Alimentación sostenible, la clave para alimentar el cambio

heura

Desde hace unos años se vive una nueva revolución alimentaria que no se caracteriza por la presencia de va sabores, propiedades nutritivas o costes de los productos alimenticios, sino que viene marcada por su sostenibilidad, es decir por el vínculo de equilibrio que se establece entre los alimentos y el medio ambiente a lo largo de su vida provechosa: desde que su proceso de producción hasta que se presentan el plato o se convierten en desechos.

La comida no solo debe ser sana para el organismo de las personas que la consumen, sino también debe serlo para el medioambiente. Cada vez son más los compradores quienes opinan de esta manera. Casi el 65% de los clientes ha señalado que no le importaría dejar de consumir los alimentos que no cumplan de manera satisfactoria esta condición, es decir, están dispuestos a consumir solamente alimentos sustentables. Así lo ha reflejado un informe de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

En este contexto, el sentimiento de concienciación que posee la sociedad española acerca del origen de los alimentos sustentables va en aumento. Cada vez son más los consumidores que se preocupan por su huella ecológica, que buscan suprimir el empaquetado superfluo y rechazan el despilfarro de alimentos o la devaluación de los recursos naturales.

Tal y como se ha mencionado, la sociedad cada vez está más concienciado. De hecho, cada vez más consumidores se preocupan día a día por obrar a favor del planeta para rechazar el cambio climático. Todas esas personas que manifiestan un afecto cada vez mayor por saber cuál es el coste del envase de un producto, son las que se cuestionan cual es el coste que le ha supuesto al planeta.  

Si atendemos a todo esto, cabe destacar que la sostenibilidad se ha sumado a abrir un espacio en el ámbito alimenticio.

Hablemos de una alimentación sostenible

Una alimentación sostenible es una dieta equilibrada y variada que además respalda la presencia de los recursos naturales. Los productos alimenticios sostenibles son aquellos que se siembran y procesan bajo condiciones medioambientales adecuadas, es decir, sin la necesidad de emplear sustancias fitosanitarias de origen químico, no se trasladan a largas distancias y su proceso de producción o transformación se ha llevado a cabo bajo la administración de la energía y sin usar aditivos dañinos para el bienestar.

En esta línea, la alimentación sostenible se basa en un tipo de alimentación que tiene como finalidad hacer frente a los intereses saludables y ambientales relacionados con el proceso productivo y de consumición de los alimentos. Asimismo, busca fomentar la fabricación y consumo sensato para reducir el impacto ambiental, proteger el ecosistema y combatir el cambio climático.

Este modelo de alimentación está relacionado con los 17 ODS (Objetivos para el Desarrollo Sostenible) elaborados por la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Por esta razón, se caracteriza por ser sustentable, ética y responsable con el entorno local y global y el medioambiente.

“En la alimentación sostenible, es fundamental que la producción de los alimentos sea culturalmente coherente y no tenga una repercusión ambiental considerable”


F. Xavier Medina, Director de la Cátedra UNESCO de Alimentación, Cultura y Desarrollo de la UOC

Por esta razón, para alcanzar el cumplimiento de los ODS y el acuerdo de clima de París es fundamental que los sistemas alimentarios sean resistentes, sustentables, responsables, diversos, competitivos e inclusivos. Además de elegir una dieta sostenible que respete el planeta.

Tips para mantener una alimentación sostenible

Es aconsejable tener en cuenta las siguientes recomendaciones para lleva a cabo una dieta sostenible:

  • Ingerir menos carnes rojas y procesadas, además de los pescados y lácteos.
  • Consumir más alimentos locales, de temporada y mínimamente procesados.
  • Aumentar el consumo de verduras, legumbres, frutos secos, hortalizas y fruta.
  • Comer más cereales y alimentos ricos en almidón.
  • Evitar el despilfarro de alimentos. Adquirir solamente lo necesario.
  • Optar por productos ecológicos libres de plaguicidas y fertilizantes. 
  • Planificar las comidas o aprovechar las sobras contribuye al cambio para evitar el despilfarro.

Si tienes en cuenta estos consejos invertirás en tu salud, comerás más rico y saludable. Asimismo, contribuyes a transformar el sistema alimentario y alcanzar su sostenibilidad.

Características que deben cumplir los alimentos para ser aceptados como sostenibles

1. Responsable Ecológicamente: fundamental para cuidar nuestro medio ambiente, ya que los procesos de industrialización alimentaria sostenibles no emplean sustancias tóxicas, como pueden ser los pesticida o fertilizantes. Por esta razón, se preserva y se cuida la biodiversidad, ya que se emplean procedimientos naturales.

2. Comercialización equitativa y asequible: respaldan el crecimiento de economías locales, práctica de vital importancia para impulsar sueldos justos y condiciones de trabajo favorables y seguras. Se evita la explotación de trabajadores y aprecian precios justos y accesibles.

3. Sin residuos: es imprescindible evitar que el proceso de empaquetado no emplee envoltorios de un solo uso, ya que implican la utilización de muchos recursos y energía. Hay que optar por adquirir los productos que vienen embalados con materiales 100% compostables y naturales.

4. Apostar por el ámbito local:  la proximidad también juega un papel muy relevante, ya que los productos locales se pueden cosechar más tarde. De esta forma, su proceso de maduración es más natural, por lo que los productos son de temporada y frescos. Todo esto implica que su valor nutritivo sea de mejor calidad.

No es aconsejable apostar por los alimentos que se tienen que trasladar a larga distancia, ya que aumentarían las emisiones de CO2.

5. Saludable: este tipo de alimentos son más sanos tanto para el consumidor final como para los jornaleros, ya que el procesamiento de cultivo permite que los alimentos tengan mayor capacidad de absorción de los nutrientes.   

En definitiva, consumir alimentos procedentes de fuentes sustentables proporciona un estilo de vida más responsable con el planeta, y, además, beneficioso para la salud y éticamente correcto.

Beneficios del sistema agroalimentario ecológico

Los principales puntos a favor de este sistema agroalimentario:

  • No emplea productos químicos para la remediación y/o prevención de enfermedades en el proceso de cultivo.
  • Considera las leyes de protección para el cuidado y manejo de los animales.
  • Los suelos, las plantas y los animales forman parte de la cadena de vida ecológica.
  • Suprime la aplicación de organismos de ingeniera genética.
  • Prohíbe cualquier saborizante, colorante o aroma artificial y, además, la aplicación de productos químicos que perjudiquen en el crecimiento del animal.

En definitiva, la agricultura ecológica es un procedimiento sustentable y eficiente porque busca la protección del planeta y acata las normas de protección animal. Por esta razón, la producción de sus alimentos tiene un alto valor nutritivo, ya que no comprometen la capacidad de la naturaleza.

Consumidor responsable

Como consumidores también tenemos una serie de responsabilidades, desde que adquirimos el producto hasta que lo consumimos. Por esta razón, debemos ser responsables en la elección de los alimentos, ya que es un punto clave para impulsar la sostenibilidad.

En nuestra mano está disminuir el impacto ambiental, social y económico. Por ello, debemos de ser conscientes de cuál es la mejor manera de conservar los alimentos, de las cantidades que adquirimos para no desperdiciar, cuál es la mejor manera de gestionar los envases, entre otras cosas, para alcanzar esa sostenibilidad.

En definitiva, esta lucha es trabajo de todos porque todos.

El compromiso ciudadano con el consumo responsable cada vez está avanzando más rápido, aunque es evidente que todavía queda mucho camino por recorrer. No obstante, los líderes son quienes marcan las tendencias, pero cabe destacar que la alimentación sostenible no tiene pinta de ser una moda pasajera, sino que ha venido para quedarse y dejar huella.

Todos nosotros formamos parte del Sistema Agroalimentario y unidos podemos lograr la sostenibilidad, porque necesita de nuestra ayuda para obtener resultados positivos.

Está claro que el camino es costoso, pero no es imposible. Por esta razón, todas las acciones que podamos llevar a cabo, en la medida de nuestras posibilidades, permitirán que el sistema agroalimentario sea más sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *