Aceite de oliva virgen extra: sano y ecológico

Noviembre. Temporada de otoño, frío y algunas lluvias. Pero también es tiempo para la recogida de una de las principales cosechas españolas: la de la aceituna. Y mejor si es ecológica, sin pesticidas y en base a procesos respetuosos con el medio ambiente. El resultado: un aceite de oliva virgen extra (AOVE) sostenible que podemos incluir en casi todos los platos, desde el desayuno hasta la cena, pasando por la merienda. Este es uno de los alimentos que, sin duda, tiene más usos culinarios, y puede incluirse en ensaladas, tostadas, fritos, postres, guisos, etc.

En el mercado podemos encontrar muchos tipos de aceite de oliva, y a veces tendemos a comprar el más barato. Pero en este caso, es preferible gastar un poco más y obtener un producto sano, sin refinar y lo más natural posible, y es importante que el etiquetado deje claro al consumidor de qué tipo de aceite se trata, algo que no siempre ocurre. Lo ideal es que sea virgen extra, algo que encarece este alimento, pero también le aporta calidad.

En España, el 40% de la superficie utilizada para cultivos ecológicos corresponde a olivares, y Andalucía es la zona con más cosechas de este tipo. Algunos productores pretenden diferenciarse de sus competidores que trabajan con el mismo producto, y esta es una de las razones que los motiva a pasarse al aceite de oliva virgen extra ecológico. En lugar de utilizar productos químicos, los cultivadores hacen uso de compuestos orgánicos que pueden hacer que haya una menor cantidad de aceitunas en el árbol, además de que su producción requiere un mayor esfuerzo, y esto también da pie a que el precio sea mayor que el del aceite convencional. A pesar de ello, la mayoría de los aspectos relativos a este alimento en su versión ecológica son positivos.

Tres beneficios del AOVE ecológico

1. Respetuoso con el medio ambiente. El aceite de oliva virgen extra ecológico se obtiene a través de procesos de extracción en frío, no contiene pesticidas ni químicos dañinos para el entorno y su cultivo promueve un futuro más sostenible.

2. Saludable. El aceite 100% orgánico resulta beneficioso para la salud, sobre todo si se consume en crudo. De hecho, es uno de los alimentos más importantes en la dieta mediterránea. Al de estar libre de residuos químicos resulta especialmente positivo para personas con cierta sensibilidad o intolerancias a quienes esto puede afectar.

3. Gastronómicamente recomendable. El aceite de oliva tiene la capacidad de resaltar cualquier sabor y condimenta muy bien la mayoría de las preparaciones. Su uso es preferible al de otros aceites como los de semillas, a pesar de que algunas personas sean reticentes a utilizarlo en ciertas elaboraciones, sobre todo las de repostería.

Cuidado con las estafas

A pesar de estos beneficios, el incremento de la demanda de productos ecológicos ha llevado a la aparición de estafas en productos como el aceite de oliva. Para asegurarse de que compramos un producto verdaderamente ecológico, es importante que haya pasado por un proceso de certificación. Si no es así, el aceite no podrá contener en su etiquetado las palabras “ecológico”, “bio” u “orgánico”. Algunas empresas optan por incluir en sus páginas web la documentación que acredita que cultivan ecológico, para que no haya dudas entre los consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *