5 ideas de sostenibilidad para incluir en el plan de RSC de la empresa

Hace unos años era inimaginable que el respeto por el medio ambiente y el miedo al cambio climático fueran convertirse en una prioridad. Hoy en día han alcanzado unos niveles de preocupación muy altos. De esta forma, la conciencia ecológica se ha convertido en una necesidad y, a la vez, en una obligación.

Las ciudades ya han introducido cambios desde hace tiempo con la señalización de carriles bici para fomentar el uso de, como su propio nombre indica, la bicicleta y no el uso de otros transportes, la distribución de los diferentes contenedores de reciclaje… Y a estas acciones se le suma el interés de muchas personas por reducir el consumo de agua y luz.

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Pero estos pequeños gestos no son suficientes si las empresas no ponen de su parte. Sí, por complicado que parezca, las empresas siempre pueden volcar sus esfuerzos en la sostenibilidad dentro del plano de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

5 ideas para conseguir una empresa más sostenible

La sostenibilidad empresarial es un concepto que trata la capacidad de una empresa para realizar determinadas actividades que tengan en cuenta varios criterios, en concreto, 3: el económico, el social y el ambiental. Sostenibilidad significa precaución, responsabilidad y buen trato a la naturaleza para conservarla y protegerla y, así, no agotar sus recursos naturales.

De hecho, cada vez son más las personas con conciencia ecológica que prefieren comprar productos o adquirir servicios de aquellas entidades comprometidas con el cuidado del medio ambiente. Por esta misma razón, aquellas empresas comprometidas con la sostenibilidad notan un incremento en cuanto a las ventas, ya que los consumidores son cada vez más responsables.

Hay muchas estrategias para transformar las empresas en entidades sostenibles:

  1. Economizar los recursos energéticos. Esta estrategia sirve para mejorar la productividad. Se trata de analizar cuáles son las fuentes de energía que existen para, después, tomar las medidas oportunas. Algunos ejemplos son: utilizar la luz solar antes que recurrir a la electricidad o al gas, aislar las ventanas y las paredes mejor que usar la calefacción, pagar los equipos cuando no se estén utilizando, regular la temperatura de climatización… Siempre se puede pensar en cambiar de unos sistemas a otros que supongan un gasto energético menor.
  2. La utilización de los recursos próximos. La empresa debe aprovechar en su actividad aquellos recursos que el territorio cercano le ofrezca. Una idea es la instalación de parques eólicos o placas solares en caso de que sea un lugar donde haya mucho viento o sea un lugar muy soleado.
  3. La gestión del transporte. Con esta estrategia se intenta ahorrar en transporte y reducir la contaminación que este genera. Hay muchas maneras de hacerlo, como el desplazamiento a pie para llegar al trabajo, ir en bicicleta o usar el transporte público, compartir el coche con otros trabajadores para evitar viajes individuales… Otra buena opción es apostar e invertir en vehículos eléctricos o híbridos.
  4. La aplicación de la denominada economía circular. La materia resulta limitada, es un hecho. La economía circula se basa en unos principios por los cuales se intenta reducir la llegada de componentes a la entidad mientras se reutilizan todos aquellos que ya habían entrado y formado parte de la actividad empresarial. Consiste en una labor de gestión o de reciclaje de los residuos generados con anterioridad. El papel, por ejemplo, es uno de los materiales más utilizados en las empresas y detrás de él está el cambio climático o hay graves problemas de deforestación. Una opción diferente es promover el intercambio de archivos de manera digital a través de ordenadores u otros dispositivos para reducir el uso de papel.
  5. También se puede tener en cuenta la selección de los proveedores, de forma que se elijan entre todos los que tengan un mayor compromiso medioambiental y aquellos que estén más próximos. La colaboración con las entidades que llevan a cabo acciones que aporten un beneficio socio-ambiental es muy importante y aporta un mayor prestigio.

La sostenibilidad empresarial fomenta la buena imagen de las empresas y si estas general una gran cantidad de residuos, las entidades siempre pueden recurrir a la regla de las 3R:

  • Reducción del volumen de residuos
  • Reutilización de residuos
  • Reciclaje

Además, entre los planes empresariales debería estar la integración del ecodiseño, por el cual se concibe directamente la creación de productos y de servicios teniendo en cuenta el plano ambiental.

A mayores, el trabajo y las ganas de cambio a mejor tiene que percibirse y venir desde los empleados de todos los distintos niveles que conforman la actividad empresarial. Tienen que ser capaces de interiorizar cuáles son los valores que defiende la sostenibilidad (valores económicos, sociales y ambientales) y demostrar que les importa y que les preocupa el futuro del planeta. Incluso los empleados pueden ser recompensados por las acciones sostenibles que lleven a cabo en caso de que la empresa promueva una campaña que incentive los comportamientos responsables. Las empresas, por su parte, serán capaces de conocer qué cantidad de recursos se consumen y dónde existen ineficiencias o lagunas en su productividad.

Una colaboración entre las empresas y la población sería el acuerdo perfecto para fomentar el desarrollo de un entrono saludable. Además, hay que señalar el papel fundamental que desempeñan las campañas de comunicación de sensibilización medioambiental. El cambio tiene que despertarse lo antes posibles, en edades tempranas, por lo que la educación y formación ambiental desde los niveles educativos más inferiores son esenciales para llevar a cabo una verdadera labor de concienciación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *