5 jardines botánicos que tienes que visitar sí o sí

jardín botánico

Si te gustan las plantas y las flores estos jardines botánicos te dejarán sin palabras.

¿Qué es un jardín botánico?

Un jardín botánico es un área bien cuidada y protegida que alberga en su interior una gran gama de plantas etiquetadas con sus nombres botánicos. Estos pueden estar formado por un montón de colecciones especializadas de plantas de todos los lugares del mundo. Puede haber plantas tropicales, invernaderos, plantas alpinas, colecciones especiales y otro tipo de plantas más exóticas.

Los jardines botánicos suelen estar administrados por universidades u otras organizaciones de investigación científica y se asocian a herbarios y programas de investigación en taxonomía vegetal.

Los servicios que incluyen son: visitas para las personas, exposiciones de arte y educativas, actuaciones de teatro y musicales, salas para leer y demás.

¿Cómo comenzaron estos jardines botánicos?

El origen de estos jardines viene de los jardines medievales que había en Europa para uso medicinal.

Su función principal es mantener las colecciones de plantas vivas exóticas para la investigación científica, exhibición, conservación y educación. Esto depende de los recursos que se tengan y los intereses que se apliquen a cada jardín.

La preocupación que había por las plantas medicinales cambió en el siglo XVII a un gran interés en la importación de nuevas plantas fuera de Europa. Así la botánica estableció su independencia de la medicina.

 5 jardines botánicos que no te puedes perder

En España hay muchísimos jardines botánicos, cada uno es especial y tiene su propio encanto. Sin embargo, hay cinco en concreto que son muy valorados por la población y te recomendamos que les visites:

  • Jardín de L’Albarda en Pedreguer, Alicante.
jardines botánicos

Este jardín mediterráneo está situado en La Sella, una prestigiosa zona residencial de Alicante. Muchos lo llaman “la joya escondida” a diez minutos de Jávea y Denia, y está formado por más de 700 especies autóctonas.

En los años 80, Enrique Montoliu, ingeniero químico y empresario compró un terreno para llevar a cabo el sueño de tener una casa llena de naranjos. La quería de un estilo renacentista y tardó unos 10 años en conseguirla. Cuando la terminó empezó a formar un jardín (sin saber de paisajes) y comenzó a plantar especies autóctonas, aconsejado por Juanjo Todolí, un especialista en plantas, hasta día de hoy.

Actualmente ocupa 50.000 m2 y recrea los antiguos jardines renacentistas valencianos, influidos por la cultura árabe. Está caracterizado por la profundidad y la simetría que tiene y por las fuentes y el agua.

La avenida principal está rodeada de cipreses y conduce directamente a la casa que está recubierta de hiedra. Por ahí se puede ir a una terraza con vistas al Parque Natural del Montgó. En frente de la fachada hay un estanque que está de árboles de diferentes formas.

Dentro de L’Albarda se encuentra un jardín silvestre con un riachuelo de aguas subterráneas junto al que crecen helechos, alisos, granados y carrascos. Siguiendo por ahí llegas a un bosque de suelo de rodeno, que tiene una gran capacidad para absorber y desde el que se puede ver el árbol más antiguo que hay, un alcornoque de 80 años, y un lentisco que mide más de 10 metros.

También hay una montaña artificial, formada por miles de kilos de piedra caliza recubiertos de plantas, con un estanque y una pequeña cascada. Además, uno de los lugares más importantes es el umbráculo, que está formado por helechos y palmeras.

Por último, cabe decir que cuenta con animales de granja, una colmena de abejas de cristal y se encarga de organizar excursiones para los colegios.

  • Jardín botánico de Valencia

Este jardín está ubicado en el casco histórico de la ciudad. Es un espacio universitario que está abierto al público y su objetivo es popularizar el mundo vegetal fomentando su estudio, enseñanza, divulgación, conservación y su uso sostenible.

Mantiene colecciones de plantas vivas, conservando así un legado histórico de hace más de 200 años, incluyendo los árboles monumentales y el patrimonio arquitectónico. Debe mantener la tradición del siglo XVI cuando la universidad creó un huerto de plantas simples para la enseñanza medicinal.

Ocupa unas 4 hectáreas más o menos y está lleno de vegetación. En él es como si recorrieras todos los continentes, imaginando los lugares exóticos de los que vienen las plantas y conociendo más sobre el paisaje mediterráneo.

Los botánicos del jardín de Valencia participan en distintos proyectos de investigación sobre especies extrañas, endémicas o amenazadas de la flora mediterránea, la conservación de los hábitats naturales y el conocimiento de la diversidad vegetal.

  • Jardín botánico de Barcelona
jardín botánico

Por Barcelona han pasado una gran cantidad de jardines botánicos, pero el actual se encuentra situado en Montjuïc, entre el castillo y el Estadio Olímpico Lluís Companys.

Está formado por plantas y árboles muy comunes en jardines de allí como el árbol botella, el eucalipto, variedades de acacias o arbustos como la dicksonia (de la familia de los helechos).

Hay otras especies como el pimentero falso de América del Sur o el boldo. También hace una gran representación de África, desde Marruecos hasta Ciudad del Cabo. Hay plantas como las adelfas, las arganias o la goma arábiga. Entre los árboles se encuentran los cedros y los mañíos.

En cuanto a su paisaje, está formado por 8 escenografías que nos guían por distintos continentes, países y ciudades como California, Sudáfrica, Australia, Islas Baleares e Islas Canarias, el Mediterráneo oriental, el norte de África y Chile. Aprovechan los grandes desniveles y pendientes del terreno para realzar y remarcar las plantas tan especiales que hay. Presenta una combinación de parcelas triangulares que se distribuyen de forma que aprovechan las distintas orientaciones posibles al sol y a la luz. Siempre en función de las necesidades de las plantas.

  • Real jardín botánico de Madrid
jardín botánico

Este jardín botánico en Madrid fue declarado Jardín Artístico en 1942. Es el herbario más importante de España contando con más de un millón de pliegos, una biblioteca y un archivo con unos 10.000 dibujos y una muestra de 5000 especies de plantas vivas.

Está ubicado en el Museo del Prado de Madrid ya que Carlos III quería crear allí un complejo dedicado a las ciencias naturales. Por eso se ubicó junto a lo que hoy es, que a finales del siglo XVIII era el Museo de Ciencias Naturales.

El jardín está formado por unas plantas inigualables, desde las cebollas o las rosas hasta las plantas más exóticas. También combinan contenidos botánicos generales, historia curiosidades, usos de las plantas y su importancia en nuestra vida.

Además, se encuentran distintos tipos de terrazas como:

  • Terraza de los Cuadros: es la más espaciosa de todas y se pueden encontrar colecciones de plantas medicinales, ornamentales, rosales antiguos, plantas aromáticas, de huerta, frutales, etc.
  • Terraza de las Escuelas Botánicas: es más pequeña que la de los Cuadros. Se encuentra una colección taxonómica de plantas que están ordenadas filogenéticamente por familias y se ubican alrededor de doce fuentes.
  • Terraza del Plano de la Flor: es la más elevada y la más reducida. Tiene un estilo romántico y se divide en 25 figuras. Hay muchos árboles y arbustos plantados sin ningún orden. En su límite se sitúa el Pabellón Villanueva. La terraza está rodeada de un emparrado de hierro forjado. En el norte se encuentra el invernadero Graells, formado por plantas acuáticas, tropicales y briófitas. Junto a él, se encuentra el invernadero de Exhibición que se divide en ambiente tropical, templado y desértico.
  • Terraza alta o de los Laureles: se añadió como una ampliación en 2005 y es más pequeña que las anteriores. Aquí se halla la colección de Bonsáis donada por Felipe González.

Además, se organizan una gran cantidad de actividades como exposiciones y jornadas.

  • Jardín botánico de la Orotava, Tenerife.
jardín botánico

Está situado en el Puerto de la Cruz en la isla canaria de Tenerife. Fundado en 1788 y usado por los científicos recolectores en las colonias españolas del Nuevo Mundo debían dejar ahí las plantas exóticas y tras un periodo de aclimatación, trasladarlas a los jardines reales de Madrid y Aranjuez.

Es el segundo jardín botánico de España y cuenta con 20.000 m2 de superficie. Dentro de unos años habrá otros 40.000 m2 en los que se incluirán instalaciones como un centro para visitantes.

Entre las plantas se encuentran el mamey, ciertas araucarias o un antiguo pino canario. Sus ejemplares provienen de 5 continentes y tienen una gran colección de plantas tropicales y subtropicales. También hay muchas palmeras de distintas variedades (hasta 150) y las colecciones Bromeliáceas, Aráceas, Cactáceas y Moráceas.

Sin duda, las plantas de este lugar destacan por su gran tamaño. Por ejemplo, hay una kentia que parece una palmera (y de normal se encuentra en maceta). También se hallan helechos arbóreos, alocasias inmensas, el pandano de tronco complicado y las flores del Bijao que son muy delicadas.

Además, hay animales como mirlos y lagartos de cuello azul.

Este jardín juega con las luces y las sombras, con los aromas y las flores y frutos ya que les hay de todos los tamaños y colores.

Sin duda, estos jardines botánicos son de los más bonitos que hay en España.

¿Te animas a visitarlos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *