambiental

La respuesta para prolongar la vida útil de los materiales empleados es el ecodiseño y la economía circular. Es decir, producir tratando de generar el menor impacto en el planeta.

Existen en la actualidad empresas cuya producción está enfocada a ser cada vez más responsable con el medio ambiente. Algunas de ellas son Ecoalf o Back to Eco. La primera, crea ropa y zapatos con materiales reciclados y plásticos recogidos del mar, su principal objetivo es la limpieza de este. La segunda se centra en darle un nuevo uso al vaquero. “En el tiempo que llevamos operando ya hemos convertido 10 toneladas de tejanos” señalan en Back To Eco. Pero esto son pequeñas empresas, las grandes que tienen más capacidad de inversión tienen menos interés en el planeta.

¿Qué pasa con la administración pública?

Por ejemplo, la Generalitat tiene un premio que da a empresas cuyos productos desarrollados o no mejoran el comportamiento ambiental a lo largo de su ciclo de vida. Pero la actuación de la administración pública sigue siendo escasa, existen pocas ocasiones en las que optan por apostar por productos sostenibles.

Mide la economía circular de tu empresa gracias a ZERØ

teimas zero software

TEIMAS es una empresa que, desde 2008, desarrolla productos tecnológicos con el fin de reducir el impacto ambiental de empresas, entidades públicas y de la ciudadanía.  Los principales puntos en los que se centran son la gestión inteligente de los residuos, la economía circular y la sostenibilidad.

Cuentan con un software de gestión integral de residuos, que según ellos es “el más completo y seguro del mercado” (Teixo), son responsables del portal online gestoresderesiduos.org y de laplataforma de fomento del reciclaje y responsabilidad ambiental entre la ciudadanía TropaVerde.

Su último desarrollo es la plataforma digital ZERØ. Se trata de una herramienta que optimiza y automatiza los procesos corporativos de control y gestión de recursos y residuos, es decir apoya modelos productivos más sostenibles en grandes corporaciones.

¿Cuáles son las características de ZERØ?

  • Aglutina, reduce y optimiza los procesos corporativos de gestión operativa, documental y financiera de residuos.
  • Facilita la gestión interna y la supervisión de proveedores externos.
  • Agiliza la consulta del histórico de datos y permite generar informes exportables a los formatos más comunes.
  • Asegura la trazabilidad documental y el cumplimiento de la normativa legal en materia ambiental.
  • Posibilita configurar, automatizar y visualizar de forma efectiva los indicadores de progreso y de negocio y los dashboards ejecutivos.
  • Sirve de ayuda para la preparación de inspecciones, auditorías y memorias de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa.

ZERØ está formado por 25 personas que conocen la problemática del sector residuos, que recoge, traslada y almacena desechos peligrosos o no peligrosos, y su normativa.

La sostenibilidad la buscan ya todas las empresas y para asegurar su permanencia a largo plazo, cumplir con los requisitos regulatorios y fortalecer su imagen, las empresas comienzan a crear planes estratégicos que incluyen modelos de producción sostenibles.

Para conseguirlo, uno de los medios es la economía circular, cuyo objetivo es “la producción de bienes y servicios al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía” según la Fundación para la Economía Circular.

¿Dónde se ha implantado ZERØ?

La plataforma online que mide la circularidad de las grandes corporaciones se ha implantado en   multinacionales del sector enérgetico en España en el año 2019. La forma ha sido en régimen de alquiler de servicio (Software as a Service o SaaS), es decir una tecnología que no exige labores de mantenimiento, alojamiento ni gestión de la seguridad, con un modelo de distribución que en los últimos años ha superado al clásico del software con licencia.

El mercado Saas ha pasado a representar una cuarta parte del mercado del software empresarial. Asimismo, en esta última década también han aumentado las decisiones de consumo basadas en aspectos éticos y ambientales y el impulso político hacia la adopción de un modelo de desarrollo sostenible.

TEIMAS, al principio estaba formada por un equipo de 4 ingenieros informáticos de la Universidadde da Coruña. Ahora, en 2020, cuentan con más de 400 clientes, entre los que se encuentran entidades públicas, empresas especializadas en la gestión de desechos y multinacionales con estrategias de sostenibilidad.